dilluns, 15 de juliol de 2013

Ronqueando

Me he estado documentando en ronquidos, visto que tengo que convivir con ellos. Está el ronquido común, que no molesta y es apenas un ronroneo, incluso puede ser agradable. Luego está el ronquido social que, por empatía con el conviviente, se contagia del otro y orquesta un magnífico coro musical entre ambas personas.



Hasta aquí, el ronquido tiene cierta belleza. Lo bueno empieza con el ronquido agudo, que genera insomnio y cierta ira (no siempre contenida) en el compañero de cama. Porque en casi todos los casos, el individuo es ajeno a sus ronquidos, pero son objeto de odio y de algún que otro golpe del partner (no me digáis que no, porque algún que otro codazo fijo que se os escapa a los afectados).



En resumen, hay ronquidos y ronquidos, y los que me afectan a mí son de los que ni con tapones consigues silenciar. Qué le vamos a hacer, lo he probado todo y queda demostrado que el amor puede con todo, a pesar de estar la mitad del día con unas ganas terribles de dormir y de matar a alguien (al 50%, es curioso).

11 comentaris:

  1. Pues que se lo haga mirar por que no es normal; puede ser cualquier cosa pero lo más común es la sinusitis. También puede probar esas tiras que se pegan en la nariz que parecen que no hacen nada, pero funcionan (las usa mi madre y no veas cómo ronca...)

    Bss
    Tunneando Blogger: Cosas molonas (y gratis ^o^ ) para tu blog
    .

    ResponElimina
  2. Manolo tiene apnea y lo peor no es cuando ronca...es cuando deja de hacerlo: me explico, a veces, toma aire y hasta que lo suelta pasa tanto rato, que si estoy desvelada me pongo a contar mentalmente...y me asusto de no oírlo exhalar! He llegado a despertarlo por eso, así que se podría decir que lo sufrimos al 50 por ciento jajaja BESOS!

    ResponElimina
  3. Yo es q Simplemente no puedo con sus ronqidos. Injusto q los tengamos q aguantar los afectados y ellos duerman tan ricamente. Ni con pataditas, chilliditos en plan "gírate", codazos, ni tiras nasales, ni potingues para hacer gárgaras. Y por supuesto, los tapones tampoco funcionan. Ésto es una prueba diaria de amor y lo demás son tonterías! :)

    ResponElimina
  4. Tal y como tu explicas los ronquidos son una verdadera pesadilla para quien los parece y no hay nada que los evite, así que no queda otra que armarse de paciencia y aguantar.
    Besos

    ResponElimina
  5. Yo he tenido la suerte de toparme con uno que no ronca, pero ni ronca, ni ronronea, ni nada xD
    WIIIIIII! xD jajajaja

    ResponElimina
  6. Has probado a ponerle una de esas tiras de la nariz que anuncian por la tele? Dicen las malas lenguas que funciona bastante bien...es que estar sin dormir es terrible!

    ResponElimina
  7. Pero.. ¿no hay nada que funcione? Es que tiene que ser horrible.. yo solo lo sufro cuando ha comido/bebido esa noche de más... y es verdad que pone de los nervios! jajajaja.

    ResponElimina
  8. el que pega unos ronquidos terribles es mi padre. todo en él es excesivo, y eso también...

    ResponElimina
  9. Entiendo y bastante, yo roncaba, ya no, será por haber dejado de fumar, y mi marido no, me despertaba y me decía: roncas mucho y le decía ya lo sé, me oigo, y él ¿te gusta? si- bueno dialogo de besugos, a veces se iba a otra cama, a veces nos levantamos los dos y nos tomábamos una copa, otras veces el se enfadaba, yo nunca me enfadé conmigo por ser roncadora.

    ResponElimina
  10. Yo si me despierto a causa de un ronquido ajeno...ya ves que si zarandeo al culpable

    ResponElimina
  11. Jajaja, yo convivo con los ronquidos que me dejan insomne, y lo peor es que yo no consigo dormir siesta, pero él sí! Con lo que cuando por la noche me despierta, alguna vez le he "reñido", dado un codazo, o llámalo como quieras.

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...