dimecres, 31 de desembre de 2014

Despropósitos

Último día del año y me he despertado más temprano que nunca... teniendo en cuenta que tengo festivo. Bueno, pues no me queda otra que hablar de mis propósitos para el año que viene (y que está a la vuelta de la esquina), aunque en realidad nunca me hago muchas ilusiones, ya con la edad una va aprendiendo que por cambiar de año no vamos a salvar al mundo.


De todos modos, puestos a soñar, voy a pensar en cosas que deseo para el 2015, totalmente egoístas (evidentemente), y hago repaso en un año. Una de dos, o me alegro un montón o empiezo el 2016 con una depre de caballo. Primero de todo, que el roncador siga igual como hasta ahora, no le cambio ni una coma a su comportamiento (bueno, igual encuentran una cura milagrosa contra los ronquidos y entonces me ingresan por extrema felicidad incontrolable). O sea, que el amor que no me lo toquen, que va a las mil maravillas. Luego qué viene... la salud, bueno, seamos sinceros, siempre me duele algo, así que lo mismo, que siga doliendo, que eso significa que estamos vivos (como diría mi queridísima abuela, compendio de positivismo).


En cuanto al dinerito, con vender o alquilar el piso yo ya estaría feliz, pero eso me parece más difícil que nada, ya he asumido que mis hijos y mis nietos vivirán en ese piso y se lo dejaré en herencia, no por feo (que es una monada), por falta de cliente. Finalmente, el trabajo: solamente diré que soy demasiado joven para seguir sufriendo, así que 2015, regálame un traslado y un buen jefe, tampoco pido tanto. Ahí lo dejo, en un año hago repaso.

dimarts, 30 de desembre de 2014

Confidencias maritales

No sirvo para esposa solícita y abnegada, para eso está el roncador, que suele ser el marido perfecto, menos cuando le da por cantar o roncar (sí, ya sé que lo segundo es involuntario y lo primero probablemente también, pero es molesto). Lo cierto es que a él se le da tan bien, que para qué molestarme y quitarle la primera posición en cuanto a pareja ideal.


Uno de los primeros aprendizajes que tengo de mi madre es que no hay que hacer nada demasiado bien. Supongo que ya os habré contado alguna vez que ella cocina fatal, pues bien, no tengo muy claro si no es una treta para ahorrarse estar todo el día en la cocina, porque la verdad es que es la reina descongelando comida, se le da de fábula y así nos hemos criado, todo ese tiempo que ganó para ella.

En realidad, el nivel de exigencia lo ponemos nosotros mismos. El roncador está obligado a ser el perfecto marido porque todo lo hace estupendamente bien, en cambio, una servidora, con sus imperfecciones, vive la mar de feliz agasajada constantemente. Eso sí, es mi secreto, no se lo contéis a nadie, porque lo negaré.

dilluns, 29 de desembre de 2014

El gafe

Ya os he explicado muchas veces que soy gafe, nada exagerado. En oposición, están los que nacieron con buena estrella, a los que odiaba profundamente hasta que conocí a mi marido. Somos el Ying y el Yang de la suerte. Tampoco es que nos compensemos, simplemente, los trámites suele hacerlos él. 

A veces, la mala suerte es una gran aliada

La gente cree que exagero, pero ¿a quién más le tardaron 5 meses en poner el gas en pleno invierno? Los gafes estamos más preparados para las adversidades, las hemos visto muchas veces. Yo sé que un tren puede descarrilar, estropearse y cosas peores, así que suelo salir de casa unas dos horas antes de lo que lo haría otra persona. Está comprobado, es efectivo.


Me han perdido documentación, análisis de sangre y cosas básicas para el día a día. Ya puedo llevarlo todo ordenadito y por duplicado, sé que ocurrirá algo. Última reflexión: el gafe existe y yo tuve mucha suerte al encontrar al roncador.

diumenge, 28 de desembre de 2014

Santos inocentes...

Hoy es mi día más odiado, no puedo con lo de santos inocentes, ya sea por su origen algo macabro o porque no me gustan demasiado las bromas pesadas que se hacen, mi sentido del humor es algo distinto y sutil. El 28 de diciembre me vuelvo algo agorafóbica y paranoica, me ha pasado desde siempre, prefiero quedarme en casita y no hacer nada, y este año, se puede.


Hace años, no tantos porque me acuerdo de ello, cuando alguien era víctima de una inocentada se le colgaba un monigote de papel en la espalda. Lo que ya no recuerdo, pero parece que se hacía es que te regalaban una cesta con dulces y te decían: inocente palomita, te dejaste engañar sabiendo que en este día, nada se debe prestar. Por cierto, ¿quién me presta 3 dedos de frente? Prometo no devolverlos.


Se ve que una de las inocentadas más comunes era pedir dinero en este día, porque tal como versa la frase, en el día de santos inocentes, no se devuelve lo que se presta. Eso sí que es una broma bien pesada. Aunque también se dice que al hombre inocente, Dios le endereza la simiente (entiéndase como se quiera, que tiene su qué esta frasecita).

dissabte, 27 de desembre de 2014

50 sombras de Grey

Ya no es Navidad ni festivo, lo digo porque con tanta fiesta al final todo se me entremezcla. Hoy la temática va a ser algo distinta: 50 Sombras de Grey. Como veo que el tema tiene filón, he pensado que podría ser un buen truco publicitario para recibir más visitas, pero luego me ha gustado hablar de esta trilogía, porque en su momento no opiné y ahora, cuando ya se ha dicho todo y todavía no se ha estrenado la película (o eso creo, ya sabéis que soy una desinformada) voy a dar mi punto de vista.



Sí, me la leí. No, no volvería a hacerlo. Me pareció aburrida, poco imaginativa y, sobre todo, muy mal escrita, incluso me leí el primero en castellano y compré el segundo tomo en catalán (lo suyo habría sido en inglés, pero mi vocabulario erótico en la lengua anglosajona es 0 patatero) por si era la traducción, no fue así. Voy a decirlo, ni siquiera me puso cachonda, todo se reducía a atar, dominar y ahora te doy algo de cariñito porque eres un poco boba y no me llores. Ah, sí, y mucho dinero, porque no hay que olvidar que el prota es rico del cagar, que a ella le va el sexo, pero los regalitos también. Oh, y ese final feliz (aviso, voy a hacer spoiling): se casan. Pues habría estado bien que ella le arreara con el látigo y se fuera a buscar la vida, acabar sus estudios y ser feliz con ella misma. Con el tiempo, pues ya pensaría en lo de casarse, ¿no? Cuánto daño ha hecho Disney a la emancipación de la mujer (sí, he relacionado Disney con novela erótica, porque a ver, los personajes de Walt Disney están buenos, aunque sean dibujos, no nos engañemos).



Lo que me parecía más curioso de todo este boom de lectura era que veía a muchachas en transporte público leyendo la novela, sin pudor. Si realmente es erótica, pues no sé, no tengo la capacidad de deshinibirme en el bus, qué queréis que os diga, no es mi lugar imaginario ideal para el sexo (igual soy rarita).

divendres, 26 de desembre de 2014

Post atracón

Llevo dos días venga a comer. La dietista me ha mandado una postal navideña en la que me recuerda que hay que vigilar qué comemos, si hay aperitivos mirar que no sean muy fuertes... como berberechos, que son mis favoritos, y este año, mi querida madre va y no me pone berberechos, decidió poner paté y olivada (o sea, como las aceitunas son lo más para adelgazar). Yo no digo que la pobre mujer quiera boicotearme, pero como siga así haré que me acompañe la próxima vez que vaya a la dietista y la señalaré con el dedo: ¡culpable!



Fuera bromas, hemos comido de fábula. Ayer aprendimos a hacer roscas y lo pasamos en grande, luego, a comer más, que ya no viene de un canelón más o menos. Suerte que hoy me he escaqueado, también es festivo en mi región, pero me lo pido para mí misma y compartir con mi abnegado marido, que lo tengo algo espitado con tanto azúcar (como los niños), pero que está de acuerdo con lo del relax navideño.



Ayer nos tocó ir, después de con la suegra, a casa de mis cuñados, que viven algo lejos, solemos ir a todas partes en transporte público, pero estos días hacemos una excepción. Además, el roncador leyó que la gasolina Diesel estaba a 0,99, aunque yo creo que se lo imaginó porque estuvimos atentos y no hubo manera. Una puede creerse que las petroleras quieran bajar el precio por los motivos que sean, pero que lo hagan realmente, no cuela; que subir los precios es fácil, pero bajarlos ya es otra historia. A ver si es una leyenda urbana y nos la creímos. Si alguien lo ha visto, que lo cuente y ubique, que ahí vamos todos, porque mucha Navidad, pero o empezamos a ahorrar o en enero las pasaremos canutas.

dijous, 25 de desembre de 2014

Conciencia cívica y navideña

¡Feliz día de Navidad! Nosotros hacemos Reyes, así que no tengo ninguna novedad que contaros, además de que ayer comimos muchísimo (demasiado, y la dietista me va a plantificar la báscula en la cabeza) y de que el Tió cagó muchas neulas y turrón. Pero me he levantado con una extraña conciencia cívica fundamentada en algo que se está poniendo de moda: regalar cosas usadas. A ver, también se le puede llamar vintage, pero eso es como la diferencia entre viejo y antiguo, que la línea flaquea. Lo cierto es que a veces igual me hubiera gustado más eso que otra cosa, porque en el fondo, puede ser gracioso: juguetes antiguos, de esos tan bonitos que ya no se hacen; muebles de decoración que tienen una historia y han sido maqueados y puestos en circulación... no sé, darle una segunda vida a las cosas.


Hace poco leí que una mujer llevaba dos años viviendo sin plástico ni residuos. Me pareció absolutamente imposible, de hecho, me he hecho fan de su blog, aunque no creo que sea capaz. ¿Os habéis fijado en que todo viene envueltísimo? Si yo ya prescindo de bolsas, recibos de compra o cosas por el estilo, pero lo suyo es loable (y caro, porque la chica no compra barato, había que decirlo, que esto de vivir sin contaminar es más para los ricos, pero bueno, intento poner mi granito). 


Aquí también tenemos algo por el estilo con la web Sinplástico, aunque si os soy sincera, los precios no son nada baratos, que yo soy de conservas y mis tarros de cristal valían como la mitad (también es cierto que soy la niña de las ofertas). La cuestión es que tendrían que cambiar mucho las políticas y seguro que es difícil por temas de sanidad, pero echo muchísimo de menos la compra a granel, primero porque no somos 50, así que los paquetes de mil unidades se me van a estropear, y segundo porque el uso de plástico es muchísimo menor. Luego, como alternativa, me gusta el rollito del intercambio, y eso es lo que he estado haciendo últimamente con la ropa que ya no me cabía en mi cuerpo serrano. Bueno, os deseo un feliz día, nosotros nos vamos a casa la suegra que nos ha prometido una clase de hacer roscas, estoy entusiasmada con la idea (y luego, otra vez a comer).

dimecres, 24 de desembre de 2014

Wishlist FNAC 2015

Podría decir que esta noche solamente deseo que el gordito me traiga una sonrisa y nos tomemos un Brandy a su salud, que el hombre está achacoso. Pero no soy tan hipócrita y lo mío es más de Caga tió, tradición escatológica catalana que consiste en que un trozo de leño cague (sí, exactamente eso) avellanas, turrón y lo que se tercie. Además, por si eso no fuera poco, maltratamos el tronco a golpes con un garrote, por si lo que nos regala no es apetecible. No me digáis que no es una versión muchísimo más animada que Papá Noel.



En todo caso, este año me he portado muy requetebien, pero creo que los Reyes Magos no están para gastar mucho dinero en mí, así que apelo a la Navidad de Fnac y a su wishlist que hacen para bloggers, por si tengo suerte, ahí va mi wishlist:


  • Siempre he querido una cámara increíble, que casi se haga ella solita las fotos y que queden geniales. Creo que esta es la perfecta: Nikon-D5100-18-55-VR-Cámara de fotos reflex, ya sé que el precio pica un poquillo, 512'12 euros, pero los del FNAC se lo pueden permitir.
  • Toda la vida (en realidad eso es mentira, porque cuando era más jovencita iba el sistema MS-DOS, sí, tengo una edad) he deseado tener un MAC y este es el de mis sueños. Ya sé que este, aunque le rece a cualquier Dios imaginable, se va a quedar en sueños, porque aunque me parece un precio módico para sus prestaciones, 1029 euros, y que tenga descuento por ser estudiante, no me lo voy a poder comprar (¡a ver si toca la lotería del Niño!).

Y eso es todo, que no me gusta abusar ni de los Reyes Magos ni del benefactor que quiera regalarme estas cositas de nada (ya me haré la sorprendida).

dimarts, 23 de desembre de 2014

Ya casi, ya llega... y pataleta

A dos días de Navidad me ha entrado el pánico, no tengo nada para comer y todos mis planes de regalos, que se reducían a hazlo tú misma que tiene más valor, se han quedado en muy buenas intenciones. Me niego a gastar dinero a lo loco, así que tengo dos soluciones: comer en casa de parientes (algo que ya planeaba en mi subconsciente) y acelerar mi producción de ganchillo/punto.


Claro, que también puedo ponerme a hacer vales de regalo o gritar como una histérica. Además, había pedido un par de cosas por Internet y ahí están, perdidas en quién sabe dónde. Voy a ponerlo con todas sus letras, los de MeQuedoUno, tienda online de la que soy clienta desde que empezaron, ha superado con creces mi nivel de decepción. No solo no me entregaron el pedido en el día máximo indicado, el 10 de diciembre (con tiempo), tampoco lo han hecho a día de hoy ni creo que lo hagan antes de febrero, porque además del retraso se ve que se ha deteriorado el paquete (esto es ley de Murphy). A todo esto, me he enterado porque he preguntado, para qué informarme. Y mira que no me gusta hablar mal de la gente, pero se lo han ganado a pulso. 


Hay una teoría psicológica que dice que mencionar un producto, aunque sea de forma negativa, es una forma de hacerle publicidad. Espero que no sea el caso y si alguien pensaba comprar ahí, que se lo piense dos veces, no es la primera vez que me lo hacen (y yo voy y tropiezo varias veces con la misma piedra). Mamá, lo siento, tu regalo tendrá que esperar, el resto: patucos, bufandas y lo que se tierce.

dilluns, 22 de desembre de 2014

Mi habitado jardín

Mi jardín es un lugar extraño y desordenado. No me importaría, me gustan los jardines ingleses, en los que la naturaleza se expande a sus anchas y la belleza floral es magnífica. Lo malo es que se ha convertido en un espacio inhóspito en el que cohabitan arañas, pulgones, mosquitas y otros bichos feos y molestos. 


Los que más me preocupan: las orugas. Ya sé que igual se convierten en mariposas y eso me haría muy feliz y sería precioso. Pero no creo que sea el caso, de momento se dedican a cagar (que parece poco, pero a medida que crecen también lo hace el tamaño de la defecación, así que no es cosa de broma).

No, oruguita, no si puedo evitarlo, en mi jardín, ¡no!

Los muy gusanos... se han reproducido y tengo hasta capullos (y no es un insulto, aunque como si lo fuera), han devorado todas las plantas aromáticas, menos el perejil, por alguna extraña razón no les ha gustado; aunque tú déjales un tiempo, ayer me vi uno a puntito de comerse el zapato del roncador, a este paso, les compraremos una mantita y juguetes como a cualquier otro animal de compañía.

diumenge, 21 de desembre de 2014

Del año de María Castaña

Lo más grave de ir al dentista es saber que te va a doler, te va a costar mucho dinero y, lo peor de todo, que las revistas de la sala de estar (en la que vas a estar un buen rato) son del año de María Castaña.

A ver, que con lo que cobran ya podrían renovar alguna suscripción y no de las horribles revistas del corazón, a mí me gustaría encontrar alguna de viajes o del estilo, que me hagan soñar y olvidar que estoy allí, esperando a ser torturada.


Ya que ha salido la frase, en tiempos de Maricastañas y sus variables viene de una señora que existió realmente, María Castaña vivió en el siglo XIV, se ve que inició una protesta contra los tributos abusivos que cobraba el Obispado y, por tanto, la Corona de Castilla. Bueno, pues parece que no han cambiado tanto los tiempos a pesar de los siglos: ni unos ni otros.

dissabte, 20 de desembre de 2014

Menuda soy con el doña

Estoy un poco harta de las llamadas que te hacen al fijo o al móvil, alguien les da tus datos (preferentemente el banco o la propia compañía telefónica) y se creen con el derecho de llamarte para todo. 

Hace unos días me llamaron y me pidieron mi consentimiento para grabar la conversación de lo que íbamos a hablar. Evidentemente le dije que no se lo daba, que seguro que su información era interesantísima, pero que no me daba la gana de que encima de venderme algo tuviera que aguantar eso. Le pareció extraño: disculpe, pero no quiero ser una superstar y no me gusta que me fotografíen, filmen o cosas varias, para eso ya están los famosos y cobran.

Y ya cuando te vienen con el doña, mire usted, primero de todo, que eso está en desuso y, en segundo lugar, llámeme honorable y excelentísima, ya puestos. Habráse visto tal falsedad, que a mí tanta moñería para venderme algo me molesta, ¿solamente me pasa a mí?

divendres, 19 de desembre de 2014

Fiesta de fin de temporada

A partir de hoy se termina esto de ir cada día a clase, esto de la universidad va a acabar conmigo. De todos modos, no terminan los exámenes, porque en enero tengo un par, pero voy a tomarme un par de días de desconexión, que me los merezco.



En la universidad ya se siente esa sensación de libertad después de la tensión de estos días, sobre todo en las paredes y postes, empapelados de panfletos anunciando megafarras y fiestas. Casi me estaba apeteciendo ir, a pesar de la distancia generacional y de que a mí me cuesta esto la noche, siempre he sido más de brunch (que suena muy in).




Bueno, ahí estaba, planteándome mover el esqueleto con el roncador, desafiando la gravedad de nuestros cuerpos... cuando vi cuánto costaba la entrada y la consumición. Solo puedo decir que si me cobran como gran chollo 10 euros por un cubata, más les vale que el ron sea auténtico de La Habana. Se me pasaron las ganas, pero mi pregunta es: ¿cómo se lo pueden permitir los universitarios?

dijous, 18 de desembre de 2014

Lo más en recolección de petróleo

Estos científicos siempre me sorprenden, al final la realidad siempre supera a la ciencia ficción. Han hecho una propuesta que, por otro lado, de lo sencilla que es, parece demasiado fácil. Pretenden magnetizar el petróleo para que cuando haya un vertido sea más fácil la recogida (no como ahora, que es el peor desastre).

Ya sé que no es lo mismo, cualquiera sabe que lo de Han Solo era carbonita (una friki, mejor dicho). 
Me daba mal rollo poer el petróleo real.

No hay que ser un lumbrera para pensar esto y se ve que a nadie se le había ocurrido. Creo que voy a hacerme inventora o algo parecido, porque ideas tengo un montón, pero siempre pienso que ya estará inventado y luego salen noticias como esta.


Y, ya que se ponen, ¿no podríamos hacer algo con el polvo? Resulta que el roncador, además de lo de los ronquidos (bueno, es sumativo, porque tiene relación), es alérgico al polvo. A mí al principio me pareció una excusa estupenda para no hacer las tareas de casa, pero como en su momento las delegué en Jackie (os recuerdo que es la maravillosa señora que viene a hacer la limpieza a nuestra humilde, pero con chacha, morada), deduje que igual sí que era alérgico. Pues eso, que les metan a los ácaros algun spray magnético y les paso el imán a saco. Y ya está, se acabó la alergia (aunque igual no es tan fácil).


dimecres, 17 de desembre de 2014

Como Robin Hood

He vuelto a engancharme al Twitter de la policía, no sé que tiene que si no lo leo como mínimo una vez a la semana, no soy nadie. Me divierte, es como ver CSI, pero a lo cafre. Que conste que no tengo nada en contra de la policía, pero alguien que lleva un arma o que sostiene una porra contra otro ser humano, pues no me da confianza, qué queréis que os diga.


A mi roncador, por ejemplo, si le da un yuyu y se me vuelve loco, lo máximo que me hará es lanzarme el teclado o pulsar F5, para ver si me actualizo; pero a esta gente si se les va la olla... la que pueden liar. Que me da mal rollo, vamos, y desde pequeñita, cosillas que tiene una o que tal vez habrá visto.

A esta, cualquiera la atraca

Bueno, pues ayer, sin ir más lejos, leí que han detenido a una banda organizada que se dedicaba a robar a ancianos. Pues ahí me saco el sombrero, porque esto de robar no es nada bonito, que hay gente que se ve obligada, pero sin hacer daño ni molestar demasiado, por favor. ¡A ancianos! Estos eran unos abusicas, que roben al rico, como Robin Hood y no a la pobre gente indefensa que cobra unas pensiones irrisorias (para quien las paga, claro, porque a ellos no les dará la risa seguro).

dimarts, 16 de desembre de 2014

Namaste

Hoy he vuelto de nuevo a pilates, me he pasado como media hora meditando si iba por la mañana o por la tarde... el problema no es hacer ejercicio (bueno, también), pero es que me han recetado un relajante muscular y me paso medio día zombi y con una modorra impresionante, así que cualquier esfuerzo que requiera levantarse de la silla hace que me plantee mi existencia. El sitio no tiene desperdicio, es rollito alternativo/yoga/flores de Bach, así que salgo colocadísima de incienso y cosas varias.


A ver, en teoría me está disminuyendo el dolor (por fortuna, porque me duele absolutamente todo, imagínate si no lo tomara). Ahora, además, resulta que tengo tortícolis, me levanto cada día en posición mirando a Cuenca y tengo dos teorías posibles, o bien me paso la noche estirando el cuello para evitar los ronquidos de mi marido o bien soy sonámbula y no quiero saber qué hago.


Al final he ido por la mañana (ahora que puedo), más adelante no me tocará otra que ir por la tarde. El caso es que a todo el mundo parece que le había dado pereza y estaba sola: clase particular a precio de colectiva, hoy va a ser un gran día.

dilluns, 15 de desembre de 2014

Supervivencia navideña

Bueno, ya es definitivo, voy a pasarlo terriblemente mal estas navidades. No es que habitualmente sean mis fechas favoritas, pero como mínimo sé que hay buena comida y en cantidad. La dietista me ha dicho que no me pide perder peso durante estos días, pero sí mantenerlo. ¡Eso es imposible!



Necesitaré un preparador para las fiestas, o sea, que alguien me esté llamando gorda durante todo el tiempo o algo así de terrible, porque de no ser así, nada se interpondrá entre los turrones y mi paladar. Eso, o me encierro en casa y no entra ninguno de esos manjares en mi hogar.


 

 
De momento, no hemos comprado nada, este año todo lo bueno se come en casa de parientes. Hay una doble alegría en esta decisión, el peso y la economía, porque a este paso vamos a ahorrar horrores, aunque seremos conocidos por la familia como los grandes gorrones.

diumenge, 14 de desembre de 2014

Al que quiere celeste...

Bueno, estoy en la última etapa de estudio antes de las vacaciones de Navidad, nunca pensé que me costara tanto sufrimiento y esfuerzo esto de volver a la universidad, no recuerdo que mis otras carreras me exigieran tanto, aunque ya he llegado a la conclusión de que mi cerebro no es el mismo (y no gracias a lo que he aprendido en el grado, más bien a mi experiencia).


Hay que reconocer que es cierto aquello de Al que quiere celeste, que le cueste. Frase que probablemente no habrá oído nadie, pero por la que siento especial cariño, por ser mi padre artista-pintor, o sea, que con él no hay azules, hay celeste, aguamarina, cobalto, azul de ultramar, de Prusia... y así podría seguir hasta que llegara el nuevo año.


Al que quiere celeste, que le cueste: significa que cuando deseas algo que es valioso e importante (en mi caso, el grado de psicología) debes trabajar y esforzarte para conseguirlo. El origen de la frase está muy relacionado con el arte, porque en ciertas épocas, encontrar azul claro o celeste era muy difícil, este tono tan especial solamente se encontraba en la piedra que se llama Lapislázuli (que por cierto es preciosa), que era complicada de conseguir.

dissabte, 13 de desembre de 2014

Y después qué...?

Ya sé que tengo ideas de bombero, pero es que hay cosas que me inquietan y reconozco que al resto de la humanidad parece que no les importe ni afecte. Por ejemplo, me rodean muchas mujeres embarazadas o recién estrenadas y me preguntaba cómo saben qué hay que hacer en cada caso. El roncador, con el que me casé por estas pequeñas y grandes cosas, me contestó a esta formulación en voz alta: "los pediatras ejercen mucho la pedagogía".



Pues así me paso el día, porque si yo tuviera un hijo estaría de los nervios y no tengo paciencia para leerme toda la literatura que hay en este mundo, creo que lo mío sería más ensayo y error (por fortuna tendría al roncador), tal como lo hago todo en la vida, que voy a salto de mata. Espero que venga en los genes o algo parecido.



Porque una es muy precavida, pero también soy muy gafe, así que he aprendido a no agobiarme con las cosas, si pueden salir mal, lo harán, os lo puedo asegurar, que los que nacieron con la florecilla en el culo (con perdón, pero la expresión es así) no tienen ni idea de lo complicado que puede ser todo, por mucho que intentes planificarlo todo.

divendres, 12 de desembre de 2014

Mi vida sin mí

Ya os he contado muchas veces algo que me ocurre con los aparatos electrónicos. Tengo una atracción fatal hacia ellos, es decir, que suelo enramparme (por no decir electrocutarme); aunque lo peor es con los sensores de existencia: me explico, esos sensores que detectan el movimiento y encienden luces o ponen en acción algún mecanismo.



En resumen, esas malditas luces que se activan con el movimiento y que me obligan a mear con la luz apagada o haciendo movimientos compulsivos para que reconozcan que estoy viva y no soy una simple máquina. Sucede lo mismo con infinidad de aparatos, como los botones del ascensor, algún día llaman a la policía por atacar al panel (además de con insultos) físicamente. 



El caso es que es con las máquinas en general, porque las de café pasan olímpicamente de mí, o bien me dan un vaso vacío o echan el líquido sin el recipiente. Más de una vez me he sentido tentada de ir con un tazón de cerámica personalizado. Es como si fuera mi vida sin mí, estoy allí, pero esas máquinas no me reconocen.

dijous, 11 de desembre de 2014

Espíritu navideño

Hace unos días que creo que el espíritu navideño se ha adueñado de la gente, y no me refiero a lo de comprar compulsivamente, para nada. Ya he visto diversas noticias en las que alguien ha encontrado algo y lo ha devuelto, y no cualquier cosa, que hay uno que se encontró una cartera llena de dinero y la llevó a la policía (os dejo el enlace por si no me creéis).


En este caso en concreto me molesta un poco que el titular sea "Un inmigrante entrega a la policía 3000 euros...", pero después de mucho pensar, creo que ese dato es importantísimo, el hecho de que sea inmigrante, porque un español fijo que se lo hubiera metido en el bolsillo y a volar, eso es lo que ha sorprendido tanto al periodista, está claro.


Eso es como lo que le ha ocurrido a un chico en Inglaterra, le llegaron un montón de paquetes de Amazon, desde una tele hasta un Ipad, llamó a Amazon y los de atención al cliente le dijeron que debía de ser alguien que conocía y que se lo enviaba (pilló al lumbrera de turno), hasta que reconocieron que era un error suyo y decidieron que se lo quedara todo. Por favor, Papá Noel, yo también quiero que esos señores se equivoquen y que lo dejen todo en mi casa.

dimecres, 10 de desembre de 2014

Escorts y sexo social

Acabo de leer un estudio interesantísimo sobre el sexo de pago en Barcelona y Madrid. ¿Cómo he llegado hasta él? Ya me conocéis, cualquier lectura amena y de sobremesa me parece bien. En él cuenta que el 9% de escorts factura unos 10000 euros al mes, pues venga, que repartan, como los futbolistas, un tanto por ciento a bienes sociales, porque esas cantidades me parecen censurables, no su profesión. El caso es que me pregunto cómo pueden facturar tanto, me ha picado la curiosidad, en la misma página tienen un muestrario de escorts y a mí tendría que sobrarme mucho el dinero para pagar ese pastizal por sexo con desconocidos, tendría que incluir que luego me hagan la colada, una limpieza de piso (sobre todo el wc y los cristales), hacerme la compra (que pagarían ellos) y cosas varias que ya se me ocurrirían (lo de menos, el sexo, deben de hacer piruetas y malabares, digo yo).



Bueno, lo que me ha parecido más curioso es que el grosor de trabajo sea los lunes después del trabajo. ¿Por qué será? Todos sabemos que los lunes son un asco, pero dónde quedó lo de sábado sabadete... Eso merece un estudio paralelo.



A mí me parece bien la profesión, después de todo, debe de ser muy necesaria, es uno de los trabajos más antiguos del mundo. De hecho, vi una película interesantísima hace un tiempo, The Sessions: el protagonista es un hombre con una discapacidad, creo recordar que poliomielitis. Es virgen y se pone en contacto con una trabajadora del sexo (en realidad es toda una terapeuta) especializada en estos casos, es una película muy recomendable y de una sensibilidad brutal. A mi parecer, nada que ver con la oferta de esta gente de Erosguia (os dejo el enlace para que podáis opinar, abstenerse críos sin el consentimiento de los padres). La entrada de hoy me ha quedado algo porno, todo sea por defender mi tesis de sexo social.

dimarts, 9 de desembre de 2014

Análisis

Si hay algo que me pone de los nervios es hacerme analíticas. No es por miedo a las agujas ni nada parecido. ¡La de veces que se me ha olvidado que tenía que guardar la primera orina del día! Suelo ponerme baches en el camino para recordarlo y el botecito en la taza del váter (es que a esas horas no soy persona). Y luego, orinar dentro del bote no es nada fácil, mi coordinación es tremendamente lenta y la puntería escasea.


Una vez superada esta primera traba, viene el análisis de sangre. Ya ha habido varias veces que he comido y después me doy cuenta del delito, o sea, que mis análisis son de todo menos fiables. Eso sí, yo me callo, porque suelo darme cuenta cuando ya estoy en la consulta y solo pensar en volver a repetir el proceso...


En resumen, para mí todo el proceso de analíticas es traumático. ¿Por qué no inventan un sistema en el que no te avergüences por llevar tu orina al médico? No sabes si envolverlo en papel de plata, una servilleta, bolsas de plástico... Ni que fuera delito, pero te sientes como la persona más horrible por mostrar tu orina al resto del mundo. 

dilluns, 8 de desembre de 2014

Lo imposible

De más jovencita (habló la viejita) mi asignatura más odiada, sin duda, era gimnasia. Es que nunca he entendido esa obsesión por correr sin ningún motivo dando vueltas o tener que colgarme de una portería para demostrar la fuerza de mis brazos (que no hay, que nunca la habrá ni la hubo).



Es que siempre he pensado que hay profesores de gimnasia a los que se les va un poco la olla, hay que tener en cuenta la evolución y las ganas que le pone una, porque el cuerpo es el que es. Lo que más odiaba era el potro, me parece humanamente imposible espatarrarse allí arriba (aunque en este caso creo que es mi mente la que lo hace imposible).



Eso sí, a correr porque se me escapa el autobús no me gana nadie, y eso es el mejor deporte diario del mundo, creo que ya debo de llevar como los 200 metros lisos. La dietista no opina lo mismo, pero es que ella va en coche, no es capaz de entender los sprints que me pego.

diumenge, 7 de desembre de 2014

Dar en el clavo

Creo que estoy algo vieja para los estudios, últimamente no doy una en el clavo y ciento en la herradura. Me está matando tanto examen tipo test, que me lía todavía más. Pero no estoy preocupada, después de todo, lo mío es por gusto y estoy aprendiendo mucho, que es lo importante.


Esta expresión, bastante evidente y que no merece explicación en cuanto a su significado, tiene su origen en un antiguo juego en el que se lanzaban anillas o herraduras, desde cierta distancia, y se tenían que colar en un gran clavo clavado en el suelo. De ahí lo de dar en el clavo.


En realidad, me gusta más la versión larga, porque seguro que si yo tuviera que clavar una herradura (algo que siempre me ha hecho cosa por el caballo, por mucho que digan que no le duele) sería incapaz de acertar, fijo que le doy a la herradura antes que al agujero, pero yo soy patosilla.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...