divendres, 17 d’abril de 2015

Pedaleando

Era el verano del 92 y yo era una pimpollita, me pasaba el día en la piscina o con la bici (sí, Verano azul nos hizo mucho daño a toda una generación y reposiciones). He tenido pocos accidentes en mi vida, pero justo el día en que empezaron las Olimpiadas, una servidora se estrelló con la bici (por evitar atropellar a un gato, que conste, ya os hablaré de ese incidente en otra ocasión).

Refrescad memoria

Así que cuando cojo la bici, cualquier seguridad y protección es poca, y ya no solo me refiero al casco (obligadísimo), también a todos los accesorios posibles. Incluso llegué a llevar en el bolso una llave inglesa durante un tiempo. Así que aprovecho que soy adicta a las tiendas online para hacer mis compras de seguridad en Biking Point, mi tienda de confianza que no puedo dejar de recomendar, tienen de todo.


Además, ahora que ya llevo un tiempo con la dietista y se me está quedando cuerpito de jovencita, he pensado que igual, además de correr detrás del bus, la bici me va genial para mantenerme en forma, porque lo de correr ya sabéis que no es lo mío.

6 comentaris:

  1. Pues claro que sí! Además de paso tonificas y al final, la "tú del 92" te terminará teniendo envidia y todo, ya verás ;)
    BESOS!

    ResponElimina
  2. Joooo... hace que no me subo a una bici mil años!! Aprovecha, claro que si! La dietista estará feliz contigo... ji!

    Besos!

    ResponElimina
  3. Yo me olvidé de montar en bici, así como suena. Jajajajaja. Besotes!!!

    ResponElimina
  4. ufff, a mí es que me resulta difícil no asociar la bicicleta a los que montan en bici porque está de moda, con un escaso respeto a las normas de circulación...

    ResponElimina
  5. Todavia me estoy acordando de la leche que me di por eso de mira, mira sin manosssss!!!jajaja

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...