dijous, 23 de gener de 2014

Atemperado

No sé si es así con todos los hombres, pero en el caso del roncador, suele tardar mucho menos en arreglarse para salir porque, sencillamente, es como un reptil, siempre tiene la misma temperatura corporal, por aquello de la ectotermia, que aprovecha las formas de calor externas para mantener una temperatura estable o algo parecido. 


En mi caso, el calor o viene de una estufa o me quedo congelada. Soy lo que técnicamente se llamaría endotérmica (como los elefantes), todo lo contrario, mi calor proviene de la energía química que contienen los alimentos. En realidad, después de comer, me quedo congelada y luego ya voy entrando en temperatura y estoy más a gustito.


En resumen, su fondo de armario tiene un único modelo de camisa, sin mangas y a cuadros, para qué complicarse. El mío... creo que ocupo ambos armarios y otro más. Es la excusa perfecta: la endotermia. Ahora estaba pensando que somos una pareja curiosa, un lagarto y un elefante, no sé si pegan demasiado.

10 comentaris:

  1. jajaja Yo soy poco friolera la verdad, pero eso sí, lo de pies y culo frío en invierno debe ser una maldición que me persigue por ser mujer, así tipo estilo bíblico...
    Un besazo!

    ResponElimina
  2. jajajajaja que bueno un largartillo con un elefante.... Yo creo que tengo el termostato estropeado porque siempre tengo frío... sobretodo después de comer que me entra una carne de gallina... pero de enero a diciembre eh?? que en pleno agosto acabo de comer y me entra frío... claro todos me miran raro..

    Un besazo!!

    ResponElimina
  3. esto me ha hecho recordar una cosa... el truco de pellizcarse las mejillas para tener un poco de color en el cutis, a los hombres no nos funciona. según me dijeron una vez, es porque tenemos la piel más gruesa... a mí me gustaría que me funcionara, porque mi piel es blanca como la leche.

    ResponElimina
  4. Por eso yo en vez de dormir con un roncador duermo con un nórdico xddd! Biquiños!

    ResponElimina
  5. Yo es que soy muy friolera... Como me enfríe ya no hay manera de entrar en calor. Un besote!!!

    ResponElimina
  6. Vale, pues ya lehe puesto nombre. Yo siempre tengo frio, pero sobre todo, después de comer. Mi termostato va siempre cinco grados por debajo del resto, incluido el de marido. No abandono el nórdico ni en verano, no te digo más.
    Un besito

    ResponElimina
  7. Me encanta eso del lagarto y el elefante XDD Yo también soy de las que se enfrían después de comer :)

    ResponElimina
  8. el bichito de enrredados me encamoro!!! jajajajaja la verdad es que yo soy igual eh?? Congelada siempre!!! Si tengo las manos frias, tengo frio, si las tengo calientes, ya puedo estar de lo demas desnuda que no tengo nada de frio *-* Y lo mismo con los pies xD

    ResponElimina
  9. Yo soy friolera... y mis dos amores calurosos!!! Me siento bien arropada, porque duermo entre los dos!!!

    ^^

    ResponElimina
  10. Por lo que cuentas yo soy endotérmica perdida también! Un lagarto y un elefante la pareja perfecta, no se hable más! ;)
    Buen finde

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...