divendres, 26 de febrer de 2016

viernes de invierno

No puedo evitarlo, llega el viernes e irremediablemente llego a casa y me pongo el pijama, como preparándome para hivernar.

dimarts, 23 de febrer de 2016

Sinestesia

Hacen tantas cosas con olor o aspecto a comida que tengo una sensación de hambre insaciable todo el día que no se puede aguantar. Cada cosa en su sitio, no puedo usar un champú con olor a Malibú con piña, una colonia de vainilla y un gel que huela a fresas, porque me sale un coctel delicioso, pero una mezcla muy rara.



Para mí el resultado es como una sinestesia: ¿puede ser un frío ardiente?¿Se puede tocar la tristeza? A mí que la sinestesia siempre me ha parecido que era un problema de mala conexión cerebral... será que soy mucho más terrenal y a veces ser tan poética no va conmigo.


A ver si en general nos viene alguien diciendo que la música tiene un color intenso, una de dos, pensamos que se ha tomado algún psicotrópico o bien que es alguien que se dedica a la música, porque ya hablan un poco así, entre flipados y genios (y lo digo por conocida experiencia, una que tiene cuñado y padre artistas).

dilluns, 22 de febrer de 2016

Madres

Hoy sí que voy a perder seguidores, voy a meterme con las madres. ¡Ojo! No con todas, las que se sientas aludidas... pues eso. Porque resulta que según su parecer esto no afecta a los padres: nunca me ha plantado un padre por llevar al crío a ninguna parte, ningún compañero de trabajo ha usado como excusa tener que irse antes por el pequeño, ningún padre me ha hecho sentir menos por no ser madre. Ellas sí.


Estoy un poco harta de la excusa "es que yo soy madre". Hecho que tiene una gran dificultad, por lo visto, ya no entro en si se lleva a cabo de la mejor o peor manera, pero el hecho de tener un bebé o hijo ya crecido, te da el derecho de ser más que nadie, casi una superheroína. Están las paradójicas excusas de quedar a una hora concreta porque hay que darle de comer al bebé, el ay yo no puedo ayudarte que tengo al niño... pues a mí me duele la espalda que ni te cuento y voy dopada con pastillas varias y soy VIP en la farmacia, pero cuando hiciste la mudanza estuve allí como una idiota.


Tener un hijo no te exime de cosas, es una elección, que tal como lo pintan parece un suplicio y no entiendo muy bien por qué decidieron ser madres. 

dijous, 18 de febrer de 2016

Pensamientos en el tren (poco productivos)

Tal como ya sabréis los que me seguís, porque me repito a menudo, cojo el tren habitualmente. En uno de esos trayectos, en pleno éxtasis de aburrimiento, pensé en que es curioso que si siempre llegamos con 10 minutos de retraso, no cambien el horario definitivamente y se dejen de tonterías.


Entonces, en un momento de lucidez, lo entendí, porque tiene su lógica muy a la española... Digamos que lo cambian y, entonces, el conductor, habituado a ese retraso, inconscientemente, por aquello de la rutina y por no llevar la contraria, seguramente llegará con 10 minutos de retraso, y ya la habremos vuelto a liar. En resumen, es mejor dejar las cosas como están, antes de cagarla definitivamente.


Y hablando de trenes. Hace unos días se paralizaron todas las líneas de Catalunya porque en una estación de Barcelona hubo un incendio (sí, qué estupidez que todos pasen por Barcelona, lo sé). Lo más curioso es que para disipar los restos de humo utilizaron trenes vacíos de pasaje, y lo cierto es que pensándolo fríamente, con la ventolera que hay cuando entra un tren, me parece la mejor idea del mundo (aunque a priori no me lo pareciera).

dimecres, 17 de febrer de 2016

Experiencia sensorial

Hay cosas que no entiendo. Una de ellas, que suele quitarme el sueño y va a acabar con la especie humana... ¿Verdad que en el baño de mujeres siempre hay una cola enorme? Pues, entonces, ¿por qué ponen el cambiador de bebés en el de mujeres?



A ver, que si por mi fuera, tendría que haber un baño solo para los quehaceres de los niños, bebés o menores de 20 años. No me apasiona la idea de ir al baño y encontrarme con la alegría de ver y oler la caquita del chiquitín, porque no hay nada tan hermoso como semejante experiencia sensorial. Así que, por favor, pido un baño único para esos menesteres. 



En favor de este baño temático, también diré que a veces algunos hombres entran en el baño de chicas porque sus retoñas tienen que hacer sus cositas y, naturalmente, las acompañan. Supongo que en el de los hombres pasará lo mismo, pero al revés, las mujeres acompañarán a sus pequeñajos, aunque no lo sé porque no suelo entrar en el baño de señores. Pues miren, así no habría problemas porque este baño sería mixto. Por no hablar de que me parece sexista que en general pongan el cambiador en el baño de mujeres.

dimarts, 16 de febrer de 2016

Your're not welcome

He ido al médico, me han pesado y medido. Tengo buenas y malas noticias: primero las malas, voy a echarle la culpa a la cortisona por haber ganado 4 kg, los otros 2 los achaco a los atracones de chocolate; en cuanto a las buenas, he crecido como 4 cm. Le he dicho a la enfermera que no podía ser, me ha vuelto a medir, se ha medido ella, hemos medido a la doctora, y se ve que el fenómeno solamente sucede conmigo, así que lo acepto, soy más alta, se ha cumplido mi sueño de pasar del metro setenta, aunque en mi fuero interno sabe que tiene que haber algún error de medición... me haré la loca, para compensar lo de los quilillos de más.



Hablando de kilos y yéndome del tema como es habitual. Me da mucha risa cuando alguien me deletrea algo (o sea, mi cuñada y su código de Wi-Fi, al que también se engancha el vecino), y me suelta... k de kilo... noooo, porque no puede haber confusión con la q de quilo. A ver, ¿con qué otra letra podría confundir yo la k? No sé, da qué pensar.

dilluns, 15 de febrer de 2016

Tratamiento

No os he dicho nada sobre cómo me encuentro porque todo sigue igual, sin diagnóstico y aburrida de los ensayo-error de medicamentos, en resumen, que estoy manteniendo a las farmacéuticas solamente con lo que me tomo. De todos modos, a pesar de que no saben qué me pasa, han decidido que eso pasa con el 0,099% de la población y que van a meterme en un nuevo tratamiento en investigación, así que de esta o bien me curan o bien me matan.


En principio, ha sido probado durante años, así que es bastante seguro, aunque puede que me toque el placebo y entonces será como hasta ahora. O mejor, porque mi cuerpo, desde que sabe que empezamos tratamiento nuevo parece que da muestras de mejora, lo que hace el poder de la mente y el miedo a las agujas (ya llevo tantos pinchazos que cualquier día me desinflo... no caerá esa breva).
Así sigo, siendo un tanto por ciento de la población que sufre algo que no saben diagnosticar; pero en principio no voy a morirme de ello.

diumenge, 14 de febrer de 2016

La peor película romántica

Me parece el día perfecto para confesaros algo: no puedo con Los puentes de Madison y, lo peor, mi marido es su mayor fan. ¡Pero si es un canto a la crisis de los 40 (o 50)! Y no tiene nada de romántico que un buen día tu marido, que ha estado contigo toda la vida, se vaya con los niños no sé dónde y tú, para matar el tiempo, te ligues a un fotógrafo, encima feo y viejo, que a Clint Eastwood no hay quién se lo imagine desnudo sin que le recorra un escalofrío por la espalda.

Pues eso, a pesar de que voy a granjearme muchos enemigos... es la peor película romántica de toda la historia. Hace mucho que me la hizo mirar el roncador y casi me lo cargo: él, que es un sensiblero, llorando desconsoladamente porque no iban a estar juntos (ahí os he hecho un spoiling terrible), y yo cabreada porque esa mujer, en lugar de aceptar su realidad y contarle al marido la situación, por muy dolorosa que sea, decide que ha sido una de sus mejores experiencias vitales y ahí queda eso. 

dissabte, 13 de febrer de 2016

Espiritual

He estado leyendo sobre el karma, será porque es día 13 y la gente se vuelve muy mística en días supersticiosos... aunque creo que ha sido por casualidad. A ver, si el karma viene a ser el conjunto de actos, sean del tipo que sean, y que marcan la conciencia de cada uno... la cuestión es que hay gente con una conciencia muy poco definida y luego estamos los que nos sentimos culpables por todo.


En general me parece muy injusto, porque mi conciencia incluso censura el día que perdí las llaves, como si hubiera cometido un delito y, en cambio, no recuerdo haber tirado nunca un papel al suelo de forma consciente. Así que igual al que es un maléfico ser y se comporta como tal (hay unos cuantos rondando por el mundo) le importa todo muy poco y cuando Buda le pese la conciencia (o lo que sea que pase) va a ser peso pluma.

O sea, esto del budismo, hinduismo... y toda aquella religión en general que crea en el karma, viene a dejar a cada uno la responsabilidad de sus acciones... si no lo he entendido mal. Esto es como los anuncios de la DGT, los que conducen bien ya cumplen las normas; y los que no, ni siquiera se sienten aludidos por ellos. En fin, qué responsabilidad tan grande para unos y tan pobre para otros, a mí me va más el rollo punitivo que infunde miedo... aunque en realidad, tampoco soy muy de unos ni de otros.

divendres, 12 de febrer de 2016

La esquela

A ver, para la edad que tengo, aparento mucho menos y tengo medio engañado a todo el mundo; pero bueno, en realidad, es evidente que con mucha suerte me quedan unos 40 años buenos (he dicho con mucha suerte y teniendo en cuenta que seré una octogenaria molona), así que habrá que empezar a pensar en un buen epitafio para mi lápida.



Todo ello puede ser debido, también y no solo a mis paranoias internas, al hecho de que mi cuñado sea un ceniza y de que mi padre se haya empeñado en poner el nicho a mi nombre.



Me debato entre un simple vivió y murió entre esta fecha y otra; o bien meter uno de esos rollos que harán que multitud de gente deje de leer libros para acercarse a leer mi lápida (mejor me procuro un holograma, porque tampoco es tan grande el nicho). Se aceptan ideas, yo seguiré con estos pensamientos oscuros (aunque ya sabéis que soy dispersa).

dijous, 11 de febrer de 2016

Analógico dislógico

Mi padre todavía mira el teletexto, debe de ser el único de todo el mundo, es más, seguro que lo mantienen actualizado para él. Yo ni siquiera sé cómo se pone en mi tele. Cómo se nota que el hombre no es amigo de las nuevas tecnologías. Aunque hoy en día lo de la edad ya no tiene nada que ver con saber utilizarlas...


Hace unos días hablaba con una amiga, su madre tenía que darme una cosa y me dijo que me pasaba el WhatsApp para que pudiéramos hablar. Me sorprendió y le pregunté si era el de su madre... Noooo, qué va, su madre, como la mía, apenas si sabe mandar SMS, la mujer ni sabría encender un ordenador. Ya tuvimos que adaptarle el teclado del móvil porque solía colgar en lugar de contestar.


Hasta ahí todo muy normal, lo que me sorprendió es que el número de móvil era el de su hija, ¡de 6 años! ¿Para qué querrá esa niña que apenas empieza a escribir usar WhatsApp? Me callé, porque suelo tener discusiones con madres obstinadas, porque claro, su mayor argumento es que si yo no soy madre, cómo puedo saber del tema. Para mí es una cuestión de lógica, aunque prefiero no opinar, ni pelearme por cosas que no me van ni me vienen.

dimecres, 10 de febrer de 2016

¿Yo misma o descargas?

Hace poco leí o escuché en algún medio que habían hecho un estudio en el que se les preguntaba a los sujetos qué preferirían: estar solos en una habitación cerrada, sin nada más; o bien que les dieran descargas eléctricas. Sorprendentemente, los encuestados resultaron ser de una secta de macabros y sádicos sujetos que prefirieron la descarga; o bien la sociedad anda muy mal (una de dos).


El caso es que me pregunto qué debía de tener esa gente en la mente para no soportar estar solos con sus pensamientos. Desde entonces, me he fijado, cuando voy en el tren, que es lo más parecido a estar encerrado en una habitación solo porque nadie habla con nadie, que la gente hace cualquier cosa menos estarse quietos y simplemente mirar por la ventana (por favor, que voy cada día por la costa, es una preciosidad).


La alternativa a esa belleza es móvil, tableta y algún despistado analógico que lleva libro. Qué debe de pasar por esas mentes que prefieren un chispazo a sus propios pensamientos.

dimarts, 9 de febrer de 2016

Mi pequeño jardín

Hoy, por fin he tenido tiempo para regar las plantas, las pobres estaban haciendo la danza de la lluvia cuando me han visto venir, porque este invierno está de un seco terrible. Es que me he picado, porque mi madre tiene las plantas monísimas, claro, que les da todo el día vitaminas... para mí que tiene el síndrome del nido vacío, como a mí no puede controlarme ni darme de comer unos platos enormes de lo que sea, pues se desahoga con las plantas.


No es justo, mi terraza tiene flora y fauna propia, animales diversos y plagas destructoras que nos manda el dios de los jardines. Me han pillado todos los bichos del mundo. El otro día incluso me encontré una babosa... y me animé, pensé que si le apetecía venirse a mi jardín sería por algo. 


He decidido que hasta que no llegue la primavera paso de todo, que crezcan a lo salvaje y a ver luego qué podemos salvar. También es verdad que mi madre tiene mucho geranio y plantas grasas, que tampoco son de cuidado difícil... mis rosales pillan pulgón día sí día también, y juego con desventaja.

dilluns, 8 de febrer de 2016

Domingo en familia

Ayer, mi cuñado, que es la alegría de las fiestas, nos habló a todos a media comida de algo esencial en nuestras vidas. Hay que cotizar más para llegar a la jubilación, que si seguimos así nos vamos a quedar a 600 euros de pensión y eso no puede ser. Para mí que le da miedo tener que mantenernos a toda la familia.



Inocente de mí le pregunté: ¿Y si nos hacemos un plan de pensiones? ¡¿Qué se me ocurrió decirle?! Eso es para optimistas (bueno, no es que lo sea mucho, pero tengo mis momentos de esperanza económica en mi futuro, qué le vamos a hacer, inocente que soy). Total, que salí con ganas de atracar un autocar de viejas armada únicamente con una grabación de cuñado hablando del fin del mundo, porque convence a cualquiera y te deprime de por vida. Y eso que mi cuñada se marcó una comilona estupenda, para compensar al derrotista de su marido, claro está.




A mi suegro se la trae floja, porque ya tiene 84 años (en una semana, pero como si los tuviera) y está contentísimo con su subida de pensión: 2 euros al mes, que si los junta con los de la parienta suman 4 y ya tienen para ir a tomar algo y compartir pica-pica.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...