dimarts, 1 de desembre de 2015

Angustia en la carretera

Si es que lo que no nos pase a nosotros... Debo hacer una breve introducción al tema: mi querido marido tiene fe ciega en la duración de la gasolina en el coche, a pesar de que la aguja indique que hay que reponer. La última vez que nos quedamos tirados me prometió que nunca más, pero ha sido reincidente. Volvíamos de comer con sus padres y los míos, sí, todos juntitos, es que resulta que se caen bien. Al lado de casa de mis padres hay una gasolinera, pero para qué íbamos a reponer si podemos llegar empujando el coche...



Pues bien, justo a pocos metros de casa, el coche dijo que tenía sed y que ya estaba bien (cualquier día se nos hace de un sindicato) y se quedó parado en una rotonda. Pudimos dejarlo en un ladito y yo me quedé dentro del coche por si había un problemilla, mientras el roncador iba a buscar gasolina (la más cercana está como a 20 minutos a buen paso).



Con todo esto, estando en el coche solita, paró la policía. Resulta que nuestro coche, cuando no tiene la llave puesta, decide que se cierra y no hay tu tía de salir de ahí (cosa que no sabíamos). Resumiendo, yo oía a los policías pero ellos a mí no (algo muy raro, porque les oía nítidamente). Tardaron como 10 minutos en entender lo que les decía, a pesar de señalar el indicador de la gasolina y de mis dotes de mímica. Entonces me explicaron que es muy peligroso que yo esté en un coche en medio de la calzada, que puede venir un camión y arrollarme y tendríamos un problema (claro, probablemente me moriría). Eso me creó muchísima angustia, claro está, sobre todo porque lejos de bloquear la parte trasera de nuestro coche con el suyo o de ponerse ahí indicando y dirigiendo el tráfico, aparcaron a bastante distancia, delante de mí, y se quedaron al ladito de su coche. Gracias por protegerme... la multa sí que nos la pusieron, pero la función de proteger al ciudadano se la pasaron por el forro. Cada vez tengo más claro que su trabajo es recaudar dinero.

7 comentaris:

  1. Lo hemos hablado ya alguna vez...pero vaya trago, chiquilla!
    BESOS!

    ResponElimina
  2. jaja lo que no te pase a ti no le pasa a nadie... <3 Con razón te echo de menos!

    ResponElimina
  3. Jajajaja. Qué cosas os pasan... Espero que de ésta el roncador haya aprendido la lección finalmente. Un besote!!!

    ResponElimina
  4. Hola:qué fatalidad que se haya quedado el coche sin gasolina y que aparezca la poli y te claven una multa!!! Seguro que esta experiencia no la vais a olvidar. Seguimos en contacto

    ResponElimina
  5. en cuanto entra en reserva hay que repostar, mejor no arriesgarse...
    pues qué cortos son los policías (lo cual no me sorprende, por otra parte), porque no es difícil entender que si un coche está parado y su ocupante te señala el indicador de gasolina, es que se ha quedado sin combustible.
    pues sí, el trabajo de los policías debería ser algo más que poner multas. luego se quejan de la mala reputación que tienen entre los ciudadanos...

    ResponElimina
  6. Vaya tela!!pues que faena todo!!besos

    ResponElimina
  7. Vaya con tu marido! Un tirón de orejas!Qué faena lo de la multa...

    Feliz día!

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...