dimarts, 31 de maig de 2016

El eterno roncador

Es conocido por todo el mundo que mi marido ronca, y no lo hace de una forma discreta y tolerable, yo creo que lo oyen a 100 km a la redonda, pero igual no soy imparcial porque lo tengo a centímetros de mi oído. El caso es que hace años que duermo con tapones y, a pesar de ello, algunas noches duermo en el sofá junto a las gatas porque no podemos dormir (y ni así se puede). Hemos probado todas las técnicas que van saliendo al mercado y seguimos igual, así que empiezo a adaptarme a la situación y vivo resignada (que no dormir). 




Hace unos días encontramos una reseña de un nuevo producto para evitar los ronquidos, consiste en un aparatito que se pone debajo de la almohada y, al detectar el sonido, mueve la cabeza del susodicho roncador para que cambie de postura y deje de roncar. Siento decir que eso a mí no me va a servir: además de ser muy caro, es algo que ya hago yo a pataditas, pero no importa la postura, mi marido ronca incluso haciendo el pino puente. No entiendo tanta tecnología para evitar que la gente ronque y que el médico no le dé ninguna importancia... pues a mí me está machacando la salud, ¡que me paso el día medio zombi!

dilluns, 30 de maig de 2016

Low cost

Esto del Low cost tiene más cuento... sin ir más lejos, mi marido quiere apuntarse a un gimnasio Low cost... ¿en qué ahorran? Evidentemente, en personal... porque en realidad, para tener 4 máquinas tienes que hacer una inversión inicial grande y luego ya está. Pero a mí no me gusta: primero, porque me gusta el trato con la gente, correr encima de una máquina me aburre y porque con lo burra que soy, fijo que estoy usando mal la máquina y me hago daño. La sorpresa viene cuando luego, para ducharte, te cobran 50 céntimos... Ah, claro, de ahí también ahorran. Me pregunto si luego no hay otro precio por uso de secador, del agua del grifo, de aire para respirar...


Pienso que la gente se pone a hacer deporte a lo loco. Me explico con un ejemplo: el boom del paddle, sin ir más lejos, al que hay miles de adictos ya y otros tantos hospitalizados, contracturados o medio rotos. ¿Por qué? Pues porque la gente no está en forma y se pone a hacer el burro con una raqueta, porque seguramente una buena postura es esencial para el juego y para no hacerte daño y un sinfín de cosas que desconozco porque no tengo ni idea, para ello están los profesionales y especialistas. Así que prefiero un gimnasio en el que pueda interactuar con un profesional que pueda ayudarme en caso de duda... Bueno, en realidad prefiero no ir al gimnasio, pero esa es otra historia.

divendres, 27 de maig de 2016

Campaña de civismo

¿Alguien ha visto la campaña de civismo de la red de trenes nacionales? Me da muchísima risa que se gasten un dineral en esa tontería cuando lo que haría falta es más seguridad y que volviera la figura del revisor. Pero claro, es mucho mejor pegar cuatro pegatinas y obligarnos a oír, a un volumen exagerado, las consignas de turno: no poner los pies en los asientos, no escuchar música a todo trapo... pero si el tren va lleno de músicos itinerantes, menos de buena mañana, porque todo el mundo sabe que los artistas no empiezan a trabajar a las 6, como el resto de mortales, pero solo por no molestar al pasaje, que no lo hacen por dormir más, pobre gente.


A cual peor
Además, igual apetecería más cuidar del tren si no estuviera en un estado deplorable: asientos gastados, sucios e incluso que huelen mal. Y no culpo al servicio de limpieza, por supuesto, porque seguramente son pocos, trabajan muchas horas y les pagan mal. En mi último arrollamiento (palabra brutal), nos tuvieron dos horas encerrados en los vagones y sin comunicarnos nada, pero con civismo, eso sí. 



Incluso en mi pueblo están en plena campaña de civismo (¿habrá una subvención estatal para estas campañas? Me parece mucha coincidencia). Es una maravilla, incluso han hecho un anuncio, que es muy original. Lo que no han hecho es poner a trabajar a la policía local para controlar el vandalismo; para qué, supongo que están para otras cosas, aunque no tengo muy claro cuáles.

dijous, 26 de maig de 2016

Do you speak English?

Ahora que tengo el tema universitario aparcado y que estoy más relajada, había pensado en reforzar mi nivel de idiomas. A mí me gustaría retomar el francés o el alemán; pero me he vuelto muy pragmática y en el fondo sé que primero tendría que sacarme un B2 de inglés, porque con un poco más de estudio podría dar clases, o sea, seguridad laboral, que no está el horno para bollos con el temita, menos ahora que se acerca el fin de curso y los sustitutos volvemos al paro (eso me pasa por cambiar una plaza segura por mi bienestar personal, ¡seré rarita!).



Así que he buscado un sitio en el que me hicieran la prueba de nivel y pudiera empezar en verano, que tendré más tiempo. Y menuda suerte la mía por quedarme en el paro (esta vez no lo digo con recochineo), he encontrado un sitio donde hacen intensivos y encima tienen cursos para desempleados (me suena fatal esta palabra, es como estar desocupado, como si fuera un estado que se elija en la mayoría de los casos). 
Se trata de la Academia Callan School, me queda cerca, en Barcelona y ya me habían hablado de ella (o recibí propaganda, no lo recuerdo). Se fundamenta en el método Callan: conversación, pronunciación y comprensión auditiva. 



Justo lo que buscaba, porque el nivel lo llevo más o menos, pero lo de la pronunciación... es que me corto en cuanto tengo que empezar a hablar, luego se me traba la lengua y no hay quién me entienda, claro que creo que eso nos pasa a mucha gente, rollo miedo escénico, pero con el inglés. Sin ir más lejos, mi cuñada lleva mil años estudiando inglés y presentándose al Advance, y no hay forma, la tumban siempre en el oral. Igual le digo que se venga conmigo y todo, por aquello de no ir sola (y, por supuesto, para ayudarla con los exámenes, sure!).

dimecres, 25 de maig de 2016

A la moda

Ayer estaban rasurando los arbustos que separan la carretera Nacional del paseo. Es cierto que estaban creciendo de forma descontrolada, pero a mi parecer les han cortado demasiadas ramitas, ahora se oye todo el ruido. 

Aunque algunos deberían ir acolchados.
Pues me quedé mirando cómo trabajaban (al más puro estilo 3ª edad) y me di cuenta de que uno de ellos iba equipadísimo en el tema riesgos laborales: casco, gafas protectoras, mascarilla y orejeras; a la última moda, vamos, y todo con colores discretos, antirreflectantes, vamos (no sé por qué se llaman así, si en realidad te dejan cegada). El otro, en cambio, a pelo: camiseta imperio y pantalones gastados, a la vieja usanza; sin protección alguna y la mar de feliz.


Me parece estupendo toda esa protección evidentemente, pero entonces pensé que a mí me venía todo el polvillo de las plantas, que el ruido empezaba a molestarme y que también podrían haber protegido al transeúnte...

dimarts, 24 de maig de 2016

Sin prisas

Muchos os estaréis preguntando cómo me han ido los exámenes, ¡pues mal! Básicamente porque hace un par de meses iba agobiadísima con el tema y decidí que si estudiaba por placer y me jactaba de ello, no podía estar sufriendo tanto ni ir tan estresada, así que me lo replanteé y, visto que tenía otros problemas más inmediatos, lo aparqué por un tiempo. Lo cierto es que me ha ido divinamente, a veces hay que parar para poder avanzar, aunque suene extraño.

Así estaba yo con tanto estudio... bueno, un poco menos histérica.
A ver, que al ritmo que voy es cierto que acabaré cuando me jubile, pero esa es la gran diferencia, mis compañeros estudian para el futuro, yo lo hago porque me apetece y quiero aprender. Está claro que tendrían que subvencionarme los estudios, porque no hay motivación más hermosa... pero en este país pasa lo contrario, me cobran un recargo del 35% por reincidente. A pesar de ello, prometo que volveré...

dilluns, 23 de maig de 2016

A los viciosos

Estaba tan tranquila merodeando por Internet, sin rumbo fijo, cuando me topé con una meganoticia que le voy a tener que esconder al marido: una pulsera que te da calambrazos cuando estás malgastando.

Se puede ver dándole al enlace, con botón derecho, u os iréis del blog.

Este tema me inquieta ligeramente, sobre todo porque es fea, ya podían haber hecho una pulserita más mona, que la motivación hace mucho... bueno, no gasto, pero el brazalete luce. Además, ¿quién decide lo que es malgastar? Habrá que entrar un montón de logaritmos sobre el tema y echar cuentas. Por no hablar de que es algo alarmante el tema descargas eléctricas, a mí el conductismo no me parece mal sistema para usar como terapia en adicciones (entiendo que sería el caso), pero de ahí a recibir chisporretazos, va un trecho. Se llama Pavlok, qué original, ¿será por Pavlov?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...