dimarts, 27 de desembre de 2016

Ocupada y ociosa

Llevo cuatro días de fiesta seguidos y según mi lista de tareas pendientes, y ordenadas por prioridades, tengo que: estudiar, terminar unos documentos del trabajo, estudiar, ordenar los apuntes, estudiar... y estoy viendo todos los capítulos de una serie tumbada en el sofá, con mantita incluida. Por cierto, para los que los propósitos navideños os afecten tan poco como a mí, muy recomendable, The young Pope, con las maravillosas interpretaciones de Jude Law y Diane Keaton (y no me puedo olvidar de Javier Cámara).


Incluso me estoy planteando hacer la colada, sacar el polvo y hacer limpieza general en casa, si he montado la plancha y todo, cualquier cosa menos estudiar. Intuyo que este mes voy a tener la casa como los chorros del oro, los resultados de los exámenes... están menos claros. Y antes de que se me olvide: ¡FELICES FIESTAS!

divendres, 23 de desembre de 2016

Juego simbólico

Una de mis gatas se pasa el día teniendo peleas imaginarias, se pelea con la alfombra, con la ropa tendida, con su cola... al principio me tenía algo preocupada, pero ahora he decidido que, igual que los niños pequeños, está practicando el juego simbólico. 


Al parecer, su hermana, taimada y tranquila, se la mira y observa a lo lejos, no entra en sus juegos. Así que ves a una sentada en el sofá y a la otra pegándose con el mantel de la mesa.

dilluns, 12 de desembre de 2016

Sonrisas trucadas

Después de ver la última temporada de Black mirror en la que todos sus capítulos me han parecido inquietantes e incluso el primero es más que factible (una sociedad totalmente basada en los "me gusta" de tus redes sociales); me he topado con aquello de la realidad siempre supera la ficción, un producto que se oferta como el no va más: odontología emocional (a este paso, cualquier día me pinchan y soy un robot).


No se trata de lo que una mente sensata pensaría inicialmente, un grupo de dentistas preocupados por la comunicación paciente/médico, que pretende buscar maneras de acercamiento y de comprensión, de crear lazos y vínculos más fuertes... qué va, se trata de la posibilidad de tener una nueva sonrisa (aunque a la nuestra no le pase nada), una nueva estética para nuestra sonrisa. Dónde queda aquello de la naturalidad, de la belleza que hay en la sinceridad, ahora además de canillas te dan una nueva sonrisa. Con lo que me costó a mí dejarle al endodoncista tocarme la boca y era una cuestión de salud. Ahora además de pasar por el quirófano para cambiarnos la nariz y la papada, podemos modificar la sonrisa. Para volverse locos, está claro que la realidad siempre supera a la ficción.

divendres, 9 de desembre de 2016

Mujer del tiempo

Estoy bastante convencida de que mi madre, de profesión frustrada, querría ser mujer del tiempo, iba para meteoróloga y la descartaron por pesada. La buena mujer me llama cada día para pasarme el parte del tiempo en mi población, no sé si es que ha descubierto la página de teletexto que le da el tiempo (porque aplicaciones no tiene, solo me faltaría que tuviera Internet) o es que está haciendo prácticas para el canal del tiempo de su barrio. No es que acierte demasiado, pero es capaz de pasarme el parte aunque se hayan ido de vacaciones a la Antártida.


El caso es que en general a las mujeres del tiempo las suelen vestir con 2 tallas menos y les enfocan más otras zonas que no son ojos ni dedo que señala isobaras, así que igual, como ambas somos de culo prominente, prefirió dedicarse a sus labores del hogar, antes que exhibirse y equivocarse en público (que conste que mi indignación va dirigida a esta sociedad en la que la mujer es más un florero que un ser inteligente)

dimecres, 7 de desembre de 2016

Profesiones

Hay profesiones de las cuales no acabo de entender muy bien cuándo uno decide dedicarse a ellas. Por ejemplo, el podólogo, a mí el tema pies me da mucho asquito; sí, ya sé que hay mucho fetichismo, pero es que si me pongo a pensar que esa gente está todo el día tocando pies me entra el repelús, pensadlo: hongos, descamaciones, y otras cosas de cuyo nombre no quiero acordarme...

Luego está el sexador de pollos, que no se me ocurre algo más aburrido, aunque me temo que en este campo debe de ser porque no te queda otra, no hay alternativas laborales en tu zona o bien es una tradición familiar. A pesar de ello, si eres sexador de pollos o de cualquier otro animal, hazme caso, ¡huye y busca otra cosa!

dilluns, 5 de desembre de 2016

Tostadora

Hoy he seguido una página de Facebook porque regalaban una tostadora... ¡es que era rosa! Lo cierto es que no me gustaba nada lo que vendían, pero quiero una tostadora rosa. El consumismo se ha apoderado de mí hasta el punto de tener amistades por el interés, aunque sean en Facebook. Y encima no me va a tocar, que era por sorteo. En resumen, voy a seguirles de por vida y ni siquiera me gustan, soy una vendida.


Y lo peor de todo es que tendría que estar estudiando, y tenía toda la intención, pero me he perdido en Internet buscando tonterías y excusas para no abrir el libro. Y ahora solamente tengo ganas de mantita y de película. Espero que al final me toque la tostadora, para compensar.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...