dijous, 28 de febrer de 2013

Silence, please

El silencio está infravalorado, lo digo yo que me paso el día oyendo gritos y golpes, así que lo aprecio infinitamente. En casa, ya he llegado a la conclusión de que es un imposible, entre la escuela de danza y la discoteca, tengo suerte si me gusta la canción que está sonando en el ambiente.



Este fin de semana, los discotequeros de mi barrio han bailado y cantado al son de la nieve y de las gotas de lluvia, a pesar del mal tiempo. Que no de la climatología, y puntualizo, porque estoy un poco harta de que se culpe a la ciencia que estudia el clima y no al tiempo -ramalazo purista, que dice el roncador que tengo que soltarme la melena en esto de la lingüística, pero es más fuerte que yo.



Lo más curioso de todo es que, con tapones en cada oreja, dormía feliz soñando en animales mitológicos, concretamente en unicornios (que en mi imaginario debe de ser como soñar en esperanzas, por lo del silencio, digo). Cuando de repente, sentí que se movía la almohada bajo mi cabeza. Un terremoto, pensé. Entonces me di cuenta de que no se movía nada más en la habitación y me pareció extraño. Me quité los tapones y descubrí que lo que hace vibrar la tierra bajo mi cabeza son los ronquidos del que ya conocéis por referencias múltiples. 

9 comentaris:

  1. Ay, yo sí valoro mucho el silencio...Con dos critaturas de 4 y 6 años, cuando hay un rato de silencio....me siento hasta rara.
    BESOS!

    ResponElimina
  2. En mi casa llevamos ya unas semanas que el cabrón del vecino no nos deja dormir, ni por la noche ni la siesta. La excusa: obras
    Al menos no tengo bares o discotecas debajo :P

    Bss

    ResponElimina
  3. a mi me encanta tener ratos de silencio. A mi marido al revés, tiene la tele o la radio ahí d efondo, y ya le digo, apaga por favor!!! y q gusto cuando no se oye nada!!

    ResponElimina
  4. en un piso del edificio de al lado llevan con obras desde octubre o por ahí. todos nos preguntamos qué narices están haciendo para estar todo ese tiempo picando y taladrando. si viera al dueño de ese piso, que además le sobra el dinero para meterse en obras titánicas por lo visto, le diría unas cuantas cosas.

    ResponElimina
  5. ¿El silencio? por las tardes mi casa se llena de gente, de peques de dibujos y de meriendas, esa falta de silencio me encanta. Un abrazo y unas orejeras

    ResponElimina
  6. A mi también me encanta el silencio, cuando pongo la tele en casa siempre está bajita...pero cuando me despierto por la mañana pongo la radio más fuerte para ir entrando en calor y espabilar! Besos

    ResponElimina
  7. Yo trabajo de cara al publico y más que el silencio valoro la soledad, el momento de dedicarte a ti misma porque tu lo decidas

    ResponElimina
  8. Hoy yo seré una de esas personas "discotequeras" que bailan a pesar del mal tiempo jajaja

    ResponElimina
  9. Lo siento pero es que me meo con tus imágenes, he visto los unicornios y me moría de la risa o es que mi humor es muy afin al tuyo o es que las hormonas me están girando el cerebro!!!

    Nena..haz algo con esos ronquidos, pero ya

    Moaggssf

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...