dimecres, 20 de juliol de 2016

Dolce far niente

En verano me pongo la alarma para casi todo: para despertarme a las 11:11 horas (me encanta poner horas absurdas), por si no me han despertado las gatas a las 5 o a las 6, que es su happy hour 2x1 en maullidos; a las 16h para la hora de la siesta y a las 17h porque ya toca dejar de dormir y me tomo un té, es que me pongo muy británica en verano, no sé por qué. Y así a pasar el día absurdamente, que es lo que tiene el dolce far niente (ese ritmo tan italiano del que me enamoré ya hace tanto tiempo).


Será que soy adicta a las rutinas, y no puedo desengancharme de los horarios. Aunque en realidad, a la que dejo de trabajar, me quito el reloj de la muñeca y me olvido de su tic-tac. Es absurdo, me encantan los relojes y odio profundamente tener que llevarlo, así que cuando no es necesario llevarlo, se queda en casa.

3 comentaris:

  1. A mi me encantan las rutinas y organizarme los días aunque esté de vacaciones. Claro que son rutinas mucho más dolce, igual que lo son las tuyas.
    Un besazo!

    ResponElimina
  2. Jajaja, yo me hago horarios en verano. Me estresa no tener planes o no hacer algo productivo. Así siento que aprovecho el verano.

    ResponElimina
  3. ahí va, lo de 'dolce far niente' creía que era latín! bueno, tampoco me equivocaba mucho, el italiano es el idioma que se habla en lo que antes era la antigua roma... :P
    hablando de relojes y de alarmas, hoy le he comprado un despertador a mi madre. me ha encargado que le compre uno, dándome carta blanca para elegirlo.

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...