dissabte, 2 de març de 2013

¿Quién dijo muerte?

Llevamos un invierno complicado, en un par de meses hemos dado sepultura a 6 personas, confío en que sea aquello que dicen que van de 3 en 3, y aquí se acabe todo. Hace unos días mi padre me sorprendió, compartió conmigo su inquietud por la cantidad de gente que iría a su entierro y me dijo que teníamos que poner el nicho del cementerio a mi nombre, porque soy la más joven. ¡Menuda responsabilidad! Ahora tendré que ser la última en morirme.



No pude evitar reírme. Es un hombre fuerte. Camina durante horas cada día. Tiene una salud de hierro. Cuando me plantea cosas del estilo, es normal que me asuste un poco. Nunca se ha preocupado por estas cosas, así que mi mente, rápidamente, imagina que tiene una enfermedad incurable. Me tranquilizó (o no), me dijo que a su edad son cosas que hay que prever. Mi padre, que le ha dado por no decir nunca adiós, prefiere un hasta luego, porque no quiere despedirse definitivamente. 



A mí no me gustan las celebraciones, ya sean bodas, bautizos o entierros. Pero en nuestra familia hay como una especie de tradición por ir a todos los funerales, no nos perdemos ni uno. No sé si es por asegurarnos un público numeroso en el nuestro propio, no creo que sea por la liturgia, mira que son aburridos. Menos en el de mi abuela, que al párroco le dio por cantar (parecía un gato herido) y a mí se me mezcló el ataque de risa con la pena. Me alegro, tengo un recuerdo divertido de ese día.

11 comentaris:

  1. Pues aunque fuera agridulce, sin duda como dices, es una manera divertida de recordar esa despedida. A mi me dan mucho reparo los entierros, la verdad. BESOS!

    ResponElimina
  2. yo no puedo con los entierros, me pongo muy mal!

    ResponElimina
  3. Mis padres siempre me han dicho que les incinere y los eche al mar, sin más. Ni funerales ni leches :P

    Bss
    Sorteo en Mika May
    .

    ResponElimina
  4. la muerte es parte de la Vida... así lo he aprendido este último año... no nos enseñan a entenderla... pero me gusta eso de tomárselo como algo más que tenemos que preparar... al final es nuestro último cometido... o No??? quién sabe lo que hay después...
    Un beso fuerte desde el mundo de los Vivos...pero que muy Vivos... jajaja

    ResponElimina
  5. Sobre la muerte está escrito todo, es vulgar y obligatoria. No me preocupa, pero me gustaría no sufrir para morirme, bueno ni para vivir, no me gustaría sufrir para ninguna cosa. Cuando me muera ya os contaré como ha sido.
    Saltos y brincos

    ResponElimina
  6. Mi madre siempre tenía presente el dejar los temas bien ordenados, previstos. Siempre me hacía participe, supongo que por ser la mayor y la conexión femenina. Con naturalidad.
    Así que yo he hecho siempre igual con mi hijo. Siempre me hace bromas, pero yo le he pasado la información.
    Es normal, natural que tu padre confíe en estos temas en ti. A él le da tranquilidad, simplemente. No vayas mes allá.
    Besos

    ResponElimina
  7. No es agradabe ir a un entierro pero muchas veces no queda otra que asistir apoyando a la familia. Lo de tener un recuerdo divertido del entierro de tu abuela es bonito, así que quédate con ello! Bsss

    ResponElimina
  8. No te he podido acabar de leer, me da yuyu.

    ResponElimina
  9. Puff ojalá se festejara aquí la muerte como los anglosajones. Al fin y al cabo homenajeamos toda una vida

    ResponElimina
  10. Ufff.. yo de este tema mejor no opino.. que me entra la paranoia.. Será muy infantil por mi parte, pero el tema de la muerte es una cosa que todavía me cuesta asumir...
    Besets! Y espero que por ahora no tengáis más "celebraciones" de este tipo...

    ResponElimina
  11. Bueno...es un tema al que hay que llegar y ser prevenido no es malo, creo que como no nos han educado en esto de las despedidas la palabra nicho nos pone los pelos como escarpias, pero es ley de vida, por eso hay que vivir cada momentito!!

    Yo soy antinichos, yo prefiero que esparzan mis cenizas por ahí

    Moaggssff

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...