dilluns, 3 d’octubre de 2016

Mis despertares

A veces creo que soy nórdica o francesa, mis horarios no son propios de un español medio y corriente. Siempre me he levantado a horas intempestuosas; cuando todo el mundo sigue conectado a Internet y trasnochando, yo madrugo (incluso en los festivos). Luego llegan las 10 de la noche, hora muy española para empezar a cenar, y yo ya tengo los ojitos medio cerrados y esa mala leche que me caracteriza cuando tengo hambre o sueño (sí, como los niños).


Así que en casa solemos comer a la francesa. Al mediodía rara vez podemos, porque el trabajo marca el horario, pero por la noche cenamos cuando en las demás casas apenas han acabado de merendar. Sobre las 7 nos entra hambre y nos obligamos a esperar a las 8 porque nos sentimos raros y ancianos. Mis padres son de mi estilo, pero los suegros empiezo a sospechar que son vampiros disfrazados de entrañables viejecitos... suelen llamar a las 10, aunque ya los hemos ido acostumbrando a llamarnos antes, porque al principio nos despertaban siempre. A pesar de ello, se levantan tempranísimo... creo que el secreto está en la siesta, como yo nunca he gastado de eso...

4 comentaris:

  1. No sabes cuánto te comprendo. Manolo dice que llevo una sueca en mi interior...jajaja
    BESOS!

    ResponElimina
  2. o también ceno pronto, a las 8 de la tarde si las clases no me lo impiden. y me acuesto muy tarde porque soy trasnochador por naturaleza. ^_^

    ResponElimina
  3. Que suerte cenar pronto mis horarios me lo impiden!1beso

    ResponElimina
  4. Cenar temprano es saníiiisimo!! yo también lo hago, no le encuentro sentido a ponerse a zampar a las 22 de la noche, si te vas a dormir! además que haces toda la tarde sin meter nada en el cuerpo, no, no no, en mi opinión los equivocados son los demás, con lo que mola acostarse pronto y "aprovechar el día" (vale, esto suena muy de abuela pero es la verdad). Besos!

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...