dijous, 7 de setembre de 2017

Errores sin consecuencias

Tras una larga tradición de compras online, sobre todo desde que nos mudamos, he tenido experiencias para todos los gustos y colores; a día de hoy tengo algunas tiendas de cabecera que nunca me fallan y luego están las grandes decepciones. Es curioso, pero lo que tengo más claro es que pueden equivocarse en el envío, puede haber retrasos y cosas varias, hechos que acepto y comprendo, puesto que todos somos humanos, aunque curiosamente esos errores suelan ser a su favor.


Hace relativamente poco, hubo un caso desesperanzador, el roncador se enamoró de unos zapatos y por dos veces nos mandaron la talla equivocada -eso ya es ineptitud, ¿no? Por una vez, podrían enviar dos pares y que su equivocación nos beneficiara, ¿no? Me pregunto qué me pasaría a mí si en mi trabajo me equivocara tan a menudo y además ni siquiera lo reconociera... pues que me iría al paro directamente (sin la menor duda).

4 comentaris:

  1. Chica, pues cuenta, cuanta, que hagamos la lista negra.
    Un besazo!

    ResponElimina
  2. en una farmacia en la que encargué un medicamento en dos ocasiones y las dos me lo trajeron mal, les dije justamente eso: yo cuando trabajaba en empresas y cometía errores, buenas broncas que me echaban!

    ResponElimina
  3. Yo siempre fui muy reacia a comprar cosas por Internet. De a poco me he ido animando y, de momento, no he tenido malas experiencias pero seguro que alguna vez me pasa algo. Besotes!!!

    ResponElimina
  4. Bueno, a mí me enviaron una zapatillad e cada talla. Menos mal que aún así las puedo usar, proque sólo hay medio número de diferencia.
    Besos!

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...