divendres, 24 de juliol de 2015

Se acabó lo que se daba

Antes, llegaba el viernes y tenía una alegría interna, un movimiento estilo salsa que me recorría entera. Ahora, estoy deseando llegar a casa y dejar mi huella en el sofá. ¿Dónde quedó la energía? Si es que empalmaba la noche y al día siguiente como una rosa; hoy en día salimos a tomar una copa y a las 11 estoy deseando irme a dormir... ¡si a las 12 empezaba la marcha!



Y ahí viene mi advertencia de hoy. No intentéis emular vuestra juventud (que sí, que está a la vuelta de la esquina, pero ya no está). La última vez que salí y volví algo tarde, tuve que coger la baja el lunes siguiente, no podía mover ni un solo músculo y tenía ganas de matar a todo el mundo. Lo peor, me siento vieja, ni me siento sexy bailando y ni siquiera sé cómo se baila.



Mi nueva rutina es vete a dormir prontito o luego no hay quien te levante.

4 comentaris:

  1. Jajaja, me encantaaaaa!!!!!!!!!!!!!! Creo que a mí también empieza a pasarme lo mismo! Ay, ésto de ir cumpliendo años! ;)

    ResponElimina
  2. A mi me lleva pasando eso unos añitos ya. Pero no pierdo la esperanza de implementar de nuevo mi aguante.

    ;)

    ResponElimina
  3. A mi me gusta salir con Manolo un par de noches al año, sin nenas, y entonces aprovechamos y nos recogemos a las mil quinientas. Eso sí, como bien dices, ya no es que me recupere en horas (con diecialgo) o necesite un día extra (con treintaypocos)...ahora es que voy necesitando ya las 48 horitas para recuperar. Sin duda, una señal más de que me acerco a los cuarenta jajaja
    BESOS!

    ResponElimina
  4. uff, yo es que nunca fui joven. salía poco porque tenía que estudiar mucho, y lo poco que salía era con gente que no me llenaba...

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...