dissabte, 17 d’agost de 2013

El cambio

Soy una persona muy dispersita. Mucha gente suele decirme que tengo la capacidad de hacer muchas cosas a la vez y lo dicen con admiración, pero a mí me encantaría centrar mi mente en una y no en las mil que rondan mi cerebro, necesito algo de equilibrio.



Buen ejemplo de ello es algo que he recordado hace poco: hace unos años, decidí hacer un máster en criminología, se fundamentaba en la prevención a partir de un análisis sociológico. La idea me pareció muy interesante e hice todo lo posible por entrar, a pesar de que se aleja un poco de mi trayectoria profesional (eso describe mi forma de ser).



Entré y me sentí muy feliz, pero entonces surgió la posibilidad de irme a trabajar al extranjero, aquí al lado, en Andorra, pero suena genial decir que vives en el extranjero. Me animé y, de un día para otro, hice las maletas y me fui. No fue para ganar más dinero, ni para mejorar mi curriculum, ni nada parecido: me atrae el cambio y no puedo remediarlo. Ahí se quedó la criminología, en mis pendientes.

11 comentaris:

  1. Hay algunas oportunidades pueden chafarte otras, pero si no las aprovechas tampoco sabrás si hubiese valido la pena.
    Simplemente te surgió la posibilidad de realizar ese cambio :)
    No creo que a eso se le llame indecisión, la verdad :P

    Bss

    ResponElimina
  2. La verdad es que estoy segura de que el master debía ser interesantísimo...por hoy por hoy, ante un curro, que se quiten los másteres y los intereses jajaja BESOS!

    ResponElimina
  3. Pues estudia criminología en Andorra...
    ;-)

    ResponElimina
    Respostes
    1. Uy, Kikas, en Andorra se pueden estudiar poquísimas cosas, sus habitantes estudian en España o en Francia, y ya no vivo allí. Aproveché para hacer un posgrado sobre autismo que, evidentemente, en España no me convalidan (así están los acuerdos), pero los conocimientos los tengo.

      Elimina
  4. Una amiga dice que hay que cambiar aunque sea de moscas.

    ResponElimina
  5. Jjajaja...a mí me gustan los cambios pero también acabar las cosas, así que intento primero cerrar algo para cambiar...pero eso va con la personalidad! Bsss

    ResponElimina
  6. no se no se..yo creo que hay que hacer cambios aveces jeje

    ResponElimina
  7. lo de la mente dispersa le pasa a mi madre, lo noto cuando voy al supermercado con ella.
    lo de estudiar en andorra estaría bien. he visto documentales, y parece un lugar tranquilo. como curiosidad, es un estado cuya lengua oficial es el catalán. aunque allí la gente hablará de todo, supongo.

    ResponElimina
  8. Solo con decir criminalogía me apuntaba ya... y no tiene nada que ver con lo mío... jejeje... a mi también me gustan los cambios, probar nuevas cosas... soy de naturaleza curiosa...

    :)

    ResponElimina
  9. Esa carpeta de pendientes, es como una paleta completa de colores para pintar en un lienzo nuevo, de cada día por estrenar...la mia es tan enorme, que dudo llegue a cumplir con la mitad...pero sigo añadiendo nuevos...
    Petonets...

    ResponElimina
  10. Yo he sido de lo más inconstante también durante mi vida. Me entusiasmo y me desentusiasmo con mucha facilidad con todos los proyectos. Tiene su parte buena y es que hemos hecho de todo en esta vida. Jajaja. Besotes!!!

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...