dissabte, 31 d’octubre de 2015

Eritema II parte

Qué os voy a contar. De nuevo de urgencias, me van a hacer carné de socia del club hospitalario. Ya sé que no me pasan cosas muy graves, pero raras, un rato. Creo que ya salgo en todos los foros de médicos, me han hecho más fotos que a una famosa. Estos doctores, más que la carrera de medicina, tienen vocación de paparazzi.


Me han vuelto a salir marcas por todo el cuerpo, preferentemente en la cabeza. Unos bultos que ya me veía hospitalizada de por vida. Uno en el ojo, como no, no podía ser discretito: ahora tengo una mitad nipona y otra catalana (os preguntaréis cómo es la segunda, pues enfurruñada). Total, ideal para la noche de Halloween.


No entiendo demasiado a qué se dedican los médicos, debe de ser como en las series, todo amoríos y discusiones en los pasillos, porque a diagnosticar no les gana nadie. Yo llena de bultitos y con un ojo a la virulé, que parece que el roncador me pegue, y nadie sabe el motivo: venga, otra inyección, a ver si esta medicación te sienta bien, puro ensayo y error. De ciencia exacta poco. Y luego llamarán curanderos a los herbolarios... que ya me veo yendo a uno de esos magos vudú que reparten tarjetitas al salir del metro, pura magia negra e igual de efectiva.

dijous, 29 d’octubre de 2015

maldito otoño

Ayer por la mañana tuve la sensación de que la muerte me acecha en cualquier esquina. En mi trabajo hablaban de una ola de calor, por la tele que suben las temperaturas... y yo muerta de frío envuelta en una bufanda y agarrada a la chaqueta. O bien tengo un problema climático interno o es un complot mundial para desacreditarme y volverme loca. ¿No había bastante con el otoño-modelito cebolla?



A mí esta época del año me desespera, creo que voy por el tercer resfriado y todavía no he podido hacer el cambio de armario. No sé si comprarme una batamanta o una estufa de aire caliente portátil, porque a este paso no llego a primavera, a pesar de que estoy con la Jalea Real y las vitaminas a tope. En resumen, el otoño me vuelve adicta a las pastillas y voy vestida como una vieja. 


dimarts, 27 d’octubre de 2015

Reencarnación de Dalí

A mi marido se le va un montón la olla y de buena mañana me ha soltado que una de nuestras gatas tiene la mirada (o sea, viene a ser la reencarnación) de Salvador Dalí; y, por supuesto, la otra, de su mujer, Gala. Desde luego, está claro que tenemos que dormir más horas, porque este hombre desvaría.

Afirma que como Dalí era un poco alocado el karma se le ha girado y ahora es una gata; aunque yo creo que le hubiera encantado reencarnarse en gata negra. Peor lo tiene la otra, porque Gala era un poco bizquita...



A mí, por si acaso fuera cierto (todos sabemos que no), se me antoja regalarle un par de pinceles y pinturas, la voy a poner a jornada completa a pintar lienzos. Nunca se sabe, igual tenemos un difunto artista en casa y nos quita las castañas del fuego. Aunque, con lo polémico que era, casi mejor nos quedamos con la gata tal como es. Voy a fijarme en cómo lleva los bigotes, creo que sería una característica muy sintomática.

dilluns, 26 d’octubre de 2015

Regalos y Tatin

Este fin de semana, por fin, fue el aniversario de bodas de mis padres: les ofrecimos un viaje con todos los gastos pagados a Paris; un fin de semana en una casa rural con visita a aguas termales y masajitos a juego; invitarlos a comer... incluso una placa conmemorativa. No hubo manera. 


Me vino la brillante idea comiendo una manzana.

Al final, tal como os comenté, les colamos dos entradas para ir al Palau de la música catalana a escuchar música clásica (y ya nos costó que fueran) y, como mi madre decidió invitarnos a comer a su casa, me lucí e hice una Tarta Tatin, que es la tarta favorita de mi madre, la mía y, entre otras, la del roncador. Algo simple, pero con mucho amor.


Mi gran dificultad, que es una tarta que se hace del revés. Dicen que una de las hermanas que la inventó se olvidó de poner la masa (qué despistadilla), así que decidió hacerla a la inversa y poner la masa después (qué remedio le quedaba). El resultado es espectacular. A mí me fue de perlas, porque no tenía el recipiente adecuado y mi adorado roncador, deseoso de satisfacerme y, no nos engañemos, de comer un cachito (o dos o tres), me hizo un regalo adelantado para mi cumpleaños. Total, que todos felices, contentos y comiendo tarta. Por cierto, por si os apetece, puse la receta en mi otro blog.

diumenge, 25 d’octubre de 2015

Entrada seria, pero alegre

Ahí viene la segunda novedad de esta semana. Cambio de trabajo, sí, otra vez. Después de años de no moverme de sitio; de encontrar otro puesto de trabajo hace unos meses que me daba mucha seguridad económica; he optado por arriesgarme y trabajar en un lugar en el que creo que seré más feliz. La decisión ha sido difícil, pero como siempre mi marido me ha apoyado y animado más que nadie (por no hablar de la fantástica red de amigos que tengo y que me da grandes consejos).


Os cuento, aunque nunca os he hablado explícitamente de mi trabajo, sobre todo porque soy dispersita y suelo trabajar en otras cosas en mis horas libres. El principal, desde hace unos años, ha sido dedicarme a la educación especial, con todo lo que conlleva: tanto alegrías, desengaños, como agotamiento general. Ha sido una experiencia muy gratificante y he tenido la suerte de conocer a gente maravillosa. Este curso tocaba un cambio, aunque no tenía claro cuál.


He tenido varias ofertas, ninguna era viable por varios motivos ajenos a mí. Desde ser técnica de educación a mi favorita: tuve la posibilidad de fundar, junto con gente muy válida y trabajadora, un nuevo insituto, todo por proyectos y muy innovador (bueno, en el fondo, muy antiguo, pero con una mirada novedosa), solamente 6 personas y un reducido grupo de alumnos, pero la burocracia me lo truncó, necesitaban que yo trabajara para la Generalitat y siempre he sido más de ayuntamientos. Finalmente, me pasé a otro centro en el que he estado trabajando con chicos con fracaso escolar y ya me estaba bien, aunque no me sentía totalmente a gusto. Esta semana, sin esperarlo, me han ofrecido una sustitución que posiblemente sea para todo el curso escolar: menos horas; menos dinero; de la Generalitat; más inseguro; un poco más cerca, ya en el Maresme, me voy acercando a mi casa... Si no me arriesgo ahora cuándo lo haré? para la jubilación? Ahí estoy, luchando por algo en lo que creo y extrañamente feliz a pesar de todo lo que conlleva a nivel económico... por fin estoy con aquello de que el dinero no da la felicidad.

dissabte, 24 d’octubre de 2015

Mosquitada

Bueno, bueno, bueno, todo lo que me ha pasado en dos días... empiezo por lo menos significativo, pero que me ha tenido en un sinvivir continuo. El miércoles me levanté con una marca en el tobillo. Como ya sabéis, soy alérgica a las picadas de los mosquitos desde que me picó uno en el Vaticano... todavía estoy esperando una reacción al más puro estilo Spiderman, no sé, algún superpoder como no tener que pagar impuestos. Un día de estos me levantaré y todos me llamarán ¡Vaticano Woman! Pues eso, tonterías aparte, que con mis experiencias anteriores, le di la importancia justa y necesaria, doblé la dosis del antihistamínico y a tirar millas. 



El jueves tenía un montón ronchas que iban del pie a la rodilla. De urgencias nos atendió una médico, con un parecido increíble a la amiga íntima de la prota de Anatomía de Grey (en físico y en simpatía), que proclamó a los cuatro vientos que aquello eran picadas de mosquito... incluso estando allí me apareció una en el brazo, pero nada, venía a ser lo que en mi mundo interior se llama mosquitada o ataque en masa de mosquitos hacia mi persona. El tratamiento: redoblar mi dosis de antihistamínico.



Total, el viernes, en pleno estado de inconsciencia o somnolencia provocada por la medicación, me levanté con las piernas repletas de nuevas marcas y las viejas habían multiplicado su tamaño por dos, además de nuevas marquitas, como si se reprodujeran. De nuevo en urgencias nos dijeron que nada de mosquitos, pero como en mi Comunidad no tenemos dermatólogos de urgencias, no tenían ni idea del origen. Tan pronto tenía Lupus como me había picado una garrapata (todo tenía mucho sentido y a mí me picaba horrores. Este Dr. House ha hecho mucho daño a la medicina). En fin, acabamos en mi dermatólogo de toda la vida. Tengo unos eritemas monísimos (no lo busquéis en Google, podría herir vuestra sensibilidad) y de momento estoy con cortisona y a la espera de si mejora o tendré que tomar antibiótico. Ya tiene razón mi dermatólogo cuando dice que a mí siempre me tienen que pasar cosas raras. 
Por cierto, mañana os cuento otra novedad...

dimecres, 21 d’octubre de 2015

Adicciones

Es pensar en chocolate y ya estoy salivando cual perro de Pavlov, eso y las patatas fritas son mi gran perdición. Sí, ya sé que un día no hace daño, pero mejor me mantengo alejada o tendrán que crear una palabra para adicta a esos dos productos concretos (posiblemente ya exista).



Bueno, y el otro día me dieron a probar las Oreo (mi primera vez, aunque sea sorprendente, es toda una historia de infancia truncada y traumas varios). No sé qué llevan, pero a mí me pareció un trocito de cielo y una pizca de infierno, la combinación ideal. 



Eso era puro placer, aunque instintivamente las alejé de mí, porque sé que eso tiene que ser lo más adictivo que existe, sumado a mi querida y añorada Nutella, el único alimento (si puede llamarse así) que echo de menos y le pediría a la dietista (ya sé la respuesta: NO). Prohibirlo por ley es lo que tendrían que hacer, porque fijo que llevan alguna sustancia adictiva que podría catalogarse de droga... y así no me costaría tanto pasar por la estantería del chocolate en el supermercado...

dimarts, 20 d’octubre de 2015

Actualizaciones

El roncador, conocido por todo el mundo como el forofo número uno de todas las novedades a nivel informático, lleva días preguntándome si ya me he actualizado a Windows 10. Para empezar, yo no distingo entre una cosa u otra, así que mi pregunta fue: ¿es eso que las ventanitas del inicio son distintas? 


Así me va la cosa, que cuando me pone que hay actualizaciones en el ordenador empieza el sudor frío y entro en pánico, cualquier día el médico me diagnostica ansiedad generada por excesivas actualizaciones... que vas por la 3 de 51 y sabes que eso va a durar toda la noche, pero tú necesitabas abrir un documento urgente y no estás para tonterías. Pues a aguantarse, porque luego, cuando lo vuelvas a encender también tendrá que actualizar no sé qué.


En resumen, me espero a que el roncador lleve unos días con el nuevo Windows, porque si tiene que fallar algo, seguro que me falla a mí. Tendré que hacerme tester, no sé cómo no me han contratado ya, yo me ofrezco a buen precio (esto ha sonado fatal, y si digo a nivel laboral, peor... bueno, ya me entendéis), que los gafes, para estas cosas, tendríamos que ir muy cotizados.

dilluns, 19 d’octubre de 2015

Lo pillé

Se reparten mocos, garganta irritada y un creciente dolor de cabeza... todo indica que estoy resfriada. Si es que a mí el otoño me sienta fatal, y mi madre que está en plan qué colores tan bonitos y la lluvia le hace tanto bien a la tierra, una hippie es lo que es. A ver si quedo con ella y le pego un par de virus, bacterias o lo que sea que me acompaña esta semana y me está dando febrícula.


Es que estoy enfadada por haberme pasado el fin de semana en cama, en resumen, dos días de mantita, cama y pañuelos de papel, no recuerdo mucho más. Lo más grave es que el roncador empieza a moquear... aunque a él todo le dura unas 24 horas en las que parece que se va a morir y al final se encuentra estupendamente, así que no cuenta.

diumenge, 18 d’octubre de 2015

Bodas de oro

Me siento como si estuviera planeando una revolución: en pocos días mis padres cumplen 50 años de casados y me gustaría pagarles un viaje (descartado, mi madre dice que a mi padre le daría pereza, pero nadie le ha preguntado a él); pretendemos llevarlos a escuchar música clásica al Palau de la Música (eso conseguido, con algún que otro engaño); pretendíamos una cena romántica y casi mejor nos vamos nosotros a celebrarlo, porque les pareció mala idea.


Al final les regalo un palo selfie y a ver si averiguan para qué sirve... es broma, el roncador me ha disuadido, es que a veces le quita la diversión a lo cotidiano este hombre. Nos queda una semana, se me acaban las ideas. No sé a quién he salido, con lo que me gusta recibir regalitos... 50 años juntos, quién lo diría, y siguen poniéndole la misma pasión que el mismo día, sobre todo en las peleas ;P

dissabte, 17 d’octubre de 2015

Deseos primarios

Hace un par de días leí una noticia que me conmocionó, Hugh Hefner ya no publicará mujeres desnudas en Playboy porque están cayendo las ventas en picado, se ve que no puede competir con Internet... pero a ver, a mí siempre me habían dicho que los tíos la compraban por los artículos, eso no lo quitarán, ¿no? No vaya a ser que nadie la compre, porque dicen que son interesantísimos.


Duda razonable
Este hombre es un avaricioso, yo creía que hacía la revista por el mero placer artístico, no por el dinero, después de todo, con la fortuna que ha amasado desde 1975 se podría comprar todo un pueblo e ir todos desnudos y hacerse fotos... y además luego convertirlo a formato televisivo y vender los derechos por una millonada. Si es que el rico, haga lo que haga, siempre acaba por amasar más fortuna.


Igual se ha dado cuenta de que lo que realmente vende es la sugerencia, el erotismo de lo que no se ve pero se insinúa... mira que le ha costado, aunque tal vez sea porque por mucho que mi mente sea bastante masculina en diversos aspectos, en eso no soy capaz de tener el punto de vista masculino, es tan básico y primario que me cuesta.

divendres, 16 d’octubre de 2015

Redes sociales

Hay gente que se desapunta de Facebook porque se ha puesto de moda, no por otros motivos, claro, porque en realidad es fuente de cotilleo, una ventana indiscreta a tu pasado. Pues yo estoy pensando en hacer lo mismo con WhatsApp, más que nada, porque ahora me cuesta más ser asocial, con esto de las aspas... y tanto emoticono me pone nerviosa, no puede haber tanta felicidad ni efusividad en el mundo, que somos españoles, no norteamericanos, que esos siempre parece que se hayan tomados speed con tanto Oh my God. Son los reyes del postureo, y yo, cuando no tengo ganas, lo soy del borderío.



Es que acabo por silenciar a todos los grupos y luego, si no pones me gusta, no contestas, o bien respondes con monosílabos, hay una especie de efecto rebote y despiertas interés. En resumen, estoy en más grupos que nadie y no puedo borrarlos porque lo sabrían. El WhatsApp es una trampa mortal, os lo digo yo.

dijous, 15 d’octubre de 2015

Estrellas y amor

Aunque parezca un tópico, los hay que nacen con estrella y los hay que nacen estrellados. Sin ir más lejos, ayer había huelga de autobuses en Barcelona, de 10.30 a 15.30, había servicios mínimos, solamente un 20%. Llevaba dos días avisando al roncador: "Cariño, te coge la huelga de lleno, pilla una bici y matamos tres pájaros de un tiro, haces ejercicio, evitas la huelga y, aprovechando que estamos en la semana de la movilidad sostenible y segura...", pues eso, que somos como hipsters pero sin barba.


Lo que pasa es que resulta que ahora para ser moderno se está poniendo de moda afeitarse... será porque viene lo del Movember (sí, sí, lo de dejarse moustache en noviembre, que mola mazo, y se afeitarán por eso).


Bueno, que me desvío del tema, como ya es habitual en mí. Pues el tío va y coge un autobús en plena huelga y tarda menos que nunca. Yo salí del trabajo pasadas las 4 y estuve un total de 40 minutos viendo pasar el tiempo pero no autobuses. No me digáis que no se cumple el dicho, pura sabiduría popular. Lo que pasa es que es un trocito de pan, está enamorado y me esperó para coger el tren... me tiene loquita por sus huesos.

dimecres, 14 d’octubre de 2015

Ses returns

Es evidente que estoy muy perruna, es que llevo un mesecito que no paro, ¿puede ser que en un año haya perdido la capacidad de multitarea? Igual es que ya venía así de fábrica, y esto es mi normalidad, porque en general no es que sea muy activa ni de hacer muchas cosas. Mi ideal es tirarme la tarde en el sofá. 


Qué le vamos a hacer, debo de tener doble personalidad, porque entre el nuevo trabajo (que ya empieza a ser menos nuevo) y la universidad, me falta tiempo. A pesar de ello, voy a ponerme las pilas y a volver al poner el blog a punto, ¿qué es esto de escribir tan poco? Con lo terapéutico que es cagarse en todo, pero con gracia, no como Willy Toledo, que no pudo hacerlo peor. Total, ¡que VUELVOOOOOO! Os echo de menos muchísimo y no puedo evitarlo, me debo a mi gran público (menos lobos, caperucitaaaa).

divendres, 2 d’octubre de 2015

La teoría del todo

Una de las gatas está obsesionada con meterse dentro de la ducha justo cuando salgo de dentro, no sé si busca el calorcito o qué es, pero la tía se tira un montón de rato mirando el grifo, igual es porque brilla, pero con la tontería acabamos todos mirando el grifo como bobos. Luego, en cuanto enciendo el secador, se vuelve loca y sale pitando; la otra ni se inmuta, cualquiera diría que son hermanas (eso sí, de aspecto son casi idénticas).


Me planteaba si no se le estaba yendo la olla, porque la otra gata ni se acerca al agua, lo observa todo desde su posición cómoda de la taza del váter, que no hay quién utilice el aseo con su finalidad desde que las tenemos, siempre está ocupado, ya sea saqueando los rollos de papel o jugueteando con las toallas. Luego recapacité, ¿y si resulta que mi gata es superdotada y ha descubierto la Teoría del Todo a nivel gatuno en el reflejo del grifo de la ducha?


En realidad le dura la tontería unos 10 minutos. Si es obsesiva con cables, pelotas, peluches, la ropa... a pesar de ello, la queremos.  Tampoco voy a psicoanalizarla, aunque con la experiencia, ya puedo montar un chiringuito/despacho de psicóloga de animales domésticos.

dijous, 1 d’octubre de 2015

Insectos inofensivos

Sé que por lo que voy describiendo mi casa empieza a parecer una jungla, con tanto animal suelto; pero en serio, vivo en un espacio civilizado y escaso de naturaleza (menos en mi jardín, que crecen hierbajos diversos). Por ese motivo, no entiendo la flora y fauna que va apareciendo, la última: el viernes me mordió una hormiga roja alada. 



No pienso ni buscarlo en Internet, os diré que parecía inofensiva, pero después del primer mordisco hubo un segundo y otro y otro... así que tengo la pierna de un color entre azul y rojo pasión porque se me puso hinchadísimo y supura algo que paso de narraros.

Teniendo en cuenta que soy alérgica a las picadas, empiezo a creer que también lo soy a las mordeduras de insectos aparentemente inocuo y muy pacífico. Tal como ya os he dicho otras veces: las apariencias engañan. Tendré que vigilar, porque esta es capaz de hacerse amiga de las termitas y tenemos nueva especie peligrosa al canto.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...