diumenge, 20 d’octubre de 2019

Abre los ojos

Esta semana, por motivos que no vienen a cuenta, el roncador y yo hemos tenido que compartir vivienda, con lo que había muchos límites y otros menesteres que alborotaban y me rechinaban. Así que, como lo hablamos todo y nos llevamos excepcionalmente bien, le pregunté qué éramos ahora que ya no éramos otra cosa. Tras meditarlo mucho llegamos a la conclusión de que somos familia, y por dentro no puedo evitar pensar que es porque tras tantos años de convivencia, cuando uno y una ha vista al otro y otra cagando, y tras derribar esos muros tan íntimos ya no queda mucho más que ver o conocer.


Entiendo que la gente, tras una ruptura, no vuelva a hablarse; irremediablemente la relación cambia y no podemos exigir lo mismo, así que es como hacer malabares, porque nunca me he guardado nada con el roncador, no voy a empezar a hacerlo hoy. Entonces me pregunto cómo lo vivirá alguien externo, esa persona que se enamore de uno de nosotros, que tenga que aceptar una relación extraña, comprenderla y tolerarla... cómo se le puede pedir a alguien eso. Por ello pienso que un día de estos voy a perder a mi mejor amigo/hermano.

5 comentaris:

  1. Es importante llevarse bien. Un beso

    ResponElimina
  2. es decir, que una futura pareja tuya o de él se ponga celoso/a por la relación tan cercana que tenéis él y tú pese a haber roto? bueno, creo que eso es anticiparse demasiado, no te agobies y vive el presente. :)

    ResponElimina
  3. No tiene por qué ser así. Puede que sea algo difícil de entrada, porque todos tenemos inseguridades, pero si dáis con personas realmente maduras emocionalmente, no se tiene por qué romper esa familia.
    Besos!

    ResponElimina
  4. A lo mejor sí das con alguien que lo entienda. Al fin y al cabo, será alguien maravilloso, así que seguro lo entenderá.
    Besos!

    ResponElimina
  5. Depende de la persona que quiera juntarse con él, la verdad

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...