dimarts, 29 de març de 2016

Primer día azucarado

Me he pasado toda la Semana Santa evitando las torrijas y, finalmente, como colofón, la Mona de Pascua. Y llega mi primer día laborable y me pimplo un cruasán de chocolate de buena mañana. Eso me pasa por no tener sentimiento de culpabilidad, porque estoy segura de que a media mañana va a caer algo más, que creo que es el cumpleaños de un compañero de trabajo y fijo que ha traído algún dulce (o eso espero). 


¿Será la necesidad de azúcar posvacacional? Es que el primer día laboral tras tantos días de descanso se prevé difícil. Aunque también es posible que, para guardar las apariencias, me haga la estrecha, tome un zumito de naranja para desayunar y luego para comer me haga unas patatas fritas con algo de acompañamiento (no sin antes haberme guardado alguna pastita del cumpleañero en el bolsillo con la excusa de que llevo los aparatos y me lo guardo para luego).

5 comentaris:

  1. Ánimo y a alimentarse bien, que ya habrá lugar de operación bikini bien entrado agosto ...jajaja! ;)
    BESOS!

    ResponElimina
  2. El primer día es criminal... No me extraña que necesites azúcar. En mi caso, no sé qué hubiese hecho ayer sin cafeína.

    Un besote!!!!

    ResponElimina
  3. Hola. te mereces un homenaje culinario para retomar la rutina porque 'tu lo vales'... es muy duro regresar... seguimos en contacto

    ResponElimina
  4. si tienes ganas de dulce, es que tu cuerpo necesita azúcar. hay que escuchar al cuerpo, que es muy sabio...

    ResponElimina
  5. Después de leer este post muero por un cruasán de chocolate o cualquier otra cosilla que contenga cacao. Voy a ver qué hay en la despensa XD

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...