dilluns, 16 de març de 2015

La evolución de la especie

Mi boca es del futuro... sí, sí, y no bromeo. Hace muchísimos años, mi querido dentista me dijo que me faltaban dos dientes, los incisivos laterales, solamente los tenía de leche. Es una mutación y, probablemente, si tengo hijos, ellos ya nacerán sin ellos, porque a causa de la evolución, los dientes que no usamos acabarán por desaparecer. Y me pasa lo mismo con 2 muelas del juicio. O sea, soy del futuro y mutante. A mi tierna edad eso me moló muchísimo: me sentía especial y única. Bueno, eso de única es un decir, porque se ve que somos unos pocos, que la evolución va despacio, pero no es tan tonta como para elegirme únicamente a mí como sujeto experimental.



Así de feliz he vivido durante años, hasta que he tenido que ir al endodoncista, a la que le brillaron los ojos al ver mi peculiar sonrisa. Para entendernos, tengo unos colmillos muy destacados y parece que lo habitual es esconderlos, así que la buena mujer se sorprendió de que no quisiera modificar en nada ese "problema", puesto que yo iba por otro motivo... que me obligará a llevar aparatos igual.



A la pregunta de si poníamos implantes para solucionar eso, o bien tendríamos que sacar un diente, no tuve ninguna duda: saquemos el diente, menos traumático, más rápido y, encima, más barato. La pobre tuvo que llamar a mi dentista de cabecera porque no entendía nada, por mucho que yo le explicara que coartaba a la evolución de la especie. Suerte que él me conoce y, en el fondo, es el culpable de que no solo aceptara en su momento mi sonrisa, también de que esté orgullosa de ella.

6 comentaris:

  1. Lo de los dentistas es para empezar a contar batallistas y no parar. Por cierto, que a mi siempre que me hacen radiografías, descubren que tengo "dientes supranumerarios" en el hueso de la barbilla: son unos dientes que no han salido (ni falta que hace porque no me queda ninguno de leche) y están ahí en el hueso latentes. Si lo tuyo es un caso de evolución, me da por pensar que en el mío debe ser más bien de eslabón perdido jajaja
    BESOS!

    ResponElimina
  2. Pues no eres la única rarilla... yo todavía conservo la mitad de la dentadura de leche. Y como ya he pasados los 30 eso no es muy normal que digamos. Las muelas del juicio todavía no han hecho su aparición i ni creo que lo hagan. Cuando era una cría llevé aparato y como yo también tengo los colmillos sobresalidos y largos, mi dentista tenía obsesión con limarlos para que quedasen "más delicados"... menos mal que conseguí escaquearme, porque solo con pensarlo me daba grimilla. Qué tendría la señora en contra de mis colmillos?
    Besos

    ResponElimina
  3. Cada dentista te dirá una cosa. Si no te gusta la opción que te da esta mujer, busca otro.
    Besos!

    ResponElimina
  4. yo tengo los incisivos con forma aserrada. me empezaron a salir así de peque, y me dijeron que con el tiempo se me alisarían... y hasta hoy. ;)
    nada, seguro que estás muy guapa y tu sonrisa es bonita!!
    me mola la imagen de katy perry. :D creo que es del video de 'last saturday night'.

    ResponElimina
  5. Eres el nuevo eslabón en la cadena evolutiva!!! Yo también tengo sólo dos muelas del juicio y encima tumbadas, por lo que nunca han emergido a la superficie. Un besote!!!!

    ResponElimina
  6. Que bueno!!cuando se entra en el dentista no se sale siempre nos pasan cosas raras!!mas la pasta que te dejas en ellos!!un beso

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...