divendres, 31 de juliol de 2015

Sin aire no se puede vivir

Yo deseando que se nublara el cielo, que pareciera el fin del mundo, que la oscuridad reinara en todas partes (estoy entre apocalipsis y El señor de los anillos)... y no por incordiar a los que están disfrutando de la playa, qué va, es que no puedo más con este calor.


El señor que pone los aires acondicionados tiene una lista de espera que ni la Seguridad Social, así que sigo con el antiguo método de dejar ventanas y patio bien abiertos, aunque no sirva de mucho. Hoy me he reído yo solita porque he encontrado un par de abanicos y la he liado estilo Locomia, creo que he pasado más calor que nada, pero me he echado unas risas muy buenas.


En la farmacia de la esquina tienen el aire a tope y últimamente les hago más visitas que nunca, algo que me ha ido muy bien porque con la deseada llegada de las nubes también ha llegado la migraña previa a la tormenta (aunque sospecho que nada de agua, será eléctrica y poco más), así que tengo un arsenal de paracetamol en mi despensa.

dijous, 30 de juliol de 2015

Crítica de cine

No soy muy de opinar sobre películas de cine porque en primer lugar, voy poco por los precios tan desorbitados que piden (es más barato el teatro, es muy fuerte); en segundo lugar, porque no soy muy dada a polémicas, aunque parezca todo lo contrario, y a cada uno nos gustan cosas diferentes. Dicho esto, al trapo:

Esta semana todo me recuerda a Lo que el viento se llevó, 
qué debe de estarme pasando.

Empiezo con Mad Max porque me sorprendió muy gratamente, al roncador le tocaron unas entradas y fui casi a rastras (porque esto de gratis me motiva un montón), recordaba perfectamente las primeras versiones y no quería repetir la experiencia. Pues mirad, será por el nivel bajo de expectativas o porque adoro a Charlize Theron, salí del cine con una sonrisa de oreja a oreja, todo un papelón y me mantuvo entretenida a pesar de ser larguita (no digo más u os lo estropeo). 

Animada, pero decepcionante.

Por otro lado, soy muy fan de las pelis de niños, me enganchan un montón, así que supongo que me pasó todo lo contrario, iba motivadísima y salí un poco enfadada. Con Del revés... utilizaría la frase hecha mucho ruido y pocas nueces, porque le va al dedillo (mucho merchandising y promos, poco más). Ni siquiera me pareció apta para todos los públicos porque los niños debieron de entender una cuarta parte y, encima, me aburrió soberanamente. Y, lo peor, tenía tan altas expectativas con los Minions que fue un total desastre, aunque mucho mejor que la anterior, me reí y disfruté de la película, aunque me supo a poco. Hasta aquí mi crítica cinéfila de hoy, auguro no volver a repetirla en tiempo, sobre todo porque tendré muchos detractores.

dimecres, 29 de juliol de 2015

Un helado

Hoy me he levantado con ganas de comerme el helado más grande que pudiera encontrar, incluso he estado mirando heladeras para hacérmelo yo misma (no por el placer de hacer algo con mis manos, por poner los ingredientes que más me apetecieran), pero como siempre me ha podido la pereza. Todavía no entiendo cómo me hago yo misma los panes, aunque la panificadora ayuda bastante, así que diría que los hace ella, ¿no?



Bueno, al grano, como me estoy poniendo yogurín (o sea, vuelve a entrarme mi antigua ropa), he decidido ponerle remedio, porque el siguiente paso eran patatas fritas y bradsburt (qué les pondrán, no sé qué es si el pan, la salsa, la salchicha, alguna droga adictiva, TODO).



Ante el presagio de inminente atracón, olvidándome de la dieta (la dietista dice que quiere verme en setiembre, ¿será un adiós?), he decidido pesarme y recordar cuánto sudor y lágrimas me ha costado el tipín (a veces me pongo muy Olivia de Havilland, estilo Lo que el viento se llevó u otras). Pues mira, ha funcionado, que podía haber sido efecto rebote, porque no hay nada que me deprima más que báscula y final de mes.

dimarts, 28 de juliol de 2015

Vuelta al ruedo

Por fin el neurocirujano ha dado el visto bueno para que pueda volver a hacer ejercicio físico, no es que lo estuviera deseando, es que mi culito se estaba olvidando del diminutivo y hacer dieta con tanta cortisona y sin poder hacer nada más que perrear... pues mira, ha sido agradable, pero ya era hora de volver al ruedo y ayudar un poco más a la dieta (que ha sido muy duro comer bien y no poder mover ni un dedo, bueno, un dedo sí que podía).


Y he vuelto a lo grande, pilates dos veces por semana. Mi sádica profesora me está poniendo al límite y tengo agujetas en partes de mi cuerpo que desconocía (que no se entere el roncador, me ha pedido que vaya despacio y yo quiero marcha). A ver si para septiembre me apunto a clases de defensa personal, que le tengo unas ganas al pushing (para mi querida Montse: empuje, achuchón, o sea, al cuerpo a cuerpo. Quédate con la imagen ilustrativa).


En realidad, ahora, como tengo tiempo libre, me pongo de emprendedora al máximo, me apetecen mil cosas, pero luego me voy a estresar y volveré al ejercicio activo, o sea, correr detrás del bus o del tren para no perderlo.

dissabte, 25 de juliol de 2015

Hidratarse

Con este calurón es importantísimo hidratarse muchísimo: me lo dice la dietista, mi madre y la tele (medio que no es muy de mi confianza, pero en estas cosas cumple). Incluso yo misma, tengo toda la casa llena de bebederos para las gatas y las persigo para que beban.



Entonces, ¿por qué nunca pienso en beber si me estoy derritiendo por este calor? A ver, que ayer cayeron cuatro gotas y me puse bajo la lluvia como una loca, ¡incluso las gatas!



Lo más gracioso es que nunca debo de tener sed porque se me olvidó comprar las garrafas y he estado a punto de beber del bebedero de las gatitas, que tiene un filtro para oxigenar el agua (sí, viven como reinas, pero si me descuido me las encuentro amorradas a la taza del váter porque a alguien se le olvida bajar la tapa). Que conste que me he contenido y he salido a buscar una botellita bien fresca para rehidratarme porque ya notaba que me estaba momificando un poco.

divendres, 24 de juliol de 2015

Se acabó lo que se daba

Antes, llegaba el viernes y tenía una alegría interna, un movimiento estilo salsa que me recorría entera. Ahora, estoy deseando llegar a casa y dejar mi huella en el sofá. ¿Dónde quedó la energía? Si es que empalmaba la noche y al día siguiente como una rosa; hoy en día salimos a tomar una copa y a las 11 estoy deseando irme a dormir... ¡si a las 12 empezaba la marcha!



Y ahí viene mi advertencia de hoy. No intentéis emular vuestra juventud (que sí, que está a la vuelta de la esquina, pero ya no está). La última vez que salí y volví algo tarde, tuve que coger la baja el lunes siguiente, no podía mover ni un solo músculo y tenía ganas de matar a todo el mundo. Lo peor, me siento vieja, ni me siento sexy bailando y ni siquiera sé cómo se baila.



Mi nueva rutina es vete a dormir prontito o luego no hay quien te levante.

dijous, 23 de juliol de 2015

Cambios

Notición: ¿Sabéis que Casillas se va del Real Madrid y se va a Porto? Pues yo también... Y ahora os hago un pequeño inciso, ¿hay que poner la O del Porto? porque yo vivo en un pueblo que también tiene artículo y lo meto en todas partes, aunque creo que soy la única.

Así empezó todo

Bueno, centrándome: en realidad no me voy al extranjero, no me hace falta irme tan lejos, y ojalá me pagaran tan bien como a Casillas. Cambio de trabajo después de las vacaciones y quería compartirlo con vosotros, igual que lo ha hecho la Carbonero (artículo puesto a conciencia), sobre todo porque no tenía muy claro qué escribir hoy en el blog y me ha servido de ejemplo (espero que no sirva de precedente).

Así de feliz estoy
Hace un tiempo que necesito un cambio, es más o menos lo mismo, pero mejor y más motivada, porque ya sé que trabajamos para vivir, pero si no te gusta lo que haces, mucha alegría a la vida no le vas a poner (experiencia propia). Ya os contaré, de momento, a disfrutar del verano y de playita.

dimecres, 22 de juliol de 2015

Dentista

No soporto que me pongan en espera, ya sea porque tengo una vocecita muy catalana que solo piensa en lo que me va a costar la llamada; otra, porque el que elige la música tendría que pedir hora al otorrino, algo pasa con sus oídos (por no hablar del sentido del ritmo).


Me pasa igual en la consulta del dentista, siempre tiene una emisora que repite canciones del año de la polca contínuamente. Con lo que me van a cobrar y el dolor que me van a infligir, cómo se atreven, si es que deberían hacer un test inicial para conocer nuestra lista de grandes éxitos favoritos. Si ofrecieran servicios de ese estilo, fijo que a la gente no le daría tanto miedo ir al dentista, si incluso el olor da como pánico (¡que te compres un ambientador!).


En realidad, a mí ir al dentista me relaja, como sé que me van a dar calmantes o alguna droga legal, pues todo mi cuerpo se queda en momento pausa esperando que el dentista me dé marcha en forma de inyección, aunque luego no sea capaz de mover la boca a mi antojo y de que babee durante horas. Pues eso, que si tuvieran un DJ en todas las consultas, sería más o menos como ir de discoteca (drogas y buena música).

dimarts, 21 de juliol de 2015

Aireeee

Después de que ayer os hiciera sudar con mi entrada y mi edredón, hoy tengo que explicaros que este año estoy tan acalorada que, además de sospechar que la menopausia está a la vuelta de la esquina (a pesar de que el ginecólogo me haya dicho que soy demasiado joven), en mi casa el calor se va a acabar. 


No vamos de vacaciones, nos vamos a gastar un dineral en exterminar las termitas y ya ni siquiera podemos hacer obras porque el terminator ha dicho que mínimo en un año no se toca nada, que las termitas necesitan un entorno estable y si empezamos las obras les joderemos el invento de los cebos y seguirán con nosotros por sécula seculórum (este terminator más que exterminador de bichos parece su psicólogo).

Creo que mis gatas sueñan con hacer esto y estar más fresquitas.

No nos queda otra, tanto ahorrar y ahora nos quedamos sin la reforma, así que he convencido al roncador en invertir en un verano feliz y fresco: ¡nos compramos un aire acondicionado! Las gatas lo van a flipar, ya no saben cómo ponerse, bueno sí, básicamente, repanchingadas en el suelo, buscando el fresquito de las baldosas. Eso sí, cuando me dijeron el precio de la instalación comprendí que tanta carrera o grado no me sirven para nada, mi nueva vocación va a ser instalador de aires acondicionados, estos sí que van a hacer el agosto, van a ser los nuevos ricos del futuro (ya lo veréis).

dilluns, 20 de juliol de 2015

Mantita

Yo soy muy de edredón, me gusta meterme en la cama y estar bien tapadita, el roncador se mete conmigo y dice que es porque soy algo antisistema (a mi manera, porque tampoco es cierto, que lo de dormir en tienda de campaña no me va mucho). 


Este año, ni siquiera sábanas, que no duermo desnuda porque tengo una especie de pudor raruno, como de escuela de monjas (pero fui a la pública, así que no sé de qué me viene). Estoy por tirarme en el suelo, encima de las baldosas, como hacen mis gatas, tiene pinta de ser un lugar muy fresquito. 
Mejor manta a 2
El otro día comentaban unas amigas que les cuesta muchísimo dormir con este calor, pues yo tengo la sensación de estar en semiinconsciente todo el día, es que el calor me amodorra y atolondra, si fuera por mí, siesta todo el día. Eso sí, sin mantita; aunque, a veces, en mitad de la noche, necesito taparme con la sábana hasta las cejas y dejar los pies fuera, será alguna postura tántrica para alcanzar la iluminación a través del sueño (voto más por una manía estúpida, pero lo primero era mucho más exótico).

diumenge, 19 de juliol de 2015

Dos no discuten

Mi abuela, que cuando se enfadaba daba algo de miedito y con ese aspecto de regia alemana que tenía (catalana de pura cepa, pero rubia y cuadrada que estaba), aunque por lo general era una mujer muy alegre y llena de vida; solía decir que dos no discuten si uno no quiere. Esa mujer era una santa y la primera a discutir a muerte sobre cualquier cosa.


Hace pocos días vi en algún sitio una variante de la frase que me gustó muchísimo y que va más con el carácter heredado que tengo de mi abuela (lo de rubia y regia ni de coña): dos no discuten si uno desaparece en extrañas circunstancias. Me parece un dicho muy acertado, igual lo pongo en práctica (modo psicópata).

dissabte, 18 de juliol de 2015

Adiós a la dietista

Periódicamente recibo un mail en el que tengo la gran fortuna de haber ganado o de tener la posibilidad de comprar (no me queda claro) una dieta increíble para adelgazar, ¿eso lo sabrá mi dietista? A mí me parece competencia desleal, lo que pasa es que no saben que a mí me agobia mucho achuche con lo de la dieta, así que tanto mail me ofusca y me entran ganas de comer patatas fritas, con alioli, por supuesto.


Por cierto, ¿cuándo sabe una que ya no tiene que volver a la dietista? Quiero decir, ¿es una relación de por vida como con la peluquera y la esteticista o puede ser intermitente? El caso es que me cae bien, pero ya últimamente estoy desmotivada, porque con tanto mantenimiento no bajo ni subo quilos, y es muy aburrido. En resumen, ¿le doy la patada o seguimos un tiempito para ver cómo evoluciona la relación?


Mira, yo creo que era más feliz cuando estaba más entradita en carnes y no me preocupaba para nada meterme una pizza entre pecho y espalda... si no fuera porque se me ha quedado un tipín... (¡eh, que estoy casada! No se aceptan ofertas. Es que me vendo tan bien).

divendres, 17 de juliol de 2015

Mi semana en versión corta

Esta semana he tenido de todo, incluso he estando pensando en hacer una novela, pero mi vida es tan dispar que no sé cómo estructurarla, igual en cuentos cortos... bueno, para eso está el blog, ¿no? El lunes me perdí en las infinitas obras que están haciendo en la Zona Franca de Barcelona, que van a quedar muy bonitas, pero estuve a punto de llamar a la policía y denunciar mi propia desaparición, por fortuna, encontré el camino y estoy viva y localizada.



El martes casi me cargo a mi suegro por discutir tonterías, que es muy buen hombre, pero a terca no me gana nadie. Es que tenía que tomar una decisión importante y quería ayudarme... no soy muy comunicativa en situaciones límite, ahora me sabe mal. Y luego te vienen con lo de que el calor aumenta la irritabilidad, ¡ya te digo! 


Mira ella, bien sudada y oliéndose las axilas (¡no disimules!)

El miércoles hice una gincana de médicos, trabajo, compras varias y todo bien mezcladito, con este calor, que se te quitan incluso las ganas de sudar. Pues no llego a una prueba médica y me dicen que si no llevo zapatillas de deporte no me la hacen... que me mandaron a la esquina a comprame unas deportivas, ya me dirás tú para qué las voy a usar, ¿ahora tendré que hacerme fanática de eso del running? Me parece todo un desperdicio, pero me pareció mal devolverlas después de la prueba de 5 minutos (a mí me huele a treta comercial, aunque lo cierto es que son bonitas y me salieron baratas).



No sé qué me deparará el día de hoy, pero lo que tengo claro es que voy a dedicar el mínimo esfuerzo a cualquier cosa hasta que decida correr un poco el aire o una simple brisa. Aunque tengo invitados en casa, así que casi mejor no me hago ilusiones.

dijous, 16 de juliol de 2015

Loanza a las termitas

A ver, que sí, que en mi casa hay termitas, que don muy por saco y cualquier día se me han comido las vigas y se nos cae la casa encima, pero no hay color, entre estos bichos y esas cucarachas enormes que han venido huyendo de otros países en los que seguro que se las comen fritas, me quedo con mis bichitos, que no hacen ruido y son ordenaditos, pero sobre todo son trabajadores.

Oye, que siempre van en fila. El otro día me cargué uno de sus caminitos (sí, a queriendas y sabiendas, defensores de los animales, que los bichos no cuentan y las termitas serán muy útiles en los bosques, pero en mi casa incordian) y las muy tercas en dos minutos ya lo habían reconstruido y se habían hecho un spa.

Así me imagino yo al terminator, 
pero ya he visto las trampas y no molan tanto.

Pues eso, que en mi dulce hogar no hay bichos de los normales, a mí me han tocado los inteligentes y con una reina líder que los lleva a raya. Tendrá que venir el Terminator (o exterminador de termitas) y engañarlas con un anzuelo, a ver si pican y nos las cargamos (todo esto a 5 años vista, que son duras de pelar y no es inmediato).

dimecres, 15 de juliol de 2015

Rotondas

Cada vez que pasamos por una rotonda se me crea una duda (además de preguntarme por qué tanto rotonda), ¿habrán sido los extraterrestres y quieren decirnos algo en concreto? Es que me recuerdan a las marcas esas que hacían en los campos de trigo.
Lo que yo decía, no tiene explicación. Expediente X.


Luego, claro está, divago con qué querrán decirnos con este símbolo redondo, ¿hablarán de eternidad?¿Del ciclo de la vida?¿Se aburrían y se han puesto a hacer circunferencias al tuntún? Es que estos extraterrestres están demasiado valorados y en realidad igual son 4 pringados agobiados de la vida.


Debe de ser como un videojuego intergaláctico porque he leído que en estas intersecciones giratorias (por no volver a repetir rotonda) se produce como el 10% de los accidentes motorizados (porque se ve que la gente no gira correctamente). Me parece muy fuerte gastar el dinero del contribuyente en una chorrada tan grande, en lugar de invertirlo en enseñarles a conducir correctamente, si es que... siempre empezamos la casa por el tejado.

dilluns, 13 de juliol de 2015

Vacaciones virtuales

Este año mis vacaciones van a ser online, ya he visto varios museos que se pueden visitar virtualmente y me he propuesto entrar en uno de ellos cada día, como si estuviera allí. No sé si ambientar la habitación con cosas típicas del país. Lo que hay que hacer cuando no llega más que para ir hasta la esquina, suerte que ahí tengo la playa y los chiringuitos (eso sí).


Si es que el que no viaja es porque no quiere: un buen libro en mano y ya tienes el viaje de tus sueños, y sin maletas ni rollos de retrasos en los vuelos. Si en realidad es mucho mejor (consuelo de pobres).


¿Para qué ir al Caribe si aquí ya nos estamos asando, el sol es gratis y las playas entre semana están casi desiertas? (bueno, a la hora que voy yo, porque se ve que el turista playero toma el sol a partir de las 12, con lo bien que se está de buena mañana, sin gente ni barullo.

divendres, 10 de juliol de 2015

Panificadora

El roncador me ha regalado una panificadora, pronto no cabremos en la cocina, pero yo encantada de la vida. Siempre digo que no me gusta cocinar, en cambio, todas estas chorradas o hacer pastelitos, me entretiene muchísimo. En resumen, todo lo que engorda. 


En realidad, la dietista me puso bastante pan en la dieta, teniendo en cuenta que yo nunca lo comía, no es un alimento que me guste especialmente, así que poder hacer mi propio pan y experimentar me pareció una gran idea inicial... 3 panes después... el primero parecía serrín, literal; el segundo tenía buen aspecto, pero quedó crudo (entiendo que esto no es culpa mía, porque la máquina dicta los horarios); finalmente, lo he conseguido, aunque con más esfuerzo de lo que esperaría de una máquina que en teoría hace el pan solita.


Creo que lo peor ha sido este calor infernal y yo haciendo pan, parecía una loca sudada y encima hambrienta, porque ese olor a pan horneándose olía a gloria.

dijous, 9 de juliol de 2015

En la línea

No hay nada mejor para mantener la línea que ir a comer a casa de mi madre. Su especialidad son las patatas fritas y, como estamos medio a régimen (yo menos, pero al roncador lo tengo a agua sin pan), nos ha tenido que cambiar el menú. 



En resumen, a ella le parece que una ensalada (aunque contenga muchos ingredientes) no alimenta, así que nos puso de carne hasta arriba, incluso quiso que nos lleváramos algunas costillitas en la bolsa térmica... la dietista nos va a matar, mira que antes de ir le dije: pavo o pollo, no te compliques.



Casi, casi, como mi roncador.
Bueno, no hay mal que por bien no venga, como nos vio tan apurados, nos llevó a caminar. Es decir, creo que llegamos al pueblo de al lado e incluso un poco más. Al día siguiente no podía con mi alma, pero unos días con mi madre y seguro que se me ponen unas piernas de modelo que ni la más top ten de las modelos. 

dimarts, 7 de juliol de 2015

Obsesión deportiva

Seguro que hacer deporte es muy sano y todo lo que quieran, a pesar de que la sección de traumatología esté llena de deportistas, pero no sé qué les ha dado a todos por hacerlo en manada, algo de personalidad, muchachos y muchachas.  Empezaron los del running, que cada vez que salen de casa necesitan equipaje para todo lo que llevan y cuanto más cantón mejor (por favor, no me hace falta ver más mallas, que vuelva el pantalón anchito). Todo el equipamiento puede salir por un pico, pero ellos van a correr monísimos. 



Luego está la BTT, o lo que sea, porque a mí los que van en bici por la montaña me la traen floja, a divertirse, pero el tema bicicleta en la carretera me revienta, suerte que no conduzco, me dan unas ganas tremendas de darles una cachetada en el culo cuando paso por al lado. Cada fin de semana, retenciones porque ocupan casi toda la calzada y de dos en dos. Oigan, que ya tengo bastante con vivir en un pueblo de costa en el que suele haber caravanas larguísimas, para que encima me boicoteen los de la bicicleta, cuando tienen un carril precioso al lado del mar. Son ganas de tocar los cojones (si es por molestar, igual me apunto a esto del ciclismo).



Finalmente, los del pádel. ¿Qué es el pádel? A ver, si está el frontón, el tenis y el ping pong, para qué inventarse el pádel. Solo voy a decir una cosa más, en rehabilitación hay un montón de gente que se ha lesionado con este "deporte", no quiero decir nada, pero... muy sano no será.

dilluns, 6 de juliol de 2015

Solo en casa

Tengo la sensación de que mantengo el teléfono fijo por alguna extraña nostalgia, para que llame mi madre (y suegros, claro) y para lo que podríamos venir a llamar spam o llamadas innecesarias. En cierto modo me hace ilusión, me llaman a casa, que le da vidilla a la cosa, o el teléfono estaría ahí aburrido, sin sonar; por otro, ¿quieren hacer el favor de dejarme en paz?


Estoy de compañías de seguros y de empresas de seguridad que llaman hasta el mismísimo gorro, para empezar, por qué mi compañía telefónica les pasa el número; en segundo lugar, no quiero protección en el hogar, es una paradoja, estoy deseando que entren a robar para cobrar del seguro. Tengo una teoría, que no comparten ni aseguradoras ni empresas de seguridad, si tienen que entrar, mejor ponles facilidades, o luego te pasa como a mis padres el verano pasado, que les destrozaron la casa y encima se sintieron estafados porque en realidad, aparte de romper cosas, no les robaron casi nada (les quedó la autoestima por los suelos). 

Si me ofrecieran esto, igual los contrataba.
Esto de no tener nada robable te destroza el corazón, pero como mínimo podrían no haberles roto nada, que ya eran pobres antes de que entraran los ladrones... igual lo hicieron por el seguro, al estilo Robin Hood, pero algo más torpe.

diumenge, 5 de juliol de 2015

Como gatos y peces

Tener de mascota a dos pececillos y adoptar una par de gatitas lindas es como sentenciar la cosa al desastre. A ver, que se toleran, a los peces no les queda otra, pero han empezado a aceptar a las gatas y a que de vez en cuando quieran experimentar con ellos, digamos que les gustan los colorines y meten la patita a menudo en la pecera. Se podría hacer extensible la frase hecha llevarse como gatos y perros, a llevarse como gatos y peces.


También son algo perezosas y cuando les queda lejos el bebedero van ahí a saciar su sed. Vivo sufriendo que un día ya no estén. Tengo claro que mis gatas no van a comérselos, están acostumbradas a la comida manufacturada, o sea, al pienso, así que tener que masticar peces crudos no creo que las atraiga demasiado, pero no descarto un suicidio por parte de los peces, estoy pensando en contratar un psicólogo de peces para tratar su ansiedad... 


No es coña, los veo algo alterados. De todos modos, para la tranquilidad de la comunidad seguidora de este blog, estoy bastante convencida de que el periodo de transición y de aceptación está a punto de acabar. O sea, que las gatas ya se han aburrido de los peces y me ha parecido oír cómo estos respiraban más tranquilos.

dissabte, 4 de juliol de 2015

Malditos bastardos

Soy muy de proteger a los animales y me exaspera cualquier tipo de violencia innecesaria hacia ellos, pero con los mosquitos me vuelvo una asesina sádica y cruel. A ver, que no les arranco las alitas ni nada por el estilo, es que no puedo evitar una sonrisa cada vez que PAF, mato una, sobre todo cuando en su lecho de muerte veo toda la sangre que me ha succionada esparcida, porque sé que es mía y mis carnes lo desmuestran.


Soy alérgica a las picadas de mosquito, así que cualquier picotazo se convierte en una tortura y una breve conversión religiosa porque rezo como una loca para que no se hinche y acabe en el hospital, que me meten unas inyecciones de caballo, dan más miedo que el mosquito. Yo creo que incluso, en cuanto se acerca el médico o enfermero con la aguja, ya me encuentro algo mejor y saldría corriendo.


Incluso he pensado en comprarme una de esas máquinas que deja a todo ser volador de tamaño pequeño refrito, pero el olor a quemado y el sonido me han hecho comprender que con el viejo sistema de la zapatilla y los matamosquitos eléctricos igual es suficiente.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...