dimecres, 18 de novembre de 2015

¿Civismo? Yo no llamo a la policía, que me detienen

En mi calle no se puede aparcar, es un lugar pintoresco, muy bonito... de hecho, no podemos modificar ni un ápice la fachada porque se considera casco antiguo; pero cada día hay la friolera de unos 5 coches que aparcan en ella y nadie hace absolutamente nada (los coches no afean la calzada). 


Ayer, sin ir más lejos, harta de que un coche que no han movido en un mes de la entrada de la calle y que tapona la entrada a servicios (incluyendo ambulancias, si fuera el caso), estuviera allí impasible, aparentemente abandonado, llamé a la policía local. El agente me atendió muy amablemente y me pidió los datos, que le facilité y le pregunté para qué los necesitaba, y me confirmó que era por rutina. Pues bien, vinieron una pareja de policías a llamar a mi puerta, como si yo fuera una delincuente y solamente había hecho lo que considero una acción cívica y así se lo había notificado al agente inicialmente. 

A partir de mañana voy a dedicarme al monopatín y haré lo propio 
con los coches aparcados delante de mi casa.
Evidentemente, a mí me vio todo el mundo, pero ni se llevaron un solo coche ni hicieron absolutamente nada. Pasó uno de los que tienen el coche aparcado, lo amonestaron verbalmente y él siguió con su vida, paseando el perro y sin intenciones de retirar el coche (el mismo que mañana hará cagar a su perro delante de mi casa). Me sentí como si yo hubiera hecho algo malo, incluso tuve sensación de culpabilidad (que ya me veo marcada por los vecinos con la letra roja escarlata). Tanto hablar de civismo al final te apetece ir a lo tuyo y si un día de estos una ambulancia tiene que entrar en mi calle, ya me encargaré de que vengan los bomberos a retirar el vehículo que estorba, porque está visto que nadie más va a hacerlo. Me siento orgullosa de haber llamado, pero no de tener los servicios públicos que tenemos en el pueblo, porque no sé al servicio de quién están, pero al mío no. Tengo claro que lo que pretenden es que no los llamemos más y trabajar menos, no le encuentro otra explicación. Y que ni buenos días ni hasta luego cuando llamaron a mi puerta, también tengo que decirlo, que educación la justa y escasa (como mínimo uno de los dos).

8 comentaris:

  1. Que vergüenza...luego queremos compararnos con los nórdicos, pero a ver si vamos aprendiendo poco a poco. Cuando se trata de multar para recaudar sí que trabajan a destajo, pero se ve que va por épocas!

    ResponElimina
  2. Pues la verdad es que podían haber sido un poco más discretos, porque si encima de que no pensaban hacer nada te dejan en evidencia frente a tus vecinos, como para denunciar algo más chungo... Besotes!!!

    ResponElimina
  3. Es tremendo, luego se quejan de que la gente no denuncie ni haga nada!!besos

    ResponElimina
  4. La policía nunca está cuando se la necesita!
    Besos

    ResponElimina
  5. Hola: al final lo que quieren es que no denunciamos las injusticias. Qué falta de profesionalidad y de educación. Lo peor es el mal trago de que te vean todos los vecinos con la policía cuando tu intención era para el bien de todos. Seguimos en contacto

    ResponElimina
  6. la frase del título de esta entrada también la dicen mis padres. cuando pasa algo malo, dicen "huy, no llames a la policía, que lo mismo te detienen a ti!".
    el domingo pasado estuve haciendo fotos de un barrio que me gusta, y siempre procuraba evitar que salieran coches, que las afean mucho.
    lo del monopatín es buena idea, jeje.

    ResponElimina
  7. Mirad si soy gafe o lo veía venir, justo ayer tuve que llamar a la ambulancia. Evidentemente, no pudo entrar a mi calle y tuve que ir yo a pie (estando mala). Sigo sin diagnóstico, después de 12 horas en urgencias no tienen ni idea de qué me pasa y me quedo con dolor abdominal y lesiones cutáneas (que es como no decir nada); eso sí, llevo encima calmantes como parar un toro, un tren y un camión. Más vale que me lo tome a risa...

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...