dilluns, 31 de març de 2014

El divorcio

¡Quiero el divorcio! Ayer el roncador me cantó la canción de Jesulín de Ubrique, esa de Toda, toda, toda... aunque en realidad sé que fue producto de la malvada televisión, ya que la escuchó en la tele y luego no se la sacaba de la cabeza. De hecho, como me gusta tanto tener vacaciones de boda, he sentido curiosidad por saber qué pasaría si nos divorciáramos.


Pues hay que decir que no vale la pena, solamente te dan un día de fiesta y si luego me vuelvo a casar con el mismo, ni un par de días para celebrar. Suerte que después de dos días, me siento feliz y todo sigue igual o mejor que cuando vivíamos en pecado. Me daba cierto miedo, la de parejas que he oído que después de casarse han fracasado en su matrimonio, a pesar de llevar juntos muchos años.


Debo decir que el día de la boda, por la mañana, me entró un poco de pánico, salí para ir a Pilates y de vuelta algo me decía que saliera corriendo. Nos pasó a los dos. Por qué será ese miedo irremediable, si total, con la hipoteca tenemos lazos para de aquí a 30 años vista.

diumenge, 30 de març de 2014

Pasado por agua

Bien, hoy no podía faltar algún refrán relacionado con la boda. Hay algunos que son de lo más divertidos, coherentes y lógicos: A quien se casa viejo: muerte o cuernos. Ríete tú de la sabiduría popular.


De todos modos, hay uno que me parece especialmente singular: Boda mojada, novia afortunada. Lo cierto es que tuvimos una suerte espectacular, después de una semana de frío intenso, el día se levantó soleado y ni una ráfaga de aire, y en cuanto salimos de la comida (que ya casi era merienda por lo tarde que se había hecho), cambió completamente el tiempo y volvimos al frío y a la lluvia. 


En algunas culturas, se considera que la lluvia en el día de tu boda es un buen augurio, aunque es discutible, en realidad se relaciona con la fertilidad. En España, existe la tradición de llevar huevos a las monjas Clarisas para pedirle que haya sol en el día de su boda; que es mucho mejor que la de que la novia duerma la noche antes con unas tijeras bajo la almohada (así pasan los accidentes). Así que no sé si nos consuela mucho el dicho: Boda lloviosa, novia dichosa.


dissabte, 29 de març de 2014

Noche de bodas y el día después

Mis compañeros de trabajo, conocedores de mi escasa economía y de mis quejas constantes (que el que no llora no mama), se apiadaron de mí y me regalaron un maravilloso vale para una noche de hotel que incluía, entre otras cosas, cena y desayuno, o sea, ¡todo! Monísimo, me regalaron muchas cajitas y en una de ellas (con banda sonora incluida, que cuando la abres suena una música terriblemente hortera), venía el vale regalo.


Incluso me hicieron la reserva para la noche de bodas, no se puede pedir más. Bueno, sí, que el hotelito nos obsequió con botella de cava y fresas, toda una noche de lujuria y sensualidad... en resumen, que estábamos tan cansados que me quedé frita en cuanto me tumbé en la cama. Lo mío es glamour y savoir faire, está claro.


Suerte que el marido roncador ya me conoce de hace años y sabía que sucedería. Que al pobre lo tuve desde las 6 de la mañana medio mareado a preguntas, que si ahora no me caso, que si me quieres de verdad... Total, que si me aguantó el día entero es porque es un santo... aunque también es cierto que la noche de antes roncó más que nunca y estaba muerta de sueño (como los niños pequeños, si no duermo, me enfado).

divendres, 28 de març de 2014

El día B

Hoy es el gran día y me he planteado que la primera opción es irme a Pilates a primera hora, para terminar con toda la ansiedad, quién me iba a decir a mí que estaría tan sumamente nerviosa. Tengo programado mi primer ataque de nervios sobre las 10, luego allá a las 12, y después cada 15 minutos, más o menos (voy a estar inaguantable). 



Voy a ir a mi boda con la cara lavada y muy sencilla, no me apetece hacer nada muy especial, quiero estar cómoda y ¡ya llevo vestido! Llevo como un mes, o más, comiendo como una loca, el roncador dice que nos pondremos a régimen después de la boda (que es lo más lógico) y mi mayor temor es que no me quepa el vestido (mi alternativa es ponerme unos tejanos y pasar de todo).


Mis damas de honor (bueno, mis testigos) van a ir estupendísimas, son las sobrinas del roncador (en unas horas también las mías) y me hace mucha ilusión. Venga, ánimos, que esto pasará y mañana a estas horas ya seré la sra. roncadora.

dijous, 27 de març de 2014

Antes de la boda

Una ha visto infinidad de películas y últimamente me estoy convirtiendo en una entendida en bodas, no porque haya puesto especial interés, es más porque todo aquél que me rodea me va comentando estas cosas, que agradezco sumamente, por mí misma no habría llegado a algunas conclusiones. Así que os voy a contar algunas cosillas que seguro que pasarán durante esta semana.



Primero de todo, llevaba dos días buscando mi vestido de novia, nada especial, ¡pero es mi vestido!. Lo puse en un lugar seguro, tanto, que lo había olvidado (tranquilos, ya está, no pasa nada, esto solo puede ocurrirme a mí); conociendo al suegro, querrá que nos marquemos unos pases de baile (aunque no esté preparado), así que he estado practicando (hecho).



Dudas, dudas y dudas... bueno, en realidad, creo que es más acojone que nada, porque estoy enamorada y quiero pasar el resto de mis días con el roncador (a pesar de todo); mi recomendación, escápate con tu pareja, olvídate de la boda y cásate en secreto (ahora ya no me da tiempo, siempre voy tarde).

dimecres, 26 de març de 2014

Desafío de primavera

Este mes el desafío love craft que organiza Coleccionando Cosas Bonitas y La cajita de música me ha tenido un poco agobiada, porque teníamos que mostrar algún detallito para la casa dedicado a la primavera y con la boda a la vuelta de la esquina (¡en dos días!) y que ha sido un mes muy estresante en el trabajo, no se me ocurría nada.

Entonces, mi adorado roncador y futuro marido me dio la solución. Me propuse tener una terracita llena de plantas, pero nada de comprarlas ya con flores y bien bonitas, desde cero, quería ver todo el proceso de crecimiento y floración (últimamente me relajan cosas muy raras).



Qué mejor forma de saludar a la primavera que con flores. Y me diréis, pero ¿eso qué tiene de craft? Pues es que todo lo que se haga con tus propias manos y sea creativo me parece de lo más craft y en este caso, el trabajo fue monumental, sobre todo por el proceso, que de las primeras semillas a ver brotar el primer verde fue toda una experiencia. Ahí os lo dejo, espero poder mostrar en unos días más el resultado, porque hay girasoles, lirios, basílico e incluso romero (no sé ni el orden en el que los plantamos, pero espero verlos crecer).

dimarts, 25 de març de 2014

Despedida de soltera

Os conté muy poquito de las maravillosas amigas que tengo y del sarao que me organizaron el sábado, teniendo al roncador como cómplice, claro está. No voy a negarlo, llevaba ya días oliéndome algo, el roncador haciendo listas extrañas, llamadas sospechosas y cuchicheos varios. Lo que no me esperaba fue el tremendo baño de cariño con el que me encontré.


Me prepararon una gincana que consistía en un recorrido por el que íbamos juntándonos todas y, durante el cual, me disfrazaron de rosa y me llenaron de mariposas de colorines y lentejuelas (todo fabricado con sus manitas, que son unas cracks). Luego, durante una copiosa y riquísima comida, me entretuvieron con juegos como pasapalabra y la oca, juegos adaptadísimos a mi persona y con un ligero parecido a los originales.


Agasajada y contenta, después de comer, me dieron a elegir, me propusieron que fuéramos por la calle y que me parara en el lugar que más me apeteciera... me conocen tanto... me paré en una tienda de lanas en la que me habían preparado un taller de trapillo en el que hicimos, entre todas, una alfombra para la casa. Me pregunto... si me hubiera parado en otro sitio... ¿tendrían una alternativa? Tendré que preguntárselo.

dilluns, 24 de març de 2014

Soy moderna

Últimamente me ha dado por hacer cosas de vieja, sí, ya sé que ahora lo llaman ser moderna, crafter o alguna cosa molona en inglés, como dice mi querida Isabel (ya os he hablado de ella, es como mi abuela), que no sabe ni hacerse unos bajos, "eso son cosas del pasado, si ahora hacen hasta churros congelados".


Mi madre se descojona, estuvieron durante meses intentando enseñarme algo y pasé de ellas. Ahora le digo que, al fin y al cabo, es culpa suya, por enseñarme de pequeña (le da cada rabieta a la pobre). Aunque lo cierto es que no sé por qué lo hago, creo que me relaja, porque no nos engañemos, es mucho más barato comprarlo hecho que hacérselo una misma, ¡que me he gastado una pequeña fortuna en lanas!


Eso sí, se me queda una cara de felicidad cuando termino algo... Incluso me planteé dar de regalo en la boda corazoncitos de ganchillo hechos por mí misma, suerte que el roncador es más terrenal y me lo quitó de la cabeza. No sé en qué momento pasamos de hacer patucos a fundas para el Ipad, pero así es la vida moderna.

diumenge, 23 de març de 2014

Amistad

Voy con retraso, sí, y es por culpa de unas buenas amigas: ayer me sorprendieron con una preciosa despedida de soltera y hoy estoy feliz y reventada. A pesar de que me disfrazaron, me engañaron, tuve que trabajar muy duro y me hicieron ir de un lado a otro (sois geniales), guardaré este gran recuerdo como oro en paño.


Por ello, me ha sorprendido un dicho: Cuando te vayas a casar, manda a los amigos a otro lugar. El que lo inventó no sabía lo que eran buenas amigas como las que tengo que, a pesar de que estos días estoy un poco ladradora, me hicieron pasar un rato maravilloso y se las ingeniaron para sorprenderme. Como réplica diría que amistades que son ciertas, mantienen las puertas abiertas.


Si es que a veces tengo la sensación de que tengo otra familia, que no es de sangre, pero es de corazón: no hay mejor pariente, que el amigo presente.

dissabte, 22 de març de 2014

Una boda a la carta

Hay muchas maneras de afrontar una boda. A mí no me importa demasiado la ceremonia en sí, lo que deseo es casarme, por muchos motivos, principalmente porque soy una persona muy pragmática y me doy cuenta de que ese trozo de papel me concede bastantes ventajas, tanto en el trabajo como a nivel personal.



Probablemente, tengo esta visión porque en Catalunya siempre ha habido separación de bienes, ¿qué es eso de que todo lo mío es tuyo? ¡anda ya!¡Con lo que me ha costado ganarlo! Aunque, en el fondo sea así, no lo dice una ley, lo decidimos las personas.



Pues bien, estoy bastante harta de todo el mundo que me rodea, he aceptado que no tendré la boda de mis sueños, que consiste en fugarnos a Las Vegas o simplemente asistir nosotros y las personas indispensables a la ceremonia civil. De ahí a que apenas haya rastro de mí en ese día, va todo un mundo: algo tan sencillo como que haya una tabla de quesos en mi mesa (sé que es una chorrada, no soporto ni el olor ni el aspecto), me hace sentir absurda y como si fuera mera espectadora de un día que todos dicen que será tan especial (los mismos que inciden en todas esas decisiones). Mi conclusión es que nunca llueve al gusto de todos, pero ese día podría hacerlo un poco a mi manera.

divendres, 21 de març de 2014

Conrería

Estoy intrigadísima, el otro día iba embobada, como suele pasarme, mirando los carteles de las tiendas... y esto necesita una explicación: de pequeñita me enseñaron, cuando aprendía a leer, que podía aprender mucho de los carteles y que intentara leerlos todos. Y soy tan obediente que sigo haciéndolo. 


Dicho esto, sigo, que me voy por la ramas. Pues vi una tintorería, o eso ponía en un lado del cartel, porque en el otro se leía conrería. Me quedé intrigadísima y a día de hoy todavía no he encontrado el significado. El roncador tiene la teoría de que son dos tiendas en una (se ve que está de moda, hace días entramos en una librería de viejos y además vendían bicis, y molaba).


Bueno, en ese caso, ¿una tintorería y una correduría de seguros? No me pega. ¿Una correría? A ver si se os ocurre alguna solución, porque estas cosas siempre me inquietan y no voy a volver a pasar por delante hasta de aquí a mil años (o un par de semanas).

dijous, 20 de març de 2014

Adiós

Mi padre lleva un par de años obsesivo con un tema que, por otro lado, me parece de lo más interesante lingüísticamente, que no tanto como hija. Cuando se despide no es capaz de decir adiós, tiene que soltarte algo como hasta luego, porque dice que con un adiós te despides para siempre. Es que a veces creo que somos franceses, porque eso es lo que significa adieu, por ello existe au revoir.


Y no solo en eso somos muy franceses, también en los horarios, porque si fuera por nosotros comeríamos a las 12 y cenaríamos a las 19 horas, pero eso es otro tema.


El caso es que por molestar, siempre me despido de mi padre con varios adioses, por aquello de dime que no lo haga, que tendrás dos tazas. Y el muy pillo, como sabe que me gusta mucho esto del origen de las palabras, me viene con que la palabra adiós, en realidad, no es una despedida y me habla de las connotaciones religiosas, la etimología y de su significado literal: a dios. Ya sé de quién he heredado esta terquedad mía, pero seguimos despidiéndonos de la misma forma, y le repito hasta que cuelga un millón de adioses.

dimecres, 19 de març de 2014

Tricotando

Me ha vuelto a dar por el ganchillo, ahora que hace este calorcillo tan bueno (que dicen que las temperaturas vuelven a bajar, a ver si me aguanta hasta la boda).


Y como me paso tantas horas esperando o dentro del tren, pues ni corta ni perezosa me llevo la madeja y estoy teje que teje. Al principio me daba un poco de corte, pero luego pensé que no tenía ningún motivo, es lo mismo que leer un libro o mirar el móvil, algo que hace mucha gente.


Pues en ello estaba hoy, con mi cuadradito para mi futura manta, imagen curiosa por las altas temperaturas y que estaba el aire acondicionado puesto, cuando me he dado cuenta de que había otra persona haciendo lo mismo. ¡Dos locas del ganchillo en el mismo vagón! No he podido evitar guiñarle un ojo y mostrarle a lo lejos mi trabajo, a lo que he recibido una respuesta similar.

dimarts, 18 de març de 2014

¿Convite o cena?

El otro día, con vuestros comentarios, me picó la curiosidad por saber qué me dirá exactamente el juez de paz el día de mi boda. Ni me lo había planteado, lo cierto es que me importa bien poco la ceremonia en sí, así que no había pensado en ella. 



No voy a deciros que he profundizado en el tema (soy más bien perruna), pero sí que sé que va a leernos un par de leyes y que tendremos que aguantar el tipo como podamos. Y eso me ha hecho pensar, porque el roncador y yo solemos leerlo absolutamente todo, si hay que firmar, hay que leerlo. Puede ser un soberano aburrimiento.



Con ello, a ver si siendo la boda a la 1 tendremos que trasladar el convite a la hora de la cena porque ambos todavía estaremos en plena lectura... A todo ello, le he preguntado al roncador si pensaba hacer votos, por si, a ver si ese día me siento como una idiota porque no he preparado nada, que soy buena disimulando e improvisando, pero no tanto. Por fortuna me ha dicho: ¿voto, qué? y me he quedado de lo más tranquila.

dilluns, 17 de març de 2014

Ohhhh, París

Siempre he sido una enamorada de París, por sus monumentos y la belleza de su ciudad, pero recientemente he visto algo que ya me ha encandilado: la nueva medida de la alcaldía ha sido que el transporte público sea gratis, contra la alerta de polución. No me diréis, es que me iría a vivir allí ahora mismo. Son unos cachondos, incluso la ministra de justicia va en bicicleta a los sitios con los dos escoltas a cada lado, buenísimo.


Lástima de los franceses, y sé que no se puede generalizar, porque lo mismo dicen de los catalanes, que somos unos antipáticos (y miradme a mí qué maja, simples tópicos). Pero en el caso de los parisinos, me lo creo. Sé que hay algunos de mis seguidores que son franceses o tienen ascendencia francófona y, a pesar de ello, lo comprenderán (ahora no os lancéis a mi yugular).



Porque desde pequeña, que hemos visitado Francia a menudo por proximidad, me ha parecido sorprendente que yo les comprendiera perfectamente (por la cercanía con mi lengua materna) y ellos no entendieran ni papa de catalán. Ah, y como les sueltes algo en francés con una pronunciación dudosa... Y que conste que tengo grandes amigos franceses con los que comparto estos mismos pensamientos, se ríen, así que algo habrá de cierto.

diumenge, 16 de març de 2014

Aquí estoy

Teniendo en cuenta la situación que está viviendo Ucrania, me ha parecido ideal esta frase, más por su origen que por su significado: Aquí estoy y aquí me quedo.



Fue la respuesta del general MacMahon, durante la guerra de Crimea, al oficial inglés que le advertía de los peligros a que estaba expuesta la torre Malakoff, que acababan de tomar, como último reducto ruso. Ucrania siempre ha estado ubicado en una posición estratégica, tal vez por ello han sufrido tan a menudo sus habitantes por batallas que ni siquiera les iban o les venían.


Cuando el fútbol entorpece la mirada crítica.

Centrándome en la frase, está claro, al señor no lo movía nada ni nadie. Yo suelo usarla bastante a menudo, aunque me imagino que la gente no debe de pensar en ella como a frase hecha (aunque lo sea).

dissabte, 15 de març de 2014

Entre dos

¿Alguna vez os habéis encontrado entre dos fuegos? A mí, últimamente, me pasa con demasiada frecuencia. Amigos que tienen discusiones o parejas que no se llevan demasiado bien y me encuentro completamente en el medio y ambos pretenden que opines. Pues nooooo, queridos lectores, no me voy a meter, que ya sé cómo acaba la historia.


A ver, si opino una cosa u otra ya me estoy posicionando (porque opiniones sí que tengo, pero me las guardo para cuando pase la tormenta o para nunca más). Si es que en el fondo es cosa de dos, ¿por qué vienen y me preguntan a mí?


Lo peor es que es difícil, hoy en día, entre WhatsApp, teléfono, mensajes, Internet... me está costando hacerme la loca. Mi única respuesta es clara, no puedo hablar por otros, ni sé lo que piensan ni quiero esforzarme en hacerlo, a ver, ¿con quién te has peleado? pues vas y lo resuelves con esa persona.

divendres, 14 de març de 2014

Desapego

Sufro de desapego, desde siempre, desde que era muy pequeñita. En mi casa son poco cariñosos, yo era todo lo contrario, necesitaba siempre tocar a alguien; pero el tiempo pasa y el aprendizaje es demasiado fuerte, ahora me doy cuenta. Sobre todo, porque el roncador despierta en mí todos estos sentimientos, es como si cada vez que se alejara me faltara algo (¿Habré caído en el mundo de las posesiones?). 


Eso, teniendo en cuenta que aprendí a ser muy independiente, se me hace extraño. En mi casa no se demuestra el amor, se sabe que existe, que es muy distinto. Por ello, cuando pienso en mi desapego, en el fondo me siento una incomprendida: si no llamo, si no doy señales de vida, es porque estoy bien. Por otro lado, he tenido una formación académica muy relacionada con la educación emocional.


Tengo un amigo psicólogo que a menudo habla de las experiencias educativas positivas a nivel emocional, y me sorprende cuando lo hace, ¿es que no lo son todas? Claro que las hay de negativas, pero esas las borro o las reubico en otro saquito, porque sé que algún día me aportarán algo positivo. Teniendo en cuenta que soy una cínica, es curioso cómo funciona mi cerebro emocional, tan lógico y pragmático a veces.

dijous, 13 de març de 2014

Trapos sucios

Estos días he estado más horas en casa y me he dado cuenta de que hay un montón de programas de... creo que se llaman de testimonio, en los que la propia gente explica lo que les ha ocurrido, sobre todo sus penas y sus desgracias, que parece que es lo que vende y da dinero hoy en día.


Tal vez es que en mi familia me inculcaron claramente eso de lo que ocurre en casa, se queda en ella, porque no acabo de entender qué atractivo pueden tener. A mí es que si me vienen con un mensaje de alguien de mi pasado o que una persona quiere reconciliarse conmigo, pues mira, coge el teléfono, me escribes una carta o lo que sea, pero en privado.


Aunque también debo añadir que probablemente, si hasta el momento no me hablo con alguien, por algo será, así que el hecho de ponerme ante "toda España" (porque digo yo no a todo el mundo le gusten estos programas, y espero que sea así) y airear los trapos sucios, pues no me apetece especialmente.

dimecres, 12 de març de 2014

Mírate el ombligo

Hay algo que me da mucha risa de las recomendaciones que nos llegan siempre de Bruselas, ¿qué es esto de que reclamen a España una bajada de salarios? Oigan, que aquí ya estamos bastante ahogados. Desde ya mismo reclamo que Bruselas pague impuestos equiparables a nuestro IVA, cuando ellos retengan un 21%, que vengan a dar consejos, que se miren su ombligo primero.


¡Como si su salario mínimo se acercara mínimamente al nuestro! Por otro lado, la comisión europea también aconsejó acelerar el retraso de la jubilación hasta los 67 años... A mí, o empiezan a hacer aportaciones más positivas o me va a dar por mandarlos a hacer puñetas a estos de Bruselas (si parecían la mar de encantadores).


Bueno, y los más gracioso es que crean necesario continuar reforzando la base de capital de los bancos... bueno, igual sea cierto en la teoría, siempre y cuando eso repercuta en los ciudadanos y no solamente en la banca en sí (el gran problema español de fondo y del que no hablan). Eso sí, en lo único que estaríamos de acuerdo es en que la reforma laboral podría causar un aumento del paro a corto plazo y empeorar la segmentación del mercado laboral (unos lumbreras, vamos, eso lo veíamos todos).

dimarts, 11 de març de 2014

Reconstituyente

Martes y siento como si fuera lunes, me he levantado con un sueño terrible. Suerte que tengo el poder del café, ese brebaje que parece mágico por sus poderes revitalizantes y reconstituyentes (aunque no siempre consigue despertarme del todo).


Lo único bueno es que ahora, con la cercanía del verano, amanece más temprano y puedo saborearla durante la salida del sol, creo que se unen mis dos grandes placeres.


Claro que me dura poco, porque tengo que salir corriendo hacia el trabajo, a pesar de tener la gran suerte de que durante mi viaje en tren, la salida del sol sobre el mar es impresionante. De todos modos, a veces tengo la sensación de que solo la veo yo, todos vamos como zombies, como por inercia, hacia el trabajo, con el piloto automático.

dilluns, 10 de març de 2014

Conversaciones de ascensor

Tengo que decirlo, a pesar de parecer totalmente asocial: adoro vivir en una casa, sobre todo, porque no tenemos vecinos. He tenido muy mala suerte en todos los pisos en los que he estado y, por fin, eso se ha acabado. 


Además, no soporto esas conversaciones falsas de escalera, concretamente las del ascensor, triviales y demasiado superficiales. ¿Es que no podríamos estar todos en silencio? Por ello, cuando entro en un ascensor con música respiro aliviada, parece que de esta manera nadie siente la necesidad de hablar, que el silencio, para mí, es algo muy necesario.


Por otro lado, hay algunos beneficios que añoro, sobre todo porque mi última vecina era como si fuera mi abuelita y la echo muchísimo de menos, pero eso era una casualidad, me tenía malcriada: recogía mis paquetes, compraba cosas que me gustaban en el super, nos hacíamos compañía... a veces voy a verla, pero no es lo mismo. 

diumenge, 9 de març de 2014

No por mucho madrugar...

Ya que hoy me he dormido ligeramente, me parece ideal ofreceros frases relacionadas justo con este tema, así que, con este fin, es perfecta la frase Sol que mucho madruga, poco dura; es decir, hacer las cosas con prisas y con la suficiente preparación, puede malograrlo todo.


Uno de mis favoritos es No por mucho madrugar, amanece más temprano, está claro que el sol no va a salir a nuestra conveniencia, vendría a significar que no podemos acelerar el proceso natural de las cosas, todo tiene un proceso y un tiempo, y hay que respetarlo. Es un dicho que en el fondo nos pide paciencia.


Luego, está la sabiduría popular que todavía riza el rizo. Uno por madrugar, un costal encontró, un dicho que se contrapone con el anterior, pero por ello hay refranes con réplicas: Sí, pero más debió madrugar el que lo perdió. Y todavía hay una contraréplica (¿no os parece genial esta viveza de la lengua?), Uno por madrugar, un costal encontró; sí, pero más debió madrugar el que la perdió, aunque tal vez pudo ser que trasnochó. Y que conste que no me lo he inventado, todos existen en el refranero popular español.

dissabte, 8 de març de 2014

La roja (abstenerse futboleros)

Esta entrada es exclusiva para mujeres (aunque se les permite la lectura a los hombres), y no porque hoy sea el día internacional de la mujer (ni de coña), lo es porque estoy en esos días del mes, expresión que, por otro lado, siempre me ha parecido bien estúpida (¿qué días?). En resumen, que me ha venido la regla.


Ayer por la mañana, una compañera (inocente ella), me dijo que tenía que ver el lado bueno de las cosas, que así el día de la boda no estaré con la menstruación. ¡¡¡¡Ohhhh, que no!!!! Esta, la roja (y no el equipo de fútbol), aparece cuando menos la necesitas: en bodas, viajes, exámenes y cosas variadas e importantes. Está al acecho y sé que ese día, el de mi boda, querrá estar presente y, a poder ser, durante el viaje de bodas (si es que lo hay).

Un guiño divertido al día de hoy.

Qué le vamos a hacer, pues soportarla, como todos los meses, peor es mi ovulación (dobles). Vamos a hacerle caso y pensaré en positivo, aunque el vestido sea medio blanco. Espero que dejen que me siente durante la ceremonia, que bastante rollo ya va a ser tener que escuchar al juez recitando decretos, leyes o lo que piense decir el hombre (porque será hombre, que mucho 8 de marzo, pero los altos cargos no suelen ser mujeres).

divendres, 7 de març de 2014

Derechos de autor

Ayer, volviendo con el tren bastante tarde, la calefacción a tope (cosa que se agradece, por fin han dejado de torturarnos con el aire acondicionado), me entró una morriña considerable y en ese momento de ensoñación me fijé en un cartel que hay en todos los vagones: zona videovigilada y la referencia a un decreto de derechos de autor.


En resumen, ¿tenemos derecho a no salir en las imágenes?¿Cómo se haría? ¿Se apagaría la cámara cada vez que pusiera un pie en el tren? Me imagino que no, debe de ser más la confianza de que nadie requerirá sus derechos de autor. Pero... ¿y si lo hiciéramos? A mí que me paguen por fotograma, por favor.


Aunque con lo listos que son, estoy convencida de que con el propio pago del billete ya aceptas que te filmen y mil cosas más. A ver, que si las cámaras fueran para protegerme... pero lo dudo bastante, si ni siquiera hay servicio de seguridad (que sí que lo hay para controlar que pagues tu billete), sin embargo, si te sucede algo dentro del vagón, ya te apañarás o, de lo contrario, ya habrían pillado a carteristas y delincuentes habituales.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...