diumenge, 10 d’abril de 2016

Red social laboral

Mi marido no deja de decirme que Linkedin es un espacio buenísimo para darse a conocer en el mundo laboral y que hay gente muy activa y no sé cuántas alabanzas. Pues yo no le veo la gracia, será porque no me paso todo el día mirando qué ha colgado otro ni poniendo enlaces, oye, que ni siquiera lo hago en Facebook.


Estoy convencida de que tiene razón, pero no tengo tiempo para ello. Es más, cada vez que recibo un mail diciendo que alguien ha visitado mi perfil, me entra el pánico y el miedo, no sé si porque pienso que un magnate ha decidido contratarme para vete a saber qué; o bien por si algún loco de la colina me ha localizado en Internet y ahora estoy en su punto de mira. Hay gente muy rarita (lo sé por experiencia) y vete a saber qué harían si tuvieran acceso a mis datos laborales. Incluso mi cuñada, que lleva 20 años en el mismo lugar de trabajo, ha acabado por hacerse un perfil, con lo bonito que es hablar y comentar cosas tomándose un buen café.

dilluns, 4 d’abril de 2016

Odio los números

Esta semana voy muy estresada: mañana examen y no he estudiado casi nada, pasado la Renta y el jueves prácticas de la universidad. Ya sé que no parece nada, pero estoy completamente en vilo y a punto de entrar en crisis.


En cuanto al examen, llevo 3 días intentando entender algo de los apuntes y libros de referencia, esto de la estadística no me parecía tan complicado en primero, y después de 3 asignaturas sobre el tema pensaba que estaba superado, pero no hay manera, los números bailan en mi cabeza y no tienen en absoluto sentido. Así que con las prácticas voy más o menos, que ya medio las tengo, pero tirando mano de refranero popular "si l'encerto l'endevino" (que viene a decir que están hechas un poco al tuntún y a ver si suena la flauta). Y, claro, la Renta me parece tal galimatías que entre una cosa y la otra estoy empezando a odiar las matemáticas, a pesar de que suelen gustarme bastante.
Todo esto me está creando tal desazón que solo tengo ganas de tirarme al sofá y ver series o películas (de lo que sea menos de matemáticos). Lo mío no es normal, o tal vez sí...

diumenge, 3 d’abril de 2016

Madre no hay más que una... afortunadamente

Pues no va mi madre y me echa bronca porque todavía no la he felicitado por el día de la madre a las 10 de la mañana... qué estrés de mujer, que el día tiene 24 horas y los domingos voy algo más lenta.


Eso no es lo peor: me llamó ayer para recordármelo, porque por supuesto yo no tenía ni idea de este día, ni siquiera El Corte Inglés ni Google lo han anunciado... de hecho, hoy no tiene nada anunciado, igual es que todas los que lo hacen son madres y han decidido reivindicarse y no trabajar, qué sé yo.


Entonces, mi madre ha hecho algo que no la caracteriza para nada, en ningún sentido, qué va, ella nunca se indigna ni se enfada... me ha dicho que mi obligación era acordarme que de madre no hay más que una y que qué me había pensado, además de que por la tele hay un anuncio de la Lotería en el que sí que hablan del día de la madre, que soy una desinformada y no sé cuántas cosas más... Ay, amor de madre.

dimecres, 30 de març de 2016

Viajar

No me gusta nada viajar, pero no el hecho de ir a otros lugares y visitar cosas, es por la pereza de hacer la maleta y el viaje en sí. Sobre todo cuando tengo que viajar. Por fortuna, esta Semana Santa fuimos con nuestra sobrina, que tiene el culo pelado en esto de los viajes y llegamos al avión con el tiempo justo de apenas hacer cola, es que esa espera en el aeropuerto me exaspera.


Aunque también es cierto que su madre y ella son únicas para pasar el control policial, en ambos casos las pararon, les hicieron el registro aleatorio para posibles terroristas y pitaron en el arco de seguridad. Y, una vez en el avión, se quedaron roques, todo el viaje soñando, y yo atenta a todos los movimientos por si pasaba algo. No es que me dé miedo volar, todo lo contrario, pero me gusta estar preparada... aunque tengo claro que si nos pasa algo en pleno vuelo no se salva ni el tato. 


Eso sí, escuché atenta la versión lituana/inglesa de los azafatos, porque siempre me ha parecido que se merecen toda mi atención después de que les hagan hacer el idiota delante de todos los pasajeros... y debo decir que el redactado de las instrucciones de emergencia dejan mucho que desear, dicen... "si la mascarilla saliera de la parte superior de sus asientos deberán..."; pero no dicen qué hacer si la mascarilla no sale de ahí (¿es que no hay una alternativa?). Bueno, ahí lo dejo, por si alguien quiere preguntar en su próximo vuelo, yo me abstuve, no quería saber la respuesta.

dimarts, 29 de març de 2016

Primer día azucarado

Me he pasado toda la Semana Santa evitando las torrijas y, finalmente, como colofón, la Mona de Pascua. Y llega mi primer día laborable y me pimplo un cruasán de chocolate de buena mañana. Eso me pasa por no tener sentimiento de culpabilidad, porque estoy segura de que a media mañana va a caer algo más, que creo que es el cumpleaños de un compañero de trabajo y fijo que ha traído algún dulce (o eso espero). 


¿Será la necesidad de azúcar posvacacional? Es que el primer día laboral tras tantos días de descanso se prevé difícil. Aunque también es posible que, para guardar las apariencias, me haga la estrecha, tome un zumito de naranja para desayunar y luego para comer me haga unas patatas fritas con algo de acompañamiento (no sin antes haberme guardado alguna pastita del cumpleañero en el bolsillo con la excusa de que llevo los aparatos y me lo guardo para luego).

dilluns, 28 de març de 2016

2 años de matrimonio en Lituania

Nos hemos ido con roncador unos cuantos días al extranjero, hacía cerca de dos años, o sea, desde que nos casamos, que no habíamos hecho ningún viaje destacable (porque acompañar a mi madre al pueblo no cuenta, ya os lo digo yo)... ¡hoy hacemos dos años!


Pues eso, mi cuñada, aunando varias fechas y festividades, además de usando subterfugios y otras tretas, ha conseguido sacarnos de casa y llevarnos nada más y nada menos que a Lituania, donde siempre nieva (y eso explica el mal carácter de algunos de sus pobladores). Lo cierto es que no iba con grandes expectativas y me ha gustado bastante: los colores, la historia y sus construcciones. Una escapada muy recomendable (a pesar de la huelga de controladores aéreos y de otras cosas que hicieron peligrarlo todo).


Lo más destacable: la comida. Creo que es el primer viaje en el que he vuelto con algún quilo de más, si es que parecía Navidad... será por el frío, tienen una dieta muy calórica y unos postres que son la envidia de cualquier pastelería del mundo, incluso en el sitio más cutre tenían una gama de pasteles tremenda. Ah, sí, dato curioso e importantísimo: el café está delicioso, aunque sea en una cafetería cutre de la estación de autobuses.

diumenge, 6 de març de 2016

Deseos inadecuados

¿Está mal desear estar muy enferma todos los lunes? Bueno, por no hablar de los domingos, que me paseo desnuda por casa, sin calefacción, y con las ventanas abiertas, por si suena la flauta y me pillo una pulmonía de caballo.


Es que este año, el único resfriado que he cogido fue por Navidad, entre un análisis de sangre y una colonoscopia, así que supongo que ya rellené el cupo de sobras. Realmente, me da mucha rabia pasarme la mitad del domingo lamentándome porque se acerca el lunes. Curiosamente, el viernes tengo la sensación de lunes, así que los revivo por duplicado, al contrario que mucha gente, que el jueves ya celebra que llega el viernes. Qué envidia me dan los optimistas.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...