dimarts, 22 juliol de 2014

A misa

Tal como ya os he contado otras veces, el pueblo en el que vivimos es bastante tranquilo, sobre todo en la zona que estamos, solamente perturba el silencio las campanas de la iglesia y lo cierto es que, cuando te acostumbras, llegan a hacerte mucha compañía y está genial saber siempre la hora que es.


A pesar de ello, hay ciertas horas en las que te apetece matar al campanero (si lo hubiera, sigo sosteniendo que es una grabación). Sobre todo, en la misa de 8, porque la de las 12 y la de las 20 horas, casi que ni te enteras, pero ahora que estamos de vacaciones, las 8 de la mañana me parece la peor hora para que nadie vaya a misa, ¡no son horas de rezar!


O, para el que quiera, que le pongan la sordina a la campana, a ver si a los feligreses no les queda clara la hora, ¡si cada día es la misma! Habrá que hablar con el encargado... ¿será el párroco?

dilluns, 21 juliol de 2014

cosas que me harían muy feliz

Hoy me he dado cuenta de que cada vez me queda menos para los 40 y no me ha dado esa neura que parece que se les ha contagiado a todos mis amigos que, como yo, se acercan a esa cifra. Que si no he hecho esto o  lo otro. Pues nada, chaval (ahí va el toque de humor), te pones a hacerlo o desiste, que tampoco hay que agobiarse por esas nimiedades.



Dicen que antes de morir tienes que haber hecho como 20 cosas esenciales. He estado mirando por Internet algunas propuestas y hay algunas de curiosas, aunque no van mucho conmigo, porque esto de lanzarse en paracaídas a mí no me motiva, o saltar de un tren en marcha (será de uno muy lento, porque aquí los Cercanías dan pánico).



Así que me he propuesto pensar en algunas cosas que me harían muy feliz, pero que tampoco creo que nunca llegue a realizar: entrar en una tienda de Lladró y romper con un martillo todas las piezas que pueda antes de que me detengan; subirme a un taxi y decirle que siga a otro coche, estilo peli de acción; teletransportarme (aunque eso no depende de mí); dejar crecer los pelos de mis piernas hasta que no crezcan más... y así podría seguir todo el día, pero no quiero pervertiros con ideas subversivas.

diumenge, 20 juliol de 2014

Cuervitos

La frase de hoy es un poco gore para mi gusto, pero lo cierto es que es de esos modismos que he escuchado toda la vida y me parecía que tenía que hablaros de él. Lo cierto es que la dice bastante mi madre, no sé por qué será.



Cría cuervos y te sacarán los ojos recomienda ser prudentes, muy parecida a les das la mano y te cogen el brazo. Porque es bien cierto que a determinada gente le haces un favor y ya lo cogen por costumbre, sin dar nada a cambio. Aunque cuando mi madre me soltaba lo de cría cuervos... yo le replicaba: y te saldrán cuervitos (que me parecía más lógica).



En el caso de los cuervos, como animal carroñero (evitar leer los muy sensibles), se comen los cadáveres empezando por los ojos, y esa imagen también vale por mil palabras. Así que, sed buenos, pero con prudencia.

dissabte, 19 juliol de 2014

Sábado y lavadoras

Por fin es sábado y, como no, a poner lavadoras, y no es algo que me guste especialmente. Bueno, a ver, si tengo que elegir entre las cosas que hacer en casa, pues me lo pido lo primero, porque planchar me mata y más todavía en esta época del año. De todos modos, lo que peor llevo es el baño.


En realidad, por ello contratamos a Jackie (nombre inventado para preservar su anonimato), porque somos unos vagos y en cuanto llega el fin de semana lo que menos nos apetece es ponernos a limpiar. En resumen, con ella llegó la felicidad a esta casa.


Por ello, supongo que me quejo tanto cuando pongo lavadoras, porque al fin y al cabo es la única cosa que me queda... y cocinar, claro está.

divendres, 18 juliol de 2014

Arruinada y matriculada

Bueno, esta semana ha sido una locura, me fui tan tranquila de vacaciones, a pesar de saber que tenía la matrícula de psicología a la vuelta de la esquina, pero pensé que con lo modernos que son estos jóvenes, seguro que se podía hacer telemáticamente desde cualquier lugar del mundo.



Pues no, suerte que me dio por mirar, porque cuál fue mi sorpresa cuando vi que tenía que hacerlo presencialmente... qué estupidez, si se hace por Internet, ¿¡para qué me quieren allí!? Pues sí, mis queridos lectores, para recoger la carpeta y marearme un poco, como si eso me fuera a quitar el sueño. Por mí, ya podrían descontármelo del precio de matrícula y uso cualquier carpeta vieja que tenga por casa, porque el precio del crédito está por las nubes... no sé de qué me sorprende, si ya con la segunda carrera me cargaron un incremento por ser reincidente en esto de los estudios, que en este país en lugar de premiar la formación, te la cobran. Total, que me he quedado arruinada.


De todos modos, este Montoro no tiene ni idea de marketing, a mí, si me lo vende al revés, o sea, que los que ya tenemos una carrera pagamos precio normal y los que empiezan ahora tienen una rebaja del 40%, pues incluso lo pago contenta... pero mejor me callo, que el roncador ya me ha dicho que no le dé ideas, que para algo cobra un sueldazo por cargo político.



Bueno, voy a mirar el lado bueno de las cosas, todo ha salido bien, que es lo que importa, y solamente he tenido que acortar un par de días de vacaciones con mi madre... en el fondo casi se lo agradezco porque ya no estoy acostumbrada a la hiperactiva de mi madre y me tenía algo de los nervios. La mujer nos hizo levantar cada día a las 8 de la mañana y nos preparó un itinerario diario, yo lo llamo vacaciones con estrés.

dijous, 17 juliol de 2014

Universitaria

Yo, como el resto de chicas jovencitas, estaba a la espera de los resultados de las notas de corte para la universidad... ey, no tendré la edad, pero sí todas las ganas y motivación para entrar en la universidad y, sí, por fin, he entrado en la Universitat de Barcelona, ¡soy una futura psicóloga!



O sea, me esperan largas tardes de estudio y, mi gran problema, no desentonar demasiado entre tanto teenager, porque en el fondo mis compañeros de universidad justo habrán terminado hace poco con la pubertad, aunque algunos la lleven consigo hasta avanzados los 50.



En resumen, este año ha sido de ensayo en la Uned, pero lo mío es ir a clase, porque hay cosas que, o me las explican o no hay manera, una es de la vieja escuela. Ya tengo al roncador medio loco buscándome el estuche perfecto para mi primer día, que empiezo como todos los escolares de este país, el 15 de septiembre. Pero antes... ¡la matrícula! Esto va a ser chungo, si me han dado día y hora para conectarme a Internet y matricularme, espero no llegar tarde ¿dónde quedó eso de las largas colas para pillar los mejores horarios? Ya os contaré, me han dado hoy a las 12, ya os contaré.

dimecres, 16 juliol de 2014

En el amor y en la guerra

En el amor y en la guerra todo vale, sobre todo en el amor. Tengo suerte con mi roncador, porque lo suyo es aguantarme y soportarme. Es tan amoroso que a veces me da rabia y lo boicoteo. El pobre se ha pasado unos días en casa de la suegra, aguantando lo indecible, o sea, a mí, que no sé que tiene mi madre que me saca de quicio, a pesar de lo mucho que la quiero.



Y él, impasible, sonriendo y calmando los ánimos, que mira que cuando nos ponemos a discutir las dos, a cuál más terca. Me saca una sonrisa cuando lo veo ahí mirándonos, como si fuéramos dos locas.



Por no hablar de la de tiendas que nos hemos recorrido y, a pesar de todo, ha soportado estoicamente todas las idas y venidas y desvaríos, porque entre una y la otra hacemos cuatro. Creo que se merece una gran recompensa, va por ti, ¡mi niño! (a lo Jurado, porque no se nos rompió el amor, de tanto usarlo...).
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...