dilluns, 19 d’agost de 2013

Documentando mi vida

El otro día recordé mis fotos de infancia. Lo cierto es que soy poco dada  a salir en las fotos, a veces he llegado a pensar que igual tengo algún tipo de trauma del estilo de los indios americanos y me da miedo que me roben el alma. A pesar de ello, he llegado a la conclusión de que tiene más relación con el tipo de fotos que me hicieron de pequeña.



Las tengo de todo tipo, sobre todo, sentada en el orinal. No sé qué especie de fijación tenía mi madre con ello, pero se podría hacer un monográfico entero. Luego hay un largo vacío temporal, tal vez debido a mi necesaria intimidad en el urinario, debí de hacerme oír y me dejó en paz.



Para pasar a la etapa accidentada. La llamo así porque tengo una serie de fotografías en las que llevo un brazo vendado, la cara marcada, moratones varios en las piernas, incluso el testimonio del ataque de unos tábanos. Está visto que en mi casa no nos va el paisajismo, tenemos más un estilo de fotografía documental.

10 comentaris:

  1. Jajaja! No recuerdo que me hicieran fotos en el orinal, la verdad. En mi caso soy muy reacia a salir delante de una cámara, cada vez más :P

    Bss

    ResponElimina
  2. jajaja Yo también he estado viendo fotos mías de niña y me he dado cuenta de que, aunque mi hija mayor es clavada a su padre, sucede misteriosamente que también se parece mucho a mí cuando pequeña. Al menos ya sé que genéticamente, aporté algo! jajaja BESOS!

    ResponElimina
  3. Jajajjaja...¿Pues sería que era el único sitio en el que estabas quieta y las fotos no salían movidas?

    ResponElimina
  4. A mi lo de la serie Ses en el Orinal no me termina de encajar como línea creativa, pero quién sabe...habrá que preguntar a quien te hizo las fotos, jjj!
    Besos!

    ResponElimina
  5. Vamos que sólo te hacían fotos cuando te veían indefensa. ja ja

    A mi hermano no le gustaba que le hicieran fotos y ahora dice que no sale en ninguna... !

    Bendita nostalgia, yo de vez en cuando también me doy un chute.

    ResponElimina
  6. Jajaja. Pues a lo mejor tiene alguna relación. He visto fotos de mi madre cuando era pequeña que son para echarse a temblar y el caso es que a día de hoy detesta las fotos. A mí, sin embargo, me encantan y tal sea debido a que mi madre no fue muy dada a sacarme fotos cuando era pequeña. Tenemos muy pocas, de hecho. Besotes!!!

    ResponElimina
  7. las fotos en las que salías lesionada me darían mal rollo, pero pensaría con alivio que aquí estás, viva y coleando. :)

    ResponElimina
  8. ¡Qué maravilla, el criterio de los padres para sacar fotos! Yo tengo no sé cuántas fotos de adolescente en pijama y con pelos de loca. Súper favorecedoras.

    ResponElimina
  9. Nada, nada, el paisajismo está sobrevalorado... fotografía de guerrilla es lo que hacían contigo jejeje.

    ResponElimina
  10. Jajajaja... originales son... yo no tengo ni una en el orinal!!! Una pena, siento curiosidad!!! Jajaja... quizás eras un trasto peleón que no paraba...

    ;)

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...