diumenge, 30 de novembre de 2014

Chuzos de punta

Por fin parece que ha llegado el buen tiempo, bueno, el que toca, porque hasta hace poco esto parecía primavera o casi verano, ¡si no he sacado el abrigo hasta hace un par de días!



Así que hoy le dedico la entrada semanal de modismos al tiempo: Caen chuzos de punta es una frase que no he usado absolutamente nunca, pero es algo que he oído a menudo, normalmente a personas que tienen familia fuera de aquí o bien son de otra parte de la península. Lo cierto es que no sé el motivo, tal vez por su origen, no lo sé.



El sereno era una figura que los muy olvidadizos probablemente esperarían recuperar, era un señor que tenía todas las llaves de los portales, por si se nos olvidaba u ocurría cualquier problema. Estos señores llevaban una especie de lanza, con punta de hierro, llamada chuzo. Así pues, parece ser que decimos que caen chuzos de punta cuando la lluvia es muy ruidosa, dura, fuerte y tiene un sonido seco al caer.


divendres, 28 de novembre de 2014

Vida conyugal apacible y alegre

Hace unos días tuve un pequeño percance laboral y en la mutua del trabajo no me quisieron hacer radiografías porque tengo una vida conyugal plena, o sea, y hablando en plata, porque no sé si estoy embarazada. Que nadie se ponga a hacer patucos, que hay las mismas probabilidades ahora que hace un mes, pero como todo el mundo insiste en preguntarme si estoy en cinta, pues al final una se pregunta qué está pasando.


A todo esto, no entendía por qué el señor de la mutua no me hacía mear en el palito y problema resuelto, pero es que resulta que no es fiable hasta al cabo de 15 días (para el caso, ya te viene la regla, que con lo regular a la baja que soy... o sea, cada 21 días y a aguantarse).


El caso es que, por curiosidad, me he puesto a mirar cuánto cuesta el test de embarazo y no es que sea barato, pero es que además hay muchísimos modelos, incluso uno para dummies, en el que no tienes que pensar nada, tiene una pantallita y ya te dice si estás embarazada o no. ¿También te dirá el número de la lotería y qué hacer mañana para comer?

dijous, 27 de novembre de 2014

En la cárcel

Hace tiempo leí (no sé dónde, así que no sé si la fuente es muy fiel) que en Holanda estaban cerrando cárceles por falta de presos. La noticia me sorprendió enormemente y pensé que seguramente sería por una buena política educativa, al igual que ocurre en muchos otros países.


Y, ahora, ¿qué van a hacer todos esos funcionarios de prisiones? Bueno, en realidad, lo que tendríamos que plantearnos es qué han hecho en Holanda para conseguir disminuir la tasa de delincuencia, aunque en realidad, aquí, para uno que metemos en la cárcel, siete que están pululando por la calle.


¿A alguien le han robado alguna vez y han hallado al culpable? Tengo la sensación de que eso solamente pasa en las películas o en miniseries.

dimecres, 26 de novembre de 2014

¿Dónde quedó el amor?

El mundo se está volviendo loco, tiene que haber algo de orden. Este mes han ocurrido cosas impensables. Empezamos con la Pantoja en la cárcel, que me dejó compungida y sospechando que esa mujer va a estar más cómoda entre rejas que todos los desahuciados que ha habido en los últimos tiempos, aunque una es noticia y los otros ahí están, en la calle.


Esta mañana me despierto con la noticia de que Bustamante y la cómo se llame se van a separar, han acabado con el concepto del amor, si esos dos se separan, a mí qué me queda, ¿cómo confiar en un mundo cruel y sinsentido? Después de esto, no puedo fiarme de que mi matrimonio sobreviva al día a día, ellos se querían tanto... Y el caso es que me sabe mal, hacían buena pareja.


Pero el acabáramos llega con la película de David Bisbal, sí, no es broma (o yo no acabé de entenderlo). El argumento es de lo más rebuscado: David Bisbal de gira y tiene un lío con una chica. No sé si algo más podrá superar estos hechos, en lo que queda de mes, ni si yo podré superar estos sucesos.

dimarts, 25 de novembre de 2014

Al borde de la locura estudiantil

Ayer entregué un trabajo, para el viernes tengo otro, además de presentarme a un examen para el que sinceramente pienso que no estoy preparada. Espero que pronto me toque la asignatura de psicofarmacología porque tengo la sensación de que un buen conocimiento de las sustancias podría ayudarme a mantener la mente activa, ahora mismo no lo está.


El otro día, sin ir más lejos, le dije a mi adorado y amado marido que su problema de sordera residía en su córtex. Se me va la olla (aunque igual sí, no lo descarto, según el otorrino, no un problema de oído).


¡Ojalá!

Ya no sé qué es real y qué son apuntes. Suerte que mi trabajo está muy relacionado con todo esto o empezarían a sospechar de mí, de momento, disimulo y me funciona. ¿Algún remedio casero para no volverme loca?

dilluns, 24 de novembre de 2014

Multada por opinar

Han multado a una señora por criticar negativamente un hotel por Internet, se ve que cuando le dieron a firmar el ingreso en el hotel había una cláusula en la que expresamente decía que no podía hacerlo. Ha tenido que pagar una multa de unos 100 euros. 


¡Pues eso dice mucho del hotel! Al final van a vivir de lo que le paguen en multas sus escasos clientes porque está claro que no apetece ser su huésped.


A ver, si ya de entrada ponen una cláusula en la que no puedo hablar de ellos en Internet, parece bastante sospechoso, sobre todo cuando tradicionalmente estos sitios han vivido del boca oreja y de las opiniones de la gente. Bueno, eso es lo que suelo hacer yo, antes de reservar busco todas las críticas que puedo por Internet, me parece una práctica bastante habitual, ¿qué os parece?

diumenge, 23 de novembre de 2014

A la porra

Estoy de los nervios, tanto examen y estudio va a acabar con mi paciencia. Tengo claro que lo he elegido y me he metido en este lío yo solita, pero es que dan ganas de mandarlo todo a la porra. Estoy deseando que lleguen las vacaciones para ponerme a estudiar más en serio, no os digo más.


Y después de mi desahoguillo, entre tema y tema de biología, aprovecho para contaros el origen de esta frase que tanto me gusta usar cuando estoy un poco cargada y de los nervios. 


Mandar a la porra proviene, como otros tantos refranes, del ámbito militar. Antiguamente, llevaban un bastón con el puño de plata que se clavaba en un lugar alejado del campamento e indicaba el lugar donde debían ir los soldados que no habían cumplido correctamente con sus obligaciones. Digamos que era una forma de castigo, los mandaban a la porra. Así que a lo largo de los años se ha extendido su uso al ámbito más popular, pero su significado no dista tanto del inicial.

dissabte, 22 de novembre de 2014

Una nueva banca (o no tan nueva)

Estoy muy harta de los horarios de los bancos, llevo como dos años que, a no ser que esté de vacaciones, no puedo ir nunca a la sucursal. A ver, dónde se ha visto un horario tan maravilloso, ya me gustaría a mí, eso no es servicio al cliente, es adoración al trabajador.



Por ello, me encanta que cada vez haya más bancos que tengan en cuenta que los clientes no tenemos ni todo el tiempo del mundo ni una paciencia infinita (que levante la mano el que no haya hecho una cola tremenda en el banco), a veces prefiero comunicarme de forma online y no sé ni cuándo fue la última vez que utilicé la cartilla (ahora que lo pienso, no sé ni si la tengo). Bueno, en realidad, con mi economía de nueva rica (o sea, de a ver si llego a fin de mes), no es que vaya mucho de visita al banco, que la cuestión es un poco quejarme.

A ver, me sabe un poco mal porque sé que eso implica cerrar sucursales y que haya menos puestos de trabajo, pero en el fondo pienso que igual esos puestos los ocupan informáticos y gente preparada que da muy buena atención telefónica. En los últimos años han aparecido bancos éticos y algunos muy especializados en banca online. Hace poco vi anunciado uno de nuevo, Banco Mediolanum, aunque resulta que lleva en España como 30 años, y yo sin enterarme. Así que he estado investigando (como soy un poco cotilla): mi opinión sobre Banco Mediolanum y sus oficinas virtuales es muy positiva, encaja muchísimo con lo que espero de un banco, sobre todo en la atención personalizada y en que no me molesten con ofertas inoportuna. De todos modos, me quedo con mi banco, la hipoteca me tiene atada a él hasta que sea vieja, pero me gusta ver que hay iniciativas distintas a los bancos tradicionales.

divendres, 21 de novembre de 2014

El nombre del pan

Ayer por la tarde fui a comprar el pan, como hace mucha gente. En mi caso es más raro porque me gusta poco el pan (algo que tiene intrigada a la dietista). Pues eso, entré y la panadera estaba en sus cosas y tardó en percatarse de mi presencia, a mí me da igual, porque me relaja el silencio y era como mi momento zen (imaginaos cómo son mis días). 


Al fin me saludó y le pedí algo sencillo: quiero una de esas barras de pan. Se giró y me dijo el nombre de la barra. A mí qué me importa cómo se llama el pan, qué manía con ponerles nombres, yo siempre he señalado y paso de aprenderme los tipos. Ahí estaba yo, diciéndole, pues sí, una de esas (después de todo mi discurrir mental) y me contesta que no, que esa está tostada. Le pregunto que cuál quiere que coja (por no ponerme a discutir, que no deja de ser pan) y me mete un rollo sobre por qué voy a comprar el pan tan tarde, que a esas horas no me puede aconsejar bien. Ni que me comprara un piso.


Le contesté que a la hora que salía de casa ella todavía no ha abierto y que igual tendremos que acordar a qué hora voy o algún tipo de sistema seguro para que el pan esté en condiciones (por fortuna le hizo gracia, ya la veía escupiéndome en el pan). Total, que ya de paso me compré una coca de anís, por ponérselo difícil a la dietista y hacer feliz a la panadera, que me endiñó un par de panes raros (pero muy ricos, hay que reconocerlo) y no me gasté demasiado. Así que todos contentos.

dijous, 20 de novembre de 2014

Tengo a quien parecerme

No hay nada como estar de baja un par de días para darte cuenta de lo bien que se está en casita mientras el resto de gente está trabajando. Me sentí como cuando era pequeña y entre semana iba con mi madre a hacer algún recado (tipo médico) e iba feliz por la calle, con una sonrisa de oreja a oreja, pensando que mis compañeros estaban pringando en clase.



Bueno, pues por lo visto no he mejorado demasiado con los años. Aunque con el modelo paterno que tengo... que desde que se jubiló (ya hace unos 10 años) me llama de vez en cuando para preguntarme si estoy trabajando... y luego viene la puyita: pues yo no, y cuelga. De tal palo tal astilla, no hay duda.



Lo malo ha sido la vuelta. Parece mentira, una se acostumbra a la buena vida tan rápido... y falta tanto para las vacaciones de Navidad...

dimarts, 18 de novembre de 2014

Desventuras de un antojo

Ayer tuve un antojo (sin estar embarazada, no os alarméis ni os pongáis en plan viejas). Vi un detallito monísimo, o sea, una chorrada, en una de estas tiendas alemanas a las que no voy a hacer propaganda (como mínimo, de forma gratuita).



Mi adorado marido, que me tiene muy malcriada, me llevó hasta Granollers, en busca de mi regalo perfecto, que había visto anunciado previamente y era mi objeto de adoración desde hacía una semana. Lo encontramos.



De vuelta, en lugar de ir por el camino recto y pagar autopista, hicimos gala del buen hacer catalán, cogimos una carretera al más puro estilo de Mulholland drive: precipicio, oscuridad, curvas y acojone. Subimos a una montaña cubierta de niebla y, cuando ya sentía que estaba metida en una peli de miedo, avistamos el mar. Llegamos sanos y salvos, mareados y con la seguridad de no ser capaces de volver nunca a ese lugar, sobre todo porque estábamos muy desorientados.

dilluns, 17 de novembre de 2014

Aseguradoras

Hay que estar enferma para darse cuenta de la actividad telefónica que tiene mi casa. Si no sonó el teléfono la semana pasada como 20 veces no sonó ninguna. Lo más curioso es que eran llamadas de seguros.


Llegué a sospechar que había señales que me indicaban que, económicamente, sería más feliz sin marido, porque todas ellas (no me llamó ningún operador) me daban beneficios extra por muerte del cónyuge. Lo consulté con el roncador, él dice que en épocas señaladas, como en Navidad, las aseguradoras son más agresivas en estas prácticas porque todo el mundo echa de menos a alguien. A mí no me pasa, como no me gustan las fiestas (menos por lo de que son festivos).


Sigo pensando que todo es un complot maligno que pretende acabar con los maridos o, como mínimo, lo parecía. Bueno, el roncador puede estar tranquilo porque me tiene enamorada (hey, pero no bajes la guardia, las aseguradoras están ahí, amenazantes...).

diumenge, 16 de novembre de 2014

Más vale prevenir...

Todo el mundo conocemos la frase más vale prevenir que curar, ni siquiera necesita explicación, porque seguro que la hemos usado en más de una ocasión. Este mes siempre me la trae a la cabeza. Es el Movember, mes en el que se pretende concienciar sobre la salud masculina.

En rosita, mi bigote, que tenga un punto feminista.

El movimiento nació hace once años y sigue cada edición con más fuerza. Hay que darse de alta y dejarse crecer el bigote durante todo el mes (yo estoy encantada, odio hacerme el bigote, aunque la verdad es que me crece poco), el roncador, en cambio, está algo mosca porque dice que los calvos no están guapos con bigote (la opción de dejarse flequillo no le hizo ninguna gracia).

Os dejo la fuente del patrón-moustache, que a mí me quedó regular. 
Si alguien piensa que soy yo... que siga pensando.

Total, que como está feísimo con bigote (tiene razón) le he fabricado uno de ganchillo y me he hecho otro para mí. En realidad, lo importante es el trasfondo y recaudar fondos para la salud masculina, así como animar a todos los hombres a prevenir (no entenderé nunca qué les pasa con esto de ir al médico al sexo masculino).

dissabte, 15 de novembre de 2014

Nunca seré una empollona

Mi forma de estudiar empieza a parecerme un tanto curiosa, me doy cuenta que, de cada hora que estudio dedico la mitad del tiempo en soñar, ordenar el piso... cualquier excusa es buena para distraerme.


Me gustaría tener una concentración asombrosa, aunque no es mi caso, soy incapaz de estar más de 10 minutos centrada en algo. La cuestión es no hacer lo que toca.


Me he dado cuenta de que desde que he vuelto a la universidad tengo la casa impoluta, ni una mota de polvo, creo que la mujer que viene a limpiar empieza a pensar que voy a echarla, suerte que todavía no estoy tan mal como para ponerme a planchar ni a limpiar cristales, que es lo que más aborrezco.

divendres, 14 de novembre de 2014

Harta de tanta felicidad

Estoy un poco harta de tanto mensaje positivo, a ver, que mola mazo beberme el café de una taza en la que me anima a sonreír (gracias, Marta), pero igual también me haría muy feliz hacerlo en una que diga tonto el que lo lea (con esa me reiría mucho, seguro).


De hecho, y desviándome del tema o de lo contrario no sería yo misma, siempre que veo una inscripción en camisetas, tatuajes y sitios varios en otra lengua, preferentemente en otro alfabeto que desconozco, pienso que pone tonto el que lo lea y me pongo a reír. Soy así de simple.


Pues eso, centrándome de nuevo, que ya vale de tanto mensaje en positivo, que en el fondo una es bastante pesimista tirando a tremendista y ya le va bien el drama. A ver, no triunfan tanto los culebrones, pues por algo será, que a veces apetece llorar a mares y reconozco que, cuando pasa (escasean esos momentos), los disfruto y regodeo.

dijous, 13 de novembre de 2014

No llevo bien esto de enfermar

Ya sé que es tarde, pero dadle tregua a una moribunda (¡exagerada!). Ahora en serio, esto de la gastroenteritis me deja hecha polvo, pero no hay mal que por bien no venga, porque creo que también empezaba a necesitar una cura de sueño y en eso estoy.


Además, ya que estaba, pues nada, le sumamos la menstruación, porque aprovechando que no tenía nada mejor que hacer... Total, se me adelanta siempre como 5 días y me dura 7, así que paso más días con ella que sin acompañar, cuando tenga la menopausia voy a aburrirme un montón.


¿Sabéis lo más grave? La gente, en cuanto te ve vomitar, lo primero que te pregunta es si estás embarazada. Porque es más difícil pensar en un virus, claro. Últimamente es la pregunta del siglo, me imagino que debo de estar en la edad de las embarazadas o algo por el estilo. En serio, no estoy hecha para estar enferma, lo llevo muy mal, creo que me sienta peor no salir de casa que no salir del wc. 

dimecres, 12 de novembre de 2014

Mal de muchos

Definitivamente, estoy con gastro. Había una larga cola en el médico en el que todos llevábamos las instrucciones para cuando tienes una gripe estomacal que, en el fondo, son bien sencillas, no comas y toma suero. Para mí es lo peor que me pueda pasar, ya no porque es difícil salir del váter, que eso lo llevo más o menos, lo que me preocupa es la comida, porque hambre siempre tengo.


La gente suele decir que cuando están enfermos no tienen ganas de comer, ojalá me pasara eso, porque tengo y, además, de lo peor que haya en la nevera.


Vamos a ver el lado bueno: igual pierdo algún quilillo o tal vez, durante unos días, me duela un poco menos la espalda, por el reposo, digo. Por cierto, aunque no venga a cuento, ayer conseguí devolver el cerebro a su legítimo dueño, el cuerpo de plástico, todo salió perfectamente (operación no sirvo como ladrona, tengo que devolverlo, conseguida).

dimarts, 11 de novembre de 2014

Fuga de cerebros

Esta semana me he visto obligada a liberar un cerebro que llevaba años atrapado en un cuerpo de plástico, abandonado en un aula, en desuso. No es nada metafórico, lo que os cuento es totalmente literal. Seguro que todos habéis visto uno de esos cuerpos en las clases de ciencias.


Me apenó ver que estaba acumulando polvo en una estantería, inadvertido a los ojos de todo el mundo. Una vocecilla diabólica me repitió ayer por la mañana al oído las fatídicas palabras: roba el cerebro, libéralo... aunque hoy me siento algo culpable, sobre todo porque un cerebro sin cuerpo no tiene mucho sentido.


Además, es un cerebro de mentirijilla, no porque sea de plástico, es que no se corresponde al de la realidad, tiene un montón de errores que no han hecho más que confundirme. Yo quería un cerebro de plástico, para estudiar, de esos que están en las aulas de medicina, y este no les llega ni a la suela de sus zapatos. Qué lástima, tendré que devolverlo y, todos sabemos que eso es más difícil que robarlo (seguiré contando la historia si no me detienen en la devolución).

dilluns, 10 de novembre de 2014

Deseos suicidas de una mosquita

Lunes, me levanto desesperada a por un buen café y, al cabo de un momento, ante el ordenador, me doy cuenta de que las mosquitas también tienen un mal despertar. Una en concreto, o bien se ha suicidado por la crueldad de tener que volver al trabajo después de un fin de semana genial, o bien también es adicta al café. Claro, después de la nochecita que me ha dado, que ha hecho un par de vuelos rasantes por encima de la cabeza.


En definitiva, me da envidia porque ha muerto de sobredosis de café y tiene cierto aire poético, me apetece escribir sobre ello y ensalzarla a la inmortalidad de la palabra (porque supongo que el blog morirá antes).


Incluso he pensado en hacerle una canción. Todo lo que soy capaz de hacer antes de desperezarme una mañana de lunes, ¿debería de preocuparme? 

diumenge, 9 de novembre de 2014

De picos pardos

Tengo unas ganas locas de que lleguen vacaciones de invierno, ya no por el hecho de no ir a trabajar, es más por hacer una pausa bien grande e irme de picos pardos, porque últimamente siento que no tengo vida (aparte de estudiar e ir a trabajar), si cualquier día mi marido pide turno para tener audiencia conmigo. 

A este paso, cuando tenga tiempo para 

salir de fiesta ya estaré muy vieja.

Ya que estoy en domingo, os explicaré el significado de la frase irse de picos pardos, aunque como mujer que soy siempre me da un no sé qué usarla, porque en el fondo es irse de putas (diciendo las cosas por su nombre). A pesar de ello, como todas estas frases, esta ha perdido esa connotación negativa.


En el s.XVIII, para distinguir a las prostitutas (se ve que no se veía a la legua), las obligaron a ponerse una prenda de color pardo y con una forma particular (toma ya el estigma). No sé, haberles puesto un cartelito, ya que estaban. Tantas tonterías asociadas a esta profesión que es de las más antiguas, ya podrían legalizar el tema en lugar de marearlas durante tantos siglos.

dijous, 6 de novembre de 2014

Creencias

En clase hicimos un trabajo monográfico sobre el hecho de si enfrentarse a una enfermedad con una actitud positiva podría hacernos mejorar. Sí, sí, rollo Kill Bill cuando decide que no es paralítica, que todo está en su mente y que puede volver a andar. Yo lo probé con un resfriado pero ahí seguí, los fármacos obraron milagros, mi mente hizo poco esfuerzo, tendré un cerebro vago.


En realidad hay un montón de estudios que demuestran que el efecto placebo es real, muchos sujetos han tomado medicamentos que no eran más que agua con azúcar y han mejorado. Puede haber dos teorías, yo me inclino por la primera: que el azúcar lo soluciona todo o que la creencia de mejora hizo posible su sanación.


También encontramos estudios psicológicos en los que la gente creyente, religiosa, mejoraba mucho más rápido. Para mí no deja de ser lo mismo, creer en algo positivo, en la posibilidad de curación, ya sea por méritos propios o por un Dios todopoderoso. Ya me gustaría a mí tener creencias tan fuertes, mi escepticismo no me lo permite, tendré que entrenarme para ser más positiva, es evidente que es beneficioso(toma ya, todo lo que aprendo en la carrera).

dimecres, 5 de novembre de 2014

Feliz cumple a mí misma

Ayer tuve un día agotador, de esos que querrías borrar del mapa y, en cuanto llegué a casa, sudada y malolienta (sí, señoras y señores, soy humana, aunque llevo desodorante en el bolso y hago más soportable mi existencia al resto del mundo, no como otros), despeinada, con aspecto de loca de la colina... y mi perfecto marido (en todos los sentidos, menos cuando duerme, el pobre, esto de los ronquidos lo compensa con estos detalles) me esperaba con una maravillosa sorpresa.


Qué digo, una tras otra. Me preparó una cena romántica, de las de verdad, de esas en las que te llevan a un buen restaurante y luego no tienes que preocuparte de ensuciar nada en casa. Fue una velada encantadora.


Además, por supuesto, de los regalitos: le había hecho una de mis listas de cosas útiles que necesito y él me sorprendió con eso y con esos detalles que nunca me compraría, pero que en el fondo deseo y anhelo.

dimarts, 4 de novembre de 2014

selfies eróticos?

Otra tontería, hacerse selfies eróticos para subirse la autoestima. Yo no me hago fotos desnuda por dos grandes motivos: el primero, porque a ver si voy a perder el móvil y alguien va a mandarlo a todas las redes sociales; segundo, porque fijo que no me sube la autoestima verme las lorzas y la celulitis en primer plano y ampliable.



Además, para mí, el concepto de erotismo no es exactamente eso, es más una insinuación y no fotografías en bragas, que al fin y al cabo no deja nada a la imaginación. Y debo añadir que no me gustan las fotografías en general.



En resumen, que los únicos selfies que he mandado últimamente a mi marido son porque estoy probando un nuevo tratamiento para la rosácea y estamos viendo el antes y el después, o sea, de un romántico y erótico que asombra.

dilluns, 3 de novembre de 2014

Cosmética y cuestiones relacionadas

No me voy a meter en el mundo de la cosmética porque en esos menesteres soy bastante negadilla, cada una sabe en lo que vale y el maquillaje no es mi fuerte.


A pesar de ello, no puede dejar de sorprenderme encontrar en el mercado unos esmaltes exentos de productos tóxicos (hasta aquí aceptable) y aptos para veganos. Esto se me escapa y me crea la duda, ¿se trata de una nueva moda, como las bragas comestibles pero sin el componente erótico festivo?


¿Es acaso para no dicriminar a vegetarianos, y no solo eso, además onicófagos (queda muy cool, pero vienen a ser los que se muerden las uñas) de la ingesta de productos, a priori, no comestibles? A mí me viene a la cabeza el programa ese de las adicciones en el que vi a una niña comerse directamente del bote el esmalte de uñas, que me dio cierta grima, también tengo de decirlo. Seguramente es un tema de que no lleva productos de origen animal (expresión mucho más de mi agrado y comprensible). Será eso, por si las moscas, no voy a descartarlo, que si me quedo con hambre, siempre me quedará el pintaúñas, a ver si se enrollan y los hacen de sabores.

diumenge, 2 de novembre de 2014

Sacarle las castañas del fuego

Este fin de semana ha coincidido con día de difuntos. Para mí está más relacionado con fiestas de unión familiar, ya que en Catalunya tenemos la Castanyada, en la que se comen frutos de temporada como las castañas y los boniatos, así como los panellets, un dulce hecho de patata o boniato, frutos secos y muchísimo azúcar.


Así, bien calóricos, empezamos estos días de culto a los difuntos. Por ello, mi domingo de refranes no podía obviar esta festividad. Sacar las castañas del fuego es una expresión que suelo usar a menudo, significa ayudar a otro a solucionar un problema en el que está muy metido.


Inicialmente, parece que la frase era más larga: Sacar las castañas del fuego con la mano de gato. Su origen se halla de una de las fábulas de La Fontaine, en el que un mono convence a un gato para que saque las castañas del fuego y se quema las garras. En realidad, lo que se desprende es que sacarle las castañas del fuego a otro suele tener malas consecuencias para todo el mundo, aunque también sea una característica de buena persona.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...