dimarts, 6 de setembre de 2016

El mando

El que hace los mandos a distancia odia profundamente a la humanidad. Si es que además el botón de encendido y apagado, el del volumen, y el botón de teletexto para mi padre (y algún que otro rezagado), ¿para qué quiero todos los demás?



Total, si luego lo habré dejado encima de la mesa y como estará tan lejos del sofá acabaré por no cambiar de canal. Que ya nos conocemos. En realidad, tanto mando a distancia me agobia: tengo una amiga que lo tiene todo en el móvil y luego nunca sé si está llamando, sintonizando la radio o está poniendo el aire acondicionado. 

4 comentaris:

  1. Nada, lo mejor es volver a levantarse. Seguro que vemos menos la tele y hacemos cosas más productivas.
    BESOS!

    ResponElimina
  2. las personas mayores reniegan de la tecnología, pero luego les gusta más que a un tonto un lápiz. mi padre hace zapping compulsivamente. no sé cómo antes podía vivir sin mando a distancia.

    ResponElimina
  3. Deberían ser como los del aire acondicionado que tienen a la vista los botones importantes y el resto están tapados y sólo se ven si se desliza la tapa. (eso es inteligencia y lo demás es tontería!)

    ResponElimina
  4. Hay tanto botón que no sirve para nada...
    Besos

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...