dijous, 31 de juliol de 2014

Verticalidad

Soy incapaz de sostenerme sobre una sola pierna, si me hicieran alguna prueba de alcoholemia relacionada con la verticalidad lo llevaría fatal (aunque tampoco conduzco, así que no importa mucho).

Recuerdo que de pequeña mi madre intentó meterme en clases de ballet, acabé en las de rítmica (aunque lo que yo quería era jugar al fútbol), como mínimo no me torturaban con esos zapatitos incómodos en los que tenía que sostenerme con una punta (eso no está hecho para los humanos). Mi gran delito, ser adicta a Pilates, donde también hacemos ejercicios de equilibrio y me paso todo el tiempo tirada en el suelo descojonándome de mí misma.



Cuando la veo venir con aquello de... a 4 patas, pierna derecha levantada y brazo izquierdo estirado... se oye un gran patapaf y he sido yo, cayendo. Lo peor es que se lo contagio a los demás y hacemos dominó humano... ya no os cuento cuando se complica...

9 comentaris:

  1. a mí me pasa igual. en yoga, soy incapaz de hacer posturas de equilibrio. la dichosa postura del árbol o como se llame nunca me ha salido durante más de veinte segundos.

    ResponElimina
  2. jajaja Pues lo del dominó humano debe ser divertidísimo!
    Yo el equilibrio no lo tengo muy bien, pero sin embargo lo entreno rápido: me regalaron una wii hace unos años y fue increíble como mejoré - la única vez en mi vida que he tenido abdominales y mira que he ido a gimnasios - . Eso sí, ha sido tener dos niñas y la wii se ha quedado para el Mario Cars y poco más, así que imagino que ahora estaré fatal otra vez! jajaja
    BESOS!

    ResponElimina
  3. Jajajajaja. Yo andaba mejor de equilibrio cuando bailaba. Ahora no es que me ande cayendo pero ya no me sujeto en una sola pierna con tanta facilidad. Lo que es la falta de práctica, oye... Un besote.

    ResponElimina
  4. Pues mira que es extraño que no seas capaz de mantener un equilibrio mínimo con un poquito de técnica de contracción abdominal, ¿qué tal tienes las cervicales?¿y el oído?
    Besos!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Es que el vértigo tampoco ayuda, Bea ;P

      Elimina
    2. Por eso te decía lo de las cervicales y el oído, porque me sonaba a un problema de vértigo, algún pinzamiento, o a algún otro problema que se genera en esas zonas y que repercuten directamente sobre el equilibrio.
      De todas maneras, tengo personas en mis sesiones que padecen de vértigo , salvo posiciones muy concretas, se defienden bastante bien en ejercicios de equilibrio (tampoco les exigo grandes cosas, pero lo que hacen, lo sacan adelante)
      Ánimo!

      Elimina
  5. Te entiendo perfectamente: yo tampoco soy lo que se dice una persona ágil. La mayor parte de las veces me tropiezo con mis propios pies, así que imagina... También terminé en clases de rítmica de pequeña, pero mucho me temo que era la menos grácil de mis compañeras.
    Besos

    ResponElimina
  6. Juas... juas... me lo estoy imaginando... ji! Cuando me apunte a Pilates veré que tal mi equilibrio (seguro me acuerdo de este post).

    ^^

    ResponElimina
  7. Eso me pasó cuando intenté hacer yoga: todo el tiempo descojonada. Tanto es así que tuve que dejarlo, por el bien de mis compañeras.

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...