dissabte, 2 de novembre de 2013

Fiesta en el tren

He descubierto lo insospechado, ahora los jóvenes (y no tan jóvenes) ya no hacen botellón en esquinas, plazas u otros lugares públicos semejantes, se han modernizado (será por el frío). Si coges el tren a partir de las 12 de la noche, concretamente fue a la hora de las brujas porque era la noche de Halloween, descubrirás todo un mundo de bebida, música y algo más.


No hay nada como, después de un día duro, al que además habría que sumarle que había huelga de trenes de 24 horas, coger el primer tren que pasa por la estación desde hace no sé cuánto tiempo y encontrarte con lo mejorcito de cada casa. Todos de punta en blanco, ellas con bailarinas y en los bolsos taconazos, ellos con sus mejores galas... y todos con una bolsa en cada mano repletas de botellas. 


Una imagen para recordar, si incluso se llevan su vaso de plástico (con el nombre, no vaya a haber confusiones) y tienen sus técnicas particulares: la basura es una nevera improvisada para las bebidas y las esquinas se convierten en barras libres. El roncador me espetó que no había que escandalizarse, de jóvenes hacíamos estas cosas. Así que mi juventud debió de ser muy aburrida o muy urbanita, porque yo iba con mis John Smith, tejanos y mucha alegría, un par de euros en el bolsillo e íbamos de bar en bar buscando la música, el baile y la conversación. Me perdí el placer de emborracharme en un tren a medianoche.

11 comentaris:

  1. Leches, pues qué original, fiesta en un tren...no lo habría pensado en la vida! jajaja
    BESOS!

    ResponElimina
  2. A distinta hora, distinta fauna, también por las calles.

    ResponElimina
  3. Novedad novedosa, es la primera noticia que tengo, voy a cambiar mis horarios de viajes. Saltos y brincos, con resaca (De comida)

    ResponElimina
  4. Pues aquí en Madrid hace ya bastante que se viene viendo eso... Un placer que yo también me perdí y créeme que no me arrepiento en absoluto. Jajaja. Besotes!!!

    ResponElimina
  5. yo soy como mi alter ego.... en mi época de estudiante los viajes a húmera y las vueltas a casa, en bus o en tren, eran muy divertidas :)

    ResponElimina
  6. Mira una de las pocas cosas que, a causa de la edad, no me importa nada haberme perdido.

    ResponElimina
  7. ¡¡Qué me estás contando!! Jajaja, en serio????? Increíble..... Ya no saben que inventar. Yo reconozco que tampoco me desfasaba mucho y era más bien de las aburridas, perio cuando pienso en algunas cosas que hice en mis años mozos... Me averguenzo y todo, jaja

    ResponElimina
  8. Desde hace tiempo es así... si alguna vez he tenido que coger un tren tarde, te sientes como un bicho raro... en mis tiempos era el parque con buen tiempo y bares con frío...

    ResponElimina
  9. Mucho me temo que yo también me perdí ese placer... aunque ahora que lo pienso, recuerdo un viaje entre el piso de estudiantes y la zona de copas con una botella en la mano y una borrachera monumental, eso cuenta? Dios, qué vieja me siento... jajajaja
    Besos

    ResponElimina
  10. Yo también he visto a la muchachada pimplando en el tren alguna vez. Supongo que con el movimiento el alcohol les sube antes y así el pedo les sale más barato, a saber! ;)

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...