divendres, 12 de desembre de 2014

Mi vida sin mí

Ya os he contado muchas veces algo que me ocurre con los aparatos electrónicos. Tengo una atracción fatal hacia ellos, es decir, que suelo enramparme (por no decir electrocutarme); aunque lo peor es con los sensores de existencia: me explico, esos sensores que detectan el movimiento y encienden luces o ponen en acción algún mecanismo.



En resumen, esas malditas luces que se activan con el movimiento y que me obligan a mear con la luz apagada o haciendo movimientos compulsivos para que reconozcan que estoy viva y no soy una simple máquina. Sucede lo mismo con infinidad de aparatos, como los botones del ascensor, algún día llaman a la policía por atacar al panel (además de con insultos) físicamente. 



El caso es que es con las máquinas en general, porque las de café pasan olímpicamente de mí, o bien me dan un vaso vacío o echan el líquido sin el recipiente. Más de una vez me he sentido tentada de ir con un tazón de cerámica personalizado. Es como si fuera mi vida sin mí, estoy allí, pero esas máquinas no me reconocen.

7 comentaris:

  1. Uf ...las luces de los aseos...las odio. Más de una vez me he visto como dices, haciendo pasos de baile varios mientas andaba "a lo mío" con una niña chica berreando en medio de un ataque de miedo por la dichosa luz.
    Un besazo!

    ResponElimina
  2. y también hay neveras que, cuando las tienes abiertas X segundos, pitan. el objetivo es que no te la dejes abierta sin querer y se te estropee la comida, pero cuando estás buscando algo o estás indeciso, el pitido es un tanto irritante.

    ResponElimina
    Respostes
    1. ay!! eso pasa en mi casa cuando el programa de la lavadora o el lavavajillas termina, y hay veces que molesta y mucho

      Elimina
  3. A mi lo de ir a entrar a algún sitio y parar justo antes de toparme con el cristal de bruces porque el sensor está de vacaciones me ha pasado más de una vez.
    Besos.

    ResponElimina
  4. Jajajaja. A mí las luces del pasillo de mi edificio casi nunca me reconocen. Me recuerda al anuncio aquel del aire acondicionado de "Doctor, no soy nadie". Jajajajaja. Lo de la máquina del café es toda una aventura. Besotes!!!!

    ResponElimina
  5. jajaja, me ha encantado lo del tazón personalizado

    ResponElimina
  6. jaja, no te preocupes que no eres a la única a la que le pasa ;)

    Feliz día♥
    María {La cajita de música}

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...