dilluns, 25 de gener de 2021

Los inmortales

¿Alguien recuerda esa película que luego fue serie? Yo sí, era un grupo de inmortales que se iban matando unos a los otros, porque al final "solo puede quedar uno". Pues así nos empezamos a sentir los docentes ante el COVID. Prefiero mil veces las clases presenciales, ya lo he dicho muchas veces, pero como sigamos así, en el centro no va a quedar ni el tato. Puestos a comparar con películas, me viene a la cabeza Gladiator, no por el protagonista, porque sintiéndolo en el alma (y en el corazón), en el campo docente no suele haber grandes dandis, más por la mítica frase de los gladiadores, antes de luchar, sabiendo lo que les esperaba: "Ave césar, los que van a morir te saludan"; aunque como ellos, en realidad nadie la decimos en voz alta.



Ya lo decía mi madre, y el refranero popular: "lo que no mata engorda"; pues yo me estoy poniendo hermosa, es lo que tiene sobrevivir, el autoconfinamiento en fin de semana, no salir de casa, comer de pura ansiedad... Es lunes y nuevas clases confinadas, pero nosotros al pie del cañón, porque todo el mundo sabe que el cole es una gran burbuja que nos protege de todo mal. 

dilluns, 11 de gener de 2021

La muerte me pisa los talones

Fuerzas oscuras quieren matarme... bueno, el armarito del baño, pero seguro que las fuerzas oscuras mueven esos hilos. A las pruebas me remito:

Prueba 1. La portezuela de madera sale volando y me golpea en la cadera. Si llega a ser en la cabeza me mata.

Prueba 2. Estoy intentando coger una cosa, subida en un taburete de madera, de puntillas, y noto como el taburete se desliza de entre mis pies, siento que mi vida está a punto de extinguirse, como si de un condenado a la horca se tratara; por suerte, no hay soga y descubro que soy más alta, flexible y ágil de lo que se hubiera esperado.


¿Cuál será la próxima? Esto me recuerda que una vez se desplomó un andamio justo después de pasar yo por debajo... tal vez, dentro del gafe, tenga suerte... o tenga que evitar hacer cosas peligrosas sin un mínimo de seguridad, como una escalera.

dissabte, 9 de gener de 2021

Malos tiempos para el flirteo

La semana pasada fui a la revisión de lo del pie, en principio todo bien, pero como sigue doliéndome me mandaron hacer unas radiografías. Y ahora viene lo bueno, ligué con el radiólogo (o técnio en algo, que nunca sé). 45 minutos para dos radiografías, y cuando notó que me impacientaba me dijo que no me lo iba a creer, se le había olvidado darle al enter para grabar la imagen. Pues no, no me lo creí. En poco rato averiguó casi de todo sobre mí, solo le faltó mi grupo sanguíneo (ya sabéis que en 2020 he desubierto que soy universal, ya el RH en otra década, que mis padres eran muy hippies y yo muy despistada para estas cosas). 

A lo que íbamos, un ligoteo en toda regla. Y al final me soltó que quería seguir hablando conmigo, que quería volver a verme... y como soy arisca y borde, me puse en plan serendipity y le dije que, como acababa de contarme que en enero era su cumple y que le habían gustado mis calcetines, igual para uno de esos días recibía en la consulta un par de calcetines de una anónima. Llegados a este punto, os lo aclaro, que yo quiero estar sola, pero me apeteció un poco de jueguecito. Entre ese y que hay un chico que hace tiempo que quiere quedar conmigo... pues que con lo del Covid (me niego a que sea femenina, ya os lo digo) y mi comunidad autónoma acaban de joderme el plan. Hasta el 18 una no sale de su ínfimo pueblo si no es para ir a trabajar, que para nada es la población de ninguno de mis  pretendientes. 

dimecres, 6 de gener de 2021

Día de los Reyes magos

Mira, yo me he levantado con toda la ilusión del mundo y los Reyes magos se han saltado mi casa, claro que con tanto picotear y beber en cada casa, pues es normal que acaben la noche algo piripis y se salten algun hogar con niñas que se han portado relativamente bien -hay un par de cosillas que igual me descalifica, es que lo de ser mala viene siendo como más apetecible; pero es que ni carbón. Aunque prefiero la ausencia a ciertos regalos (y no diré nombres). Porque lo de A caballo regalado no le mires el dentado no sé al que se le ocurrió, a uno que seguro que le acertaban a menudo.

Igual con tanta 0bra en el patio de luces, se me ha hecho caravana entre Papá Noel, los paletas y los Reyes magos, y están todos ahí en espera. En todo caso, si no piensan venir los Reyes, me voy a beber su vasito de whisky para entrar un poco en calor, que se lo dejé con todo el cariño del mundo y a mí me va a venir de perlas hasta que llegue el técnico de la luz para subirme la maldita potencia (igual ese es mi regalo, que me vendría de perlas, tengo que añadir).

dilluns, 4 de gener de 2021

El pragmatismo del vampiro

Acabo de descubrir por qué esa devoción por los vampiros, y es de lo más banal del mundo. Está claro, a los hombres mayores siempre les han atraído las jovencitas, y a nosotras, hasta cierto punto, los maduritos interesantes. Unos por motivos obvios, otras porque donde esté un hombre con miles de años de experiencia, que nos quiten lo bailado. 

Se supone que si no han aprendido nada en tanto tiempo es porque no había por donde cogerlos. Es decir, que si te sale rana, solo tienes que darle para cenar pan de ajo y santas pascuas, no dejará ni rastro de su existencia, como mucho un poco de polvo al desaparecer, es una cuestión de pragmatismo. 

dijous, 31 de desembre de 2020

Segunda residencia de Santa Claus

En mi pueblo hay una calle en la que hace tres años un par de casas empezaron a decorar a lo loco para Navidad, a día de hoy ya son 6 y creo que Papá Noël se está planteando que esas sean sus casas de veraneo. Es tan exagerada la cantidad de luces parpadeantes que por su paso ya se han dado varios casos de epilepsia (eso me lo he inventado, pero podría ser).

El caso es que sufrimos apagones de vez en cuando, ¿no será que tiene algun tipo de relación? Y todo ello me hace pensar en que tengo que augmentar la potencia en mi piso, porque a la que enciendo una estufa y pongo la cafetera me saltan los plomos, a ver si averiguo cómo conseguir el maldito boletín eléctrico que necesito o me encontrarán congelada y abrazada a la gata antes de que lleguen los Reyes Magos.

dimarts, 29 de desembre de 2020

Salir de la comarca

En estas fechas hay miles de reuniones familiares, y no habiendo visto todavía a mi padre, desde el mes de febrero, me muero por celebrar la Navidad en familia, que en nuestro caso siempre suele ser una reunión escasa, y este año todavía más, que seremos 3. Y os preguntaréis si no me he confundido de fechas, que la Navidad ya es pasado e igual me refiero a Fin de año o a Reyes, pues no, mi madre, que es la mujer más alternativa que conozco, ha decidido que la Navidad en nuestra casa va a celebrarse hoy, 29 de diciembre.

La explicación tiene tanta lógica que no me pude negar cuando me lo planteó, puesto que tengo que ir a Barcelona, que es donde viven ellos, para una visita médica y, según un estudio científico hecho por mi madre, con estadísticas inventadas, pero bien fundamentadas, también me convenció de que seguramente habrá menos gente en el tren y en el autobús, siendo un día normal (ya veremos). Con la suerte que tengo fijo que me para la policía... los hay que viajan al extranjero sin que les digan nada; pero para mí, de todos sabido que soy algo gafe, cambiar de comarca va a ser como pasar contrabando a través de montañas heladas. Todavía recuerdo, en pleno confinamiento, cuando un policía me hizo bajar del coche y ponerme en posición oblicua (que no es más que en diagonal al conductor, nada impío que pueda interesaros), para lo que tuvo que sacarme en brazos del coche porque estaba recién operada y no podía apoyar el pie en el suelo. Por ello, me despido de momento de ustedes, mis lectores, la próxima entrada puede que sea desde la cárcel.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...