dilluns, 8 de juny de 2015

Sentirse gato

No solamente tengo la sensación de oler a gato, también de ser uno. Entre los lametones y que se pasan todo el día encima mío, cualquier día le contesto al roncador con un miau. Si es que ya no sé dónde empiezan ellas y acabo yo. Además, como son negras, su capacidad de camuflaje es admirable, y me ponen esos ojitos (he encontrado este vídeo en la red, lo describe perfectamente).


Estoy pensando en sacarles partido y montar un chiringuito de pressing cats, porque se pasan el día peleando y gruñendo cual Hulk Hogan, pero sin rasgarse las vestiduras ni el puntito hortera; eso sí, igual de salvajes y con la misma violencia fingida, porque en el fondo son hermanas y a pesar de alguna heridita, sus peleas terminan en mimos.



Que conste que tengo todos los apuntes con marcas de dientes, no sé si es que cuando estudio se sienten solas y es una llamada de atención o simplemente les mola morder el papel. El caso es que ahora podría alegar que mis gatos se me han comido los deberes.

8 comentaris:

  1. Jajaja Siempre es una excusa más original que la del perro ;)
    Mi gata lo roía y arañaba todo, especialmente de cachorra.
    BESOS!

    ResponElimina
  2. Jjajaja! Me ha encantado el video! :P
    Besos!

    ResponElimina
  3. Las gatas negras son amor.
    En general, muerden todo lo que es susceptible de ser moridod y, además, no debiera serlo. Y si hay un folio que no se debe arrugar en toda la casa y lo encuentran, se tumban encima
    Son así.
    Besos

    ResponElimina
  4. las chicas amigas de los gatos siempre tenéis una personalidad especial: independientes, creativas, con un peculiar sentido del humor... ;)

    ResponElimina
  5. A veces les da por morder papel, sí. Forlán es más finolis para eso pero Munchkin se alimentaría de papel y cartón si le dejáramos...

    Los gatos negros son una pasada. Siempre alucino con eso de que sean los que menos se adoptan. Bien contenta que estoy yo con el mío. Un besote!!!!

    ResponElimina
  6. Yo que ya he tenido - y tengo - unos cuantos gatos, puedo decir que cada minino tiene su propia especialidad. A mi Brummel le encantaba mordisquear y arañar papeles y cartones; a mi Nicky le pirraban los plásticos (al igual que hace ahora mi gato Epi) y a mi Tiffany; qué decir de ella: de joven - que no cachorra - se cargó dos cargadores de móvil.
    Bss!

    ResponElimina
  7. sonaría un poco bastante a excusas barata, del rollo "se me fue la luz", o similares; recuerdo una profe en el instituto que devolvía los deberes corregidos con manchas de tomate (bueno, espero que fuera eso, vaya...). Por cierto, me gusta mucho el concepto de 'pressing cats'...

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...