dimecres, 13 de novembre de 2013

Haciendo hogar

En mi casa, no sé por qué motivo, el roncador no me deja agujerear con la taladradora, cuando no mira, suelo hacer lo que me da la gana y se me da bastante bien. Pero por no discutir, que lo haga él, así llegaré a supervieja más feliz, hace tiempo que lo tengo claro.



Lo que pasa es que este acuerdo tácito no me impide criticar: el metro es un utensilio para medir, el palmo no me sirve, que luego queda todo torcido; la pared tiene un grosor, no tienes que comprobar cada vez que eres capaz de agujerearlo hasta el otro lado, porque no ganamos para yeso; nunca hay que fardar del trabajo que has hecho, llevo semanas esperando que lo hagas...



Bueno, pues eso, que ya casi tenemos todos los cuadros colgados. Ahora solo falta que nos toque la lotería para poder comprar los armarios que me gustan y pagar a un experto en humedades. Pero eso no existe en esta realidad, espero que la Ses de mi mundo paralelo no tenga que lidiar con estos pequeños detalles.

14 comentaris:

  1. Uy las humedades...a ver cómo se portan este invierno, nosotros el verano pasado probamos con una pintura específica que nos recomendó el pintor porque nos tienen fritos!
    BESOS!

    ResponElimina
  2. A veces es más divertido estar de observador y dar tu las indicaciones, yo no se usar el taladro y cuando uso alguna herramienta tiembla.

    ResponElimina
  3. y lo bien que nos vendría un programa como esos de divinity que te ponen la casa estupenda de la life!!

    Besos

    ResponElimina
  4. Uffff... pues yo soy más calamar con el bricolaje... Cruzaré los dedos por esa lotería, que te la has ganado :)
    Besitos.

    ResponElimina
  5. Ains como te entiendo nena! La manitas de mi casa soy yo, por mucho que mi chico se empeñe que para algo es hombre y lo lleva en los genes y quiera encargarse. Aunque claro, una que está acostumbrada a las cosas bien hechas, no puedo pasarle ni una y lo llevo frito! jajajaja
    Besos

    ResponElimina
  6. mejor entre dos, siempre es bueno tener alguien al lado que te oriente. y así os ahorráis un dinerillo en operarios. ;)

    ResponElimina
  7. a mi me encanta el bricolaje... pero me lo tienen vedado!!! jijiji...

    ResponElimina
  8. Siempre fui la manitas de la casa, permitir que me ayudaran arruinaba mi trabajo, jeje. Aun hoy mis hijas se fían mas de mi que de sus maridos, que por cierto si voy a ponerles una lampara me ayudad con voluntad.
    Saltos y brincos

    ResponElimina
  9. Si es que parece que el bricolaje es sólo para hombres y a muchas se nos da bastante bien; te recomiendo hacer el Euromillones, por cierto, que son 100 millondejos de ná xD

    Bss
    *Tunneando Blogger

    ResponElimina
  10. Uffff. Yo ya me mudé hace un año y medio y hay cosas por las que todavía estoy esperando. Siempre hay un peor. Jajaja. Besotes!!!

    ResponElimina
  11. Yo soy fatal en bricolage. Pero tiemblo cada vez que veo a marido taladro en mano! Lo peor no será el agujero. Será si luego intenta taparlo, que una vez terminó hasta la gata con masilla! desastre!
    Este viernes me toca a mi el euromillón, pero el siguiente para ti vale?
    Muak

    ResponElimina
  12. Jajaja. Si quieres un consejo que de verdad funciona, abandona el taladro, rompe un par de brocas, busca con mucha maña y algo de astucia, haciendote la tonta, un vecino jubilado, propietario de garage con abundante herramienta y entendido en estas cosas de las obras y aledaños, que ejerza, porqué lo haya sido, de Jefe de Obras o de parecida profesión. ¡Como vives tan lejos no me importa desvelarte ese secreto, total, como a mi no me toca!. Un beso.

    ResponElimina
  13. Yo no comparto casa con un roncador, podría hacer todos los agujeros que quisiera, pero nunca termino de motivarme para hacer los arreglos necesarios. Creo que la vida de inquilina hace que siempre sienta el lugar como pasajero...aunque viva allí hace cinco años.

    ResponElimina
  14. qué ganas tengo de llegar al punto de estar ya colgando cuadros!! :S

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...