divendres, 30 d’agost de 2013

Emancipación

Los datos no mienten, hoy en día, echar a los hijos de casa cada vez es más difícil. Yo creo que lo intentan, pero cómo van a pagar un alquiler, si es más de la mitad de su sueldo. Bueno, y que luego están los acomodaticios a los que ya les va bien y que fardan de llevar el tupper con la comida de su madre al trabajo.


En mi caso fue muy fácil, mi madre es la peor cocinera del mundo y mi padre dudo que sepa dónde está la cocina. No es que sea una relación machista, yo diría que es simbiótica, pero en este caso salió perdiendo mi padre. Será por eso que me gusta tanto ir de restaurantes y que no soporto cocinar, no sé. Ahora que por fin tendré una cocina grande, no hay excusa, le he prometido al roncador que un día a la semana haré alguna exquisitez (aviso que voy a volverme adicta a los blogs de cocina) y tendrá ese día de descanso en la cocina (lo tengo explotado).


Creo que desde que tengo uso de razón que he deseado emanciparme, tal vez por ello no lo dudé demasiado en cuanto tuve la oportunidad.

22 comentaris:

  1. Pues en mi caso es todo lo contrario: en mi familia hay montones de cocineros y a mi me gusta cocinar (tengo un blog de recetas).
    Lo de emanciparse es otra historia: me gustaría, pero no hay pasta... :P

    Bss
    Con Especias

    ResponElimina
  2. Tú ve probando que verás como te animas! Yo me fui con 24 años a trabajar (estudié en mi casa, la facultad quedaba cerca jajaja) y llamaba a mi madre para preguntar qué echarle hasta a un simple potaje de lentejas jajaja!
    BESOS!

    ResponElimina
  3. A mi me gusta cocinar. Yo creo que el problema radica en la obligación de cocinar, y el antes y después de cocinar.
    También creo que hay un tema de tradición. A mi hijo desde niño le gustaba hacer de cocinillas.

    ResponElimina
  4. Ya verás como el cambio de vivienda te motiva a cocinar. Yo por fin tengo una encimera grande y en condiciones y como que cocino con más ganas. Ya nos mostrarás que esquisiteces vas guisando.
    Besos

    ResponElimina
    Respostes
    1. Es justo eso, ahí el tamaño importa mucho.

      Elimina
  5. Respecto a lo de emanciparse, aunque lo tocas de pasada recordaré que ahora la excusa - excusa real - es que económicamente no se puede, pero recuerdo que durante muchos años, años de vacas gordas, aquí no se independizaba ni dios porque se estaba de puta madre de Peter Pan en casa de los papis con todo hecho y viviendo a la sopa boba.
    Lo de cocinar...ay! a mí no me entusiasma, pero cocino todo el tiempo. Recuerdo que tuve un novio que cocinaba como los ángeles y además lo disfrutaba, creo que la relación duró más de lo que debía sólo por ésto, esa parte de que me hicieran la comidita con tanto amor me tenía enganchada, ha sido mi única experiencia, pero reconozco que mola un montón.
    Besos

    ResponElimina
    Respostes
    1. Inma tiene toda la razón. Son años y años de no emanciparse nadie en este país. Ahora con la crisis las cosas han empeorado, pero no viene de ahora. Muchos quieren salir de casa con un piso comprado, medio pagado, amueblado, y sin dejar de darse los caprichos que se dan por vivir de sus padres. Y eso no es posible.

      Salí de casa con 24, tarde, pero fuimos a vivir a un piso de 30 metros que no tenía más que la cocina medio amueblada, con un sofá y una cama, además de muy poquito dinero, lo suficiente para comprarme los temarios para empezar a estudiar las oposiciones. Muchos no se irían de casa en esas condiciones y sin saber qué les depara el futuro.

      BEsos.

      Elimina
  6. La cuina t'ha d'agradar sino no fas res de bo . Jo hasta vaig fer cursos de cuina , pero res de res , em vaig cansar deseguida de perdre el temps a la cuina per menjar-ho en un moment. A mi en van les manualitats tan de mitja , com scrap con patchwork com cosir i el temps que tinc el dedico a tot aixo. Cuino perque tenin de menjar , pero faig menjar de supervivencia , i com que al meu home li agrada fer de cuinetes pues ens hu anem convinan.

    roser

    ResponElimina
  7. Espero serte en algo de ayuda en esa inmensidad de cocina eh?? ;-))

    Besos guaoa, y hasta la vuelta (me voy unos días.... salgo como "toro del toril")

    ResponElimina
  8. queria decir "guapa" (..las prisas..)

    ResponElimina
    Respostes
    1. Pensaba que era un mote cariñoso. Buen viaje, te echaré de menos.

      Elimina
  9. Yo me fui con 22 años y eso que mi madre es muy buena cocinera. Suerte en tu nueva faceta de chef!

    ResponElimina
  10. Yo me independicé muy jovencilla también. Aunque tengo que admitir que jamás aprendí (ni aprenderé) a cocinar. Un besote!!!

    ResponElimina
  11. Yo me emancipé definitivamente a los 26 y también lo estaba deseando, no es que mi madre cocine mal pero mola más vivir sola aunque echo mucho de menos eso de llegar y tener la comida hecha, la ropa planchadita como por arte de magia...en fin, todo tiene sus ventajas y sus inconvenientes.
    Besos!

    ResponElimina
  12. yo también salí muy joven de casa, con 21 y todo mi entorno pensando si estaba loca, jajaj.
    Pero a cocinar, reconozco que aprendí hace poco y ahora es cuando le estoy cogiendo el gustillo. Y eso que mi madre ha cocinado siempre y no lo hacía mal.
    Nunca en mi vida había soñado como ahora, en tener una cocina grande y espaciosa, y una encimera central, y armarios enormes, jaja.
    Un besito

    ResponElimina
  13. No te preocupes "honra merece el que a los suyos se parece"

    ResponElimina
  14. Hola guapa, las patatas estaban riquísimas y por lo menos mas naturales que las normales! besos

    ResponElimina
  15. Yo me fui a los 23, a vivir en concubinato, porque ya no soportaba estar bajo el mismo techo de mi madre (y sus parejas), claro que fue un error la convivencia por escape, pero aprendí. Después compartí un piso con un compañero, cosa que odié y sufrí, pero preferí eso a volver a lo de madre (seguí aprendiendo). Y desde hace 4 años que logro mantener con el esfuerzo de trabajar 9 horas al día mi propio y pequeño piso. No resignaría mi independencia por caprichitos o un lavarropas. Aunque a veces pongo en duda si merece la pena pasar hacer un trabajo que no me gusta para sustentar la renta.

    ResponElimina
  16. Hoy amiga mia me aciertas de pleno, cuesta que de vayan y como conocen la dirección, en cuanto te das cuenta...pues ya están de vuelta y te encuentras invadido de nuevo...a esta edad que uno aguardaría tener nietos, no cesa de ejercer de padre, además de cocinero cualificado, que a mi me extrañaron de casa a los 21 años y con aquellos sueldos algo había que hacer para comer...mañana pulpo a la gallega, que retorna la pequeña y se lo tengo prometido...

    ResponElimina
  17. Seguro que aparece en algún momento tu curiosidad por la cocina, en cuanto te sientas orgullosa de uno de tus platos intentarás más cositas...

    ResponElimina
  18. Yo también me marché jovencita, con 20, a buscarme la vida... a Inglaterra. Me gustó tanto la experiencia de vivir sola que nunca volví a vivir con mis padres... Dale una oportunidad a la cocina, quien sabe, lo mismo le encuentras el punto...

    Petons!

    ResponElimina
  19. Creo que todo el mundo lo desea, es un deseo natural, lo que hablas de la actualidad, es o que ya están emancipados en su propia casa , o que las circunstancias económicas de un país sin fe, no lo permiten.

    Besos, me gustó tu blog, un abrazo.

    ResponElimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...