dilluns, 18 de novembre de 2013

Los achaques de la edad

No es por acabar de cumplir años, que ya hace tiempo que viene anunciándose un cambio físico importante. Hará un año, hubo una rebelión en toda regla, mi cuerpo decidió que eso de estar delgaducha no está de moda y en poco tiempo consiguió aumentar de peso considerablemente. Mi postura fue de calma y tranquilidad: ya habrá tiempo de hacer dieta... El resultado, una talla más y despreocupación, ¡a mi la Nutella no me la quita nadie, y punto!



Bueno, lo más divertido son los achaques, todo es como más exagerado. El otro día me caí y en un primer momento me reí muchísimo, pero luego... me dolía absolutamente todo. Con solo deciros que desde ese día me ha abandonado la verticalidad, me mareo un montón y todo me da vueltas.



Será que hay un vértigo en la juventud, por el futuro y vivir el momento a tope; y otro vértigo en el que la mesura y la paciencia pasan factura. Total, que me paso el día en el suelo y me da la risa. Creo que la gente piensa que soy una loca madurita.

12 comentaris:

  1. jajajaja Niña, a ver si van a ser las cervicales o algo!!
    De todas formas, los años se notan...para muchas cosas (menos mal que tienen la vertiente de la madurez como lado positivo, que si no....)
    BESOS!

    ResponElimina
  2. Cuidado. Estoy empezado con el vértigo, y la primera vez fue esta primavera. Lo pasé fatal. Pero si sólo te caes y te ríes mucho, entonces no es vértigo. Supongo que será más bien torpeza. Otro cambio con la edad...

    Besos.

    ResponElimina
  3. Pues tendrás razón con eso de la edad por que a mi antes no me daban migrañas y ahora parezco una abuelita tumbada en el sofá con un dolor de cabeza y un mareo (también) del copón... :/
    qué malo es la vejez, oye! xD

    Bss
    *TunneandoBlogger

    ResponElimina
  4. Ay la edad! Y a mí que me duele todo sin caerme siquiera ¿que te parece? cervicales, lumbares...estoy siempre contracturada, y en la cama girarme es una odisea, con 46 creo que no es edad todavía, pero así ando.
    Ríete todo lo que quieras, pero si es cierto que te caes a menudo y lo de los vértigos, mirátelo, no lo dejes pasar, que un día te vas a hacer daño de verdad.
    Besos

    ResponElimina
  5. A mi no me preocupa la edad, me molestan los años que voy acumulando y todos y cada uno viene con algo, habrá que tomárselo con cava. Abrazos

    ResponElimina
  6. Hay momentos en el que el cuerpo nos sorprende para bien o para mal...pero lo más bonito es que el alma nos dicte la risa y la felicidad, cuando te levantas por la mañana, cuando te caes por la calle o cuando te llega un recuerdo a la mente...

    ResponElimina
  7. el caminar es una actividad que hacemos mecánicamente, pero resulta muy compleja. pisas un centímetro más adelante o atrás de lo que debes y te descuajaringas, independientemente de la edad...

    ResponElimina
  8. Uhhh, dímelo a mí, que el otro día me caí de culo (es que mis amigos son muy brutos) y me quedó doliendo aquella parte como media hora... Si es que ya no estamos para trotes. Un besote!!!

    ResponElimina
  9. Más vale, si es verdad, que te lo tomes así.

    ResponElimina
  10. Vaya si se nota la edad! Afortundamente, lo de caerse repetidas veces no me ha pasado todavía, jajaj, aunque sí que me dan mareillos de vez en cuando, esto creo que es la tensión y no la edad.
    Al menos, te lo tomas con humor!
    Un beso

    ResponElimina
  11. Supongo que habrás ido al médico a que te eche un vistazo, que eso de ganar la horizontalidad no es cosa de los años. Yo continuo derecho aunque me auxilie de un bastón durante los paseos. Un beso.

    ResponElimina
  12. Jiji... es cierto que los años se notan, y como tengas algo regulero ya te va a estar importunando de vez en cuando si no le pones remedio...

    Besitos!

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...