dijous, 30 de maig de 2013

Diagnostiasis

Hubo una época en la que mi médico me parecía un hombre interesante, yo diría que atractivo, incluso llevé a mi madre a la consulta, para que diera su opinión; hasta el día en el que tuvo que hacerme un tacto rectal y ahí se perdió todo el glamour que habíamos estado cosechando durante tiempo.

Tengo esta imagen en la retina: ¡esto es un médico!

No era nada, según el urólogo: tres bultitos en el riñón, a los que en un año haremos seguimiento (a ver si antes tengo una enfermedad renal o algo que les parezca más interesante). Porque la profesión de médico tiene eso, que cualquier diagnóstico les sabe a poco y, cuando creen que tienes alguna enfermedad curiosa, les ves en los ojos un brillo especial, en sus mentes ya cosechan los éxitos de sus artículos médicos.


Yo lo denomino la enfermedad del diagnóstico o diagnostiasis (palabra totalmente inventada), porque no dan una, pero se lo pasan genial en la búsqueda. Sin ir más lejos, mi médico de cabecera insiste en que tengo alergia, no sabemos a qué ni intentamos encontrarle solución, así que de vez en cuando tengo fiebre, me ahogo un poquito y, a mi humilde juicio, tengo todos los síntomas de un resfriado; pero no seré yo la que le quite la alegría: me tomo un par de analgésicos y listo.

14 comentaris:

  1. Puedes darte al menos por afortunada, porque busque un diagnóstico. A mi me dijo "es alergia". "Pues me tendré que hacer pruebas, dije yo. "Naaaa, qué va...con este tiempo, seguro que es al polen". Y ahí quedó toda su investigación jajaja!
    BESOS!

    ResponElimina
    Respostes
    1. No, si lo de la investigación era un decir, porque conmigo se limitó a decir que era alergia, ni siquiera especuló a qué. Pero algo me dice, si tengo fiebre y el roncador acaba afectado, que no es una alergia. Ja, ja.

      Elimina
  2. Jajaja... pues a lo mejor es una alergia contagiosa... jua!! Vaya médico... por lo menos alegra la vista, eso si...

    ResponElimina
  3. La anterior médico que tenía era un desastre: la palabra diagnóstico no entraba en su vocabulario. Menos mal que me cambié y ahora la que tengo es un sol :P

    Bss

    Tunneando Blogger: Rediseña tu blog!
    .

    ResponElimina
  4. Ay Ses ya te digo que se le debió quitar el glamour al asunto...¡por Dios!

    ResponElimina
  5. Yo después de tantos médicos, nunca veré al doctor como hombre. Por muy bueno que esté, siempre, es el enemigo, por si acaso.
    Muaks

    ResponElimina
  6. El pediatra de mi nieta dice que todo, sea lo que sea, está en los genes y que alguno de la familia lo tuvo antes, por ejemplo la iaia. Unos abrazos

    ResponElimina
  7. jajaja... alergia y alegría tienen las mismas letras! pues eso... no se la quites! jaja.

    ResponElimina
  8. A mi después de 10 infecciones de orina me han mandado por fin al especialista..besos

    ResponElimina
  9. también están los que te mandan hacer análisis de sangre sistemáticamente. o los que te recetan cualquier medicamento y listo.

    ResponElimina
  10. Tu médico no sera el doctor Vivar? de nombre Carlos? porque el mío también le decía eso a mi madre y al final tenía neumonía

    ResponElimina
  11. Un tacto rectal, glub, tiene que ser chungo eso, debería estar prohibido...
    Un beso

    ResponElimina
  12. Uff... yo estoy malísima otra vez. Tuve bronquitis y ahora estoy fatal. Primero pensé que era alergia, pero no, y encima ahora me está doliendo la garganta, sin olvidar que la semana que viene me voy de viaje. ¡Qué saturación!
    Hay cosas peores que un tacto rectal, como la colonoscopia que me pringué yo sin anestesia xD

    ResponElimina
  13. Jajaja lo del brillito en los ojos es verdad.. Los pobres se aburren de tantos resfriados.. Quieren emociones.. Pero yo me niego a darselas ;)

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...