dimecres, 31 d’agost de 2016

Film transparente

Mi gran temor en la cocina, además de cortarme y quemarme, ha pasado a ser el film transparente. Sueño que acabo toda enrollada en él y no consigo cortar por la línea de puntos. En realidad, no lo he soñado, es que intentaba tapar el melón y no hay manera.


¿Soy yo o es un arma letal? Incluso creo que he visto que lo usaba algún asesino de manual en alguna peli, y no quiero dar ideas con ello (sí, ya sé que son ficción, pero fijo que se han basado en hechos reales). Mirad, no sé qué tenemos contra el papel de plata, fijo que contamina mazo o yo qué sé, pero en mi cocina, a no se que lo use el roncador, no vuelve a usarse el papel de film, eso o bien me encierran en un sanatorio por ataque de nervios. Y luego te pones a ver masterchef y te pochan los huevos con el papel film. ¿¡Por qué!?

dimarts, 30 d’agost de 2016

En chanclas y a lo loco

Mirad, no es por quejarme, que sé que lo hago bastante bien, pero en mi calle no suelen limpiar mucho; es más, los fines de semana suelen ir a la entrada del parking los recién salidos de fiesta de los locales del puerto a mear y a hacer otras cosas innombrables, pero que os garantizo que huelen fatal. 

Más o menos la escena ha sido de esta guisa.

Pues no va y después de todo el verano yendo a buscar el coche con mascarillas y les ha dado por regar la calle, hoy que llevo chanclas y que el resultado de la acción municipal ha sido un gran e insalvable charco. Si es que este ayuntamiento tendría que hacer más consultas públicas para todo, o sea, preguntarme a mí, que mi opinión es la que cuenta.


A ver cuánto les dura, porque en este pueblo parece que paguen el agua a precio de oro; que si es así, oigan, que cojan un poquito de la del mar, que está ahí a la vuelta de la esquina, así de paso en invierno la sal nos va a servir por si nieva (así, matando dos pájaros de un tiro).

dilluns, 29 d’agost de 2016

Popurrí laboral

Ayer, mirando una aplicación para anunciarse laboralmente que comentaban en el periódico, por curiosidad, nos dimos cuenta de que la gente pone las fotos sin ningún tipo de criterio. Cuidadores de perro que se anuncian sin camiseta y poniendo morritos... no quise ser mal pensada (no pude evitarlo), pero parecía otra cosa. Luego estaban los que se anunciaban para dar clases de repaso de lengua, con faltas de ortografía (sospechoso).



Uno se ofrecía como técnico informático, hacía recados varios y compras. Pues mira tú qué apañadito, tanto vale para un roto como para un descosido. A mi parecer, no tiene muy claras sus habilidades y prueba, a ver si suena la flauta.



Claro, que a mí lo que más me ha sorprendido es la disparidad del listado de precios, para todos los gustos. Habrá que apuntarse: sirvo para todo menos de camarera (y otros menesteres que viendo mi carácter se sobreentienden), que siempre he pensado que es el peor trabajo del mundo; eso sí, yo me vendo cara, puestos a pedir, que no quede.

diumenge, 28 d’agost de 2016

Miope

De pequeñita fui una de esas niñas a la que diagnosticaron de astigmatismo e hipermetropía, en resumen, tenía un ojo vago: y a mí que me molestaba que lo llamaran vago, ¿es que no tenía derecho a descansar? E intentaron ponerme uno de esos parches estilo megatirita en el ojo, pero yo me negué, no por una cuestión estética, de hecho me motivaba el tema pirata, era más porque no comprendía en qué me ayudaría. Mi solución de niña de 4 años fue negarme y no ponerme las gafas hasta... calla, que no me las pongo ni ahora.


Y de repente, un día, fui al oculista y me dijo que era miope. Claro, así por las buenas. No les hice ni caso, a pesar de que últimamente tengo que preguntar a algún joven por el número del autobús (así voy haciendo amigos, eso sí, borrosos). Total, que me hice las gafas de miope, aprovechando un par de monturas, que hay que reciclar, y ahora, cuando me las pongo, lo veo todo tan cerca que incluso las hormigas me tienen atemorizada.

dissabte, 27 d’agost de 2016

Voces

Siempre me hubiera gustado tener un tono de voz sensual, ¿sabéis esas voces que siempre parecen afónicas? Y lo peor es que solo me pongo afónica cuando me resfrío y en mi fuero interno estoy contenta por ello, entre voz de mafiosa y cazallera, es una maravilla. Incluso tener la voz como la chica de New Girl, algo masculina (sí, lo sé, soy rarita, ya me conocéis).



Una vez, cuando era muy jovencita (hace nada), me pasé todo el día dando berridos, a ver si lo conseguía. Y nada. Ni siquiera cuando era fumadora empedernida. Claro, si solamente consigo la voz que me gusta cuando estoy enferma... acabo perdiendo todo el glamour y solamente me sirve para las conversaciones telefónicas (acompañadas de flemas, claro). No sé yo si me merece la pena.

divendres, 26 d’agost de 2016

Operación invierno

Admiro a la gente que se compra ropa y la estrena en seguida, yo tengo la maldita manía de guardarla para más adelante, ¿para qué? Ahora me doy cuenta de mi estupidez, ¿por qué no me va la ropa del año pasado? Eso le da un nuevo sentido a la frase Carpe diem


Creo que voy a empezar ahora mismo la operación bikini, aunque va a ser más la operación del jersey de lana. Y cada vez que me apetezca comerme un coulant (cosa que sucede unas 20 veces al día) voy a intentar ponerme esos pantalones monísimos que me compré en 2006 y que apenas me lo puse una vez... aunque fue una vez memorable, el roncador todavía ahora me pide que me los ponga, porque dice que me hacían un culito muy mono. 


Lo que pasa es que ¡tenía un culito muy mono!¡No eran los pantalones! Está claro, ya es hora de tirarlos, no voy a perder esos kilos ni a recuperar esos 10 años. Lo mejor es estar contenta tal y como soy, así que creo que lo del coulant me lo voy a permitir.

dijous, 25 d’agost de 2016

El narrador

El roncador se pasa el día teniendo monólogos que disimula haciéndome creer que habla con las gatas, haga lo que haga oigo de fondo su voz explicando todo lo que va a hacer, como si fuera un narrador observador. Me siento como en una de esas películas en blanco y negro en las que una voz en off va explicándolo todo (por cierto, ya que llevo semana de series, me encanta esa voz en Jane, the virgin).


Y luego está lo de ponerle banda sonora a la vida, porque no solo lo narra, también lo canta. Me casé con Concha Piquer y yo sin saberlo. Cualquier día me lo encuentro con un clavel tras la oreja y cantando coplas a las gatas (espero que sin bata de cola). Por fortuna, todavía no le ha dado por bailar, porque es un poco descoordinado y la liaría parda (calla, que me lo estoy imaginando).

dimecres, 24 d’agost de 2016

StreetView

Sé que tiendo a ser exagerada y que nunca me creéis si digo que soy algo gafe, pero no es normal que mi calle no salga en los GPS, ni siquiera en Google, que incluso en el desierto utilizan un camello para captar las imágenes de StreetView (totalmente verídico).



Vale que somos 4 casas y no muy bien avenidas (por motivos que no vienen a cuento ahora), pero si en el desierto de Liwa pueden verse las dunas por Google, ya me dirás por qué yo no puedo decirle al mensajero cómo llegar hasta mi casa. Es cuestión de prioridades, está claro.

dimarts, 23 d’agost de 2016

Buscando amor

Hoy en día no hay nadie que se empareje a la vieja usanza. Cada vez que digo que el roncador y yo nos conocimos en la universidad puedo observar las caras de asombro. ¿Seguro que no fue por Internet? Qué raros que somos, ¿verdad?



Todo el mundo que me rodea ha conocido a su pareja en alguna de las múltiples plataformas online que hay para buscar alguien con el que compartir la vida. ¿Será que ya no nos socializamos físicamente con nadie? A ver, no nos equivoquemos, me parece genial esta nueva forma de conocer gente, entiendo que da muchísima pereza tener que salir a la calle a conocer gente, si a mí porque el roncador ya estaba en mi vida, éramos amigos, ya sabía de qué pie calzaba y cojeaba... Porque si no llega a ser tan fácil, seguramente seguiría soltera y tan contentos todos, porque yo me apuntaría ya mismo a todos los saraos que montan los singles solo por pasarlo bien y por los descuentos, que a mí lo de conocer gente tampoco me apasiona (demasiado trabajo).



Si ya lo dice el eslogan de eDarling: no pierdas tiempo en el pajar. Un poco bruto, pero efectivo.

dissabte, 20 d’agost de 2016

Mascotas: no decepciona

Muy fan de la película Mascotas. Mira que me obligó a verla el roncador porque estaba convencida de que era de esas pelis en las que todo lo bueno lo han metido en el tráiler, pero ni por asombro. Me quedo con todos los personajes y me pido un spin off con el conejito Pompón de prota, o con la perrita Brigitte como compañera de reparto, son lo más. Ahora me miro a mis gatitas con otros ojos, y mira que ya me las imaginaba yo haciendo trastadas cuando las dejábamos solas, pero a ese nivel, nunca.



 
Entre eso y que hemos empezado a ver la serie Zoo, en la que los animales mutan hacia ser los dominantes del mundo, que voy con pies de plomo con las chiquitinas, porque son muy espabiladas ahora, así que si encima mutaran genéticamente hacia la mejora de su especie... Mejor les pongo musiquita relajante y las tengo contentas.

divendres, 19 d’agost de 2016

Mi hipster

El roncador ha decidido dejarse perilla. Espero que ahora no se me vaya a hacer hipster. Tengo la teoría de que lo de dejarse el pelo en la cara es por la escasez del mismo en la cabeza, con lo que me costó acostumbrarme a que fuera calvo.

A ver, que si le quedara así la perilla...

Hoy me ha tenido como media hora opinando sobre el tamaño de la barba, del bigote y el grueso de la perilla. Si a mí me da igual, que lo querré de la misma forma... o tal vez menos, dependiendo de si la barba rasca, ya veremos. Lo que me tiene hasta los mismísimos es que ahora va a pasarse un montón de rato en el baño con la tontería de igualar los dos lados, que ya me veo con el nivel de burbuja. En definitiva, habrá que hacer obras porque con un solo baño no vamos a apañarnos, con tanto acicalarse el bigote y la perilla.

dimarts, 16 d’agost de 2016

La evolución

Hoy me ha dado por pensar en la evolución humana, en la forma en que el cuerpo humano ha ido cambiando y adaptándose al medio, y no he podido evitar imaginarme la siguiente modificación con un anexo en la mano, una extensión en forma de soporte para el móvil.


Si me fijo en la mayoría de la gente por la calle, todos van con el aparatito, incluso caminan con él en la mano. A ver, que yo también voy todo el día con él a cuestas, pero si me lo olvido, si se queda en silencio, no pasa absolutamente nada. Parece que vaya a haber una catástrofe mundial si no contestan a ese mensaje. Creo que voy a especializarme en clínica, en terapias de adicción al móvil o a las tabletas, voy a forrarme.


Lo sé, ¡es asqueroso! Creo que yo reaccionaría igual.
Qué queréis que os diga, ayer llamé a mi compañía telefónica, intentando rascar algún eurito de mi factura y, además de no conseguirlo y de que me ofrecieran cosas como televisión con no sé cuántos canales y mil millones de megas (ambas cosas innecesarias en mi vida, ya ni siquiera ofrecen terminales gratis), tuve la sensación estúpida de que el móvil sirve para cualquier cosa menos para hablar.

dilluns, 15 d’agost de 2016

Adaptaciones zombis

Ahora que llevo esta sobredosis de zombis me doy cuenta de lo mucho que se ha abusado con el tema, si incluso se ha adaptado la novela de orgullo y prejuicio con zombis, y creo que también hay una en la que Lincoln es un zombie o un vampiro, ahora no me acuerdo muy bien. Es que no tienen límite, a la que encuentran una fórmula que funciona, pues a explotar la veta al máximo.



Me he estado preguntando qué otras pelis se podrían adaptar y el roncador me dio una opción buenísima: Mi gran boda griega (cualquiera de las dos). Me imaginé a toda la familia antes y después de convertirse, ¿alguien recuerda a la abuela? Eso sería brutal, dejo ahí la idea. Si es que el tema da qué pensar: si el roncador y yo nos encontráramos en esa situación moriríamos pronto, nos delatarían y atraerían a los zombis los ronquidos de marido, estoy convencida de ello.

diumenge, 14 d’agost de 2016

Temporada vacacional

Que dé comienzo este domingo vacacional: sombrero, bañador y toalla en mano... no hay como vivir al lado de la playa para levantarse y darse un buen bañito matutino antes de que llegue la marabunta dominguera. Y luego más sofá y series.


Además, esta semana ha caído mi adorado Pordede y he tenido que volver a Netflix, a pesar de tener la maravillosa opción de no tener que levantarme para avanzar cada capítulo, no es que tenga demasiada variedad... por suerte, me he apuntado al mes de prueba y ya veremos qué hago: rezar al santo patrón de los desesperados o encomendarme al maligno. 


De momento, acabando la segunda temporada de Marco Polo, que es una maravilla; a medias con Grace & Frankie, porque el argumento es como la vida misma, después de toda una vida de matrimonio, sus maridos les cuentan que están enamorados el uno del otro y llevan años ocultándolo, toda una revelación en clave de humor; y por qué no, un poco de la adicción zombi, entre izombie y Znation, ambas con un toque cómico y muy ingenioso para un tema tan manido (y sin un gran presupuesto a sus espaldas).

dissabte, 13 d’agost de 2016

Mi modo de descanso

El concepto de vacaciones de la gente está muy equivocado, esto de viajar hasta el fin del mundo, de caminar y verlo todo, y por encima de todo fotografiarlo y publicarlo en las redes es algo que no entra en mis esquemas. A ver, si llevamos todo el año con actividad frenética, con poco tiempo para pasar con los demás y, lo más importante, sin poder ver todas las series y películas... qué hacemos por estos mundos pudiéndonos poner al día con el tema.


Pues eso, mi gran idea de relax y de pasar el tiempo felizmente es estar con el roncador (en modo despierto, claro está) y las gatas en el sofá, poniendo capítulo tras capítulo... más que nada para practicar el inglés, que las vemos en versión original, no es por vaguear, nooooo, que es por aprender.

divendres, 12 d’agost de 2016

De vuelta al hogar

Después de unos días con mi madre en el pueblo creo que necesito unas nuevas vacaciones, esa mujer tiene más energía que una adolescente de 16 años, estoy agotada. Bueno, tiene dos posiciones: activa y pasiva. 


En la primera camina, canta y sobre todo habla, aunque me doy cuenta de que he desarrollado un superpoder en el que mi mente se desconecta y solamente percibe palabras sueltas, que me permiten mostrarle a querida madre que sigo atenta, repitiendo alguna que otra frase o moviendo la cabeza de forma imprecisa, ni afirmando ni negando.


En cuanto a la segunda, la pasiva, es como si le dieran al botón de pausa y la buena mujer se queda profundamente dormida, hasta que recarga la batería y vuelve todo a empezar.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...