dissabte, 1 d’agost de 2015

Todo cae

Hace unos días me puse muy marujil y fui a la mercería a comprar varias cosas para muchísimas ideas que tuve para mejorar la casa, me levanté muy de manualidades y se me pasó en un par de horas. Pues ahí estaba, haciendo pueblo y comprándome unas bragas (tengo una amiga que se mete conmigo por llamar a esta prenda así, las cosas por su nombre, ¿cómo quiere que las llame?), le pedí unas de mi talla a la señora de la mercería, que lleva allí toda su vida y es un encantadora... me sacó la M (la adoré aún más).


No, buena mujer, quiero una L. Pues me enjabonó de tal modo y el resto de señoras también (que no compran, pero están ahí siempre, rollo reunión secreta para salvar al mundo, no por cotillear, supongo que son sus promotoras) que me fui a casa con la M... y me van (sin apretar).


A todo esto, una de las susodichas, mientras hacíamos la prueba del algodón que como todas sabréis es estirar entre dependienta y una misma la braga para ver si es bien elástica (me lo enseñó mi abuela y es mundialmente infalible), me dijo: ahora te preocupa el tamaño de tu culo, luego caerá. No sé si me animó mucho pensar que mis partes, con el tiempo (espero que remoto), vayan a caerse. Por fortuna, la delantera se desarrolló tan poco que poco va a caer (o sea, que las planas tenemos ventaja), no hay mal que por bien no venga.

3 comentaris:

  1. Jajaja Qué frase lapidaria te soltó la señora!!
    BESOS!

    ResponElimina
  2. Qué maja la señora, tenía mal día o era por fastidiar?
    Lamentablemente, tiene razón, la gravedad no perdona.
    Besos!

    ResponElimina
  3. Jajajjajajaja Eso dicen, aunque todavía soy joven xD Yo tendré la misma suerte que tú con respecto a la delantera, no creo que caigan mucho jajajja De todas formas... a todo el mundo le pasa, qué más da? xD

    Un beso!

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...