dissabte, 31 de gener de 2015

Prometo que un día lo haré

Tengo grandes ideas, son maravillosas y cuando las cuento se me llena la boca. La realidad es que empiezo mil millones de proyectos y los voy dejando en cajas, como si esperara que un día las abriera y me lo encontrara terminado: unos patucos, amigurumis, bolsos, cestos y así... hasta el infinito.


Culpo a la falta de tiempo, pero creo que es la falta de espera, si pudiera terminarlo en un día... después, cuando tengo otras responsabilidades, me acuerdo y lo terminaría de inmediato, pero claro, hay que estudiar, leer, querer al roncador...


Sin ir más lejos, hoy que estoy histérica preparando el examen del lunes habría terminado mínimo 7 de esos proyectos, incluso habría construido una casa, si mucho me apuras, cualquier cosa menos estudiar. Si ya sé yo que soy dispersita.

divendres, 30 de gener de 2015

El viernes previo al drama

Por fin es viernes y parece que empieza bien, nunca pensé que me daría tanto palo que llegara el fin de semana, ¿será porque tengo un examen el lunes? No sé yo cómo va a ir, pero ganas y tiempo le estoy poniendo muchísimo, a pesar de que el tema es poco agradable: solo con deciros que tengo que utilizar la calculadora científica, que compré hace un par de meses y que todavía estoy aprendiendo a usar (definitivamente, lo mío no son las cuentas).


Ayer fue prácticamente un día perdido, al levantarnos no teníamos luz (a pesar de que pagamos estoicamente) y no volvió hasta el mediodía. Lo que peor llevé fue la falta de calefacción y la ducha con agua fría. Para mí fue el día más frío de todo el año... me recordó cuando nos mudamos, que tardaron meses en darnos de alta el gas y calentaba el agua en el microondas, aunque esta vez ni eso. Un poco más y me convierto en la de Frozen.


Realmente, es increíble lo que llegamos a depender de estos servicios, por eso pueden cobrarnos los precios desorbitados que cobran, que encima nos pusieron un montón de pegas porque decían que era culpa nuestra: sí, sí, avería en la zona al cabo de 2 horas. Mejor me olvido de ello y disfruto de una buena ducha con agua caliente.

dijous, 29 de gener de 2015

Carnaval

No sé cuánto queda porque soy megafeliz y no tengo ni idea de en qué día cae, pero tengo que ir pensando ya en el disfraz de Carnaval, que luego me pilla el tren y no tengo nada preparado. Este año la temática es el mar, así que había pensado en lo más sencillo: ir de pirata.



A ver, lo de sirenita me mola, pero me ha podido pensar en el frío y en la rúa, cualquiera se pasea al ritmo de la música con una larga cola de sirena. De barco también era una opción, pero me da pereza, es muy laborioso.



Después de mucho cavilar el ganador sigue siendo ir de pirata. Ahora que me he puesto a ello, de todos modos, me quedo en pañuelo en la cabeza, parche en el ojo y loro en el hombro (voy a acabar loca entre una cosa y la otra)y, por supuesto, el garfio; pero el resto del cuerpo está en blanco, ¿se os ocurre alguna idea barata, rápida y que requiera poco esfuerzo?

dimecres, 28 de gener de 2015

Sale el sol

Me gusta desayunar mientras se despierta el mundo, me tranquiliza. Me despierto antes que nadie y tomo el café en el patio, junto a los pajaritos, que me dejan mi rinconcito mientras pían alegremente, a la espera de la salida del sol o de que les eche unas migajas. 



Nunca veo salir el sol, suele pillarme de camino al trabajo, es algo que me gustaría, tiene que ser bonito: hay una señora que cada mañana saluda al sol en la playa, hace una especie de ritual o baila, probablemente algo místico y espiritual, no lo sé. De camino al trabajo, desde el tren, me parece una imagen preciosa y llena de espiritualidad (igual es una loca o simplemente pasea al perro, ya sabéis cómo trabaja mi imaginación).



Bueno, en realidad, me quejo de no ver las salidas del sol, pero es lo que más deseo en el mundo, dormir hasta que haya salido y ya sea mediodía, lástima que mi ritmo circadiano tenga muy claro el momento de vigilia y sueño, no me deja tranquila ni en fin de semana. 

dimarts, 27 de gener de 2015

Mani cam

Ahora les ha dado a las actrices famosas por reivindicarse y no enseñar la manicura: la mani cam lo llaman (qué poco original). Si a mí me parece muy bien, en realidad me importaban poco sus uñas, su vestuario, el peinado, por mí como si no salen de casa, porque entiendo que lo que debemos valorar es su trabajo. 


De todos modos, lo de reivindicarse, pues se hace por cosas importantes, porque en realidad viven justamente de sus poses, peinados y vestuario, además de como actrices, que la que más está anunciando un perfume o ha sacado una línea de cosmética, tampoco que no me sean hipócritas. Que el resto de mortales vamos cada día a trabajar y a mí me haría mucha ilusión que alguien me aplaudiera después de cada función (o sea, de cada jornada), pero no.


Si no quieren pasar por el aro, a mí, personalmente, me parecería mejor que no se pasearan por la alfombra roja con sus mejores galas y que donaran lo que se han ahorrado en el vestidito a alguna ONG. En el fondo, lo que más les gusta es que los miren a estos actores, en general, hombres y mujeres, y que se hable de ellos. A mi parecer, como si se ponen una redecilla en el pelo y uñas postizas, que mi día a día no se va a ver afectado, lo importante es que sigan haciéndome soñar en el cine.

dilluns, 26 de gener de 2015

I wish

I wish... así empieza el musical Into the woods y llevo unos días tarareándola, en parte porque yo también tengo un gran deseo (o varios) y en parte porque me encantó, y uso este verbo a conciencia, porque es un precioso cuento que me encandiló, a pesar de ser un compendio de las historias de siempre: Caperucita y el lobo; la Cenicienta; Jack y las habichuelas mágicas y Rapunzel.


He visto en las críticas que la segunda parte de la película es más floja, a mí me gustó todavía más, porque la primera termina con el típico final feliz de cuento, la segunda es mucho más real. Eso sí, duró dos horas, así que entiendo que tal vez la crítica era más porque es difícil mantener tanto tiempo la tensión escénica. La recomiendo totalmente. Mi escena favorita, buenísima, el duelo satírico entre los dos príncipes, titulado: agonía.


I wish... hay que tener mucho cuidado con lo que se desea... la historia esta plagada de moralina y de las consecuencias de tus actos. No la recomendaría para niños, pero en el cine había unos cuanto y no oí lloros ni quejas.. En todo caso, nosotros salimos cantando, sonriendo y, de nuevo, encantados.


Los actores, magníficos; Meryl Streep, estupenda: esta mujer puede hacer todo lo que se proponga. Creo que incluso añadieron una canción especialmente escrita para ella, no me sorprende, lo clava.

divendres, 23 de gener de 2015

Enfermeros

Tuve que ir al médico recientemente y me fijé en algo sospechoso, en mi centro de atención primaria solamente hay doctoras y los hombres son enfermeros. No tendría que sorprenderme, pero no es lo más habitual, o tal vez no lo era hace unos años. 



El caso es que mi sueño de vivir en una serie de médicos guapos sigue sin cumplirse, ya sea por falta de ellos o porque los enfermeros son bien feos, o como mínimo, raritos. Y cuando digo raritos, es que lo son mucho: el que no tiene un tic tiene un descosido. Eso sí, diligentes y eficientes que, en el fondo, es lo que esperamos de un buen enfermero.


De pequeña era muy feminista (o sea, cuando tenía 8 años soltaba cada frase que los dejaba a todos muertos) y deseaba que hubiera mujeres en todos los estamentos (que en mi caso eran muy limitados, a esa edad todo queda en cole, médico y tienda de chucherías). Mi yo del pasado estaría muy contenta con el reparto que hay en mi centro médico.

dijous, 22 de gener de 2015

Hiperactiva

Aparentemente, soy una persona muy hiperactiva, en realidad, soy dispersa e inconstante; aunque navegando por la red, me doy cuenta de que somos unos cuántos. Sin ir más lejos, a mí me tiene intrigada lo que ocurre en el lavavajillas cuando cierro la puerta (como si salieran todo de duendecillos cuando lo hago, en todo caso, gracias por lavar tan bien), bueno, pues parece que no soy la única, porque he encontrado un estudio de no sé qué universidad (lo he olvidado) en la que han investigado cuál es la colocación ideal de los cacharros, y ya os lo digo antes de que preguntéis: lo más guarro al centro.

 
Ya sé que está en italiano, pero todo queda claro con las imágenes, además de la manzana (puede ser pera u otra) le mete azúcar y canela. Os recomiendo ver todos los vídeos, tiene recetas buenísimas. Vicia mucho.

Yo, desde que descubrí que se puede cocinar dentro del lavavajillas que ya es el sumum de aprovechar el tiempo (que hay un libro y todo). De todos modos, lo que os decía, hay gente peor que yo, que busca las mil y una para ahorrar tiempo y agua. Si ya lo dijo Bill Gates, que él prefería contratar a vagos porque esas personas siempre encontraban la forma de hacer lo mismo en menos tiempo y más fácil (eso sí que es un gurú del progreso), para aprovechar el resto en tonterías, claro. 



"I will always choose a lazy person to do a difficult job because a lazy person will find an easy way to do it".

Así pues, más que como hiperactiva, me defino como perezosa, porque pierdo el tiempo tanto como lo aprovecho. A ver, que si hay que trabajar, se trabaja, pero mejor no estresarse.

dimecres, 21 de gener de 2015

El grano

A la gente, según he visto y observado a lo largo de mi breve historia vital, le preocupa sumamente esto de tener granos. En mi caso, pasé del acné juvenil a la rosácea, así que suele importarme poco un grano más o menos, ¿qué va a hacer la gente? ¿Señalarme con el dedo? De todos modos, como soy así de rarita, por fin me he topado con una vez que sí que me ha dejado anulada la aparición de un grano.

Eso sí, no cualquier grano ni en cualquier parte, que podría haberme salido en toda la frente o en la nariz, no me habría importado, pero ha salido en las partes bajas. Sí, me da cierto pudor contarlo, aunque mis andares de cowboy trasnochado me delatan, casi prefiero más sincerarme ante la mirada atónita y a la imaginación de los demás que me observan.


¿Qué pensará la gente al verme en semejante postura? Igual si bailo... A mí me da la risa cada vez que lo cuento, si hasta en urgencias me descojoné: mire, es que tengo un grano, ahí, ¿sabe usted? Y la cara que puso la enfermera al verlo, de sádica revienta granos, pude ver su expresión de orgullo al darme el antibiótico. Al menos, una de las dos salió contenta de la consulta, mirémoslo por el lado bueno.

dimarts, 20 de gener de 2015

Femme fatale

Una femme fatale viene a ser una mujer por la que bebe los vientos la gente que la observa, no es una cuestión de ser guapa, es más una forma de ser. ¿No os ha pasado nunca esto de no poder quitar la vista de alguien? Pues a mí sí, y no eran personas especialmente atractivas por nada especial: es el tono de voz, un movimiento...


Pues eso es lo que siempre he querido ser desde pequeñita, pero me quedo en femme (o fatal, porque patosa sí que soy)... y una vez un viejo (no encuentro otro apelativo, porque pretende ser despectivo) me preguntó si era chico o chica (¡mamarracho!).


Luego están esas bellezas que suman femme fatale y bellezón, como Monica Belucci, que a sus 50 años sigue cautivando mi mirada. ¿Sabéis que va a ser la nueva chica Bond (bueno, la nueva madurita Bond)? Me parece una elección y una apuesta arriesgadas para una película a la que no le queda mucho más que ofrecer, ¿cuántas llevan ya? Pero la gente sigue yendo a verla, a pesar de que suele estar falta de argumento y me parece tremendamente sexista, y lo digo yo, que las he visto todas... algo debe de tener, como Torrente (a mi parecer del palo, pero en la versión española son más feos, había que decirlo).

dilluns, 19 de gener de 2015

Medicina

Hoy en día, a pesar de la notaza que piden para entrar en medicina, estoy convencida de que con tanta serie de médicos no les hace falta ni hacer propaganda, que deben de tener cola y todo. A ver, incluso a mí me apetece jugar a médicos en los pasillos y tener de compañeros a semejantes buenorros. Igual tendrían que poner un mensaje al final de cada capítulo, como hacen con otros temas, en el que diga algo así: lamentamos comunicarles que los personajes de esta serie son totalmente ficticios y cualquier parecido con al realidad es pura coincidencia.



Es más, a título personal, si alguien se encuentra con un médico de tales características de Adonis, puede llamar al 555 y 6 números más, que eso hay que compartirlo y me voy directa a ese ambulatorio u hospital. Una vez tuve a un médico guapote, no era muy bueno en su profesión, pero al menos me alegraba la vista.


Estas series han hecho mucho daño, no puedo evitar esperar que cuando voy al médico, en el ascensor, los enfermeros discutan sobre amoríos o cotilleen sobre el personal.

diumenge, 18 de gener de 2015

Cosas del querer y del café

Mi padre siempre dice que mi madre le hacía tilín, pero nada del otro mundo, hasta que un día lo llevó a conocer a mis abuelos. Cuenta la leyenda paterna que la suegra, o sea, mi abuela materna, le dio un brevaje llamado café, que debía de estar envenenado, porque la poción lo enamoró locamente de mi madre, hasta el día de hoy.

Mi madre cuenta que todo el grupo de amigos con el que ella iba hablaban siempre de mi padre. Ella no lo conocía porque llegó a Barcelona mientras él hacía la mili, que por aquél entonces duraba dos años (y las batallitas toda una vida). Siempre ha dicho que sentía que ya lo conocía y que mandaba cartas al grupo, con fotos, que era tan guapo y tan moreno.


A ver, mi padre no es feo, es difícil de mirar, tiene un ángulo complicado. Además, mi blanco nuclear viene de su tono de piel más bien amarillento. Así que según mi madre, le dieron gato por liebre. Después de dos años en la marina, el hombre venía cuadrado (de tanto mareo en el barco, está claro) y morenísimo del sol marítimo. Total, que uno por el otro, ahí están, siguen juntos y, por mucho que digan, a mí no me la dan con queso.

dissabte, 17 de gener de 2015

533

Hoy tengo al roncador de examen, nos vamos turnando e intercalando, es muy gracioso. Aunque él es chico de A, siempre saca unas notazas que lo hacen un tanto repelente (suerte que es guapote). Desde que lo conozco solo ha suspendido un examen, y ya van no sé cuántos años, fue hace relativamente poco.



Sus exámenes son números, en concreto era el 533 (estos que se dedican a temas de informática hacen cosas muy raras), con lo bonitos que son los nombres de mis asignaturas, no hay color, entre biología del comportamiento y 533... El caso es que ayer recibió un mail, repasaron todos los exámenes (¿En serio?¿Eso pasa de verdad?) y le decían que se habían equivocado. Ya te digo yo que si uno de mis profes se equivoca escurre el bulto y se hace el despistado (que muy artísticos en los nombres, y luego son de lo que no hay) , pero estos no, que son muy formalitos.



Qué contento se puso mi roncador con la gran noticia. A ver qué tal le habrá ido hoy, él dice que no, pero estaba algo nerviosote, que además de ronquidos ha soltado alguna patadita por la noche. Esta vez era de inglés, me tiene con la pronunciación... he soñado que vivía en Londres y tenía que comprar garbanzos (menudo problemón, no recordaba el nombre).

divendres, 16 de gener de 2015

Las vacaciones de los estudiantes

Bueno, tal como pudisteis interpretar ayer, después de las fiestas volví al trabajo, por fortuna, todavía no hemos empezado en la universidad, básicamente porque estamos con los últimos exámenes y me quedan apenas 15 días para el próximo. Por supuesto, en vacaciones no tuve tiempo ni siquiera de ver mis apuntes.


Parece que sea masoca, no voy suficientemente cansada, que decidí volver a estudiar. Reitero el placer que siento con cada aprendizaje, pero esto de meter tantos datos en mi cabecita ya no es lo que era (bueno, tampoco antes se me daba muy bien esto de empollar). Lo cierto es que si mi trabajo me lo permitiera administraría los días de vacaciones en función del estudio, porque ahora llego a casa destrozada y sin ganas de encerrarme a estudiar. Hay quien se va al bar, otros juegan a la petanca o a cartas, a mí me da por ir a clase.


Igual que hay gente que tiene derecho a faltar al trabajo para otras cosas, deberíamos tener 48 horas por examen, ya sé que acabaríamos con la economía del país, aunque los resultados (como mínimo, en mi caso) serían espectaculares. O, ya puestos a proponer, un grupo de ayuda al estudiante de edad avanzada que, por lo que veo, cada vez somos más. En resumen, 15 días y seré libre... hasta el próximo, claro está.

dijous, 15 de gener de 2015

Ya no es Navidad

A todos aquellos que hemos sobrevivido a las fiestas navideñas, aunque sea con un quilito de más, y que no hemos trucado la báscula para satisfacer nuestro ego; por todos los que nos hemos gastado la paga en regalos, aunque sean pocos, y no sabemos cómo llegaremos a fin de mes.


Para todos aquellos que han soportado estoicamente a la familia y los entrantes pesantes; no les han regalado lo que querían o bien acabaron hartos de tocar la zambomba...


Quedan 11 semanas para las vacaciones, Semana Santa está a la vuelta de la esquina, ánimo, porque a mí ya no me quedan fuerzas y acabamos de empezar. En resumen, la Navidad me deja exhausta.

dimarts, 13 de gener de 2015

En blanco y negro

No me gustan nada las fotografías, no sé el motivo, pero el roncador comparte esta manía, así que después de 9 meses de casados todavía no hemos mirado las fotos de la boda ni las hemos organizado en el álbum, ahí están, en el CD, a la espera de que nos apetezca. El caso es que pensé que igual es porque no salimos muy guapos, porque sé que no a todo el mundo le pasa, pero yo pierdo en foto y gano al natural (¡en serio!).


Hay gente que tiene muy buena mano para fotografiar (por favor, llamadme y hacedme una foto, siempre quedo mal). Lo cierto es que el otro día un amigo publicó una fotografía en Internet en la que estaba en blanco y negro y pensé (ay, mira qué bien le sienta el b/n). Pues a mí me pasa con el sepia, lástima que la realidad no se pueda manipular ni meter filtros o no podría salir a la calle (¡menos lobos, caperucita!).


Bueno, que el material es el que es, por fortuna, tengo una gran personalidad que lo mejora todo (y un ego enorme). A ver si sacamos tiempo y algún día, cuando seamos viejetes, podremos ver nuestras fotografías, aunque esto haya quedado muy idílico, porque en realidad, cada vez que miro fotos acabo pensando que era muy mona y que tenía cuerpazo, así que no quiero ni pensar que me pasará por la cabecita siendo mayor y decrépita (aunque seguiré enamorada del roncador, está claro).

dilluns, 12 de gener de 2015

El amor es así

Creo que nunca os he explicado cómo conocí al roncador (aunque entonces no sabía ni tenía manera de saber que roncaría). Es una historia clásica, a pesar de que ahora lo tradicional es conocer a tu pareja en Internet: éramos compañeros de clase en la universidad.


Él era el único alumno de toda la clase, o sea, que el resto éramos mujeres (curioso, teniendo en cuenta que la mayoría de profesores eran hombres) y yo siempre he tenido muchas dificultades para recordar los nombres de la gente, así que le llamaba Chico (sé que es una total despersonalización, pero a veces no doy para más); por ende, él me llamaba Chica, a pesar de que lo mío tenía más lógica, claro. Así seguimos hasta mucho tiempo después de empezar a salir, somos animales de costumbres.


Éramos muy buenos amigos y no nos dimos cuenta de que nos gustábamos hasta que pasó, para sorpresa de ambos. Ahora, nos llamamos como nos apetece, pero sobre todo Amor.

dissabte, 10 de gener de 2015

Magia o tecnología

Cuando era pequeña el mundo de los ordenadores no tenía nada que ver con lo que conocemos hoy en día, todo eran directorios y, sobre todo, lo que más recuerdo, era la lentitud con la que iba todo. Hace un tiempo, una compañera con la que trabajaba me vio ofuscada porque me había equivocado con una cosa en un documento y tenía que corregirlo, me miró indignada y me dijo: pues imagínate cuando íbamos con hojas de calco y cuando te equivocabas en una simple letra tenías que repetir el documento entero. Ahora, todo son ventanitas en la pantalla, pero si incluso nos hablan los aparatos... que el otro día Facebook me dijo que estaba confundido, me emocioné y todo.

Lo recorté. Traduzco: "el servidor se ha confundido (aunque también podría ser se ha equivocado") 
con tu petición y no sabe cómo continuar". Si es que encima me pedía ayuda, me dio mucha penita.

Recuerdo a menudo sus palabras, porque estamos muy acostumbrados a la velocidad y olvidamos que no hace mucho toda esta tecnología dependiente de la que nos hemos rodeado no existía. Cuando llegabas tarde a casa tenías que buscar una cabina (ahora no encuentras una ni por casualidad) y estabas pendiente del teléfono de casa por si te llamaba el chico que te gustaba, incluso descolgabas para ver si había línea... ahora, simplemente miras las aspas de WhatsApp. Se ha perdido un poco la magia y nos hemos vuelto un tanto más cotillas.


Pensad en ello la próxima vez que tarde en cargar una página o una peli, a mí me relaja.

divendres, 9 de gener de 2015

Nada de cenar, el paintball une más

A mí no me gusta nada hacer deporte, soy de esas a las que el profesor de gimnasia las colgaba de la portería para que hicieran flexiones de brazos y ahí me quedaba hasta que alguien me bajara, en la misma posición, a riesgo de romperme algo. Hay cosas que no comprendo, como lo de ir a correr, ¡¿para ir a dónde?!


Pues bien, como entiendo que el deporte es sano y bueno para el cuerpo, a pesar de que urgencias de traumatología siempre está lleno de gente, y me noto cargadilla y con ganas de quemar adrenalina. Creo que mi mejor solución va a ser ir de paintball: tiene dos cosas que me gustan, ensuciarme y hacer el ganso (sí, ya sé que es estrategia, pero yo voy a gansear).


Cosas que no hay que hacer nunca con una pistola

Me apetece hacer algo con la gente que me ha acompañado y con la que he vivido más cosas este año, ya sé que lo tradicional es una cena de empresa o entre amigos (en mi caso ambas cosas van muy ligadas, esclava del trabajo), pero es lo que tiene el cambio de año, que te replanteas cosas y costumbres, así que todos a liarla y a ensuciarnos de pintura, quién sabe, igual ganamos (o nos vengamos de alguien, ahí lo dejo).

dijous, 8 de gener de 2015

Placeres económicos

Soy de vicios raros y baratos (a ver qué os pasa por la cabeza): uno de mis regalos de Reyes vino envuelto en papel de burbujas y estuve un buen rato disfrutando de hacer explotar cada una de las burbujas, es un placer que no se paga con dinero.


Es de esos placeres cotidianos que no cuestan dinero, pero te hacen sentir que el tiempo no es importante y que los problemas se van... no sé para qué la gente paga a los psicólogos, si con un par de metros de papel de burbujas se arregla el mundo. ¡Venga ya! Ahora voy y tiro piedras en mi tejado, que en un futuro (muy lejano) acabaré siendo psicóloga, a ver si pierdo clientes antes de hora. Aunque con tanto loco suelto...


Bueno, en realidad, cuando termine el grado seré tan vieja que igual ni ejerzo, a eso se le llama el placer de aprender, pero con exámenes y un montón de estrés.

dimecres, 7 de gener de 2015

Cuidado con las rebajas

Después del despilfarro económico y gastronómico de las fechas navideñas, otra vez a la realidad. ¡Estamos de rebajas! Lo cierto es que no voy a pasarme, tengo un presupuesto e intenciones claras en relación a las rebajas, lo que pasa es que me cuesta un poquito cumplir con ambos, no tengo palabra. A pesar de ello, espero ser fuerte y aguantar, como mínimo, hasta el mediodía (a quién quiero engañar, si ayer ya miré los descuentos online, así me ahorro pegarme con alguna otra loca de las rebajas, como el Legolas).

¡A mí no se me cuela nadie en las Rebajas, que nadie se mete con un elfo!

Suerte que los Reyes Magos se portaron bien conmigo y cayeron un par de vales para las rebajas, estos señores magos piensan en todo. Aunque ya os lo he dicho otras veces, a mí no me gusta criticar, pero ayer estuve cotilleando en Facebook (que para eso está) y había gente que había puesto fotos de árboles repletos de regalos y el mío... A ver, tengo dos teorías, o esos tres viejetes me han cogido manía o la gente envuelve cosas que tienen por casa para aparentar que tienen más regalos (creo que debe de ser esto último, porque los Reyes Magos suelen ser muy legales).



Bueno, ya os contaré, espero no enloquecer. Lo que tengo claro es que no puedo comprar ni un solo par de zapatos más o el roncador me echa de casa. Y el caso es que tiene razón, luego acabo llevando el mismo par durante todo el invierno y si vierais mi armario me llamaríais Imelda Marcos.

dimarts, 6 de gener de 2015

Il tempo non torna più

Buenos días a todos, esta noche han pasado los Reyes y ahora todos están desenvolviendo sus regalos, así que hoy no voy a enrollarme (ni que lo hiciera nunca). 


 
Esta semana nos ha dejado uno de mis favoritos, me trae grandes recuerdos y toda una época de mi vida, así que me apetecía que nos acompañara en este día tan feliz. Hasta siempre, Pino Daniele.

dilluns, 5 de gener de 2015

Y se acabó la luna de miel

Parece que se ha acabado la luna de miel, que ya duraba mucho. Esta mañana, mi marido me ha dicho que se me ha quemado el café. Después de 9 meses casados, por fin, me he caído de su pedestal, a sus ojos, ya no soy la mujer perfecta. ¡¿Cómo se atreve?! En todo caso, a mí no se me ha quemado nada, será a la Nespresso, aunque no sé cómo puede haber ocurrido, habrá habido una subida de tensión o algo parecido. Tenía que pasar, soy imperfecta y ya no lo hago todo súper bien. No sé si podré superarlo. Pues a partir de ahora que se lo haga él el café, que para una cosa que hago en la cocina, va y me critica. 



Aunque tengo que disculparlo, creo que está nerviosote porque ambos tenemos que entregar trabajos y presentarnos a examen. De todos modos, os voy a confesar una rareza del roncador, le gusta hacer exámenes, el tío se crece y se lo toma como un reto, cuando una servidora, a la que se acerca la fecha, se pasa un buen rato en el baño, sí, me cago de miedo (literal).



A mí me parece algo masoca, si le dejara, se presentaría por mí a los exámenes. A veces me planteo si se darían cuenta, porque mucho poner el DNI en todas partes, pero comprobar datos, ni de coña.

diumenge, 4 de gener de 2015

¡Esparta! y frases célebres

A mí no es que me guste especialmente discutir, pero se me da tremendamente bien. A pesar de ello, hay veces en las que no me apetece y, además, sé que no merece la pena, así que echo mano del magnífico refranero español y les suelto alguna frasecilla. No fallan.


A mal hablador, discreto oidor es una de mis favoritas, porque en pocas palabras le dices al otro que no le vas a escuchar. A mí estas frases con historia me encandilan, y esta en concreto se remonta a la batalla de Salamina, a una conversación entre un ateniense y un espartano (mira que llevamos un tiempecito con pelis de espartanos, ahora me doy cuenta).


Y la más socorrida y conocida, a palabras necias, oídos sordos, que viene a decir lo mismo. En este caso, porque se cuenta que la dijo Aristóteles: un hombre que hablaba mucho acabó por disculparse con él porque reconoció que se hacía pesado, pero el filósofo lo dejo sin habla cuando le respondió que no tenía que pedirle perdón, porque él estaba pensando en otras cosas, no le había prestado atención y no había entendido nada de lo que le había dicho. ¡Hala con Aristóteles, él a lo suyo!

dissabte, 3 de gener de 2015

1942

Acabo de leer que los nacidos antes de 1942 tienen menos riesgos de ser obesos, la mayoría son octogenarios o están muertos, pero lo de la gordura es algo importantísimo. Se trata de un estudio que alega que después de la II Guerra Mundial hubo un cambio debido al entorno. Después de pasar penurias, los supervivientes, los neonatos, resulta que tenían claro que tenían que guardar, como los osos antes de hibernar, y por eso hay más tendencia a la obesidad después de esos años.


Es un resumen a mi manera, claro está, ellos usan palabras más grandilocuentes y científicas, al fin y al cabo, lo mismo. Según esta teoría, después de tantos años de bonanza, el cuerpo ya tendría que haberse acostumbrado y otra vez a regularse, ¿no? Igual es culpa de las dietistas, pero yo no quiero señalar a nadie, con tanto régimen y chorrada hervida, además de platos aburridos... la tía, siempre me suelta lo de come verde, ¡pues los aguacates son verdes y no me deja comerlos!


Y os cuento todo esto en plenas fiestas navideñas, que estamos hartos de comer y, a pesar de ello, seguimos engulliendo. Le voy a pasar este estudio "científico" a mi antigua vecina, está a punto de hacer 90 años y está preocupada porque está poniendo barriga y culo... y a mí que a esa edad creo que me va a importar un pito todo (bueno, igual que a ella, porque me lo dijo mientras se comía unos churros).

divendres, 2 de gener de 2015

Motivaciones médicas

La semana pasada fui al médico y volvieron a decirme lo que llevo oyendo desde que tengo uso de razón: esto, con un embarazo, se soluciona. Ya lo veo claro, las mujeres no se quedan embarazadas por el deseo de un vástago, por la preservación de la especie o por el deseo de ser madres, estamos equivocados, es porque la medicina no tiene solución a nada y solamente nos queda parir.



No me lo creo, habrá alguna otra cosa que hacer con mi cuerpo, porque a mi edad estoy empezando a plantearme muchas cosas, como el debate entre reproducirme o morir, es evidente, es la solución a mis problemas... después, los años de paternidad y de sufrimiento por la educación y supervivencia a los hijos. No sé yo si compensa. No me juzguéis, el roncador es el que tiene sentimiento maternal, se veía venir.

El caso es que con tanta serie de médico y enfermera correteando por los pasillos del hospital, cotilleando y teniendo líos amorosos a mí cada vez me apetece menos ir a que me visiten, parece que si no tienes Lupus (descartadísimo) no eres nadie. Eso sí, los médicos están que te mueres de buenorros (no cuela).
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...