dilluns, 9 de febrer de 2015

Leche envasada o comprarme una vaca

Mi cuerpo y yo no somos muy amigos de los lácteos, por nada en especial, ni nos gustan ni nos sientan especialmente bien; así que, a pesar de no ser una cuestión médica demostrable (ni me he molestado), intento evitarlos. 



Por el contrario, mi marido es fan incondicional de todo lo que lleve leche y, como en mi nevera no entran quesos (bajo peligro de muerte), suelo compensarlo con la producción de yogures artesanales e ingentes cantidades de leche (envasada, que tampoco voy a traerme una vaca a casa).



A pesar de mi gran esfuerzo, he observado un par de manías y malas costumbres que el roncador está realizando, tal vez como manifestación pasivo agresiva a mi dictatorial prohibición de derivados lácteos. En primer lugar, abre indiscriminadamente botellas de leche, da igual que haya una de abierta, hacen falta tres para compensar sus deseos reprimidos; en segundo lugar, siente la imperiosa necesidad de beber de la botella, a pesar de que durante mucho tiempo lo tuve a raya (lo vio en una serie o peli y ahora le parece que mi represión es infundada). En resumen, tengo pesadillas con el tema, tal vez debería comprarme esa vaca y darle el capricho al roncador.

13 comentaris:

  1. Yo sí tomo bastante leche pero porque también consumo lácteos pero lo de beber de la botella me ha parecido de peli americana total! jajaja
    BESOS!

    ResponElimina
  2. Ayer hablaba con una amiga de la irrefrenable costumbre de algunos hombres de dejar la botella en el frigo aunque le queden dos gota y abrir otra nueva, pero no retirar la anterior bajo pena de muerte.

    BEsos.

    ResponElimina
  3. Con lo bueno que esta el queso!!! Señale que tome mujer.
    Me pirra el queso pero no la leche ni los yogures.
    Lo de beber de la botella lo hacen mucho en las pelis, puaj.
    Besos

    ResponElimina
  4. A mí me parece una costumbre horrible también pero o cedes tú o cede él. Ya noscontarás quién ha dado el brazo a torcer antes. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Ay, con lo majo que es mi roncador, por un par de manías que tiene... ya sabemos todos quién va a ceder.

      Elimina
  5. Me contaron en una ocasión de un chaval que acostumbraba a hacer eso, beber "a morro" de la botella... y un día se encontró en la boca con una cucaracha.

    Abrazotes.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Por favor, qué asco, que luego tengo pesadillas.

      Elimina
  6. a mí no me gusta la leche sola. a la leche con colacao le tengo que echar cucharadas de colacao hasta más allá del punto de saturación. sé que no soy el único, lo cual resulta curioso porque de bebés todos hemos tomado leche. me pregunto en qué temprano momento de la vida comienza el rechazo por este alimento...

    ResponElimina
  7. Joooo... que lastimica!!! Que en casa somos muy fan de los quesos!!! Para que no haya molestias ¿que tal un tupper para la cuñita de queso? Anda mujer!!! Que roncador solo hay uno!! Juas!!!

    ^^

    ResponElimina
  8. els meus fills tambe fan xarrupets a morro , pero que hi vols fer jo algun cop tambe hu he fet.
    i com es que el roncador no pugui menjar formatges encara que a tu no t'agradin tant de fastic et fan que no els pots tenir a la nevera ???? a mi m'encanten tots.
    una abraçada

    roser

    ResponElimina
  9. els meus fills tambe fan xarrupets a morro , pero que hi vols fer jo algun cop tambe hu he fet.
    i com es que el roncador no pugui menjar formatges encara que a tu no t'agradin tant de fastic et fan que no els pots tenir a la nevera ???? a mi m'encanten tots.
    una abraçada

    roser

    ResponElimina
  10. jajajaja pues yo soy del club del roncador, me gustan los lácteos de todo tipo y si, confieso con vergüenza que a veces bebo a morro del brick, es que es la leche! XD

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...