dijous, 19 de desembre de 2013

Insoportable hedor a mandarinas

No soporto la temporada de mandarinas, las odio, y a la gente que las come, sobre todo en lugares públicos e inadecuados, porque en la intimidad de su casa, que hagan lo que quieran. A ver, que no voy con la chistorra a todas partes o con una ristra de ajos en el cuello (que podría, porque ambos manjares me apasionan, aunque sería más rara que un perro verde), ¿por qué no? pues porque sé que son productos ofensivos para el olfato y, además, que manchan cuando salpican (¡ehhhhhh!). 



El olor se me impregna en el pelo y voy rememorando el momento, como una balada que se queda en la mente y no puedes olvidarla. ¿A quién no le gustan las manzanas? pues a comer manzanas, desde aquí hago un reclamo, ¡manifestémonos contra las mandarinas! 


He flipado con el tío este de los ajos, complicarse la vida.

Esto me tiene muy atacada, incluso me he planteado hacer un rap sobre el tema, pero desde que un compañero me dijo que este estilo musical (o no, porque no tiene música, ¿qué es?) viene a ser la expresión en verso de una psicopatía, que veo el rap y todo lo relacionado con otros ojos. Para que veáis que yo también me junto con gente sin filtro y bien rarita.

17 comentaris:

  1. Pese a que me gusta el olor a mandarinas, te entiendo. Eso sí, me parto de risa imaginándote en el metro con una chistorra bien grande sobresaliendo de la mochila jajaja
    BESOS!

    ResponElimina
  2. A mí me encanta el olor de las mandarinas. Es uno de mis olores preferidos del mundo. Y soy de las que me como mis mandarinas en la sala de profesores sin ningún tapujo. Me odiarías...

    Besos.

    ResponElimina
  3. A mi el olor de las mandarinas también me gusta mucho. o me las como en el comedor del trabajo para postre después de comer... así que al igual que a ro, creo que a mi también me odiarías jejeje

    Un besazo!

    ResponElimina
  4. Jajaja, pues estos días no podrías estar conmigo porque no hago otra cosa que desayunar marandinas para coger vitaminas y quitarme de encima este maldito resfriado que no me deja ni a la de 3!! ;)

    ResponElimina
  5. Comparto lo de no comerlas en sitios públicos, pero a mi, personalmente, me chiflan :P
    De momento vamos 5-0... :P

    #no-nos-odies

    xD

    ResponElimina
  6. No se debe comer fuera de los lugares apropiados para ello, ni dormir, ni, ni ni... Cada cosa en su sitio. ¡Ale! ya llegó la iaia dando consejordenes.
    No me molesta el olor a mandarina, ni a chistorra. Abrazos

    ResponElimina
  7. Me encantan las mandarinas y el rap!!!!!!!!!!!!!!!! jajajajaja

    ResponElimina
  8. Menos mal que yo soy una mandarina con c sino ya debería estar diciéndote adiós xddd. Biquiños!

    ResponElimina
  9. Voy a puntualizar. Os quiero a todos por igual. No va a haber represalias por gustaros las mandarinas. De todos modos, lo que me molesta es que lo hagan en lugares inadecuados, el tren no es un comedor o un espacio privado. Ahí queda eso.
    Besos, mandarineros de mi corazón.

    ResponElimina
  10. A mi también me gustan las mandarinas! jajajaa. Pero sí que es verdad que el olor que se me queda en las manos no lo soporto mucho... me tengo que lavar las manos bien rápido!!
    Llévate un ajo y quien se ponga a comer mandarinas a tu lado te lo comes y le tiras el aliento, eso no debe de fallar jajajajajajajaj

    ResponElimina
  11. entiendo lo que quieres decir. yo una vez, en el supermercado, vi media mandarina pelada en medio de los tubos de pastas de dientes. en ese tipo de cosas tendrían que estar atentos los vigilantes de seguridad, no en mandarte que les enseñes lo que llevas porque están aburridos y/o porque tienen ganas de joder a alguien.

    ResponElimina
  12. Pues a mí sí me gustan aunque es cierto que delatan su presencia desde bien lejos. A veces voy en el metro y voy mirando en todas direcciones porque sé que hay alguien comiendo mandarinas en el vagón. Jajaja.

    ¿El rap es la expresión de una psicopatía? La de cosas... Besotes!!!

    ResponElimina
  13. jaja, a mí me encantan las mandarinas!!! Y el olor también. Nunca había pensado que a algunas personas les podía resultar molesto ;)

    ResponElimina
  14. A mi también me molesta que la gente vaya comiendo en transporte público, aunque me gustan las mandarinas, escapo si alguien las come cerca... je!

    ResponElimina
  15. Pues siento decirte que yo a veces como en el transporte publico, en la calle o donde pille. Cuando pasas más de 12 horas al día fuera de casa y tienes que compaginar trabajo y estudios, no te queda otra que aprovechar cada segundo. Y las mandarinas son fáciles de comer y no manchan!

    ResponElimina
  16. Vamos! No refunfuñes tanto por las mandarinas que están riquísimas!!! Jajajaja

    ResponElimina
  17. A mi no me gusta que se las coman en las oficinas, y mira que la gente es propensa

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...