dimarts, 30 d’abril de 2013

5 mujeres ejemplares (2ª parte)

Empecé este mes con el reto del blog Soy la mamá de nico, que me proponía que contara historias sobre mujeres ejemplares. Pues bien, al final os hablé de las mujeres que más me han influido y dejado huella, mujeres de carne y hueso y muy terrenales. Ahí va mi pequeña selección (aunque segundas partes nunca fueron tan buenas). C. ha formado parte de mi vida durante mucho tiempo y tenemos un vínculo muy fuerte, a veces ha hecho de amiga, otras de madre e incluso de hermana. Además, me enseñó a distinguir entre caoba, cerezo y roble (os parecerá poco útil, pero seguro que algún día este conocimiento me salva la vida o gano un Trivial).


J., mi profesora de castellano en el instituto, además de transmitirme su amor por la lengua, se tomó un año sabático para convertirse en una escritora de éxito (soy más de la opinión de que después de un curso con nosotros, o escribía algo genial o la encerrábamos en el frenopático).


Por último, estas tres van juntas, N., A y M, que me acogieron e hicieron sentir como en casa durante el año que compartimos penas, alegrías y cosas varias en el Biada. Y todavía hoy en día, sé que puedo contar con vosotras. Gracias a todas estas mujeres por consentirme y ayudarme a ser lo que soy.

dilluns, 29 d’abril de 2013

Otro lunes

Otro lunes, y yo que no me acostumbro. Lo llevo fatal. Suena el despertador, maldigo al malnacido que lo pone tan temprano, me doy cuenta de que esa soy yo y me río, aunque en el fondo lo único que tengo ganas es de romper a llorar (adoro esta expresión, es tan visual).


A pesar de ello, no se me ocurren otras combinaciones festivas, porque igual si hiciera fiesta domingos y lunes, acabaría por aborrecer al martes que, por otro lado, es uno de mis favoritos. Toda una contradicción.


Aquí estoy, de buena mañana, sintiendo que ni siquiera el café podrá despertarme; siendo sabedora de que hasta las 11 no voy a ser persona; malhumorada e indefensa ante este maldito día. Creo que en otra vida voy a ser koala, tengo entendido que estos pequeños animales duermen casi todo el tiempo, así que se deben de reír un montón de los lunes.

diumenge, 28 d’abril de 2013

Indefinido

Esta semana me fue a buscar el roncador al trabajo y me preguntaron si era mi novio -por otro lado, algo que también os intrigó a muchos de vosotros. Pues bien, no es mi novio, es mi indefinido, porque no hay manera de que concrete.


Alguna vez, inspirada por alguna luz divina y casamentera, he osado preguntarle directamente: "Tú y yo, ¿qué somos?". La respuesta es obvia... y se hizo el silencio en la sala. Me doy cuenta de que la gente necesita poner una etiqueta a las cosas. Con lo que al final lo presento como al indefinido y todo el mundo contento.


No es que me importe mucho, al fin y al cabo, llevamos años con esta situación, relación o indefinición. Él me ronca, yo me quejo, y va pasando el tiempo. Mientras cumpla con los mínimos, se entiende: regalos, aniversarios, agasajos y mimos, a mí ya me está bien.

dissabte, 27 d’abril de 2013

Coqueteo

A nadie le amarga un dulce que le digan cosas bonitas, eso está claro. El coqueteo forma parte del orden del día, pero a veces no apetece (no, no y no). A mí me tiene harta el conductor del autobús, que ya tienen fama de ligones (no sé, será el uniforme a rayas moradas), pero a mí no me va el rollo.



A ver, que un día te diga que estás guapa, pues mira, te hace cierta gracia; pero cada día se convierte en acoso y da un poco de cosilla. Seguramente habrá un club de fans de los autobuseros, aunque yo no soy una de ellas. Incluso siento cierto alivio el día en que, por unos minutos, se me escapa el bus y llego un poco tarde.


Además, todo tiene su momento. No sé si les ocurrirá igual a ellos, pero hay miradas y gestos que dan algo de grima. Es como cuando te dan dos besos y todo tu cuerpo se tensa porque ya percibe algo que no va bien (seguro que ellas lo comprenden, es esa sensación entre asco y no me toques). Y va en los dos sentidos, porque ¿qué es eso de tirarle los tejos al novio de otra? Eso no se hace.

divendres, 26 d’abril de 2013

Impaciente

Por naturaleza, soy impaciente. Necesito la velocidad y no soporto perder el tiempo. El cubo de Rubik siempre me ha parecido un objeto de tortura. Ya sé que es matemática pura y una combinación lógica, pero a mí me saca de mis casillas y acabo por cambiar las pegatinas o desmontarlo.


No será tan fácil si hay vídeos y todo sobre cómo solucionar el problema del cubo. A ver, que tienen una asociación con sucursal en España de cubo de Rubik, ¿y qué hacen?, ¿se reúnen alrededor de una mesa y lo montan y desmontan?, ¿o bien se dedican a contar anécdotas sobre los que somos incapaces de armarlo?



En todo caso, que a nadie se le ocurra regalármelo, es probable que reciba una respuesta hostil. En general, los rompecabezas, puzles o juguetes del estilo, me sacan de quicio.

dijous, 25 d’abril de 2013

Zanzare

Ya han empezado a acribillarme los mosquitos, y no es solo que tenga todo el cuerpo lleno de marcas -incluso en lugares recónditos a los que nadie puede tener acceso, ni siquiera yo-, es que además soy alérgica.



Es algo muy raro, empezó hace unos años, en un viaje a Roma. Fui a visitar el Vaticano, entré sana y salí con un picotazo enorme en el tobillo. El fatídico acto y agresión ocurrió en la Capilla Sixtina, distraída por la belleza de sus frescos, el feroz insecto atacó y dejó su veneno para la eternidad en mi cuerpo. No sé si achacarlo a alguna venganza divina o simplemente a mi mala suerte (mira que había gente en la sala).



Al cabo de pocas horas, ya tenía el tobillo del tamaño de una pelota de tenis y me dieron cortisona para bajar la hinchazón. Y cómo se rieron en la farmacia a mi costa. Desde entonces, insecto volador que me pica, reacción alérgica asegurada (a excepción de los Tigre, que comparado con el resto, parece una marquita de nada).

dimecres, 24 d’abril de 2013

Yfone

No sé si os habéis parado a pensar en la importancia que tiene el teléfono en nuestra sociedad, ya no sé si para hablar o comunicarse, no me queda claro; pero si te detienes un momento a observar, la mayoría de gente que te rodea tiene un móvil en la mano, lo que haga o deje de hacer con él, ya no me meto.


Mi madre, y mucha más gente más, tiene la paraonia de que tantas horas cerca de ese aparato puede dejarnos el cerebro frito. Si es así, nos queda poco tiempo de vida cerebral; aunque, para lo que lo usamos la mayoría...


El caso es que, sea o no un instrumento letal a largo plazo, no puedo vivir sin él. Es algo que me molesta, antes no me ocurría. Ahora es algo que me preocupa bastante, puesto que se me está suicidando el teléfono y me está costando bastante encontrar una buena oferta, que no está mi economía para grandes historias. No sé qué ha pasado, en el último año ha cambiado la venta, en este momento es difícil conseguir una buena promoción y estoy pensando que pronto tendré que acostumbrarme a hablar a gritos o a estar incomunicada. ¿Cómo lo hacíamos antes?

dimarts, 23 d’abril de 2013

Sant Jordi

Sant Jordi es mi celebración favorita. En el fondo, la leyenda es algo macabra: la tradicional historia en la que el caballero salva a la princesa y son felices, pero todo con mucha sangre.


La tradición consiste en regalar una rosa a la chica y un libro al chico, aunque la mayoría nos lo pasamos a la torera, porque lo que más mola es que te regalen un montón de libros, aprovechando que durante una semana están todos con descuentos. Conmigo, este año, el caballero se ha portado muy bien (tengo que reconocer que yo no) y me ha regalado un montón de novedades que le tenía preparada en una lista (no es bueno dejar estas cosas al azar).


Hace años que se celebra el día internacional del libro, en conmemoración de la muerte de Shakespeare y de Cervantes. Así que todos a regalar historias, narraciones, teatro o poesía, porque en este día, lo más importante es leer.

dilluns, 22 d’abril de 2013

El perdón

Siguiendo con la necesidad de encontrar soluciones para la compra del piso... Tengo una cara muy común, la gente no suele recordarme y siempre hago la broma de que si atracara un banco, sería muy útil este don de pasar desapercibida. Nunca lo he comprobado, pero es que no se me ocurren más ideas para conseguir tanto dinero. Es imposible que una persona pueda reunir tales sumas, incluso ahorrando durante años.



Se me plantean varios problemas. El primero, tal como ya he reflexionado alguna vez en el blog, creo que en las sucursales no hay grandes cantidades de dinero, habría que encontrar la fábrica de billetes original o lo llevo claro. En segundo lugar, hay una cuestión moral -aunque se me hace secundaria, porque a la gente de a pie el seguro les devolvería el dinero y solo se verían afectados los que ya de por sí son ladrones, y existe ese dicho de "el que roba a un ladrón, cien años de perdón".



Por último, en caso de que me cogieran (bastante probable), mi contrato termina a finales de agosto. ¿Tendría derecho al paro estando en la cárcel? Si hay algún abogado en la sala (o sea, leyendo el blog), que se manifieste. Aunque, evidentemente, nunca llevaré a cabo esta idea descabellada (¡nooooooo!), o de lo contrario no la escribiría y la haría tan evidente; pero es que por mucho que me estruje el cerebro, no consigo hallar el modo de comprar la casa de mis sueños (de forma legal).

diumenge, 21 d’abril de 2013

Ideas

Esta mañana me ha venido a la mente Lola Flores pidiendo a todos los españoles (bueno, a sus fans) un euro para pagar a Hacienda. Su pensamiento fue que con eso podría quitarse de encima la deuda. Recuerdo que pensé que hay que ser muy señora para hacer eso por televisión y no parecer que mendiga. Pues bien, se quedó en mi mente de niña esa imagen.


Hoy he pensado en ella, no porque Hacienda me haya reclamado nada (tranquilos, la declaración sigue su curso y parece que no hay problemas). De todos modos, ya tenía pensado que entre rejas el blog seguiría en marcha, aunque no sé si el tono sería tan positivo, quién sabe. Bueno, que me voy por las ramas: hoy en día, si quieres comprar una casa, el banco solo te da una hipoteca del 80%, con lo que, entre gastos y cosillas varias, tienes que ser un rico potentado para poder sufragarlo.


Estoy buscando ideas, pero por mucho que me estrujo el cerebro, sigo viéndome a mí misma pidiendo un euro a todos los españoles, vestida de faralá y con cara compungida. Lo peor de todo es que sé perfectamente que mi poder mediático se quedaría en programas de zapping que parodiarían mi patética escena. Bueno, no lo descarto.

dissabte, 20 d’abril de 2013

A dieta

Me he puesto a dieta y lo llevo muy mal. Tomé la decisión el lunes y en el súper estaban de oferta los Donuts de chocolate; el martes me sorprendieron con una caja de galletas danesas (de esas de mantequilla, pura tentación); miércoles y yo con antojo de coulant de chocolate; los jueves toca bocadillo de Nocilla, es una tradición y hay que respetarla; y el viernes pensé que ya no me venía de un cruasán más o menos.



Total, que no hay manera. Mi mente no se pone de acuerdo con mi entorno. Si yo me pongo a dieta, el resto podría respetarlo y no ponerme las cosas tan difíciles, hay que ver, si yo fuerza de voluntad tengo, pero no me dura mucho.


La operación biquini, este año, va a consistir en comprar una talla más de bañador y punto pelota, porque creo que con la edad me he vuelto algo pasota y defiendo que la curva es la expresión de la feminidad (¡menuda excusa para mis nuevos y seductores michelines!).

divendres, 19 d’abril de 2013

La máquina

Estoy más que harta de los textos predictivos: que mi teléfono me discuta -es un modo de hablar, sé que no es un ser vivo, aunque a veces me cabree como si lo fuera- si he escrito bien una palabra; que santo Google decida lo que estás buscando, sin importar tus necesidades o prioridades, que no tienen por qué ser las mismas que las suyas (¿dónde queda el derecho a equivocarse?); o que el corrector del word te corrija (a mí, que le doy mil vueltas al que lo programó, que no tuvo en cuenta el contexto ni dobles sentidos).


Me río yo del texto predictivo, que para leer el futuro ya están las pitonisas y no me hace falta un procesador de textos sabelotodo. Si como mínimo tuviera el mismo aspecto que Rappel y me hiciera reír con sus túnicas, pero no, es una máquina infernal y que, por mucho que la desactive, consigue volver a conectarse, al más puro estilo Hal, de Odisea en el espacio.


Porque mira, Kitt, de El Coche fantástico, tenía su qué, incluso me daba más miedo el protagonista (y siguió dándomelo en Vigilantes de la playa, con un poco más de grima por verlo en bañador a cierta edad), que el automóvil, tenía su punto gracioso y simpático; pero lo de Hal me recuerda a Irene, la asistente virtual de Renfe, que tiene un puntito de máquina psicópata en cuanto le haces algunas preguntas de más, y si no, probadlo, os dejo el enlace.

dijous, 18 d’abril de 2013

¿Multitarea o borde?

Soy una persona muy activa, me doy cuenta de que a veces estoy haciendo y pensando muchas cosas a la vez. Diría que eso puede llevar a confusiones, como que no estoy lo suficientemente atenta a una única cosa o a que la gente piense que soy dispersa.


Además, necesito de la inmediatez y no sentir que estoy perdiendo el tiempo, con lo que me gusta ir al grano. Eso topa con la mayoría de las personas que me rodean: a veces tengo la sensación de que van en modo cámara lenta. Por ello, en ciertas ocasiones, acabo adornando el lenguaje y hablo de forma más atemperada, es lo que se llama socialización.


No tengo ningún problema para relacionarme, pero reconozco que en cuestión de trabajo, no siempre se puede decir lo que una piensa (por muchas ganas que se tengan) y me cuesta morderme la lengua o callarme cuando algo me parece obvio. Es que hay personas (aparentemente adultas) tremendamente obtusas, que no deberían ir solas por la calle y mucho menos conducir o tener trabajos de responsabilidad. Lo dejo ahí, mejor no sigo... que calladita estoy más mona. 

dimecres, 17 d’abril de 2013

La ruleta de la fortuna

Nunca he sido una persona a la que le guste el juego, supongo que en el fondo me reconozco adictiva, así que evito enfrentarme a esa situación. Una de mis mejores amigas es crupier y solo la he ido a ver una vez al trabajo; me regaló una ficha y ahí esta, guardada para la posteridad.


Viene de lejos: cuando cumplimos los 18 años, mi madre me advirtió que solamente me servirían para ir a votar y para jugar al Bingo, y eso hicimos. Nos fuimos las dos al Bingo oficial del barrio y jugamos a un cartón compartido. Aún lo recuerdo, 13000 pesetas que nos repartimos equitativamente. Lo celebramos por todo lo alto, nos tomamos un suizo en la cafetería de al lado. Salimos por patas, tuve la sensación de que ahí un psicólogo se habría forrado, había gente que se veía muy psicótica y paranoide.




En fin, lo he recordado porque con el roncador decidimos echar un gordo de la primitiva. Nos tocó (así se lo dije a él), aunque en realidad lo que hicimos fue ganar el reintegro, pero a mí me hizo una ilusión tremenda, ya daba el euro cincuenta por perdido. La he vuelto a hacer esta semana (con la devolución); aunque creo que va a ser un saco sin fondo, esto del juego siempre me ha parecido una ilusión vacía.

dimarts, 16 d’abril de 2013

Dulce atardecer

Por todos es conocida mi adicción al dulce, cuánto más azúcar lleve, mejor. Mi dentista igual no opinará lo mismo, pero no se puede quejar, que estoy manteniendo su estatus por todo lo alto con mis constantes visitas.



A veces, estoy en un restaurante y, después de un maravilloso postre de chocolate, tengo que reprimirme para no lamer el plato. ¿Hay algo que dé más placer al cuerpo?



Es una sensación entre volver a ser niño y despreocuparse por todo. A media tarde, me gusta tomarme un buen té con leche y virutas de chocolate y corazones de azúcar, no hay nada más relajante.

dilluns, 15 d’abril de 2013

¡Qué miedito!

Hice la declaración el segundo día y ...ohhh maravilloso mundo de los números que no comprendo y no sé qué son las casillas 620 y 710 del programa Padre, tuve la fortuna de que me saliera negativa, o sea, a devolver.



Varios días después estoy acojonada, toda mi familia ya ha recibido su importe correspondiente y yo, que hice las declaraciones de todos (a ver si me hacen santa), con la cuenta tiritando de frío. Empiezo a pensar que me están investigando y en cualquier momento llamarán a mi puerta para llevarme presa por... bueno, sin motivo, por haberme equivocado en alguno de esos numeritos y por no entender ni papa de economía.



Señor inspector, he sido buena niña, pregúnteselo a Papa Noël, que él sabe de estas cosas, si me he equivocado en alguna cifra ha sido por algún lapsus o despiste, no ha sido mi intención. En serio, que estoy muy preocupada, y lo peor es que sin motivo. Para mí es como hacer una Quiniela, va un poco al tuntún la cosa.

diumenge, 14 d’abril de 2013

¡Oiga, que lo regalan!

Esta mañana me ha entristecido mirar el saldo de mi cuenta bancaria: a día 14 de abril (día de la república, algo muy simbólico), solo me quedan 0,99 euros. Como los precios del super. Y encima parece que después han decidido poner rebajas (o sea, cobrar intereses por vete a saber qué) y me han quitado 0,02. Total, que se me ha quedado en 0,97: ¡Oiga, que lo regalamos!



A mí me da que este mes va a ser duro. El caso es que me pasa cada año. Se juntan declaración de la renta (eso sí que da miedo); seguro del piso; la primavera, que fijo que también tiene algo que ver, tanta astenia y tanta leche acaba saliendo cara (vitaminas, pañuelos, jalea real, equinacea... y suma y sigue).



A ver cómo me lo monto. He pensado en atracar un banco, pero me temo que su cuenta debe de estar en números rojos, porque cada vez que pides un importe elevado en alguna sucursal, resulta que tienen que pedirlo a la central. A mí lo que me gustaría saber es dónde está esa central misteriosa, que les haría una visitita. Al menos lo tengo todo pagado, no hay peligro de que me corten la luz; aunque con lo vitaminada que voy es probable que brille en la oscuridad.

dissabte, 13 d’abril de 2013

Genialidades

Ya lo he decidido, me ha costado un poco, pero finalmente sé qué quiero ser de mayor: Eduard Punset. Con esa pinta de loco bonachón que no sabes muy bien si te vende pan de molde o está cambiando el mundo.

He enlazado la imagen a la página del blog de origen: recetas maravillosas

En su última ponencia, en la inauguración de ASLAN 2013, ha dicho varias frases que no tienen desperdicio. "Somos distintos de los animales únicamente por las redes sociales" ha sido la que más me llama la atención, seguramente porque ha dejado de lado esa teoría de que lo somos por nuestra capacidad de razonar y llevo años dudando de ella, sobre todo porque hay cada elemento suelto por la calle que lo hace muy discutible, por no aludir a programas de televisión. Lo sabía, es un genio, porque dice lo que ya sospechábamos, que nuestra gran diferencia radica en la necesidad humana de comunicarnos (unos mejor que otros); pero con tal sencillez que se convierte en obvio. Ahí radica su encanto.


"El ego es el origen de la estimulación emocional de Twitter": ¡cuidado! Que con esta he tenido que pensar un ratillo, porque mezclar estimulación y emocional me ha despistado un poco (una, que tiene la mente ligeramente perturbada).


Creo que voy a hacerme la permanente, para emularlo, a ver si se me pega algo, al estilo Sansón. Aunque tengo la certeza de que me pareceré más a Gloria Gaynor que a un sabio filósofo.

divendres, 12 d’abril de 2013

Cromosoma X

Esto de ser mujer nunca se me ha dado demasiado bien, ya de pequeña apuntaba maneras y, por lo que dicen, mi pensamiento es masculino (no sé si eso será muy bueno, ni qué conllevará).



Eso no significa que no sea femenina; pero es que no nacemos sabiéndolo todo. Me pasa con la cosmética, por ejemplo, no entiendo por qué no viene con un enorme manual de instrucciones. A mí me das cualquier cosa para montar y me sobran páginas del librito de montaje; en cambio, con las cremas, me estoy un buen rato decidiendo para qué intuyo que podrán ser. Borrador, base alisadora, crema de día, por no hablar de todos los tipos de brocha que hay en el mercado... una auténtica locura.



Hay cosas que no vienen con el cromosoma, habrá que ir aprendiéndolas, y a mí no se me dan nada bien. La dermatóloga me preguntó un día, después de años de visita: "¿Cuándo y cómo te lavas la cara?". Ey, pues cuando me ducho, junto con el resto del cuerpo. Pensé que le daba algo. No, no y no, se ve que hay que usar un jabón especial y hacerlo mañana y noche. Digo yo que, con la rosácea (o no, porque ahora creen que es otra cosa) que tengo en el rostro, podría haberlo comentado antes. Me recordó tanto al "sí, claro" masculino, que me indignó, como si al nacer ya hubiese tenido que saberlo (igual es que en mi caso esa información se perdió, igual que pasa en el mundo digital).

dijous, 11 d’abril de 2013

5 Mujeres ejemplares

Puesto que tuvo tan mala acogida la primera mujer que propuse para el reto de abril (incluso por la persona que me lo impuso), a ver si hay más suerte esta vez. Os recuerdo que ha habido mujeres en la historia, que pueden gustarnos más o menos, pero que consiguieron grandes cosas, destacaron y se hicieron valer. Tal como os he dicho varias veces, soy muy terrenal y tal vez ese fue mi error, ya que nunca he tenido ningún referente idealizado ni famoso al que admirar.


Probablemente, Montessori me influyó de alguna manera, puesto que me educaron según sus doctrinas. De todos modos, lo achaco a la elección educativa que hicieron mis padres en su momento. Por ello, para enmendar mi equivocación, he hecho una nueva lista de mis 10 mujeres ejemplares y terrenales, que en su día a día han sido mi modelo a seguir. Como no me van a caber en una única entrada, lo divido en dos. Empezaré por mi vecina del primero (ya os he dicho que formaban parte de mi cotidianidad), que a sus 88 años está de vuelta de todo, no se calla ni una, sin tener en cuenta si es o no políticamente correcto, y a pesar de no salir apenas de casa, tiene la vida social más plena que nunca haya visto (de mayor quiero ser como ella).



Mi abuela me imprimió carácter y seguridad, siempre defendió sus principios y fue coherente con sus convicciones. No fue demasiado ejemplar en su relación de pareja, pero eso da para otro post (me lo guardo). No puedo olvidarme aquí de mencionar a mi profesora de lengua de sexto curso, todos la odiaban, pero aprendí tantas cosas que tengo que agradecerle la buena base lingüística que consiguió imprimir en mí.


En esta entrada no podría olvidarme de la causante de este blog, que me dio la idea y me insistió durante años, mi querida M., que cuando lo lea se sonrojará, pero he aprendido de ella a tomarme las cosas de otra manera y a ser más taimada. Y junto a ella, por supuesto, P. y su forma de expresarse, de hacerte sentir especial y única, y permitirse el lujo de hacerlo todo a la vez. Ambas os merecíais estar en mi cuadro de honor de mujeres ejemplares.

Continuará...

dimecres, 10 d’abril de 2013

Harta de fútbol

No tengo nada en contra del fútbol, aunque no es un deporte que me guste especialmente. No entiendo qué tiene de apasionante ver cómo 20 tíos van corriendo detrás de una pelota. Ya sé que es simplificarlo mucho, ¡pero durante hora y media!



Lo que peor llevo es que todos los partidos se celebran sobre las 8, cuando ya no hay sol y se ven obligados a encender todas las luces habidas y por haber. ¿No sería mejor hacerlo a las 12 del mediodía? Ya no digo a las 3, porque entiendo que igual les da algo si tienen que jugar después de comer. El ahorro energético sería una pasada. Se me pone la carne de gallina solo con pensarlo.



Lo peor, a mi parecer, la imagen que dan los futbolistas: insultos, violencia, avaricia... parece que carezcan de los valores básicos, cuando deberían dar ejemplo. Por no hablar de los sueldos desorbitados. Tendría que estar prohibido, ¿para qué quieren tanto dinero? Alguien debería obligarlos a invertirlos en la sociedad y en el bienestar común.



No, si seguro que es un juego en el que tiene que haber estrategias y cierto ingenio; aunque me cuesta encontrarlos. 

dimarts, 9 d’abril de 2013

La mujer de hierro

Me he sumado al reto de Amagic mother y de Alpaca, en el que una compañera blogger, Tania, me ha retado a publicar, durante un mes, 10 historias reales de mujeres valientes, interesantes, emprendedoras y ejemplares en el mundo. Para empezar, como homenaje a su reciente muerte: Margaret Thatcher. 


La ex ministra británica conservadora ha sido la única mujer que ha llegado a primera ministra en el Reino Unido, así que hay cierta heroicidad en su mandato, que duró de 1979 a 1990. La dama de hierro, apodo que le pusieron los rusos (no digo más), revitalizó la economía nacional a costa del debilitamiento de los sindicatos, el recorte de gasto social y las privatizaciones de industrias estatales y del transporte público (no sé a qué me recuerda).


Lo que quedó claro es que ningún líder provocó tantas emociones (ya no digo de qué tipo), a pesar de ello, para bien o para mal, fue una mujer fascinante. Es curioso: Sara Montiel y Margaret Thatcher mueren el mismo día, no sé qué significará en la lectura del cosmos.

dilluns, 8 d’abril de 2013

Síndrome postvacacional

Había oído hablar del síndrome postvacacional, pero hasta ahora no me había sentido así. La semana pasada se me hizo larga y pesada, me sentía cansada y pensé: ¿a ver si va a ser esto?!



¿Por qué no estaremos siempre de fiesta? Pregunta tonta, ya lo sé, es solo que, tal como están las cosas, tengo la sensación de que voy a pasarme la vida trabajando para nada, porque total, tampoco voy a poder ahorrar mucho para la vejez. De todos modos, no me puedo quejar, porque adoro mi trabajo.


El caso es que he estado contando y en el mes de mayo tengo tres días festivos, con lo que me ha dado un mareo del subidón. Hay que ver lo básica que soy, en un momento he pasado de la apatía a la euforia y, teniendo en cuenta que estamos a principios de abril, tengo claro que me animo con poco.

diumenge, 7 d’abril de 2013

Florecer

Con la llegada de la primavera y ahora que por fin ha salido el sol, se me ha antojado un balcón lleno de flores. Hay un problema, a mí, las plantas, no se me mueren, se suicidan. A la que me descuido, saltan balcón abajo buscando un hogar en el que las acojan y las cuiden.



No soy nada metódica: un día se me olvida regarlas, el otro lo hago dos veces... Ni siquiera sobreviven los cactus. Recuerdo una vez que me duró bien poco, de la tienda a casa. Supongo que había oído hablar de mí (porque las plantas son muy chismosas) y decidió acabar con su vida, en cuanto me di cuenta, se había succionado hacia dentro, algo rarísimo, como si fuera un globo deshinchado. Por otro lado, parecen atraer a todas las especies de oruga que existen: no puedo quejarme, al menos hay vida en mi balcón.



Mis favoritos son los rosales, lo aguantan todo. Menos las nevadas, qué rabia que me dio. Los únicos que siguen con vida son mis tulipanes, que pasé de contrabando desde Holanda, en plena adolescencia, cuando todos mis amigos iban cargados de otras sustancias, y yo sufriendo por si me pillaban. Florecen una vez al año y celebro una fiesta, son caras de ver, pero persisten en su intento.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...