dimarts, 27 de desembre de 2016

Ocupada y ociosa

Llevo cuatro días de fiesta seguidos y según mi lista de tareas pendientes, y ordenadas por prioridades, tengo que: estudiar, terminar unos documentos del trabajo, estudiar, ordenar los apuntes, estudiar... y estoy viendo todos los capítulos de una serie tumbada en el sofá, con mantita incluida. Por cierto, para los que los propósitos navideños os afecten tan poco como a mí, muy recomendable, The young Pope, con las maravillosas interpretaciones de Jude Law y Diane Keaton (y no me puedo olvidar de Javier Cámara).


Incluso me estoy planteando hacer la colada, sacar el polvo y hacer limpieza general en casa, si he montado la plancha y todo, cualquier cosa menos estudiar. Intuyo que este mes voy a tener la casa como los chorros del oro, los resultados de los exámenes... están menos claros. Y antes de que se me olvide: ¡FELICES FIESTAS!

divendres, 23 de desembre de 2016

Juego simbólico

Una de mis gatas se pasa el día teniendo peleas imaginarias, se pelea con la alfombra, con la ropa tendida, con su cola... al principio me tenía algo preocupada, pero ahora he decidido que, igual que los niños pequeños, está practicando el juego simbólico. 


Al parecer, su hermana, taimada y tranquila, se la mira y observa a lo lejos, no entra en sus juegos. Así que ves a una sentada en el sofá y a la otra pegándose con el mantel de la mesa.

dilluns, 12 de desembre de 2016

Sonrisas trucadas

Después de ver la última temporada de Black mirror en la que todos sus capítulos me han parecido inquietantes e incluso el primero es más que factible (una sociedad totalmente basada en los "me gusta" de tus redes sociales); me he topado con aquello de la realidad siempre supera la ficción, un producto que se oferta como el no va más: odontología emocional (a este paso, cualquier día me pinchan y soy un robot).


No se trata de lo que una mente sensata pensaría inicialmente, un grupo de dentistas preocupados por la comunicación paciente/médico, que pretende buscar maneras de acercamiento y de comprensión, de crear lazos y vínculos más fuertes... qué va, se trata de la posibilidad de tener una nueva sonrisa (aunque a la nuestra no le pase nada), una nueva estética para nuestra sonrisa. Dónde queda aquello de la naturalidad, de la belleza que hay en la sinceridad, ahora además de canillas te dan una nueva sonrisa. Con lo que me costó a mí dejarle al endodoncista tocarme la boca y era una cuestión de salud. Ahora además de pasar por el quirófano para cambiarnos la nariz y la papada, podemos modificar la sonrisa. Para volverse locos, está claro que la realidad siempre supera a la ficción.

divendres, 9 de desembre de 2016

Mujer del tiempo

Estoy bastante convencida de que mi madre, de profesión frustrada, querría ser mujer del tiempo, iba para meteoróloga y la descartaron por pesada. La buena mujer me llama cada día para pasarme el parte del tiempo en mi población, no sé si es que ha descubierto la página de teletexto que le da el tiempo (porque aplicaciones no tiene, solo me faltaría que tuviera Internet) o es que está haciendo prácticas para el canal del tiempo de su barrio. No es que acierte demasiado, pero es capaz de pasarme el parte aunque se hayan ido de vacaciones a la Antártida.


El caso es que en general a las mujeres del tiempo las suelen vestir con 2 tallas menos y les enfocan más otras zonas que no son ojos ni dedo que señala isobaras, así que igual, como ambas somos de culo prominente, prefirió dedicarse a sus labores del hogar, antes que exhibirse y equivocarse en público (que conste que mi indignación va dirigida a esta sociedad en la que la mujer es más un florero que un ser inteligente)

dimecres, 7 de desembre de 2016

Profesiones

Hay profesiones de las cuales no acabo de entender muy bien cuándo uno decide dedicarse a ellas. Por ejemplo, el podólogo, a mí el tema pies me da mucho asquito; sí, ya sé que hay mucho fetichismo, pero es que si me pongo a pensar que esa gente está todo el día tocando pies me entra el repelús, pensadlo: hongos, descamaciones, y otras cosas de cuyo nombre no quiero acordarme...

Luego está el sexador de pollos, que no se me ocurre algo más aburrido, aunque me temo que en este campo debe de ser porque no te queda otra, no hay alternativas laborales en tu zona o bien es una tradición familiar. A pesar de ello, si eres sexador de pollos o de cualquier otro animal, hazme caso, ¡huye y busca otra cosa!

dilluns, 5 de desembre de 2016

Tostadora

Hoy he seguido una página de Facebook porque regalaban una tostadora... ¡es que era rosa! Lo cierto es que no me gustaba nada lo que vendían, pero quiero una tostadora rosa. El consumismo se ha apoderado de mí hasta el punto de tener amistades por el interés, aunque sean en Facebook. Y encima no me va a tocar, que era por sorteo. En resumen, voy a seguirles de por vida y ni siquiera me gustan, soy una vendida.


Y lo peor de todo es que tendría que estar estudiando, y tenía toda la intención, pero me he perdido en Internet buscando tonterías y excusas para no abrir el libro. Y ahora solamente tengo ganas de mantita y de película. Espero que al final me toque la tostadora, para compensar.

dimecres, 30 de novembre de 2016

Desvirtudes o carencias

Soy muy dispersa, pero afortunadamente lo compenso con la terquedad y acabo por terminar casi todo lo que empiezo, menos el tema idiomas: ya chapurreo el alemán, el francés y estuve a punto de empezar sueco... (por motivos que no voy a desvelar por si el roncador me está leyendo, pero tienen que ver con Alexander Skarsgård y una imposible relación epistolar).

Y luego está el tema de las cosas que me gustaría hacer, mis amores imposibles: adoro todo lo que tiene que ver con la natación, pero me da un miedo terrible el agua; canto terriblemente mal, así que lo disfruto en la más absoluta intimidad y en habitaciones insonorizadas; si puediera, viviría en un barco, si no fuera porque me mareo dentro de cualquier nave en movimiento. Y hasta aquí mis no tan secretas carencias.

diumenge, 27 de novembre de 2016

Propósitos de fin de semana

Cada fin de semana nos proponemos ponernos a dieta, dejar de comer porquerías, ser personas saludables y, por supuesto, tener un cuerpo 10. Luego llega el sentido común, las ofertas de JustEat, la maldita gula y vamos a por bravas y todo aquello que vaya en contra de esa filosofía temprana... Es curioso, siempre tenemos estas ideas recién levantados, será que el cerebro todavía está en modo soñador.


Y luego está la alocada idea de que vamos a apuntarnos al gimnasio, iremos cada día y estaremos fibradísimos. En realidad, al final, el único ejercicio que vamos a hacer va a ser correr para coger el tren, subir y bajar las escaleras de casa y llevar las bolsas del supermercado (con agujetas incluidas).

dijous, 17 de novembre de 2016

Papelería

¿Soy la única que cuando entra en una papelería sale con cualquier cosa menos con lo que necesitaba? Tendrían que ponerlas como modelo para técnicas de venta, si yo he ido para comprar un sobre y he salido con un montón de bolis y de colores innecesarios. A veces tengo la sensación de que mi papelería es en realidad un agujero negro del que sé cuándo entro, pero nunca se sabe si saldrás... un poco como Ikea, para que me entendáis.

Es como cuando voy a unos grandes almacenes, no puedo coger un carro porque sé que lo acabaré llenando, y lo mismo me pasa con los bolsos. ¿Será una cuestión de espacio? Y lo peor es que me han puesto una papelería dentro del supermercado, ¿qué pretenden? 

diumenge, 13 de novembre de 2016

Lo imposible

Quedar con mi familia política es casi imposible. A ver, se queda para el día X, y el día antes todavía está por confirmar, les llamas y contestan: "ah, pues mañana vemos, lo vamos hablando...". ¿Cómo que mañana? Dime algo que yo tengo una agenda y un horario, aunque sea para ver la película del domingo, pero me gusta planificar mi ocio. Si es que no es lo mismo ir a comer fuera que dedicarme al vagueo en el sofá, uno requiere ducha y vestimenta apropiada; y el otro falta de aseo, pijama y manta.


En mi casa es todo lo contrario. Un mes antes ya hemos quedado en la hora, día y sitio, no se deja nada al azar, y como llegues un minuto tarde, te quedas sin comer, buena es mi madre, que a pesar de estar jubilada lleva una regia agenda, que ni la reina va tan liada ni tiene tantos eventos sociales. 

dimecres, 9 de novembre de 2016

Tontitas

En otra vida, porque en esta tengo claro que no se me da nada bien, pienso ir por el mundo haciéndome la tontita. No sé si alguno de mis lectores podrá entenderlo: una mujer que pone voz aniñada, que hace preguntas tontas y te marea hasta que consigue lo que quiere. Lo peor es que me las conozco y sigo cayendo, por cansancio o porque no las soporto, no lo sé.


A ver, no es que yo quiera quedarme tanta sabiduría para mí sola, todo lo contrario, didáctica hasta la muerte, pero ¿y si intentan hacer algo solitas para variar? Si es que además, parece que te veneren porque eres capaz de ir sola por el mundo, ser autosuficiente y... bueno, la pega es que vas un poco desaliñada (claro, porque he hecho mi trabajo y el tuyo y encima recochineo).


En serio, me paso el día rehuyéndolas, hay hecho un grupo de WhatsApp y se han chivado que soy una pringada y pueden mangonearme (las sufro desde que tengo uso de razón). Pues se acabó, aquí y hoy me planto y, parafraseando Lo que el viento se llevó: juro que nunca más volveré a aguantar una tonta inteligente.

dilluns, 7 de novembre de 2016

Busco mi voz

Llevo 4 días sin voz y el caso es que empiezo a acostumbrarme al silencio, creo que voy a fingir que estoy afónica unos cuantos meses más, lo suficiente para que no me encierren en un hospital por caso crónico raruno de afonía. Todo el mundo a mi alrededor habla más flojito, parecen más comprensivos e incluso empatizan (lo nunca visto).



Ojalá hicieran lo mismo mis alumnos, porque empiezo a sospechar que no me curo porque esos monstruos retorcidos no consiguen callar ni que los amordacen, ni siquiera si me pongo a llorar, que estoy a puntito si no se me pasa el dolor de garganta (ya está, ya me he desahogado, que en el fondo, muy en el fondo, son unos cielitos).
Y el roncador insiste en que me ponga el termómetro, ¿por qué es tan empírico? Si yo le digo que tengo fiebre es que la tengo, y no se discute. Bueno, pues sigo callada, voy a poner un se busca para mi voz, a ver si la encuentro.

dissabte, 5 de novembre de 2016

Feliz mi cumpleños

¡Hoy es el día de mi cumpleaños! Y como viene siendo habitual, mi marido estaba al acecho a mi despertar para tener el honor de ser el primero en felicitarme, luego las gatas (en realidad no me han dicho ni miau, pero sé que tenían la intención) y, en tercer lugar en el ranking, Google. Gracias a este último he podido saber que tal día como hoy pasaron cosas tan importantes para la humanidad como que se puso a la venta el Monopoly (me ha apetecido jugar), se promulgó la ley que permitirá a los padres a los padres elegir el orden de los apellidos de sus hijos y Google lanzó el sistema Android.


Eso sí, si voy a Polonia en el día de mi cumpleaños debe de ser una fiesta, porque es el día en que se proclamó el reino de Polonia. Por el resto, un día muy normalito... si no fuera porque nací YO.

dijous, 3 de novembre de 2016

Fusión fría o tomadura de pelo

Tanto cambio de horario y tanto ahorro energético que nos venden, y en mi casa a las 6 de la tarde ya es oscuro y parece que vivamos en una caverna, o malo es que a las 6 de la mañana también, así que todo el día gastando luz, estoy pensando en hibernar. Oigan, que tengo una amiga en Islandia y dice que allí las horas de sol las disfruta más (si es que somos curiosotes los españoles). 


Además, no van y después de cambiar la hora, a día 30 de octubre, les da por subir la luz en un 9,4%. Qué sutiles que son, aprovechando que medio país estábamos de puente (bueno, yo no, que en mi pueblo el 31 era fiesta local, somos unos vividores) y la otra mitad por la elección de nuestro presidente. Pues como parece que el ahorro energético es solamente para las empresas, digo yo que en invierno podrían cobrarnos menos, porque a ellos sí que les sale a cuenta, ¿no? 

Podrían absorber mi energía/rabia cada vez que recibo la factura.

¿Para cuándo lo de la fusión fría que se puso tan de moda en todas las películas hace unos años y todo el mundo tenía luz gratis? Sí, ya sé, era ficción, pero en algo se inspirarían, que los guionistas tampoco es que sean lo más en el tema de los neutrones, átomos y electrodos. Yo que este año me estaba planteando montar un Belén con luces de neón en mi fachada... y ahora, al precio que está la luz, ni de coña (y que fuera de lo más hortera tampoco me frenaba, ¡eh!).

dimarts, 1 de novembre de 2016

El limonero

No me quejo de vicio con el tema de la jardinería (bueno, un poco sí, porque lo de quejarme se me da bastante bien): no va mi padre y le dio por plantar los pipos de un limón, así, a lo bruto, y cuando volvió mi madre de las vacaciones se encontró un limonero (en realidad, a falta de uno, hay 4). Nosotras, que matamos plantas con la mirada.


Me lo han regalado, a ver cuánto me dura. Ahí está, pendiente de trasplantarlo, en luna creciente, según mi madre (cosas de viejas, tal como dice ella, aunque parecen de brujas). Mucho me temo yo que en cuanto pose mis manos sobre él, su esperanza de vida habrá menguado considerablemente.

diumenge, 30 d’octubre de 2016

Cambio de hora

Yo no pienso cambiar la hora, he decidido que esto de los viajes en el tiempo no está hecho para mí, si me he levantado mareada y todo. Así que, a pesar de que voy a llegar tarde a todas partes, me niego a seguirle el rollo a todo el mundo. Esto del ahorro energético es una trola que se inventaron, a ver si yo no voy a seguir encendiendo la luz cada mañana antes de ir a trabajar, igual la solución sería un cambio de horario laboral, y de paso una reducción horaria; es más, ¡energía gratis para todo el mundo!


Resumiendo, desandas, en lugar de andar, me siento como un cangrejillo, y esto de llevar la contraria a Machado con su "y se hace camino al andar" no me parece bien. Sé que voy a acabar sucumbiendo al cambio de horario, pero por hoy, ¡me niego!

dilluns, 10 d’octubre de 2016

Mi pérfido jardín

No entiendo nada de plantas y lo peor es que a la que llevo unos días pasando del jardín, me asomo a la ventana y veo que todas están pletóricas y llenas de flores. Sé que es un boicot y que se mofan de mí. ¡Pues ya verán como salga con unas tijeras de podar!



Lo peor de todo es que en cuanto tengo algo de tiempo vuelvo a las andadas. Ahora estoy haciendo un experimento para demostrar que, haga lo que haga, mis plantas tienen un plan diabólico para destruir mi autoestima. Estoy regando aleatoriamente, unas sí y otras no... y en cuanto a la poda, he recortado la mitad de cada planta, a ver qué pasa. Voy a demostrar que están conchabadas. ¡Esto es la guerra!

divendres, 7 d’octubre de 2016

Adelantamientos

Me exaspera la incapacidad que tiene la gente para hacer cola. ¿Es que no lo aprendieron ya en primaria o es que aquí todo el mundo es más listo que el de al lado? Cuando llegué a Italia recuerdo que lo primero que aprendí es que el buen italiano aparta a la gente de la cola a codazos, así que siempre me pongo en pose cántaro cuando hago cola... ahora hay más de uno que por intentar colarse se ha llevado un buen golpe... que conste que yo ni me muevo, me quedo quieta como una roca, así que soy inocente de cualquier cargo de agresión física.

A ver si van a tener que poner filas premarcadas como en los aeropuertos, con la cintita indicadora y el tiempo de espera marcado en paneles luminosos. Es pura falta de educación: como cuando vas en el carril de la derecha y está parado, el de la izquierda es de los que van a girar y va más rápido... pues ya van los 4 o 5 listos que luego te piden paso a la derecha. Conste que yo no conduzco y sé perfectamente cuál es el carril por el que hay que ponerse, ¿por qué esa gente no lo sabe? (pregunta retórica: porque sí que lo saben y le ponen morro). 

dimecres, 5 d’octubre de 2016

Vuelta al ruedo

De vuelta al ruedo. De nuevo, cambio de centro, es lo que tiene ser profesora y haber abandonado mi plaza por principios, que ahora estoy tan precaria como cuando empecé, pero merece la pena.  Eso sí, todo el verano en el paro, para que luego me vengan diciendo lo bien que viven los profesores. 


Pensando en cosas positivas... me he propuesto retomar la psicología, tuve que parar porque me saturé y si me lo tomo como una afición (que es lo que es, porque a mi edad no creo que me dé tiempo a ser una psicóloga de prestigio), no merece la pena agobiarme. Eso sí, sigo en la Uned, porque en la UB, entre el recargo que nos cobran en Cataluña por segunda carrera (la friolera de un 40% más) y que en desplazamiento pierdo un montón de tiempo, casi prefiero hacerlo online, a ver si consigo organizarme y pautarme bien el ritmo, que aquí es libre albedrío.


Además, con lo de la vuelta a la rutina voy un poco despistada, si es que esta mañana me ha sonado el despertador y mi primer pensamiento ha sido: ¿qué es eso que suena? Vale, sé que os ha pasado a todos, pero yo ya llevo 3 semanas y no es que se me hayan olvidado las contraseñas, es que ni siquiera recuerdo cuál es mi cuenta de correo electrónico. 

dilluns, 3 d’octubre de 2016

Mis despertares

A veces creo que soy nórdica o francesa, mis horarios no son propios de un español medio y corriente. Siempre me he levantado a horas intempestuosas; cuando todo el mundo sigue conectado a Internet y trasnochando, yo madrugo (incluso en los festivos). Luego llegan las 10 de la noche, hora muy española para empezar a cenar, y yo ya tengo los ojitos medio cerrados y esa mala leche que me caracteriza cuando tengo hambre o sueño (sí, como los niños).


Así que en casa solemos comer a la francesa. Al mediodía rara vez podemos, porque el trabajo marca el horario, pero por la noche cenamos cuando en las demás casas apenas han acabado de merendar. Sobre las 7 nos entra hambre y nos obligamos a esperar a las 8 porque nos sentimos raros y ancianos. Mis padres son de mi estilo, pero los suegros empiezo a sospechar que son vampiros disfrazados de entrañables viejecitos... suelen llamar a las 10, aunque ya los hemos ido acostumbrando a llamarnos antes, porque al principio nos despertaban siempre. A pesar de ello, se levantan tempranísimo... creo que el secreto está en la siesta, como yo nunca he gastado de eso...

dissabte, 1 d’octubre de 2016

Urtícara

Hoy es el día mundial de la urticaria crónica y voy por la calle esperando que todo el mundo me felicite. Ilusa de mí, si lo comparto con el día internacional de las personas de edad (supongo que mayores era políticamente incorrecto o han hecho una traducción rara) y el día internacional del niño (todavía más curioso que confluyan estas dos celebraciones en el mismo día).



También es el día internacional del vegetarianismo y del turismo (como mínimo en Cataluña). O sea, que incluso para tener un día especial resulta que somos minoritarios. Pues yo me voy a tomar un antihistamínico para celebrarlo y unas bravas, aunque todavía no sé si en ese orden, reivindicándome como urtícara (palabra inventada por el roncador para animarme).

diumenge, 18 de setembre de 2016

Ultimísima generación

Cada vez lo entiendo menos: la gente lleva unos móviles de ultimísima generación que hacen que mi bolsillo tirite solo por estar sentada al lado de ellos. ¿Cómo pueden permitírselo? Orgullosa estoy de mi móvil viejuno y en su momento económico, que aguanta como un jabato y tiene una grieta enorme (a la que le he puesto una de mis tiritas de unicornios). 

Incluso el tío que pide en la puerta de mi supermercado tiene un móvil de esos caros (claro, que también hizo vacaciones de pedir en agosto, muy curioso). Yo entiendo el dispendio en las personas que lo usan mucho para el trabajo o para los que el teléfono es indispensable en su jornada laboral; pero cuando veo a niños de 11 años con esos mega teléfonos y ni siquiera tienen Internet, me pregunto para qué deben de necesitarlos y si sus padres no podrían usar ese dinero en libros, extraescolares...


En resumen, ¿dónde regalan esos teléfonos? ¿Es que esa gente no come y no paga sus facturas? Algo estoy haciendo mal con la gestión de mi dinero, está claro, a este paso voy a tener que poner a trabajar a las gatas (fijo que nos forramos, son tan lindas).

dissabte, 10 de setembre de 2016

Nevera llena

Siempre me pasa igual, a principios de mes vamos al super y una se viene arriba comprando, porque es sabedora de que la tarjeta puede y no va a dejarme tirada (que es lo que suele hacer todos los 28 de casa mes, como un reloj). Y ahora tengo tan llena la nevera que voy a tener que ponerme a cocinar y a congelar tuppers.


Si compré bombones y todo, de esos que se toman con el café, como si fuéramos ricos y famosos permitiéndonos estos lujos (en mi defensa diré que tenía un vale descuento, siempre pico).

divendres, 9 de setembre de 2016

Redes

Hace unos años me hice de Linkedin (muchos años) y ahí se quedó, hasta que el roncador, que siempre está al día de todo, me obligó a tenerlo al día. Y así fue cómo descubrí que tengo muchos coleguillas, que hay mucho chafardero por el mundo y que Linkedin es el nuevo Facebook del siglo XXI.


Madre mía, de dónde sale toda esa gente que podría conocer, si no me suena la cara de nadie. No, en serio, si toda esa gente está en mi red de contactos, no entiendo qué he hecho todo el verano en el paro, habrá que buscar un enchufe ahora mismo... voy a mirar qué cargos tienen, que igual son unos mindundis como yo.

dijous, 8 de setembre de 2016

Odio y rencor (entre risas)

Llevo unos días de mala leche, supongo que estoy nerviosilla por varias cosas, así que me enfado con todo el mundo (sí, incluso con el roncador, que es un santo varón). Y mirando por Internet me encontré un aviso de la policía nacional en la que advertía que si sabían de algún caso de odio extremo, que lo denunciaran... me asusté, para que engañaros, porque esta semana he odiado, y mucho, y sin sentido.



Así que he decidido tomármelo todo a cachondeo (sobre todo por la advertencia de la policía). Empezando por el día que me quedé sin luz y la señora de averías de mi compañía me decía para comprobar cuál era el problema (muy profesional todo) que mirara si en la calle había luz... a lo que respondí que no, que todo estaba apagado, en todo el pueblo nada de luz (si es de día, ¿¡qué quiere que mire!?, ah, claro, que ella debía de estar en otro huso horario porque así la empresa ahorra dinero).



Viene con subtítulos en varios idiomas a elegir en la pestañita de la derecha (Lorza, eso va por ti, que te conozco).
Y luego me encontré con este maravilloso vídeo de Ted Talk que me ayudó a sobrellevar mis malhumorados días, sacándome unas risas a algo a lo que ya estamos acostumbrados, los mails de empresas a los que no nos hemos suscrito y a los que no podemos darnos de baja a pesar de intentarlo.

dimarts, 6 de setembre de 2016

El mando

El que hace los mandos a distancia odia profundamente a la humanidad. Si es que además el botón de encendido y apagado, el del volumen, y el botón de teletexto para mi padre (y algún que otro rezagado), ¿para qué quiero todos los demás?



Total, si luego lo habré dejado encima de la mesa y como estará tan lejos del sofá acabaré por no cambiar de canal. Que ya nos conocemos. En realidad, tanto mando a distancia me agobia: tengo una amiga que lo tiene todo en el móvil y luego nunca sé si está llamando, sintonizando la radio o está poniendo el aire acondicionado. 

dilluns, 5 de setembre de 2016

Accidente casero

Ayer por la noche me hice un corte en el dedo y hoy el baño parece sacado de la matanza de Texas, no por la sangre, es que entre el Betadine y la Mercromina monté un sarao que ahora está todo rojo. Y el caso es que visto a la luz del día apenas si me hice tajo. A todo esto, el roncador estaba durmiendo y no se enteró de nada. Esta mañana me ha despertado un grito apagado, debe de haber pensado que vive con una asesina en serie y me había traído el trabajo a casa.


Lo que pasa es que cualquier herida en los dedos es muy exagerada. Eso sí, ya tenía yo ganas de cortarme con algo, desde que me compré unas tiritas monísimas de unicornios, me he puesto tres, porque son una cucada y porque no pegan nada (para estar mona hay que malgastar). 

diumenge, 4 de setembre de 2016

I+D

¿Alguna vez habéis pensado en la mierda de marketing que tienen las compresas? Antes todavía hacían anuncios, chorras, eso sí, pero lo intentaban. Ahora ya ni eso. Además, ya sería hora de que dedicaran algo de investigación y desarrollo al tema envoltorio, que la última vez que lo cambiaron me estaban creciendo las tetas.


Y luego entras en el supermercado y te venden esto (¿flotador?).
No sé, algo de innovación: mensajes positivos en el envoltorio, unas pastillas de hierro de regalo con el paquete, un vale para un helado, un bate de béisbol (a libre interpretación), una pelota antiestrés, un cursillo de boxeo para controlar la ira... ¡Algo!


Es evidente que en el gremio hay una fatal total de creatividad, se quedaron con aquello de a qué huelen las nubes (pues a flores no, está claro) y ahí sigo yo, de mal humor y con un sistema de cierre de la compresa que nunca pega. Ni siquiera miran por el bien del planeta, que fijo que no se les ha ocurrido dejar de utilizar tanto plástico y probar fórmulas nuevas, ¿a que no? Pues por esas ideas tendrían que pagarme, ahí queda eso. 

divendres, 2 de setembre de 2016

Ya se acercan: los 40

A mí lo que me da más pereza del mundo son esas cuarentonas que van por la calle pensando que todavía tienen 15 años, y suelen ser esas mujeres que además les roban la ropa a sus hijas que, avergonzadas, tienen que soportar la rabia de sus madres porque ellas son jóvenes y todavía no tienen celulitis. En realidad, igual es un aprendizaje, no deja de parecerse a la relación entre Blancanieves y su madrastra, ¿no? Esperemos que todo acabe mejor... o en el psicólogo.



Por no hablar de sus maridos, que son pareja prototípica: ellos tan a la moda, tan nórdicos y por su sangre corren ríos de horchata. Seres que cuelgan del brazo de sus señoras, como si fueran un bolso decorativo.




¿Por qué a mí no me pasará eso? Lo cierto es que con los años voy perdiendo complejos y ganando en alegría. Será porque llevo un par de años feliz con mi michelín (y no me refiero al roncador, que también), porque este año hago 40 tacos y me sientan genial (a pesar de los achaquitos).

dijous, 1 de setembre de 2016

Las cosas del amor

A mí esto de las mariposas en el estómago nunca me ha pasado. También es cierto que solamente me he enamorado una vez y fue del roncador, que ya lo tenía muy visto porque éramos buenos amigos, así que como mucho, por pensar en algo parecido, habré tenido una gastroenteritis.


No voy a mentir, con el roncador fue lento, pero seguro. El amor surgió al cabo de años de amistad, así que supongo que a mí lo del amor ciego, espontáneo y pasional no se me da demasiado bien, soy más de fuego lento. El caso es que sí, estoy enamoradísima, pero a veces no tengo muy claro por qué la gente está tan obsesionada por apuntarse a Meetic o Tinder, ¿será que en el fondo esto del amor es tan maravilloso? 


El caso es que yo creo que a mí me tocó la lotería, porque veo a unas cuantas parejas por la calle que harían bien en separarse,  y no por las peleas (que eso es sano), es más porque emanan una tristeza y soledad que no sentía yo ni cuando era una soltera redimida.

dimecres, 31 d’agost de 2016

Film transparente

Mi gran temor en la cocina, además de cortarme y quemarme, ha pasado a ser el film transparente. Sueño que acabo toda enrollada en él y no consigo cortar por la línea de puntos. En realidad, no lo he soñado, es que intentaba tapar el melón y no hay manera.


¿Soy yo o es un arma letal? Incluso creo que he visto que lo usaba algún asesino de manual en alguna peli, y no quiero dar ideas con ello (sí, ya sé que son ficción, pero fijo que se han basado en hechos reales). Mirad, no sé qué tenemos contra el papel de plata, fijo que contamina mazo o yo qué sé, pero en mi cocina, a no se que lo use el roncador, no vuelve a usarse el papel de film, eso o bien me encierran en un sanatorio por ataque de nervios. Y luego te pones a ver masterchef y te pochan los huevos con el papel film. ¿¡Por qué!?

dimarts, 30 d’agost de 2016

En chanclas y a lo loco

Mirad, no es por quejarme, que sé que lo hago bastante bien, pero en mi calle no suelen limpiar mucho; es más, los fines de semana suelen ir a la entrada del parking los recién salidos de fiesta de los locales del puerto a mear y a hacer otras cosas innombrables, pero que os garantizo que huelen fatal. 

Más o menos la escena ha sido de esta guisa.

Pues no va y después de todo el verano yendo a buscar el coche con mascarillas y les ha dado por regar la calle, hoy que llevo chanclas y que el resultado de la acción municipal ha sido un gran e insalvable charco. Si es que este ayuntamiento tendría que hacer más consultas públicas para todo, o sea, preguntarme a mí, que mi opinión es la que cuenta.


A ver cuánto les dura, porque en este pueblo parece que paguen el agua a precio de oro; que si es así, oigan, que cojan un poquito de la del mar, que está ahí a la vuelta de la esquina, así de paso en invierno la sal nos va a servir por si nieva (así, matando dos pájaros de un tiro).

dilluns, 29 d’agost de 2016

Popurrí laboral

Ayer, mirando una aplicación para anunciarse laboralmente que comentaban en el periódico, por curiosidad, nos dimos cuenta de que la gente pone las fotos sin ningún tipo de criterio. Cuidadores de perro que se anuncian sin camiseta y poniendo morritos... no quise ser mal pensada (no pude evitarlo), pero parecía otra cosa. Luego estaban los que se anunciaban para dar clases de repaso de lengua, con faltas de ortografía (sospechoso).



Uno se ofrecía como técnico informático, hacía recados varios y compras. Pues mira tú qué apañadito, tanto vale para un roto como para un descosido. A mi parecer, no tiene muy claras sus habilidades y prueba, a ver si suena la flauta.



Claro, que a mí lo que más me ha sorprendido es la disparidad del listado de precios, para todos los gustos. Habrá que apuntarse: sirvo para todo menos de camarera (y otros menesteres que viendo mi carácter se sobreentienden), que siempre he pensado que es el peor trabajo del mundo; eso sí, yo me vendo cara, puestos a pedir, que no quede.

diumenge, 28 d’agost de 2016

Miope

De pequeñita fui una de esas niñas a la que diagnosticaron de astigmatismo e hipermetropía, en resumen, tenía un ojo vago: y a mí que me molestaba que lo llamaran vago, ¿es que no tenía derecho a descansar? E intentaron ponerme uno de esos parches estilo megatirita en el ojo, pero yo me negué, no por una cuestión estética, de hecho me motivaba el tema pirata, era más porque no comprendía en qué me ayudaría. Mi solución de niña de 4 años fue negarme y no ponerme las gafas hasta... calla, que no me las pongo ni ahora.


Y de repente, un día, fui al oculista y me dijo que era miope. Claro, así por las buenas. No les hice ni caso, a pesar de que últimamente tengo que preguntar a algún joven por el número del autobús (así voy haciendo amigos, eso sí, borrosos). Total, que me hice las gafas de miope, aprovechando un par de monturas, que hay que reciclar, y ahora, cuando me las pongo, lo veo todo tan cerca que incluso las hormigas me tienen atemorizada.

dissabte, 27 d’agost de 2016

Voces

Siempre me hubiera gustado tener un tono de voz sensual, ¿sabéis esas voces que siempre parecen afónicas? Y lo peor es que solo me pongo afónica cuando me resfrío y en mi fuero interno estoy contenta por ello, entre voz de mafiosa y cazallera, es una maravilla. Incluso tener la voz como la chica de New Girl, algo masculina (sí, lo sé, soy rarita, ya me conocéis).



Una vez, cuando era muy jovencita (hace nada), me pasé todo el día dando berridos, a ver si lo conseguía. Y nada. Ni siquiera cuando era fumadora empedernida. Claro, si solamente consigo la voz que me gusta cuando estoy enferma... acabo perdiendo todo el glamour y solamente me sirve para las conversaciones telefónicas (acompañadas de flemas, claro). No sé yo si me merece la pena.

divendres, 26 d’agost de 2016

Operación invierno

Admiro a la gente que se compra ropa y la estrena en seguida, yo tengo la maldita manía de guardarla para más adelante, ¿para qué? Ahora me doy cuenta de mi estupidez, ¿por qué no me va la ropa del año pasado? Eso le da un nuevo sentido a la frase Carpe diem


Creo que voy a empezar ahora mismo la operación bikini, aunque va a ser más la operación del jersey de lana. Y cada vez que me apetezca comerme un coulant (cosa que sucede unas 20 veces al día) voy a intentar ponerme esos pantalones monísimos que me compré en 2006 y que apenas me lo puse una vez... aunque fue una vez memorable, el roncador todavía ahora me pide que me los ponga, porque dice que me hacían un culito muy mono. 


Lo que pasa es que ¡tenía un culito muy mono!¡No eran los pantalones! Está claro, ya es hora de tirarlos, no voy a perder esos kilos ni a recuperar esos 10 años. Lo mejor es estar contenta tal y como soy, así que creo que lo del coulant me lo voy a permitir.

dijous, 25 d’agost de 2016

El narrador

El roncador se pasa el día teniendo monólogos que disimula haciéndome creer que habla con las gatas, haga lo que haga oigo de fondo su voz explicando todo lo que va a hacer, como si fuera un narrador observador. Me siento como en una de esas películas en blanco y negro en las que una voz en off va explicándolo todo (por cierto, ya que llevo semana de series, me encanta esa voz en Jane, the virgin).


Y luego está lo de ponerle banda sonora a la vida, porque no solo lo narra, también lo canta. Me casé con Concha Piquer y yo sin saberlo. Cualquier día me lo encuentro con un clavel tras la oreja y cantando coplas a las gatas (espero que sin bata de cola). Por fortuna, todavía no le ha dado por bailar, porque es un poco descoordinado y la liaría parda (calla, que me lo estoy imaginando).

dimecres, 24 d’agost de 2016

StreetView

Sé que tiendo a ser exagerada y que nunca me creéis si digo que soy algo gafe, pero no es normal que mi calle no salga en los GPS, ni siquiera en Google, que incluso en el desierto utilizan un camello para captar las imágenes de StreetView (totalmente verídico).



Vale que somos 4 casas y no muy bien avenidas (por motivos que no vienen a cuento ahora), pero si en el desierto de Liwa pueden verse las dunas por Google, ya me dirás por qué yo no puedo decirle al mensajero cómo llegar hasta mi casa. Es cuestión de prioridades, está claro.

dimarts, 23 d’agost de 2016

Buscando amor

Hoy en día no hay nadie que se empareje a la vieja usanza. Cada vez que digo que el roncador y yo nos conocimos en la universidad puedo observar las caras de asombro. ¿Seguro que no fue por Internet? Qué raros que somos, ¿verdad?



Todo el mundo que me rodea ha conocido a su pareja en alguna de las múltiples plataformas online que hay para buscar alguien con el que compartir la vida. ¿Será que ya no nos socializamos físicamente con nadie? A ver, no nos equivoquemos, me parece genial esta nueva forma de conocer gente, entiendo que da muchísima pereza tener que salir a la calle a conocer gente, si a mí porque el roncador ya estaba en mi vida, éramos amigos, ya sabía de qué pie calzaba y cojeaba... Porque si no llega a ser tan fácil, seguramente seguiría soltera y tan contentos todos, porque yo me apuntaría ya mismo a todos los saraos que montan los singles solo por pasarlo bien y por los descuentos, que a mí lo de conocer gente tampoco me apasiona (demasiado trabajo).



Si ya lo dice el eslogan de eDarling: no pierdas tiempo en el pajar. Un poco bruto, pero efectivo.

dissabte, 20 d’agost de 2016

Mascotas: no decepciona

Muy fan de la película Mascotas. Mira que me obligó a verla el roncador porque estaba convencida de que era de esas pelis en las que todo lo bueno lo han metido en el tráiler, pero ni por asombro. Me quedo con todos los personajes y me pido un spin off con el conejito Pompón de prota, o con la perrita Brigitte como compañera de reparto, son lo más. Ahora me miro a mis gatitas con otros ojos, y mira que ya me las imaginaba yo haciendo trastadas cuando las dejábamos solas, pero a ese nivel, nunca.



 
Entre eso y que hemos empezado a ver la serie Zoo, en la que los animales mutan hacia ser los dominantes del mundo, que voy con pies de plomo con las chiquitinas, porque son muy espabiladas ahora, así que si encima mutaran genéticamente hacia la mejora de su especie... Mejor les pongo musiquita relajante y las tengo contentas.

divendres, 19 d’agost de 2016

Mi hipster

El roncador ha decidido dejarse perilla. Espero que ahora no se me vaya a hacer hipster. Tengo la teoría de que lo de dejarse el pelo en la cara es por la escasez del mismo en la cabeza, con lo que me costó acostumbrarme a que fuera calvo.

A ver, que si le quedara así la perilla...

Hoy me ha tenido como media hora opinando sobre el tamaño de la barba, del bigote y el grueso de la perilla. Si a mí me da igual, que lo querré de la misma forma... o tal vez menos, dependiendo de si la barba rasca, ya veremos. Lo que me tiene hasta los mismísimos es que ahora va a pasarse un montón de rato en el baño con la tontería de igualar los dos lados, que ya me veo con el nivel de burbuja. En definitiva, habrá que hacer obras porque con un solo baño no vamos a apañarnos, con tanto acicalarse el bigote y la perilla.

dimarts, 16 d’agost de 2016

La evolución

Hoy me ha dado por pensar en la evolución humana, en la forma en que el cuerpo humano ha ido cambiando y adaptándose al medio, y no he podido evitar imaginarme la siguiente modificación con un anexo en la mano, una extensión en forma de soporte para el móvil.


Si me fijo en la mayoría de la gente por la calle, todos van con el aparatito, incluso caminan con él en la mano. A ver, que yo también voy todo el día con él a cuestas, pero si me lo olvido, si se queda en silencio, no pasa absolutamente nada. Parece que vaya a haber una catástrofe mundial si no contestan a ese mensaje. Creo que voy a especializarme en clínica, en terapias de adicción al móvil o a las tabletas, voy a forrarme.


Lo sé, ¡es asqueroso! Creo que yo reaccionaría igual.
Qué queréis que os diga, ayer llamé a mi compañía telefónica, intentando rascar algún eurito de mi factura y, además de no conseguirlo y de que me ofrecieran cosas como televisión con no sé cuántos canales y mil millones de megas (ambas cosas innecesarias en mi vida, ya ni siquiera ofrecen terminales gratis), tuve la sensación estúpida de que el móvil sirve para cualquier cosa menos para hablar.

dilluns, 15 d’agost de 2016

Adaptaciones zombis

Ahora que llevo esta sobredosis de zombis me doy cuenta de lo mucho que se ha abusado con el tema, si incluso se ha adaptado la novela de orgullo y prejuicio con zombis, y creo que también hay una en la que Lincoln es un zombie o un vampiro, ahora no me acuerdo muy bien. Es que no tienen límite, a la que encuentran una fórmula que funciona, pues a explotar la veta al máximo.



Me he estado preguntando qué otras pelis se podrían adaptar y el roncador me dio una opción buenísima: Mi gran boda griega (cualquiera de las dos). Me imaginé a toda la familia antes y después de convertirse, ¿alguien recuerda a la abuela? Eso sería brutal, dejo ahí la idea. Si es que el tema da qué pensar: si el roncador y yo nos encontráramos en esa situación moriríamos pronto, nos delatarían y atraerían a los zombis los ronquidos de marido, estoy convencida de ello.

diumenge, 14 d’agost de 2016

Temporada vacacional

Que dé comienzo este domingo vacacional: sombrero, bañador y toalla en mano... no hay como vivir al lado de la playa para levantarse y darse un buen bañito matutino antes de que llegue la marabunta dominguera. Y luego más sofá y series.


Además, esta semana ha caído mi adorado Pordede y he tenido que volver a Netflix, a pesar de tener la maravillosa opción de no tener que levantarme para avanzar cada capítulo, no es que tenga demasiada variedad... por suerte, me he apuntado al mes de prueba y ya veremos qué hago: rezar al santo patrón de los desesperados o encomendarme al maligno. 


De momento, acabando la segunda temporada de Marco Polo, que es una maravilla; a medias con Grace & Frankie, porque el argumento es como la vida misma, después de toda una vida de matrimonio, sus maridos les cuentan que están enamorados el uno del otro y llevan años ocultándolo, toda una revelación en clave de humor; y por qué no, un poco de la adicción zombi, entre izombie y Znation, ambas con un toque cómico y muy ingenioso para un tema tan manido (y sin un gran presupuesto a sus espaldas).
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...