dimecres, 29 de juny de 2016

Fetiche

Mis gatas son unas fetichistas, les das un par de zapatos y se quedan la mar de contentas. Es quitármelos y van directas a retozar de placer, ¿será que les gusta el olor a queso? Sí, ya sé que le he quitado todo el contenido amoroso a la escena, pero es que después de todo el día de pie, seguro que no huelen a rosas. 

En cuanto a la ropa, no puedo dejar nada a la vista que al cabo de unos segundos ambas se tumban y rebozan entre mis ropajes.

dijous, 9 de juny de 2016

De camino a Hogwarts

La línea de trenes que me lleva al trabajo es de lo más variopinta: desde turismo típico alemán a un grupo de judíos aparentemente conservadores con birrete y todo (lo he buscado y el gorrito se llama "kipá" y en español solideo, qué curioso). En realidad, aparte de esta fauna poco autóctona y tan rica culturalmente (diría que es más folklórica), el resto de viajeros somos siempre los mismos.


Ahora, en solidaridad con los transportes de TMB (transportes metropolitanos de Barcelona), están haciendo huelga pasiva, es decir, que se paran en cualquier lugar y llegan a la hora que les da la gana; en realidad, más o menos lo que vienen haciendo el resto del año, pero conscientemente. Así que, si habitualmente ya salgo como media hora antes, ahora estamos saliendo todos una horita más pronto cada día. Sin ir más lejos, hace un par de días, el tren que suelo coger desapareció, no pasó a su hora, pero sorprendentemente reapareció unas paradas más adelante y gente que lo cogió más tarde llegó antes que yo. Si es que lo de RENFE es lo más parecido a la magia, cualquier día de estos me encuentro con Harry Potter y el tren me lleva hasta Hogwarts.

dimecres, 8 de juny de 2016

Beach and Party

Desde luego, no sé quién me manda leerme artículos en revistas del corazón y de moda, porque son de lo que no hay. El título: ¿Por qué estás siempre cansada? Y yo voy y me lo leo, porque no tengo ni idea de por qué estoy cansada, ¡ni idea!

Os cuento algunas de las reglas infalibles para no volver a estar cansado que, por otro lado, son de sentido común. Mi favorita, la regla del 8: 8 horas de trabajo, 8 horas de ocio y 8 horas de descanso. Sí, sí, ya lo había pensado yo que lo de dormir poco no era bueno, lástima que el trabajo me absorba tanto, así como los gastos regulares que esté o no cansada llegan a mi puerta cada mes. Luego, la de no beber alcohol ni salir de fiesta me la salto, porque como yo ya no tengo esas 8 horas diarias de ocio, pues nada, no son motivo de cansancio ni de juerga. Y las siguientes... pues la de dejar entrar la luz natural me encanta, en general, en cuanto puedo, estoy en la playa, es lo que tiene vivir y trabajar al ladito, pero en el lugar de trabajo ya es otra cosa, igual tendría que pedir que durante el verano reconstruyan el edificio, porque me noto cansadilla... 


Venga ya, qué clase de consejos son, yo creo que va dirigido a los zombis, claramente todos tienen cara de cansados y un poco de luz del día y de relax no les iría mal.

dissabte, 4 de juny de 2016

Empoderada

¿Pues no leí el otro día que Alicia Keys ha decidido que no se va a maquillar nunca más y que eso ha sido trending topic? Resulta que su fotógrafa la fotografió un día recién llegada del gimnasio y ella se sintió primero un poco extraña y luego libre. En el reportaje que leí decía que se sintió empoderada, palabro que me imagino que será una traducción literal del inglés... ¿se sintió poderosa? Pues mira, en mi caso no me maquillo desde ya no recuerdo cuánto y no me siento ni mejor ni peor. El caso es que esta cantante me caía bien, pero esto de la fama se ve que las vuelve bobas y dicen tonterías.


Aprovecho para recomendar esta serie, en la que sale Alicia Keys en algunos capítulos: Empire
La cantante explicaba que desde jovencita se había visto obligada a estar sexy y perfecta en todo momento. La cuestión es que me imagino que Norteamérica debe de ser muy distinta de mi entorno inmediato, en el que no es nada raro que todas salgamos a la calle sin pizca de maquillaje, creo que he visto maquillada a mi madre dos veces en mi vida, y en ambas me dio la sensación de que se había lavado la cara (menuda paradoja). El caso es que me parece curioso que para ser una buena cantante lo que más importe sea la imagen, probablemente me sorprende porque yo, la música, la escucho, no la miro (seré rarita).

divendres, 3 de juny de 2016

El descanso del guerrero

Ayer, mis chicos, mi tutoría, que me han dado tantos quebraderos de cabeza en su segundo de bachillerato, a las puertas de realizar la selectividad, me entregaron una bolsa llena de regalos: un marco precioso con una fotografía, el regalo que todo profesor quiere, inmortalizar toda una promoción en una sola instantánea, como si no los tuviera ya muy vistos (suerte que me conocen y saben que no es cierto); una caja de bombones a los que los quise invitar, pero no era demasiado grande (pobrecillos); una caja/regalo para que disfrute con el roncador de un día de relax (saben que lo necesito) y lo más preciado, una preciosa y emotiva carta sobre cómo les he hecho sentir este año (ahí tuve que contener las lágrimas, sobre todo porque son unos obsesos del móvil y lo tienen todo filmado). Si es que, tanto despotricar de ellos cuando no me oyen... y son unos soletes.


Luego, en la intimidad de mi casa, entre bombón y bombón, me fijé en un detalle de la caja/regalo, un indicador claro del nivel de estrés por zonas (todo muy científico). Está dividida por comunidades: en Cataluña ofrecen la friolera de 245 planes relax; solo superada por Madrid con 251 planes; pero lo más destacable es Extremadura, con 6 planes relax... yo diría que en Extremadura todo se lo toman con más calma y que tendríamos que aprender un poco de ellos. 
Ya os contaré cuándo y dónde disfruto de mi merecido relax: el descanso del guerrero.

dimarts, 31 de maig de 2016

El eterno roncador

Es conocido por todo el mundo que mi marido ronca, y no lo hace de una forma discreta y tolerable, yo creo que lo oyen a 100 km a la redonda, pero igual no soy imparcial porque lo tengo a centímetros de mi oído. El caso es que hace años que duermo con tapones y, a pesar de ello, algunas noches duermo en el sofá junto a las gatas porque no podemos dormir (y ni así se puede). Hemos probado todas las técnicas que van saliendo al mercado y seguimos igual, así que empiezo a adaptarme a la situación y vivo resignada (que no dormir). 




Hace unos días encontramos una reseña de un nuevo producto para evitar los ronquidos, consiste en un aparatito que se pone debajo de la almohada y, al detectar el sonido, mueve la cabeza del susodicho roncador para que cambie de postura y deje de roncar. Siento decir que eso a mí no me va a servir: además de ser muy caro, es algo que ya hago yo a pataditas, pero no importa la postura, mi marido ronca incluso haciendo el pino puente. No entiendo tanta tecnología para evitar que la gente ronque y que el médico no le dé ninguna importancia... pues a mí me está machacando la salud, ¡que me paso el día medio zombi!

dilluns, 30 de maig de 2016

Low cost

Esto del Low cost tiene más cuento... sin ir más lejos, mi marido quiere apuntarse a un gimnasio Low cost... ¿en qué ahorran? Evidentemente, en personal... porque en realidad, para tener 4 máquinas tienes que hacer una inversión inicial grande y luego ya está. Pero a mí no me gusta: primero, porque me gusta el trato con la gente, correr encima de una máquina me aburre y porque con lo burra que soy, fijo que estoy usando mal la máquina y me hago daño. La sorpresa viene cuando luego, para ducharte, te cobran 50 céntimos... Ah, claro, de ahí también ahorran. Me pregunto si luego no hay otro precio por uso de secador, del agua del grifo, de aire para respirar...


Pienso que la gente se pone a hacer deporte a lo loco. Me explico con un ejemplo: el boom del paddle, sin ir más lejos, al que hay miles de adictos ya y otros tantos hospitalizados, contracturados o medio rotos. ¿Por qué? Pues porque la gente no está en forma y se pone a hacer el burro con una raqueta, porque seguramente una buena postura es esencial para el juego y para no hacerte daño y un sinfín de cosas que desconozco porque no tengo ni idea, para ello están los profesionales y especialistas. Así que prefiero un gimnasio en el que pueda interactuar con un profesional que pueda ayudarme en caso de duda... Bueno, en realidad prefiero no ir al gimnasio, pero esa es otra historia.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...