divendres, 31 de juliol de 2015

Sin aire no se puede vivir

Yo deseando que se nublara el cielo, que pareciera el fin del mundo, que la oscuridad reinara en todas partes (estoy entre apocalipsis y El señor de los anillos)... y no por incordiar a los que están disfrutando de la playa, qué va, es que no puedo más con este calor.


El señor que pone los aires acondicionados tiene una lista de espera que ni la Seguridad Social, así que sigo con el antiguo método de dejar ventanas y patio bien abiertos, aunque no sirva de mucho. Hoy me he reído yo solita porque he encontrado un par de abanicos y la he liado estilo Locomia, creo que he pasado más calor que nada, pero me he echado unas risas muy buenas.


En la farmacia de la esquina tienen el aire a tope y últimamente les hago más visitas que nunca, algo que me ha ido muy bien porque con la deseada llegada de las nubes también ha llegado la migraña previa a la tormenta (aunque sospecho que nada de agua, será eléctrica y poco más), así que tengo un arsenal de paracetamol en mi despensa.

5 comentaris:

  1. Yo llevo este año tirando de abanicos de una manera que creo que llegaré al otoño con esguince de muñeca!
    Un besazo!

    ResponElimina
  2. Tranquila, que hoy bajan las temperaturas.
    O eso dicen en TV.

    manolo

    ResponElimina
  3. Pues yo la verdad que abanicos no utilizo xD En la calle a morirse de calor como dios manda, y en casa pues como tú, ventana y puertas abiertas jajajaj

    Un beso!

    ResponElimina
  4. en tierras murcianas, donde estoy, ayer y antes de ayer hubo tormentas con unos chaparrones que ni el diluvio universal. se agradece, porque estaba haciendo más calor del que se puede soportar...

    ResponElimina
  5. como te entiendo con la migraña...
    y del calor mejor ni hablar, estoy haaarta

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...