dilluns, 30 de maig de 2016

Low cost

Esto del Low cost tiene más cuento... sin ir más lejos, mi marido quiere apuntarse a un gimnasio Low cost... ¿en qué ahorran? Evidentemente, en personal... porque en realidad, para tener 4 máquinas tienes que hacer una inversión inicial grande y luego ya está. Pero a mí no me gusta: primero, porque me gusta el trato con la gente, correr encima de una máquina me aburre y porque con lo burra que soy, fijo que estoy usando mal la máquina y me hago daño. La sorpresa viene cuando luego, para ducharte, te cobran 50 céntimos... Ah, claro, de ahí también ahorran. Me pregunto si luego no hay otro precio por uso de secador, del agua del grifo, de aire para respirar...


Pienso que la gente se pone a hacer deporte a lo loco. Me explico con un ejemplo: el boom del paddle, sin ir más lejos, al que hay miles de adictos ya y otros tantos hospitalizados, contracturados o medio rotos. ¿Por qué? Pues porque la gente no está en forma y se pone a hacer el burro con una raqueta, porque seguramente una buena postura es esencial para el juego y para no hacerte daño y un sinfín de cosas que desconozco porque no tengo ni idea, para ello están los profesionales y especialistas. Así que prefiero un gimnasio en el que pueda interactuar con un profesional que pueda ayudarme en caso de duda... Bueno, en realidad prefiero no ir al gimnasio, pero esa es otra historia.

3 comentaris:

  1. A mi me llama mucho el boom del running cuando se sabe, desde hace 30 años, que no sirve (por sí solo) para adelgazar, y que es muy agresivo para las articulaciones, siendo mucho más saludable caminar a buen ritmo. Pero nada, la gente como loca pese a que eso se sabe desde que se llamaba "salir a correr", jajaja.
    BESOS!

    ResponElimina
  2. Como profesional del gremio, te doy toda la razón. O sabes entrenar muy bien proque tienes experiencia en ello y cierta formación, que no suele ser lo habitual, o la lesión te ronda desde que entras por la puerta.
    Y lo de los padeleros y corredores que una mañana se levatan y deciden que les va la vida en ello, cuando llevan 20 años con el culo pegado a la silla, totalmente cierto. Las consultas de fisioterapeutas y podólogos están a rebosar de este tipo de clientes ahora mismo.
    Besos!

    ResponElimina
  3. aunque 50 céntimos no vayan a ningún lado, no deberían cobrar por ducharte. un acto tan higiénico y necesario -tanto para el propio interesado como para quienes están alrededor-, debería facilitarse lo más posible. ;)

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...