dimecres, 4 de setembre de 2013

Blade runner

Mi relación con las máquinas es muy curiosa. Sé que son solo cables, plástico y metal, pero a veces tengo la sospecha de que pueden sentir y, peor, de que se vengan de mí por algo que hice en otra vida o que han malinterpretado. Sé que a menudo, cuando use un secador, algunos de mis cabellos acabarán enredados en la hélice, la experiencia me lo ha demostrado; que el microondas del trabajo cualquier día me atacaque, con ese ruido infernal; las puertas automáticas no respondan ante mi movimiento (ni las luces automáticas, sobre todo las de los servicios, y eso cabrea); o que el cajero automático se trague para siempre mi dinero o tarjeta (o durante meses, palabrita de Ses)...



Son cosas que pasan, sobre todo en lo cotidiano, pero no me acostumbro a ello. El cine ya me dio pistas, solo hay que ver Blade Runner para comprender que sentimientos y máquinas no pueden ir de la mano.


Ahí está, una máquina que fuma, podría haberse enrollado y darme un cigarrillo.

Recuerdo que una vez, cuando todavía era adicta fumadora, una madrugada en la que me quedé sin tabaco, cogí la bicicleta y fui a la máquina expendedora de tabaco más cercana. Tenía el dinero justo y se lo tragó. Irada (en su pleno sentido, el de enfadada y delincuenta, y en femenino, porque yo lo digo) y sin cigarrillos con los que apaciguar mi rabia, le propiné una patada a la máquina (con la esperanza de que me devolviera el dinero o el paquete). La respuesta fue sorprendente, en la pantalla apareció un texto en movimiento, tal como si la máquina me hablara, y decía: por favor, no me des patadas. Nunca más me acerqué a esa máquina, debo decir que me daba miedo y cierto respeto; desde entonces, me reprimo mucho antes de usar la violencia física con cualquier objeto inanimado, nunca se sabe cómo podrá reaccionar.

17 comentaris:

  1. Qué susto si una máquina me "habla" con un mensaje tan coherente! jajaja
    Un besazo!

    ResponElimina
  2. Que el día de mañana las máquinas puedan llegar a tener sentimientos no te lo discuto; eso sí: conmigo no se meterán por que las tengo caladas xD
    Es tan simple como que mi cerebro es mejor que su chip :P O ellas o yo.
    Y si alguna me contesta como te hizo a ti la de los cigarros, me reboto y la desconecto...a ver quien es la guapa que se mete conmigo entonces! xD xD

    Bss

    ResponElimina
  3. de verdad?? qué miedito... yo en alguna ocasión he golpeado un cajero automático porque iba con prisa para sacar dinero y no le daba la gana de reconocerme la libreta...

    ResponElimina
  4. Con los electrodomésticos me suelo llevar bien, pero las puertas me agreden a mí...snifff...Bssss

    ResponElimina
  5. Sería que ya le habían dado unas cuantas, jajaja!
    Besos!

    ResponElimina
  6. Pues no sé si decirte, que tengo un, extraño y absurdo, análisis teóríco sobre el auto aprendizaje de emociones en las máquinas inteligentes...

    ResponElimina
  7. Jajajajajaja... te veo cualquier día acercándote al microondas con la tapa del cubo de basura a modo de escudo!
    Besos

    ResponElimina
  8. Máquinas, mi relación es bastante buena y con el destornillador también.

    ResponElimina
  9. jajajaaj, no me des patadas??? que bueno!!!
    A mí un día se me estropeó el ordenador y continuamente estaba repitiendo una frase (que no sabía que era, porque se escuchaba parecido a c3po y en inglés!) se lo llevé a un amigo informático y cuando se lo expliqué se reía en mi cara.. "eso es imposible" me decía, lo conectó y a él no le dijo nada..... o sea, que quedé de locática perdida..
    Besitos!!!

    P.D: Gracias por el mail ;)

    ResponElimina
  10. ¿En serio apareció eso en la pantalla? 0_0 que fuerte!! jajaja estos informáticos como se lo montan...Aunque yo en respuesta le hubiera dado con un palo o algo, quedarse sin tabaco es lo peor del mundo! ;)
    Besos

    ResponElimina
  11. Soy una inepta para las máquinas, ni te lo imaginas.

    ResponElimina
  12. Odio las puertas automáticas. En un bar pasé una vergüenza impresionante, ¡la muy hija de _ se cerró cuando yo estaba pasando justamente en ese momento! Otras veces en cambio, no se abre, y me tiro un rato delante de la puerta haciendo aspavimientos con el brazo para que el sensor me detecté y se abra la cochina puerta.
    Total que yo soy otro caso como tú....
    Besos!!

    ResponElimina
  13. jajajaja , a mi una maquina em diu aixo i surto correns , la mara que la va par.... jajajaja

    roser

    ResponElimina
  14. jajajaja pero que haces para que te pasen estas cosas???

    ResponElimina
  15. ¿Las máquinas de tabaco hacen eso? ¿No sólo te hablan diciendo "su tabaco, gracias"? Eso es inteligencia artificial y lo demás, tonterías... Qué miedo. Besotes!!!

    ResponElimina
  16. Eso es de verdad?? Cágate, lorito!

    ResponElimina
  17. jajajaja, me meo! a prueba de patadas! yo también tengo un vínculo especial con la máquina de coser por ejemplo, hay que tratarlas bien, que cualquier dia se revelan y acaban con la humanidad!

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...