dimecres, 20 d’agost de 2014

Desquite marital

Mi marido tiene detalles encantadores y que solo se le pueden ocurrir a él, por ejemplo, cuando se termina el papel de váter, deja el rollo acabado, creerá que se cambia por arte de magia, que soy una aprendiz de Harry Potter o algo parecido... aunque en el fondo sé que lo hace porque sabe que me van las manualidades y que encontraré algún otro uso a ese rollo, no sé, un pisapapeles, un punto de libro o cualquier idiotez del estilo.


Y ahí no queda la cosa, no deja de pensar en mí. Nunca pone los platos en el lavavajillas, seguramente piensa que ese gesto va estupendo para mi dolor de espalda crónico y que de ese modo lo ejercito y no se me atrofia, algo así como gimnasia de mantenimiento para la espalda.


Se lo tengo en cuenta y le correspondo, incluso le he escondido cosas para dificultar su día a día y para que agudice su memoria, para recordar dónde deja las cosas... o sea, en su pantalón, en el bolsillo izquierdo (aunque suele creer que es en el derecho) o bien en el segundo cajón de la cómoda. Lo nuestro es amor marital.

8 comentaris:

  1. Jajaja! Qué identificada me he sentido contigo! El mío dice que hay "duendes mágicos" que transportan su ropa sucia hasta la lavadora y se la devuelven limpita y dobladita al cajón. La madre que los... ;) (Psst... secreto: cuando estoy hasta los mismísimos, también le escondo cosas para que espabile).

    ResponElimina
  2. Uy uy uy...y porque no tenéis hijos!! El otro día se le ocurrió entrar en el dormitorio de las niñas y decir "Cómo está esto!" porque había dos camisetas arrugadas en un mueble...le contesté que claro, como él no se ocupa de ropa de niñas, desayuno de niñas, ni baño de niñas...eso es lo que pasa. Y no le dije "Dracarys" a mis dragones de milagro!! jajaja
    BESOS!

    ResponElimina
  3. Me estoy planteando si el roncador y el churri no serán hermanos separados al nacer... Jajajaja. Lo del rollo de papel higiénico me pone de los nerviosssss. Igual que el tema del jabón de manos. No rellena la jabonera ni a tiros, oye. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponElimina
  4. jejeje, te noto ligeramente irónica. ;)

    ResponElimina
  5. Como dice una amiga mía, que se niega rotundamente a hacer las cosas por su esposo: "yo no le doy de comer, le enseño a pescar". Eduquemos a los hombres respecto a estos detalles, aunque sea un trabajo de hormiga y sea como enseñarle a niños pequeños. Se que valdrá la pena.

    ResponElimina
  6. jaja, me suena mucho, especialmente lo del papel higiénico... Yo creo que los hombres no llevan eso programado, jaja.

    Feliz día♥
    María {La cajita de música}

    ResponElimina
  7. Pues aquí voy a poner la nota discordante: es mi chico el que pone los platos en el lavavajillas -yo se los dejo en la encimera, para eso cocino yo-... y siempre cambia el rollo cuando toca. Pasó muchos años viviendo solo y las labores domésticas son a medias siempre... de hecho, es mas marujo que yo y antes de dormir deja la cocina recojidita mientras yo duermo a la niña. Lo sé. Tengo un tesoro.

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...