dilluns, 2 de novembre de 2015

calorcito

Mi gata es un alma sencilla a la que le gusta abrazarse a la estufa, con ambas patitas y cara de felicidad. Lo suyo es amor de calorcito, nada de arrumacos ni de sensiblerías, en invierno es todo amor o, mejor dicho, va en busca del calor. Digamos que entre la mantita y yo, pues depende del día, no hace mucha distinción.


Bueno, no puedo juzgarla, a mí me pasa algo parecido, soy poco dada a los mimos, pero doy grandes abrazos en cuanto la manta no es suficiente contra el frío. Eso sí, en cuanto está a gustito, le da por darte cabezazos... estoy por ponerla a portera de primera selección, aunque igual le ponen algunas trabas por no ser humana, todo es probar. Entre la teoría de roncador sobre que es Dalí y la mía... esta nos saca de pobres seguro.
Y solamente acaba de empezar el otoño, pues nada, gatas y yo lo pasaremos hechas unas bolitas en la cama, eso está claro. A nosotras que nos avisen en verano, hasta entonces, deberíamos hibernar.

6 comentaris:

  1. Con lo bonito que es el otoño, una bufanda y a disfrutarlo, hay bufandas para gatos?

    ResponElimina
  2. Ahora apetece muchísimo, la manta y el gatico (o los gaticos, en tu caso).
    BESOS!

    ResponElimina
  3. Jajaja a mi mi perro me da un calor...Que da gusto!
    Besos

    ResponElimina
  4. Ayyyy qué envidia me da la gente con gatitoooooossss

    ResponElimina
  5. El amor de los gatos aumenta exponencialmente en invierno. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponElimina
  6. los gatos son prácticos, no les gustan las cursiladas, les gusta comer bien y estar cómodos! ;)

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...