dijous, 7 de febrer de 2013

Mi peor fobia

Tengo algunas fobias muy bien arraigadas y suelo pensar que no son importantes, que eso le pasa a cualquiera; pero hay una en particular, que me preocupa por encima de las otras. Lo mío con los ojos es algo terrible.


Normalmente, la gente odia ir al dentista, algo que nunca entenderé, porque es un señor encantador que siempre ha sido muy amable y, cuando lo cree oportuno, me inyecta alguna droga y salgo sonriendo, mejor que ir de copas. 


Me centro. No puedo ni acercarme al oculista, para mí supone un par de lloros sinceros y alguna que otra pataleta, y tengo que ir acompañada de la manita o salgo corriendo. Encima, me siento como si me examinara cada vez que miro esas malditas letras, cada vez más difusas y poco claras. La última vez tuvo que presionarme la cabeza contra la máquina y sé que no me va a doler, que solo es observación. Ponerme gotas significa que alguien me persiga con varios botes y tal vez el cansancio me pueda y lo consigan. Sé que es una fobia, pero una imagen muy de Buñuel está incrustada en mi mente: un ojo sesgado y sangrando. A ver quién va luego al oculista.

7 comentaris:

  1. OMG, es que Buñuel y ojo son muy mala combinación para hacer frente a cualquier miedo jajaja!! Como Buñuel y hormigas...jajaja BESOS!

    ResponElimina
  2. Mi fobia es más ir al dentista que al oculista, por mucha droga que me den;) y aunque es cierto que los dentistas de hoy en día ya no son como los de antes , excepto en la pasta que te sacan ¡¡¡ Les sigo teniendo un temor atroz...
    En cuanto al oculista, debo tener la paz del que no se entera de nada, no veo un pimiento ¡¡¡¡....

    ResponElimina
  3. bueno, yo eso lo he conocido desde pequeño, llevo gafas full time desde los seis años. a veces se hace un poco irritante, porque te preguntan una y otra vez si ves las letras de la última fila, y respondes educadamente que no, pero por dentro piensas: "que no las veo, coño, no te empeñes, para decirlas a voleo mejor no digo nada!!".

    ResponElimina
  4. Para mí el dentista es peor, pero todo lo que huela a médico ¡lagarto, lagarto!

    ResponElimina
  5. De acuerdo. Más que médicos, parecen jueces, ojo vago, lágrima fácil... Como diría Torpex en su blog, mucho mejor una vida desenfocada, con presbicia...
    Abrazos.

    ResponElimina
  6. Jajajaaja, hombre normal!! si te viene a la cabeza la imágen de Buñuel.. jajaja. Yo con el tema de la máquina no tengo problema, pero el tema gotas.... eso si que es misión imposible.. me tendrían que poner un aparato rollo Naranja Mecánica para que no cerrara el ojo... jajaja.
    MeryPopLand

    ResponElimina
  7. A mi el oculista plin, pero el dentista... Pánico absoluto. Y me duele una muela, no te digo más...
    Beso

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...