divendres, 17 de maig de 2013

Llámame Imelda

Estoy bajando todos los zapatos del altillo para cuando hagamos el traslado y el roncador tiene razón: estoy enferma, tengo una adicción muy grave. Eso sí, tengo un par de zapatos para cada ocasión, incluso para la mudanza. Lo peor de todo es que hay algunos que me hacen daño, sobre todo los de tacón y, de vez en cuando me los pongo para ir por casa, para ver si se acostumbran a mí o algo parecido, no sé, no tiene mucha lógica.



Imaginaos: mujer con pijama y tacones, ¿no os parece lo menos parecido a sexy? Yo diría más, rompe con todo el fetichismo que rodea al zapato de tacón. Dicen que el lenguaje de la mirada es universal, así que no puedo describir la mirada del roncador cuando hago cosas de estas, cualquier día nos echa a mí y a la colección estilo Imelda Marcos de casa (ah, no, que la nueva es de los dos).



A veces, nos ponemos a bailar en casa, sin música, y entonces me imagino que ambos llevamos zapatos de charol (pero con un diseño moderno, que si no le ponéis imaginación queda un poco hortera) y vamos vestidos de etiqueta. Aunque en realidad, pongo mis pies descalzos sobre los suyos y me lleva, como a una niña pequeña. Es que un buen par de zapatos puede mejorar un look; pero un buen querimiento (palabra inventada y que debería entrar en el diccionario ya mismo) del roncador lo supera con creces.

16 comentaris:

  1. Yo tuve una boda en noviembre y para entrenarme me calcé los zapatos para planchar: eso era para verme. Bonita reflexión final, por cierto :)

    ResponElimina
  2. Hace un para de semanas que me compré un par de zapatos para el veranito pero aún así debo ser de las pocas en este mundo que todos sus zapatos caben en una caja de plástico.
    Aunque reconozco que me encantaría tener uno para cada ocasión como tú. Y para la próxima cuelga una foto tuya en pijama y con tacones, que nos queremos reír un rato ^o^

    Bss

    ResponElimina
  3. Ya, pero no se nos entiende. Taconazos tengo yo para poner un puesto en el marcadillo, pero como casi no me los pongo están nuevos ¿como los vamos a tirar? Y ahí siguen, yo los saco, me los pruebo, juro que este verano sí, y luego al momento de salir me calzo las sandalias planas porque lo otro no hay quien lo aguante.
    Besos

    ResponElimina
  4. Yo soy demasiado alta para subirme a los pies de Jj, una de mis frustraciones como la de balancear los pies en el pupitre de clase.... Siempre me llegaron al suelo...jajajajaa

    Mi coleccion de zapatos se rompe en seguida porque voy andando a todos lados, :D

    Un beso y suerte en la nueva casa!!

    ResponElimina
  5. Me encantan los zapatos, es una adicción que heredé de mi madre y he traspasado a mis hijas y ellas a mis nietas. son un gran complemento. Abrazos

    ResponElimina
  6. Cada persona tiene sus propias aficiones y colecciones.

    Cuidado, si vas mucho con tacones y pijama igual impones una moda (que la de tacones y chandal ya esta "demode")

    "Andevasaparar", unos mimos eclipsan casi todos...cuando vienen de la persona adecuada.

    ResponElimina
  7. Ohhh! Que bonito bailar así con el roncador!!!
    Y tranquila... creo que la mayoría somos un poco así con el "tema zapatil"
    Besos!

    ResponElimina
  8. hay a quien le gusta más bailar descalzo, eso va en gustos. aunque, si te cansas de los zapatos de tacones y te los sacas, el resultado será el mismo. ;)

    ResponElimina
  9. Aún recuerdo los zapatos de Imelda Marcos¡¡¡, ¡cómo me impresionaron!

    ResponElimina
  10. Yo entrenaba con mis zapatos de novia, así, por casa, con el pijama y los tacones! Claro que marido no me podía ver, así que imagínate el numerito, jugando al escondite encima!
    Qué bonito baile!!
    Un beso

    ResponElimina
  11. Yo entre invierno y verano no tengo mas de seis o siete pares de zapatos... Soy mas de bailar descalza :)

    ResponElimina
  12. Me congratula saber que no soy la única a la que los taconazos se le mueren de risa en el zapatero...pero qué le vamos a hacer, son taaaaan bonitos!
    Imelda Marcos, qué personaje, aquella que nos impresionó con su colección zapatil, en una época en la que nadie tenía tantos.

    ResponElimina
  13. Afortunada que eres!!
    Estrenar zapatos, cualquier zapato, es una tortura. Así que tengo pocos y muy bien cuidados para tardar al máximo en estrenar otros.
    La parte positiva es que ocupan poco espacio.

    ResponElimina
  14. Si, unos buenos zapatos hacen mucho! besos

    ResponElimina
  15. Yo tampoco tengo muchos pares de zapatos!! Pero reconozco que me encanta mirarlos y me compraría más, lo que pasa es que luego mi vena ahorradora-utilitaria me sale y no lo hago, jaja

    ResponElimina
  16. Otra Imelda, yupi!!!!

    http://laisladegrandejatte.blogspot.com.es/

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...