dissabte, 22 de setembre de 2018

Chupasangres, y no son mosquitos

Para los que cuando digo que tengo algo de gafe se ríen y creen que soy una exagerada, incluido mi querido marido, lo que tenía que ser un análisis de sangre sencillo se ha convertido en un mes de espera y tres pinchazos. O bien mi sangre tiene algo de especial o bien siempre me tocan a mí los más ineptos, y eso solo puede llamarse mala suerte.

A este sí que le hubiera dejado chuparme la sangre.

La primera vez, después de dos semanas, comprobé cómo no solo no tenía los resultados, resultó que se habían equivocado en anotar lo que tenían que pedir. La segunda vez la excusa fue que mi sangre estaba emulsionada (la verdad es que no supieron explicarme muy bien qué pasaba, pero si me dicen que está esferificada también me lo creo). Y ahora, a 5 días de la hora con el médico, espero que mis dos último tubos sean válidos y no se encuentren con tropiezos en el camino, porque al tipo que me saca la sangre ya le veo una especie de brillo sádico cada vez que le toca extraérmela.

3 comentaris:

  1. jo, qué incompetentes, cuánto rollo para un análisis de sangre. o eso, o está sirviendo para alimentar a algún vampiro. :O espero que no te mareen ni te pinchen más...

    ResponElimina
  2. A mi me pasó una vez algo parecido con análisis de hormonas y todavía estoy esperando los resultados tras ir tres veces a sacarme sangre... Fue hace 15 años, así que creo que me he curado, jajaja.
    Un besito.

    ResponElimina
  3. Madre mia querida amiga, yo no creo que tu tengas gafe, seguro que te ha tocado alguien que no tiene ni idea y somos nosotros los que pagamos las consecuencias, espero que ahora este todo bien, Mil besicos cielo

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...