dimarts, 3 març de 2015

Cortar y marcar

Lo mío con las peluquerías es de terror, no me han hecho nunca nada malvado ni he salido descontenta, es solamente que me parece una pérdida de tiempo absoluto estar ahí metida y, encima, todo el rato tocándome. Y qué decir de la cháchara, porque yo me estaría calladita, mirando las musarañas, como mucho, leyendo un libro, pero no se puede.


Es que a una le va la marcha y el chafardeo, así que acabo sucumbiendo en el temita. No es que yo quiera, me siento obligada, por cortesía. Por lo general, intento huir después del corte, porque lo que peor llevo es el secado, para eso está el viento... que cuando vivía en Andorra se me había llegado a congelar el cabello porque lo del secador no va conmigo. Todavía no entiendo que mi pelo sea tan agradecido, con la de cosas que le hago (como no peinarme casi nunca).


Bueno, hay un límite y de vez en cuando me toca cortar y marcar, mal que me pese. Total, que salgo manoseada y estresada; por fortuna, mi peluquera es buena gente y muy comprensiva. Lo que hay que hacer para estar guapa y a la última, ¡porque yo lo valgo!

dilluns, 2 març de 2015

Aimer à perdre la raison

Hoy voy tarde y con una entrada de las que llamo facilonas, porque me nominaron a un premio para bloggers y se me había ido olvidando... pues ahí va, con intimidades y todo, porque viene con preguntas, esta Mercè, del blog El meu raconet, es una cotilla, que lo sé yo (es broma, que es un solete). 



Primero de todo, las normas, que me voy a saltar a la torera, porque prefiero que cada uno de vosotros decida si quiere coger el premio o no, es decir, que os nomino a todos (porque soy malvada y me gusta ver trabajar a los demás, soy de las que se ponen a mirar cómo trabajan en la obra los paletas):
  • Seguir al blog que te nomine (cómo no iba a hacerlo).
  • Responder las 5 preguntas.
  • Nominar a 10 blogs (lo dicho).


 

 A por las preguntas:

  1. Una cosa que cambiarías de tu situación actual: eso está claro, multiplicarme, porque el resto de cosas van más o menos bien.
  2. ¿Qué no perdonarías nunca? Uf, yo lo perdono todo, es uno de mis grandes defectos o virtudes.
  3. ¿Cuál sería tu disfraz perfecto? Uno invisible, que esto de disfrazarse no está hecho para mí, tener que pensarlo, confeccionarlo...
  4. ¿Crees en el amor para toda la vida o es un cuento de hadas? Creo en el ahora y de momento me va bien en el amor, espero que sea para toda la vida, eso sí.
  5. Una canción que sea importante en tu vida: Aimer à perdre la raison, en la versión de Enfoirés, siempre me estremece y me trae preciosos recuerdos, nuestro primer beso en lo alto del edificio de Le Corbusier en Marseille. Ahí empezó todo con el roncador.

diumenge, 1 març de 2015

Desmontando la inteligencia

Habitualmente, me distraigo con una mosca, mi capacidad de concentración es de unos 20 segundos, eso sí, cuando me concentro lo hago a conciencia. Hay varios estudios que dicen que la gente que se distrae fácilmente tiene más sustancia gris, es decir, tendría mayor capacidad de procesamiento de la información y se relaciona con la inteligencia. Aunque nunca haya sido demostrado, una se agarra a un clavo ardiendo.



En realidad, no se ha encontrado ningún gen asociado a la inteligencia y hay tantas teorías que incluso se habló de que los cabezones son más inteligentes, por fortuna, alguien se dio cuenta de que, en todo caso, el tamaño del cerebro es más importante que el de su contenedor y que simplemente son cabezones. Lo que sí que es cierto es que en boca cerrada no entran moscas, así que me dejo de tonterías, puesto que nunca he creído demasiado en las teorías sobre cocientes de inteligencia ni cosas por el estilo.

dissabte, 28 febrer de 2015

Liberación

Quiero poneros en una situación que todas hemos vivido, y es en femenino porque no soy capaz de imaginármelo en la mente de un hombre (bueno, sí, pero es muy descabellado y poco fiel a la verdad). Cuando estás en el lavabo de un lugar público, en el que has montado todo el lío para poner bien la tapa y coges una postura antinatural porque no es wc conocido y no te la juegas, la chaqueta en un lugar elevado para no mancharla (porque no hay colgadores, claro), el bolso colgando de la boca, sobre la cabeza, cruzado en la espalda o apoyado en el dispensador de papel de váter...


Y entra alguien al de al lado. Tú con toda tu concentración por no perder el equilibrio y con el peligro de otros incidentes (no hace falta que os lo explique), y la otra echa la meada más grande de toda la historia, que incluso los camellos, elefantes u otros animales reconocidos como grandes miccionadores envidiarían. 


Entonces al tuyo, a tu pipí, le da reparo y no quiere salir, una mezcla entre envidia y acojone, pero estás a tope y no estás dispuesta a discutir y concentras todos tus sentidos en una gota de agua, un río o cualquier cosa que te ayude a mear. Eso, señoras y señores, se llama liberación.

divendres, 27 febrer de 2015

La pedraá

Ayer, después de hablaros de la ventolera que tenemos últimamente en el pueblo, me acordé de un amigo nuestro, un calvo frustrado, porque al contrario del roncador, que luce bola de billar y le sienta estupendamente, este compañero no aceptaba su problema capilar, así que llevaba en un lado una larga mata de pelo que peinaba hacia el lado contrario, de modo que tapaba los lugares en los que escaseaba el pelo.



He de decir que era mayor que nosotros y que se notaba un montón, pero le hacía feliz y no nos metíamos demasiado con él. Lo mejor era cuando venía una gran ráfaga de viento y lo veías sudar, se agarraba el pelo desesperadamente y gritaba: ahí viene, la pedraá.


Así que lo llamábamos Pedraá, claro está, porque era tan gracioso ver cómo maldecía al viento o a cualquier fenómeno que le moviera un solo pelo.

dijous, 26 febrer de 2015

Ventolera

En mi pueblo hay un microclima. Este fin de semana hablaba con mi madre por teléfono y le dije que había un viento terrible y que incluso por la noche había granizado en los pueblos cercanos. Mi madre me dijo que lucía el sol y que todo estaba en calma (vive a menos de un cuarto de hora en coche, me maravilla el tiempo). 


A menudo, en nuestro patio, se reproduce la famosa escena de American Beauty: me refiero a la bolsa voladora, no a una chica desnuda a la que le caen pétalos (o cobraríamos entrada). Se forman remolinos e incluso las macetas van de un lado a otro. Luego se nos mueren las plantas y no sabemos de qué.


De todos modos, merece la pena; cuando luce el sol, todos nos lanzamos a la playa a pasear y a disfrutar del horizonte. 

dimecres, 25 febrer de 2015

Un largo baño

Hay muchas cosas que nos gustaron a primera vista de nuestra casa: la terraza, la distribución, la luz... y tenía bañera con hidromasaje. Pues bien, después de más de un año en ella, no nos hemos bañado ni una sola vez (duchar sí, que conste), entre que nos da miedo encender el motor y que todo explote y que no tiene instrucciones, ahí está, bañera usada como ducha.


No soy muy partidaria de bañera, por el derroche de agua, pero una vez al año sí que me apetece, así que habrá que convencer al roncador para que alguien nos mire el motor o morir en el intento (igual salimos en primera plana de los periódicos: explosión en la bañera.).


Poco a poco y con buena letra, que Roma no se construyó en un día. Solo con imaginarme en la bañera, relajada, haciendo pompas de jabón... qué felicidad.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...