dimarts, 18 de novembre de 2014

Desventuras de un antojo

Ayer tuve un antojo (sin estar embarazada, no os alarméis ni os pongáis en plan viejas). Vi un detallito monísimo, o sea, una chorrada, en una de estas tiendas alemanas a las que no voy a hacer propaganda (como mínimo, de forma gratuita).



Mi adorado marido, que me tiene muy malcriada, me llevó hasta Granollers, en busca de mi regalo perfecto, que había visto anunciado previamente y era mi objeto de adoración desde hacía una semana. Lo encontramos.



De vuelta, en lugar de ir por el camino recto y pagar autopista, hicimos gala del buen hacer catalán, cogimos una carretera al más puro estilo de Mulholland drive: precipicio, oscuridad, curvas y acojone. Subimos a una montaña cubierta de niebla y, cuando ya sentía que estaba metida en una peli de miedo, avistamos el mar. Llegamos sanos y salvos, mareados y con la seguridad de no ser capaces de volver nunca a ese lugar, sobre todo porque estábamos muy desorientados.

9 comentaris:

  1. Uy como me imponen a mi esas carreteras, aquí donde vivo las hay a puñados pero no termino de acostumbrarme.
    Un besazo!

    ResponElimina
  2. La experiencia te ha servido para escribir una entrada y si no la olvidas para contarsela a tus nietos ...

    ResponElimina
  3. Hay que buscar nuevas experiencias.

    ResponElimina
  4. me alegro de que tu chico se portara y te llevara, y que todavía lo tuvieran. porque, como dice mi madre, a veces ves una cosa y no la compras en el momento, y cuando vuelves ha volado. tendrás buen recuerdo de ese día.

    ResponElimina
  5. Guapa!!! Ya sabes cuánto me gusta tu blog. Te he nominado a los Liebster Awards. Felicidades!! Espero que te haga ilusión! Toda la info en mi post de hoy: http://elmeuraconetmirinconcito.blogspot.de/2014/11/premiada-con-los-liebster-awards.html
    Un besazo!!

    ResponElimina
  6. Vaya aventura el regalito trajo un viaje emocionante con un buen fian el mar!!besos

    ResponElimina
  7. aa nosaltres aixo ens va passar fa anys a Suissa per unees carreteres de montanya que a partir de las cinc de la tarda no vam veure ni un punyetero cotxe i a mes a mes no veiem res tres metres de neu , quina por deu meu .

    roser

    ResponElimina
  8. A mi lo que me ha dejado intrigado de toda esta historia es lo de las tiendas alemanas... qué tiendas son esas? ¿¿??

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...