dimecres, 16 d’agost de 2017

Fort Knox

Este verano han vuelto a entrar en casa de mis padres, ya es la segunda vez. En la primera utilizaron la fácil accesibilidad al piso para robar en casa de los vecinos: a mis padres no les robaron nada, lo revolvieron y rompieron absolutamente todo, incluso se bebieron un par de bebidas enlatadas -aunque la científica no halló a los culpables, a pesar de tener su ADN; sí, ya sé que he visto muchas pelis y esto es España...


Al igual que la otra vez, han robado en ambas casas y a mis padres les han dejado su pertenencias intactas. O bien los vecinos tienen una mina de oro en su casa o estamos en todas las listas vacacionales de los ladrones de pisos. En todo caso, mi padre ha encargado un cartelito de latón para la puerta de entrada, en el que dice: "Siga buscando, en esta casa ya han entrado dos veces".

5 comentaris:

  1. Qué barbaridad. Me alegró ver que actualizabas pero me apena el tema del post, qué sensación de indefensión.
    Un abrazo!

    ResponElimina
  2. ses, bienvenida de nuevo!! aunque siento mucho que les hayan pasado eso a tus padres, no sólo por los robos y los desperfectos que hayan cometido, sino por el disgusto. espero que no les vuelva a ocurrir algo así...

    ResponElimina
  3. ¿Dónde te escondes? Vaya tela con lo de tus padres, parece que sale en la guía Michelín para cacos esa casa! Ahora, el humor de tu padre, de 10.
    Un abrazo!

    ResponElimina
  4. Buenas, chicos. Voy a intentar volver a escribir como antes, lo echo un poco de menos. Nos vemos por aquí.

    ResponElimina
  5. Qué susto, hija... Lo bueno es que os lo tomáis con humor pero a mí me daría algo si me encuentro la casa así. Besotes!!!

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...