diumenge, 16 de juny de 2019

Aprobar o morir en el intento

He vuelto a retomar el grado de psicología, después de haberlo aparcado durante un par de años, y yo ya no sé si es la edad, la pereza o que se me ha olvidado, pero cada vez se me hace más cuesta arriba. No sabéis lo mucho que pienso en Matrix y en que sería maravilloso que me enchufaran una manguera al cerebelo y allí me volcaran toda la información necesaria, aunque entonces no tendría mucho mérito, ¿no? 


Una asignatura por cuatrimestre, UNA, y no entiendo en qué momento de mi vida podía con 6 (ni por el precio del crédito ni por la carrera memorística, que no armamentística). Y tengo a la gata roncando a mi lado, una desagradecida es lo que es.

divendres, 14 de juny de 2019

A la vejez, viruelas

De un tiempo a esta parte me he dado cuenta de que cuando me refiero a alguien ya no uso el señor o señora, me he pasado a chico y chica, ¿será que la edad me está jugando una mala pasada? Lo peor es que heredé esta cara de niña jovencita, un poco a lo Dorian Gray, y no tengo los privilegios de mi edad, si como mínimo tuviera canas, dejarían que me sentara en el tren, digo yo. Para muestra un botón, toda la vida esperando y deseando la menopausia y, después de mi menstruación semanal, pasamos a este mes ni verla... al final tendréis que acompañarme al ginecólogo, porque yo no apunto nada, pero os tengo informadísimos.



El roncador dice que soy una exagerada, pero igual que los bebés huelen a nuevo, todo lo viejuno huele a rancio, así que cuando me huele el pelo, lo que antes me parecía que era un gesto cariñoso se ha convertido en ganas de darle una patadita en los mismísimos. Bueno en realidad, todavía me falta más o menos la mitad para ser octagenaria, así que hasta entonces me iré entrenando a ser vieja insufrible, y qué ganitas que tengo.

dimecres, 12 de juny de 2019

Jeans

No hay manera de comprarse unos tejanos: me he quedado atascada en una pernera y cuando he conseguido meterlos estilo faja, entonces no ha habido manera y me los he llevado puestos, a ver quién es el guapo que me los quita, ¿QUIÉN? Y que conste que es una proposición indecente, no una amenaza. Me gustaría saber quién diseña estos pantalones en los que ni respiras, ni transpiras, ni puedes meter nada en los bolsillos. He pensado que tendré que hacerme un bolsito anexo para llevar el móvil... igual por eso ha vuelto la moda de las riñoneras: me entra la risa floja cuando veo una, si solo la llevaban los yonkis.


No es que vengan rotos de fábrica, es que en cuanto te los pruebas se producen roturas. Seguro que no está demostrado científicamente, pero ir tan apretado tiene que tener consecuencias, de tipo disfunción eréctil: tendrían que vender los vaqueros con prospecto farmacéutico... ah, no, calla, que lo pueden añadir a las etiquetas, total, ya parecen un libro, igual es que lo que pretendían era revitalizar la lectura con tantas indicaciones.

dilluns, 10 de juny de 2019

Poliamor: amor plural

Esto del poliamor me parece muy interesante, pero con lo que me costó a mí encontrar a una persona de la que enamorarme (la única, nunca antes ni después), plantearme ahora buscar a más... como que me estresa un poquito. Ya no únicamente por la pereza, el desgaste, el esfuerzo; también por todo el grado de intimidad que para mí tiene el amor.


Sinceramente, si ya con las gatas siento que me lo absorben, imaginaos si tuviera que diversificar más. Igual es que lo mío es más de tacaña en amor que de ir repartiendo; será eso, no soy tan dadivosa como la gente que practica el poliamor. Aunque a mí se me plantean cuestiones como la ética relacional, me imagino que hay que tener las ideas muy claras y la sinceridad a tope para que no se convierta en una anarquía amorosa o bacanal, y como soy poco estructurada...

dissabte, 8 de juny de 2019

Y yo con estos pelos

Siempre me pasa lo mismo: no es que yo de normal vaya muy arreglada, me defino más por lo que se viene a llamar casual, pero hay días en los que pienso para mí misma que para salir un momento tampoco hace falta ni peinarse, sobre todo en sábados en los que no puedo dormir y a las 7 de la mañana me da por ir a caminar un ratillo, que ahora ya es de día y se está muy bien, e incluso si se tercia me doy un bañito en la playa a la vuelta... pues no falla, ese día tengo que encontrarme con alguien, ¿es que hoy nadie podía dormir?


Tampoco es que trajera muy malas pintas, pero no me había duchado, nada de complementos y los pelos iban hacia donde les daba la gana. Por no hablar de que es evidente que tengo que ir pidiendo hora para depilarme. En resumen, me había dejado mi poco glamur en casa. Mi única esperanza es la cara de dormidos que me llevaban.

dijous, 6 de juny de 2019

Agua del Carmen

Me he dado cuenta de que hay gente que compite para ver quién toma más medicación, es curioso. Había una chica diciendo que llevaba 3 días con dolor de cabeza y que había que tenido que tomar mucho Paracetamol, otra empezó a retarla, que ella tomaba más medicación, ampliamos a Nolotil, y ahí empezó la escalada, otra que si Fluoxetina, que si Zaldiar... toma ya, tomando opiáceos a punta pala. Entiendo perfectamente que el dolor se haga insoportable, pero yo hago todo lo posible por tomar el mínimo de medicación, incluso recién operada. Recuerdo que una vez estuve 9 meses (igual que un embarazo) con dolor de cabeza, al que se le sumaba alguna migraña (cosas diferentes): el neurólogo me recetó cosas que tumbarían a un caballo, en cuanto me noté un poco zombi preferí aguantar y pasaba con lo mínimo... resultó que lo que me lo provocaba era una medicación. Ahí lo dejo.


Luego vas al médico y resulta que por tomarte infusiones antes de ir a dormir, porque no acabas de descansar bien, crees en la homeopatía (y cómo la han castigado) y lo mejor es un Diazepam: ahí está, Santa Farmacéutica, a golpe de talonario, o mejor dicho, que me he quedado anticuada, a base de viajes y sobornos varios. Mi madre se toma ansiolíticos y opiácios y tan pancha, todo con receta, y por mucho que le diga que eso es adictivo ella me responde que se siente bien (y dopada también). Y a mí me da toda la sensación de que el Paracetamol es el nuevo agua del Carmen, pero en lugar de alcohólicos estamos creando drogadictos. 

dimarts, 4 de juny de 2019

Grandes esperanzas

Cuando veo a todos esos yayos mirando cómo trabajan los obreros de la construcción hace que me plantee si es por el mero hecho del disfrute de mofarse de los que todavía tienen que trabajar para vivir, o es más un placer extraño e hipnótico de observar y criticar; como cuando se habla de fútbol, del trabajo de los profesores o de cualquier otra cosa aparentemente criticable.


Lo cierto es que estoy deseando llegar a esa edad, poner dos tumbonas delante de una obra, una para mí y otra para el roncador, bocadillo en mano y, sobre todo, criticar a gritos su trabajo. Para mí eso es el paradigma de la jubilación... y los viajes del Imserso, claro está. Sin olvidarme de la petanca, aunque no sé yo si llegaré en tan buena forma física, siempre me ha parecido una actividad de alto riesgo, casi un deporte.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...